Con la venia » Archivo » Recomendaciones para cuando acabe el apocalipsis. Montevideo. FSM

Recomendaciones para cuando acabe el apocalipsis. Montevideo. FSM

Fernando Santiago Muñoz | 29 de mayo de 2020

Lo primero que hay que decir que es una ciudad fea. Así, sin más. Y que los uruguayos son una gente culta,  encantadora, hospitalaria, simpática y cariñosa, enamorados de España y de lo español. Obsesionados con el fútbol hasta el punto de que dices de qué ciudad eres o de qué equipo eres seguidor y te cuentan qué uruguayos jugaron allí. En cuanto te descuidas te han invitado a un asado hasta el punto de que terminas harto de tanta carne, deseando comer verdura. Estábamos comiendo un asado en la sede de la asociación de autores de carnaval, los organizadores del concurso de agrupaciones del carnaval, cuando apareció un tipo con una camiseta del Atleti del Petete Correa, luego resultó ser uno de los tíos más populares del concurso, una especie de Libi montevideano. Y eso que todavía no había jugado en el Atleti ni Forlán ni Godín, dos ídolos. Otra pasión de los uruguayos es la política. Salvo un breve periodo de una dictadura sangruienta  como se puede ver en “La noche de los 12 años” con Antonio de la Torre como José Mujica, siempre fue un país de asilo para los refugiados de las dictaruras en Argentina, Paraguay y Brasil, la Suiza de América decían por su desarrollo y por ser tierra de paz y acogida. La gente está muy concienciada. Durante 12 años ha gobernado el Frente Amplio, una coalición de izquierdas y la democracia cristiana que fundara el prestigioso militar Líber Seregni,  que se impuso al Partido Blanco y al Partido Colorado, que ahora han vuelto al poder. Creo recordar que cuando fuimos nosotros estaba de Intendente de Montevideo el que luego fue presidente, el famoso oncólogo Tabaré Vázquez (que por cierto, siendo presidente dedicaba dos mañanas a la semana a atender enfermos).

El culpable de que fuéramos a Montevideo fue Javi Osuna, que nos contó la relación entre el carnaval de Cádiz y el de la capital de Uruguay: un grupo de teatro español formado en su mayoría por gaditanos se quedaron tirados en Montevideo en las fechas del carnaval, montaron una comparsa que se llamaba “La gaditana que se va” para recaudar dinero. A semejanza de esa agrupación empezaron a surgir murgas, comparsas de negros y lubolos y otros grupos que hoy integran el carnaval. Hacen  su concurso en el teatro al aire libre Carlos Collado aunque el plato fuerte de la fiesta son Las Llamadas, grupos  con tambores recorren las calles llamándose unos a otros .  Allí conocimos a Catusa Silva, autor de Araka la Kana, la agrupación más radical del concurso, que había estado preso por sus ideas políticas, lo mismo que el presidente de los autores, José Anotnio Iglesias, autor de  “Los diablos verdes”.  Tiempo después vino a verme Javi Osuna con Juan Carlos Aragón, porque este quería sacar con su grupo una murga uruguaya, yo le sugerí que se fijase en Araka la Kana, que era lo que más se parecía a lo que él hacía. Le dimos todas las grabaciones que teníamos y sacó aquella famosa comparsa. Luego vino unas cuantas veces Catusa Silva, varias agrupaciones han ido al carnaval de Montevideo, algunas han venido a Cádiz, desde entonces  hay muchos expertos en ese carnaval. Pero todo empezó con Javi Osuna ( por cierto, ahora se dedica a hacer un Rajoy cada mañana, para bajar los licores que fabrica ).

También los uruguayos están o estaban muy orgullosos de sus escritores. En aquella época vendían hasta souvenirs con frases de Galeano y Benedetti. La plaza de la Independencia y el Mercado del Puerto son dos de los lugares más bonitos de la ciudad, junto con un inmenso paseo marítimo (la Rambla), la Fortaleza, el Palacio Salvo y el mercadillo de Tristán Narvaja, su Rastro particular.

  • carabreca

    Y qué distintos son de los argentinos!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber