Archivo de autor

LA VIRGEN DE MADERA

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 17:24

Pablo Iglesias responde en la SER a las críticas que

ha recibido del alcalde de Cádiz

Pablo Iglesias responde a Pepa Bueno en el set de la SER en el Congreso de los Diputados

Pablo Iglesias responde a Pepa Bueno en el set de la SER en el Congreso de los Diputados / Cadena SER
 

Cádiz

 

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha referido en el ‘Hoy por Hoy’ a las críticas que tanto él como la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, han recibido del alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, tras la compra por parte de la pareja de un chalet de 600.000 euros en Galapagar.

“Yo siempre he defendido a ‘Kichi’, incluso cuando cuando he tenido dudas sobre su planteamiento. Aunque yo haya actuado así, no le pido que haga lo mismo. Si ‘Kichi’ quiere criticarme o pedir votar para que dimitamos, tiene todo el derecho a hacerlo y seguirá contando con mi apoyo para ser alcalde de Cádiz”, ha señalado Iglesias en una entrevista realizada por Pepa Bueno en una edición especial del ‘Hoy por Hoy’ que se ha emitido desde el Congreso de los Diputados.

 El líder de la formación morada ha indicado que se niega a aceptar que “los adversarios de Podemos estén dentro”, al ser preguntado directamente por la crítica del alcalde de Cádiz.

Al hilo, ha recordado que cuando el regidor gaditano concedió la medalla de oro de la ciudad “a una virgen de madera”, muchos militantes de Podemos “dijeron que era impresentable, y yo salí ante los medios de comunicación a defenderlo, porque aunque no entendía bien esa decisión, yo no era el alcalde, no estaba en su piel, y seguramente el alcalde tenía buenas razones para tomar esa decisión”. “Creo que actuó pensando en el bien de su pueblo, no creo que se haya hecho un fervoroso católico por tomar esa decisión”, ha añadido.

Iglesias ha continuado su reflexión incidiendo en que salió a defender a José María González cuando lo vio “sufrir y tragar saliva” en Salvados, el programa de Jordi Évole, cuando le pusieron “imágenes de lo que decía de las fragatas antes de ser alcalde y después ya como alcalde”, en referencia al apoyo mostrado por el alcalde de Cádiz a que los astilleros gaditanos construyan barcos de guerra para Arabia Saudí.

También ha explicado que cuando el sector de Anticapitalistas “saludó la independencia de Cataluña”, él vio cómo ‘Kichi’ se desmarcó de esa corriente y que lo entendió “porque ahí actuó como alcalde, con la responsabilidad de un alcalde. Renunció a ser anticapitalista en eso por ser alcalde”.

En este punto, ha detallado que propuso al alcalde de Cádiz organizar en la capital gaditana un encuentro con formaciones políticas catalanas y vascas para proponer una vía no unilateral y democrática en el marco de la ley para solucionar el problema catalán, y que entonces el regidor gaditano le dijo: “Tú sabes lo que yo pienso de esto, pero no me puedo permitir hacer un encuentro así en Cádiz”. En esta línea, Iglesias ha recordado que el encuentro finalmente se desarrolló en Zaragoza porque el alcalde de la capital maña, Pedro Santisteve, “sí se atrevió”.

La Larga Marcha

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 16:12

4902921C-7D64-4F5E-A492-BE4F8F1A9D86La foto es de Julio González

Ramoní vivía como un cura con dinero público

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 8:11

Aguas de Cádiz sufragó bajo la presidencia de Ignacio Romaní regalos, comidas y licores

Factura de cinco kilos de gambas blancas pagadas con dinero de Aguas de Cádiz

Factura de cinco kilos de gambas blancas pagadas con dinero de Aguas de Cádiz / Cadena SER

El dinero de la empresa pública Aguas de Cádiz sirvió en 2013 para pagar cinco kilos de gambas blancas. También para regalos de estuches surtidos de manzanillas y amontillados. O para pagar generosas comidas rematadas con combinados de alta graduación. En tiempos de crisis económica y de ajustes para todas las administraciones, Ignacio Romaní firmó como presidente entre 2011 y 2014 numerosas facturas de este tipo de gastos, algunos sin apenas control, como algunos recibos que presentaba como gastos de representación por valor superior a 700 euro

La SER ha accedido a estos gastos desde 2011. Hay comidas pagadas a nombre de Ignacio Romaní, pero abonadas por Aguas de Cádiz, en El Faro, donde se incluían corvinas con vieiras o gambas blancas, y licores como un Campari. O en Cumbres Mayores, donde la comida se remataba con un wiski y un gin tonic. Algunas facturas presentaban 40 copas de vino y cerveza, además de tres gin tonics, como ocurrió en una anotación de una comida de 146 euros, donde el alimento sólido fueron cinco tapas del día, un paquete de patitas, dos platos de tortilla y uno de jamón de Jabugo.

Las comidas eran avaladas por Romaní con su firma. Algunas estaban acompañadas anotaciones que pueden explicar el origen o motivo de la comida. Por ejemplo, una invitación a auditores, a un abogado o una reunión de gerentes. Pero la mayoría no tienen mayor indicación que la factura presentada con el nombre de restaurante. Algunas abultan especialmente, como la que se hizo el 22 de noviembre de 2013 en El Faro, para seis comensales, por 300 euros. Lo más caro, dos botellas de albariño Frore de Carme, a 32,73 euros la botella sin IVA.

Factura presentada por Ignacio Romaní con la denominación genérica "Gastos varios de representación"

Entre los gastos más llamativos, los cinco kilos de gambas que Aguas de Cádiz encargó a Mariscos Ortiz en diciembre de 2013 por valor de 135 euros en total, sin que se especifique el destino de esas gambas. Romaní también avaló con su firma sus propios gastos de representación sin demasiada concreción. Por ejemplo, en noviembre de 2013 justificó 743,56 euros. El recibo solo dice que eran “gastos varios de representación” para el empleado Ignacio Romaní. Hubo también regalos, como los estuches surtidos de manzanillas y amontillados comprados por 108 euros en mayo de 2013 o los regalos de Navidad para consejeros y personal de la empresa por valor de 6.891,50 euros. Aquello se entregó a finales de 2014, pocos meses antes de las elecciones municipales.

La SER ha accedido a estos documentos, que se suman a las facturas que Romaní firmó para pagar 42.000 euros al director de su tesis, Carlos Guillén, para realizar una investigación, que nunca llegó a la empresa Aguas de Cádiz, o para subvencionar unas jornadas, en las que nunca apareció el logo de esta compañía pública. Podemos y PSOE acaban de rechazar crear una comisión de investigación para aclarar el destino de ese dinero por el empecinamiento del PP de situar en esa comisión al propio Romaní como su representante.

Juan Carlos Aragón y la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero | La Torre de Preferencia

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 8:10

El comunismo es para los pobres y tú no lo eres, querido Pablo, así que límpiate el carajo con los que digan que hay que predicar con el ejemplo, porque son los mismos que harían lo que has hecho tú. Envidiosos. Otra cosa es los que realmente predican con el ejemplo(como mi alcalde que, de anticapitalista puro como es, algunas veces parece hasta cristiano). Esos sí pueden tener un relato más creíble. De hecho, él es alcalde de la ciudad más importante del mundo y tú solo eres un diputado del parlamento más cutre de Europa, el único en el que la derecha solo puede ser desbancada por otra derecha. Y no quiero meter en esto a tu parienta porque es la que porta la voz (su voz, tu voz) y el doble bombo: entiendo que, en estas condiciones, un dúplex sería una putada, la verdad.

Te dije un día que a ti te sobraban matrículas y te faltaban baches, que tú no conocías a los españoles, que España era —y es— Sergio Ramos. Los fachas han pervertido las doctrinas progresistas con la insana intención de hacer creer a los analfabetos que la izquierda tiene que ser pobre y vivir pobre, para que nadie quiera ser de izquierdas, claro. Según la derecha, la izquierda no puede ser izquierda si tiene dinero, coche, Iphone o chalé. Y lo malo es que aquí mucha gente se lo ha creído. Pero lo peor es que es esa gente la que te da o te quita el voto. Y te aseguro que, en ese sentido, has estado pelín torpe, Coleta. No se te olvide que a ti —sobre todo desde tus bases— te votan muchos de esos de los del primer párrafo, de los que no te perdonan lo del chalé. O mejor dicho: votaron.

A mí me ha sentado mal porque me has vuelto a dejar con el culo al aire. Si procuro ahorrarme la crítica contigo es porque entiendo la lealtad como “al enemigo ni agua”. Y llegas tú y de agua le das la piscina de un chalé, cojones…

Si algo distingue y eleva radicalmente a la izquierda sobre la derecha es la capacidad de autocrítica. Por eso hay tanta izquierda en la abstención, porque no se siente políticamente representada. La derecha llama a esto “desunión de la izquierda”, cuando realmente no es desunión, sino el resultado de vuestra falta de capacidad para llegar con un discurso a los votantes… ¿Discurso? A lo mejor es que ni vos ni los socialeros tenéis hoy por hoy un relato con coherencia mínima como para llamarlo discurso, y le estáis poniendo los gobiernos en bandeja a los cientocincuentayunistas, a los falsos empollones y a los charlatanes de facultad, que tienen una porquería de discurso igual de gorda que la vuestra o más, pero a unos votantes que les pone cachondo hasta la previa de Eurovisión.

Reconozco que llegar a esa gente bascula entre lo difícil, lo imposible y lo inútil. Confórmate quizá con llegar a quien tienes que llegar. Pero te insisto: entre los nuestros también hay mucho Sergio Ramos (sin fama y sin dinero, claro, pero con su mismo código de honor, donde se encuentra, insisto, predicar con el ejemplo, con lo que nunca estuve de acuerdo, entre otras cosas, porque casi nadie lo hace: si no, que le pregunten a los hijos). O dicho de otra forma, aunque a muchos de tus votantes no nos importa tu chalé sino tu discurso, otros muchos que no entienden bien tu discurso no te van a perdonar lo que, según ellos, supone una traición a la clase obrera y un ingreso directo en la casta política, aquella sobre la que tanta mierda vertiste. Ellos lo ven así, y te va a costar trabajo hacérselo ver de otra manera. Cuando el otro día a tu compi La Portavoza le preguntaron en rueda de prensa por la “Contradicción Guindos” respondió como si le hubieran preguntado por las posibilidades de ascenso del Cádiz. La cara de Dani Mateo se quedó como la mía. Y como la de muchos que cada día te reconocen menos.

Me da la impresión que a ti la pérdida de escaños en las encuestas te ha hecho replantearte más tu futuro que el de la gente. Has calculado que, si sigues así, te puedes quedar con 4 ó 5 escaños (el bizco en IU se quedó con tres), pero si consigues conservar hasta 2048 uno pa ti y otro pa La Portavoza, os dará pa la hipoteca, el servicio y unas birritas, no como el Kichi, el carajote, que como no salga de alcalde en las próximas elecciones, se habrá quedado hecho un sieso en La Viña, aguantando a la Tere que seguro que lo pone a fregar y, encima, sin haber podido salir en mi comparsa.

Aunque me gusta más tu chalé que la casa del Kichi, creo sinceramente que el Kichi humana, social y políticamente te da tantas vueltas que, si invirtieseis los cargos, lo mismo… A él lo volvería a votar. Con los ojos cerrados. A ti, según tu discurso (no tu chalé, que te falta ná más que el San Bernardo, picha).

Pd.: Yo, en vez de poner a disposición de las bases vuestros cargos, pondría a su disposición vuestro chalé…

JUAN CARLOS ARAGÓN

El age y el malage

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 8:06

 

O ange y malaje, según escribe el alcalde. Creo que es más elegante malaje pero digo yo que sí viene de mal angel será con gé. Qué sé yo.

Monedero es uno de los tipos más soberbios y antipáticos que ha generado la política española en los últimos tiempos . Por cierto, para tener la boca grande hay que tener el culo limpio y a Monedero le pillaron evadiendo 400 mil euros que se apresuró a regularizar, en plan CR7. El dinero era un regalo de Venezuela por un trabajo desconocido , estilo Ramoní.

Total: cursillo acelerado de política local. Una pregunta ¿quién es el polemista local?

Acertijo sobre la Moderna de Pueblo

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 7:59

http://m.diariodecadiz.es/provincia/Cerrado-vigilancia_0_1247575700.html

28E92C63-1870-4D58-A0A0-FD440AEEE26D

¿Quién está emparentado con La Moderna? ¿Qué hay del gasóleo?¿Hay incompatibilidad con la Junta?

El plan de Zaplana

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 7:56

Senyfobia. Por Arcadi Espada

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 7:56

Mi liberada:

Poco después de que Trump ganara las elecciones americanas el Times escribió en un editorial: “La islamofobia y la xenofobia son principios antiamericanos, pero ahora son la política americana”. Hay personas de bien que piensan que esta frase podría traducirla así nuestra prensa. “La xenofobia es un principio anticatalanista, pero ahora es la política catalanista”. La razón es que El Valido escribió unas letrillas xenófobas en algún inframundo digital. Destacó en 2008 este párrafo, basado en un librito muy mono de Folch i Torres que hacía hablar a los animales: “Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que salivan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. ¡Pobres individuos! Viven en un país del que lo desconocen todo: su cultura, sus tradiciones, su historia. Se pasean impermeables a cualquier cosa que represente el hecho catalán. Les da urticaria. Les rebota todo lo que no sea español y en castellano”. Sobre la prístina fuente de este párrafo escribía con acierto Cristian Segura el otro día en El País: “De Salvador Sostres, Torra escribió en noviembre de 2009: ‘Coincido casi siempre con él. Diría más, pienso lo que pienso porque él ha escrito lo que ha escrito. Somos lo que hemos leído, escribió un día, y yo le leo'”. En efecto. Sostres ha sido un hombre decisivo en el descaro formal xenófobo. Aunque sus imitadores casi nunca alcancen su talento, su gracia y su prudencia.

La hondura del párrafo me parece hilarante. Y también que el Valido vaya a ser investigado por la Fiscalía por un supuesto delito de odio. Pero, sobre todo, que la supuración suponga una novedad. ¡Un delito de odio y una novedad!, teniendo aquel artículo princeps de José Luis Carod-Rovira (escribo su nombre en castellano porque sé que le ofende y quiero ofenderle), escrito poco después del atentado de ETA en Vic, que se titulaba ¡ETA, fora de Catalunya! y que no se publicó en el inframundo sino en el diario Avui (31 de mayo 1991), con esta frase dirigida a los asesinos: “Ahora sólo me atrevo a pediros que, cuando queráis atentar contra España, os situéis, previamente, en el mapa”. Donde lo más sucio y miserable es “me atrevo a pediros”. Carod-Rovira llegó a ser consejero jefe en el gobierno que presidía Pasqual Maragall. A pesar de su artículo. La Fiscalía, que ahora estudia los palotes del Valido, no dijo nunca una palabra. Le faltaría el tipo.

O sea que el gran descubrimiento de la temporada es que sois xenófobos. Es impresionante. Como sabes, libe, llevo un diario diario y público desde hace 15 años. Sabes también que yo me tengo por mucho en general y por aún más en cosas concretas. La cosa concreta ahora es que fui el primero que os llamé xenófobos a la cara. Para escribirte con fundamento sobre la tradición de vuestra xenofobia no he querido irme ni al coronel Macià ni a los Badia de alcantarilla, ni siquiera al Pujol de los 60 o a su esposa de los 90. Basta con mi diario. La anotación del 10 de junio de 2005, por ejemplo. Hacía pocos días que habíamos dado a conocer el manifiesto fundacional de Ciudadanos. A Félix Ovejero y Ferran Toutain los entrevistaban en un programa de TV3. Mientras hablaban iban deslizándose por el zócalo los comentarios del pueblo soberano. Uno de ellos decía, con su grafía respetada: “Señor Ovejero, sólo le diré una cosa: NO SE PUEDE SER CATALÁN SIN HABLAR CATALÁN … y si hay sólo un 20% de catalanes que se consideran una nación es porque el resto son los castellanots que vinieron a Cataluña para españolizarla. Y usted los defiende. Para mí nunca serán catalanes ni usted tampoco”. ¿Xenofòbia…?: Permetin! como habría dicho Eugeni Xammar, del que nuestro Valido publicó en su día una, digamos, biografía.

El 10 de junio de 2006 el diario Avui incluía una entrevista con Pasqual Maragall. El contexto era las posibilidades de que don José Montilla fuera el candidato socialista. O sea su sustituto. Y dijo entonces Maragall: “Para ser presidente de la Generalitat es importante donde has nacido”. Pero todo lo que se haya dicho de Montilla, antes, durante y después lo tiene bien merecido. Aquí está mi anotación del 16 de septiembre de 2009, cuando ya era presidente y catalán de Iznájar: «Don José Montilla ha dicho que los inmigrantes tienen cabida, siempre que no saturen los servicios municipales y eso pueda comportar la pérdida de servicios para los ciudadanos de Cataluña. Desde luego es muy reveladora la distinción que hace don José Montilla entre inmigrantes y ciudadanos de Cataluña”. En octubre de 2011 el que hablaba era el que fue considerado durante tantos años en Madrid emperador del seny: “[Lo que no puede ser] es que en otros lugares de España [Andalucía y Extremadura] con lo que damos de aportación conjunta del Estado reciban un PER para pasar la mañana o toda la jornada en el bar de su pueblo”. Así hablaba el señor Duran Lleida. Y por eso hay que llamarlo Senyfobia.

Qué pena de cartas tan cortas y que hayamos de pasar con tanta rapidez por el último verano, el de 2017, cuando un Lupiáñez, socialista de Blanes, decía que la diferencia entre Cataluña y el resto de España era la misma que entre Dinamarca y el Magreb. Aquel verano de la xenofobia municipal, cuando la alcaldesa Colaucoreaba Tourists go home. Aquel tórrido verano de muertos y coquetería cuando recogiendo los cadáveres de la Rambla, el consejero Joaquim Forn, por fin en la cárcel, “distinguió entre catalanes y españoles sin preguntarles a los muertos, apropiándoselos”. La nota del 3 diciembre de 2017. La carta que te escribí sobre unas notas planianas, donde había alguna referencia a los charnegos, como en otras partes de sus obras. Y te decía: “La Gran [sic] Enciclopèdia Catalana da una definición de xarnego que debería llevarse a la ONU: ‘Persona de llengua castellana resident a Catalunya i no adaptada lingüísticament al seu nou país’, donde inadaptado y su nuevo país son joyitas engarzadas en mierda”.

Qué iba a escribir el Valido con este diccionario general. Balidos. Mira, cuando escriba algo nuevo en la catalanesca senda, con algo nuevo le responderé. Mientras tanto ahí te va la última autocita, sin fecha de caducidad: “La fábula de un nacionalismo bueno y sano, en el que ellos creyeron. Nunca hubo ese nacionalismo. Desde el primer minuto fracturó la sociedad, sembró la división entre catalanes buenos y malos, instrumentalizó las instituciones, convirtió la lengua en lengua nacional, subvirtió la pluralidad y aceptó como natural un discurso supremacista, que yo prefiero llamar xenófobo, porque conozco su profundo y pútrido complejo de inferioridad”.

Sigue ciega tu camino

A.

Muy de acuerdo

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 7:53

Para Pablo Iglesias

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 7:52

Consulta

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 3:43

Para el viernes

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 3:27

Con mano en el Ayuntamiento

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 2:25

Tiempos pasados

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2018 a las 0:31

Zaplana

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2018 a las 11:37

El dedo y la luna

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2018 a las 9:17

Ya saben el refrán: cuando un dedo señala la Luna solo los necios miran al dedo “ . Ese es Juan Carlos Monedero sobre la mansión de la pareja Iglesias-Montero. Según Monedero “ un alcalde que vende corbetas a Arabia Saudí”. O “ qué clase de Prensa tenemos en España”  cuando visto lo que hace el propio Monedero o Iglesias lo que habría que preguntarse es si gente de tamaña impostura o tan bajo nivel pueden ser profesores de la universidad . Qué clase de universidad tenemos en España sería mejor pregunta.

Al fin y al cabo el alcalde solo ha dicho que él no se compraría una casa así . Muchos medios nacionales han invitado al alcalde a intervenir en sus programas y se ha negado, en contraste con el propio Monedero .

Juancho Ortiz

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2018 a las 7:49

Café del Correo

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2018 a las 7:31

Fernando Quiñones y el Carnaval gaditano. ¿Un tabú? Por Javier Osuna

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2018 a las 7:19

Despedida de soltero. Por Yolanda Vallejo

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2018 a las 7:07

Será cuestión de género, o de números, quién sabe, pero nunca se me habría ocurrido ir a un club de alterne –puticlub, para entendernos– a celebrar una despedida de soltero. Claro, dirá usted, porque un club de alterne, es un club de alterne, con todo lo que ello implica. Pues se equivoca, y mucho, porque como ha defendido Fernando Villén, exdirector de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), «a los club de alterne no solo se va a lo que se va» –sea lo que sea, ese «a lo que se va», que no lo deja muy claro– sino que se puede ir a otras muchas cosas. Desconozco a que otras muchas cosas se puede ir a un club de alterne, y descartando las que imagino y otras que no logro encajar bien en ese ambiente, no tengo más remedio que creer a Villén, y aceptar que un club de alterne es un sitio más que aceptable para celebrar una despedida de soltero, incluso aceptar que un club de alterne es un sitio más que aceptable para una despedida de solteros, sin llegar a utilizar los servicios que ofrece habitualmente un club de alterne. Para entendernos, como si usted y yo celebramos una despedida de soltero en el bar de un gimnasio, pero sin pasar por la sala de ejercicios, ni siquiera por el calentamiento. Tal cual. Y lo más inquietante es que, sin llegar a utilizar esos servicios, la factura de la fiesta ascendiera a 538 euros, que entre dos o tres personas –vaya despedida de soltero sosa, por cierto– hace aún más interesante la cuenta que pagaron Villén y sus amigos.

Porque a un club de alterne se podrá ir a otras cosas, pero insisto, la carta de servicios que suelen ofrecer estos lugares –si no se va a lo que se va- es más bien cortita–. Y no es necesario entrar en más detalle. Porque para detalles, ya están los que Villén ha tenido que dar, excusando el apunte económico cargado primeroy devuelto después en una tarjeta oficial. Y es que, como decían los romanos, que de estas cosas de las apariencias sabían mucho más que nosotros, «excusatio non petita, accusatio manifesta». Se equivocó de tarjeta, se equivocaba.

Vera usted. A mí me da exactamente igual donde celebre la gente sus despedidas de soltero –que dicho sea de paso, me parece más una ceremonia de la confusión que otra cosa; me da exactamente igual que la gente tenga muchos amigos solteros dispuestos a ir a clubes de alterne –sin ir a lo que se va a estos sitios–para celebrar sus despedidas de solteros; y me da exactamente igual que la gente se gaste lo que se quiera gastar en benjamines de champán malo –una no ha frecuentado clubes de alterne, pero ha visto muchísimas películas de Pajares y Esteso– en la barra de un club de alterne. Lo que no me da igual, y a usted tampoco, es que no haya día en que no desayunemos, almorcemos merendemos o cenemos con algún escándalo de corrupción, blanqueo, malversación o fraude de fondos públicos por parte de políticos o altos cargos administrativos.

Nos hicieron creer que la culpa era nuestra, porque queríamos vivir como los ricos –como ellos, por ejemplo–; nos hicieron creer que el despilfarro económico de este país era culpa nuestra, porque nos llevábamos las gasas de los hospitales a casa; nos hicieron creer que nuestros jóvenes tenían que ir a buscar trabajo cualificado fuera, porque había un exceso de universitarios en este país –tanta universidad y tanta opinión–; nos hicieron creer que los desahucios también eran culpa nuestra, por habernos embarcado en comprar viviendas en los pisos más altos de nuestras posibilidades, y nos hicieron creer que todos tenían el as en la manga, la fórmula perfecta para sacarnos de la crisis, del paro, de la exclusión, de la corrupción –nuestra, también– y de la miseria en la que estábamos hundidos, si les vendíamos nuestro voto.

Víctimas de violencia política, eso es lo que somos. Y así se nos debería tipificar en alguna parte. Nos quitaron la autoestima, nos acosaron, nos ningunearon y encima se rieron de nosotros. Maltratadores de manual. De los que, encima, se justifican.

Afortunadamente, también nos proporcionaron la orden de alejamiento. Porque no recuerdo ninguna época, en la historia reciente, en la que la ciudadanía haya estado más lejos de la política. Y me alegro.

Me alegro tanto, que lo mismo me voy a celebrar esta despedida a un club de alterne. Al fin y al cabo, a estos sitios no solo se va a lo que se va, ¿no?