Con la venia » Archivo » Espadas como labios. Por Fernando Santiago

Espadas como labios. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 10 de abril de 2021

No escucho a nadie preocupado por el devenir de los congresos del PP y del PSOE. La gente habla de la Covid, todo el mundo sabe pelos y señales de las diferentes vacunas, la gente tiene opiniones muy rotundas sobre el caso Cala, pero a nadie le importa si Irene García es de Susana Díaz o de Juan Espadas o si Ana Mestre va a poder seguir al frente del PP. Los políticos y los periodistas nos enredamos en asuntos ajenos por completo al interés de la mayoría, así nos va a unos y a otros. No frecuento mucho los bares, pero en los que voy jamás oigo hablar de si Irene es de Espadas los días sin erre o si Germán Beardo es una criatura de Antonio Sanz. Eso queda para un escaso grupo de interesados en la política. Como a la gente no le interesa lo que ocurre en los partidos y estos son los que eligen a los cargos públicos, pasa lo que pasa, que termina uno de Vallecas en Galapagar, impugna el sistema uno que ha estado viviendo de fundaciones públicas de la Comunidad de Madrid, un relojero de vicepresidente, un presidente que acepta el cierre de Airbus, dirigentes con títulos más falsos que un euro de madera. Nos distraemos con Diakhaby mientras otros perpetran redes clientelares con dinero público para consolidar sus propias carreras, concejales que promovieron estafas ahora gestionan el bien común. Es la triste realidad. Yo no sé si Irene García se ha convertido a la fe verdadera, si es “madre, amiga y MUJER” como escribió la alcaldesa de Puerto Real , aunque supongo que lo será, lo que no acierto a comprender es si esas son cualidades para alguien al frente de una entidad pública. Yo creía que eran honradez, trabajo, tesón, eficacia, imparcialidad, compromiso y otras por el estilo, pero en realidad yo soy un viejo a punto de recibir la vacuna camino de la jubilación por lo que mi opinión carece de interés. Sí me atrevería a decir que los socialistas son únicos para crearse problemas. Como dijo Groucho, “la política consiste en buscar problemas donde no los hay, hacer el diagnóstico equivocado y poner en marcha las medidas desacertadas”. Al 99,9% le da igual si Irene García está donde tiene que estar o podría cambiar -“hemos ganado pero todavía no sé quienes” -, si Antonio Sanz sigue mandando por medio de otros, si casadistas y sorayistas están en la misma guerra desde hace años, si El Lavadora está con unos con otros o con ambos a la vez, si la Cajera se hará del que mande para no volver a Unicaja o si el Campari se pondrá de perfil. Dicho lo anterior, voy a decir algo que no sé si le va a suponer un problema: Bruno García es una excelente persona, un político honrado y trabajador, un tipo extraordinario, así que es difícil que progrese. Eso sí, juega muy mal al fútbol.

  • Luis Ramírez Rodrigo

    Coincido contigo en tu apreciación personal sobre Bruno García. Eso sí, no sé si juega bien al fútbol.

  • Carlos

    A mi me da igual, mientras no sea del Atletico.

  • mpablo

    Bruno hubiera sido el sucesor natural de Teófila si esta hubiera dado un paso atrás en su momento y hubiera querido con sus momias (Blas y compañía) asentarse mucho más tiempo en la alcaldía. El protagonismo de Teófila y su política económica de despilfarro no contribuyó a ello. La política no es para los más preparados sino para los que tienen más apoyos y subterfugios.

  • mpablo

    No hubiera querido….(El corrector) faltaba el no….

  • JMV

    Los políticos lo que tienen claro es que lo van a cobrar bien a final de mes y para seguir aferrados a la buena vida, lo único que tienen que hacer es mantener sus redes clientelares a base de tejer un entramado de favores con el dinero público que manejan.
    Cada vez importa menos la formación, el trabajo, la honestidad de nuestros representantes, al revés estos valores pueden ser perjudiciales para pertenecer o progresar en el mundo de los partidos que se basa en la sumisión y el sectarismo, donde los grandes demagogos y pelotas progresan a pasos agigantados.
    Con estos bueyes aramos.

  • Lubet

    Brno ojalá se postule para la alcaldía.
    La cajera denotó un cierto toque machista, la cajera o administrativo en Unicaja tiene su título universitario, tan administrativa como gente cercana tuya, eso sí, sin título.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Lubet: pues era cajera, no era profesora en Harvard, hace ahora 26 años. En este tiempo lo único que ha hecho es chupar del bote sin el menor resultado para los ciudadanos, la verdad sea dicha. Debe ser que tú mismo consideras ese puesto de bajo nivel. Por cierto, cerca mía no tengo ningún administrativo, tengo jubiletas(cada vez más) docentes, periodistas, artistas, futbolistas, pero el único administrativo cerca de mí es el que está destinado en mi departamento y nunca le he preguntado si tiene algún título, la verdad.

  • Lubet

    El desprecio es tuyo y lo sabes….y tienes màs cercanos y lo sabes. No sé si ha chupado del bote, yo la conocí siendo administrativo de caja en la Caja de ahorros de Càdiz en el corralón donde tenía buena fama, ya ves. Que después haya chupado del bote pues mira a lo mejor como todos los que vienen hoy en primera pàgina en el diario.
    Es verdad docentes ( maestros/ as y maestritos), periodistas sin títulos y vamos a dejarlo
    Eso de cajera por mucho que lo aliñes a mí me suena a desprecio , por cierto de agradecer que amplíe el horario de la fábrica de salazones y enhorabuena tb por el éxito de la última exposición del museo.

  • Fernando Santiago Muñoz

    Lubet: no tengo ningún administrativo cercano. Ni uno. Ya te digo, solo el que trabaja conmigo. Recuerdo lo de cajera para hacer ver qué poco se pide en los partidos para dar responsabilidades públicas. Ahora lleva cultura, me gustaría saber cuántos libros ha leído en su vida, aparte de los de contabilidad. Como parece que tienes cercanía, cuenta un día el número de libros que hay en su casa, quitando los de derecho que serán del marido, teniendo en cuenta la edad suya y la de su marido, claro. Podríamos hacer una competición: vienes a mi casa, cuentas los que hay, vas a la suya, cuentas los que hay , y nos ponemos un euro por cada libro a favor del que más tenga. A mí me llaman periodista y no me molesta, por decir algo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber