Soterramiento

Fernando Santiago Muñoz | 9 de diciembre de 2019

Interesante trabajo de José Antonio Hidalgo  en este periódico sobre el aniversario del soterramiento, la mayor transformación urbana de la ciudad desde el Puente Carranza o desde el derribo de la muralla entre el Baluarte de Santiago y el de San Carlos, por decir obras del tiempo de Cayetano del Toro  y de José León de Carranza. Solo añadiré alguna cuestión: desde 1987 el grupo municipal de Izquierda Unida presentó varias propuestas para que se hiciese el soterramiento, con el voto en contra del PSOE y del PP. Sí, sí, del PP, que luego  ejecutó la obra por el impulso de Teófila Martínez. Votaban en contra una y otra vez con argumentos pueriles. Cuando se propuso el convenio entre el Ayuntamiento y RENFE para establecer tres pasos subterráneos en la Avenida Marconi, Avenida de Portugal y Trille, los concejales de IU votamos en contra porque suponía regalarle la cota cero a RENFE. Se hizo solo el de Marconi, que costó un dineral que no sirvió para nada. Firmaron Carlos Díaz y Julián García Valverde, que luego se vio envuelto en varias trifulcas judiciales. El tiempo nos dio la razón, aunque nadie lo reconoce ni recuerda hoy día. El impulsor de aquella idea fue Jerónimo Andreu, de quien lo tomó Teófila Martínez. Es la realidad y la historia, aunque posiblemente de nada sirve recordarla hoy día. Por cierto, fue Manuel Chaves el que insistió en la participación de la Junta de Andalucía.

  • Amalia Ramírez

    La cuestión es siempre la misma en Cadiz, el localismo autista. No hay visión de Provincia. Los capitalinos no somos sino una suerte de isleños autistas, respecto a lo mucho que lograríamos de unir nuestras fuerzas con el resto de la Provincia. Es comprensible que los linenses hayan perdido la esperanza de que les ayudemos quieran una autonomía plena independiente de la andaluza. Nuestra indolencia es tan supina que hasta Jaén y Cuenca nos están han tomando ventaja en pragmatismo y buscan inversiones que creen riqueza y no nuevos planes E, que es lo que está trayendo la I.T.I. (más ladrillo para los ayuntamientos), es decir pan para hoy y hambre para mañana. Los parados van tener que terminar lamiendo la cal de la Facultad de Educación en Valcárcel -para no morir de inanición- cuando ya no les hagan efecto los chutes de carnaval en vena.

    https://www.vozpopuli.com/politica/Teruel-Existe-provincias-candidaturas-Congreso_0_1306670526.html

  • hartodetodo

    ” … y Julián García Valverde, que luego se vio envuelto en varias trifulcas judiciales”. Bonita perífrasis.

  • Lucas Grijander

    Mauel Chaves insistió porque vio que se quedaba fuera.

  • Caitano

    Si en 1987 lo propuso IU y se negó el PP, demuestra que el soterramiento fue más obra de Teófila que del PP local. Y a Teófila se lo puso fácil el estar en el gobierno su partido. Porque no vea el esfuerzo que hay que hacer en Cádiz, para pedir 3 millones de euros del Museo del Carnaval: una Junta de Andalucía y un gobierno central ajeno a nuestro partido local.

  • Yomismo

    Se está cayendo la muralla del vendaval y Kichi sin poner los cojones sobre la mesa….¿será porque ahora está el Psoe en el gobierno central??

  • Yomismo

    Imposible que el PP en 1987 votara en contra….no existía.

  • Gala

    Votaría en contra Alianza Popular, el partido que derivó por un cambio de nombre en PP, renovado en el tiempo por eso de la biología y otras cositas del querer.

  • carabreca

    Las ideas son buenas sólo si vienen de los míos.

  • Rubens

    Si el Paseo del Vendaval de hunde, mayoría absoluta en las próximas para la Adelante Cádiz o como se denomine entonces.

  • Yomismo

    Gala lo que quieras pero no fue el PP, como el PCE no es izquierda unida.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber