Archivo de autor

Nuevo libro

Fernando Santiago Muñoz | 13 de julio de 2019 a las 3:03

Impedir el acceso a la rampa

Fernando Santiago Muñoz | 13 de julio de 2019 a las 2:53

Salvajada

Fernando Santiago Muñoz | 13 de julio de 2019 a las 2:11

Aquí te pillo, aquí te mato

Fernando Santiago Muñoz | 13 de julio de 2019 a las 1:10

Arco de la Rosa

Fernando Santiago Muñoz | 13 de julio de 2019 a las 0:45

Teresa Rodríguez contra la consulta de Podemos

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 18:52

Uso partidista del Ayuntamiento

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 14:55

Vuelve la cubana. Por Antonio Burgos.

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 14:47

Decía el otro día el gran Micer Francisco Robles, en su sección “NO DO”: “Alguien debería meter la guayabera en el protocolo”. Bueno, pues ya la han metido. No en Sevilla, sino en Cádiz, donde hay un especial regusto por estas cosas con sabor americano. Al fin y al cabo, es un trozo de tierra firme del Caribe que cayó del lado de acá de la mar Ya saben: “La Habana es Cádiz…” El otro, día, al ir a recoger su muy merecido premio “Agustín Merello” que le ha concedido la Asociación de la Prensa de Cádiz, mi admirado Antonio Yélamo acudió a recibirlo con guayabera, como la prenda de etiqueta que es en toda tierra donde haya arte…y haga una jartá de caló. Yélamo no hacía más que vestir el uniforme oficial de la Real Orden Gaditana de la Guayabera, guasona institución animada por ingenios de aquellas Cortes de 1812, como Fernando Santiago, a la que me honro en pertenecer, y que es Real porque esa prenda la han vestido en América tanto Don Juan Carlos como Don Felipe. No sé si se ha celebrado ya o está al caer el Capitulo Anual de la Real Orden de la Guayabera, que se reúne en las agradables noches gaditanas en la azotea de la Casa Pemán, la que don José María se compró en la plaza de San Antonio con los derechos de autor de “El Divino Impaciente”, por lo que la gracia gaditana la llamó inmediatamente “El castillo de Xavier”.

Y esperen, que hay muchos más signos del reconocimiento de la guayabera como prenda de etiqueta estival. En la parte de Cádiz más cercana sentimental, sociológica y estéticamente a Sevilla, en Sanlúcar de Barrameda, celebró el otro día su fiesta de cumpleaños mi respetado y muy oído líder radiofónico Carlos Herrera. Sí, ya sé que Rocío Jurado decía que los dioses no tienen edad, cuando le preguntaban por sus años; pero Herrera no tiene inconveniente en corregir la memoria de La Más Grande y celebró el hombre su cumpleaños. No sé si fueron 19 o 20 años, de lo joven que está y la ilusión con que cada día cala la bayoneta de la información y de la guasa para asaltar las más altas cotas de la audiencia. Bueno, el caso es que al cumpleaños de Herrera muchos convidados acudieron en guayabera, como prenda de etiqueta que es en las tierras donde hay paladar, como Yucatán, Cuba, Puerto Rico, Colombia…o Andalucía la Baja.

Y el maestro Curro Romero también está acudiendo a los actos oficiales con su guayabera. Con una de sus muchas guayaberas, comprada en Galán. La guayabera es prenda muy torera. Los toreros sevillanos, cuando iban a actuar a América, venían provistos de guayaberas bien vistosas, bordadas en blanco algunas de color azulina, con sus pliegues de elegancia en la pechera, con sus cuatro bolsillos. El simpar Gonzalito, el mozo de espadas de Curro, era, como todo el Toreo, muy de la guayabera. Y en los cuatro bolsillos de su estival prenda llevaba tal cantidad de cosas, todo lo imaginable, que Curro Romero le decía:

— Gonzalito, hijo, en cada bolsillo de tu cubana llevas una notaria.

Y un escritor de este Reino, académico electo de Buenas Letras (verde y con asas), me dice: “Anuncio a V.M. que me estoy planteando seriamente ingresar en la Real Orden de la Guayabera, de la que mi señor padre fue ilustre miembro. Hasta ahora lo he desestimado porque sospecho que me hace más mayor de lo que ya voy siendo, pero el otro día, en la fiesta de Herrera en Sanlúcar, habría profusión de ellas y estuve calibrando que tal vez para las mañanas sevillanas de verano me podrían dar el avío. Más que nada por sus bolsillos para llevar los móviles. Habría que ir pensando en extender el protocolo guayabero como uniforme de gala del nativo hispalense, al estilo de los liquiliquis colombianos con el que García Márquez recibió el Nobel”. ¿Cubana o guayabera? Es guayabera, pero en Sevilla se pronuncia “cubana” y la debemos adoptar cuanto antes como etiqueta de verano para caballeros. Nos sumamos a la iniciativa de Robles y de la Real Orden Gaditana. En media América, la guayabera de manga larga es prenda de etiqueta. En la América interior de Sevilla debemos considerarla tal. Y cuanto antes, querido Robles.

Just the facts

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 14:30

Hechos probados:

1. El Equipo de Gobierno decide ser muy generoso(en palabras de la portavoz Ana Fernández) a la hora de retribuir la política: más subvenciones a los grupos, más concejales liberados, más asesores, mejores salarios.

2. Podemos y Ganar Cádiz hacen una nota conjunta en la que critican a sus concejales y les piden que sean escrupulosos con el dinero público.

3.Araceli Orozco, portavoz de Podemos, presenta su dimisión.

4. La reunión del Círculo de Podemos donde se iba a tratar esa dimisión se aplaza.

5. Ana Fernández se extraña de que los medios de comunicación pregunten por esa situación con la jerga tradicional de la política, aunque haciendo la salvedad de que Podemos no es igual a los demás(¿?).

Saquen sus conclusiones.

 

Cara de incomodidad

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 7:02

Despilfarro e incompetencia. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 6:23

 

Al parecer el famoso autor de carnaval Manuel López Cañamaque era conductor de tranvías. Cuentan que una vez iba a los mandos y al bajar la Cuesta de las Calesas se rompieron los frenos por lo que se puso a gritar “¡El que no sepa nadar que salte!”. Eso vamos a tener que hacer los ciudadanos de la Bahía de Cádiz con el tranvía Cádiz-Chiclana (no sé si todavía podemos llamarlo así) que va a costar 250 millones de euros después de 15 años de obras y ahora es posible que haya que devolver a la Unión Europea 190 por no haber terminado la obra a tiempo, una más de las muchas irregularidades que han aquejado a esta infraestructura desde sus inicios. Comenzó sin un estudio sobre la demanda de viajeros entre las tres ciudades que enlaza ya que parece ser más rápido el autobús, no se llegó a un acuerdo con RENFE para que operase la línea ni con ADIF para que circulase por el canal ferroviario entre San Fernando y Cádiz, no se hizo una lista de expropiaciones lo que terminó con la obra en varios pleitos, no se tuvo en cuenta las subestaciones eléctricas necesarias. Es el primer tranvía del mundo que va por la calle y por una vía férrea de ancho ibérico por lo que ha necesitado que CAF  los hiciese  bitensión y con dos alturas para subir (una desde la calle y otra desde el andén). Una locura desde el principio hasta el final. Lo advirtió Roger Senserrich hace cinco años en Politikon pero nadie hizo caso. Van pasando los delegados, los consejeros, y todo sigue igual. Consejeros del PSOE (varios) de Izquierda Unida y del PP pero el proyecto sigue atascado sin saberse a ciencia cierta cuándo terminará, si será un Chiclana-San Fernando o un Cádiz-Chiclana, si se llegará a un acuerdo con RENFE y ADIF o no. Es una de las mayores vergüenzas de la historia, Nadie recuerda la plataforma reservada para el tranvía que se hizo en el puente de la Constitución y que hasta la fecha ni tiene uso ni está previsto, a pesar de lo cual multiplicó el precio de la infraestructura hasta los 500 millones de los 290 previstos. La ligereza con la que se maneja el dinero público en España “lo del común lo del ningún” o aquella famosa frase atribuida a Carmen Calvo cuando era ministra con Zapatero “el dinero público no es de nadie” en lugar de decir lo contrario: como es de todos, es sagrado, hay que cuidar hasta el último euro. Luego nos extrañamos de que haya gente que pretenda no pagar impuestos si quienes nos gobiernan actúan con este desparpajo. Estaremos como Santa Marta: tendremos tren pero no tranvía.

Fernando Santiago

Aviso

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 5:42

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 5:18

Granja de San Ildefonso

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 5:09

Salvar vidas

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 4:41

Interruptus

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 3:43

Maremoto

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 2:27

Encuesta

Fernando Santiago Muñoz | 12 de julio de 2019 a las 1:26

Pactos

Fernando Santiago Muñoz | 11 de julio de 2019 a las 14:30

¿Para cuándo un 155 en Andalucía? Jorge Bezares en Público.

Fernando Santiago Muñoz | 11 de julio de 2019 a las 6:12

En la Andalucía de Juanma Moreno, Juan Marín y los aliados de Vox han decidido, bajo la coordinación de Rasputín Elías Bendodo, a la sazón consejero de Presidencia y presidente al sol y a la sombra, poner en marcha un plan de coordinación de acción logística y comercial de los puertos de dicha comunidad autónoma.

Teniendo en cuenta que las ideas y el trabajo brillan por su ausencia en el postureo continuo del Gobierno andaluz tripartito, una iniciativa de estas características, que busca, en principio, coordinar actuaciones conjuntas, debería ser recibida con una ovación cerrada.

Sin embargo,tate: este plan de coordinación es competencia del Ministerio de Fomento –en concreto de Puertos del Estado-. La comunidad autónoma nombra a los presidentes –en virtud de un acuerdo entre Aznar y Pujol de cuando hablaban catalán en la intimidad-, pero la gestión de los puertos es constitucionalmente competencia exclusiva del Gobierno central.

Y esta es la segunda vez que la Junta de Andalucía de Bendodo insiste en liarse la manta a la cabeza y pasarse por el forro de los pantalones a Puertos del Estado, que, siendo su presidente Salvador de la Encina, dudo muy mucho que vaya a quedarse de brazos cruzados ante esta flagrante vulneración de sus competencias.

Es decir, aunque el calado evidentemente es inferior, el Gobierno andaluz está vulnerando la Constitución como lo ha venido haciendo reiteradamente durante el procés la Generalitat catalana y los diablos Pinchapapas independentistas.

Entonces, mi pregunta es muy simple: ¿Pedirán los constitucionalistas más constitucionalistas de todos los constitucionalistas, el PP y Ciudadanos, la aplicación del artículo 155 en Andalucía?

Ni de coña; como se ha podido apreciar, las derechas son expertas en pasar de puntillas sobre sus propias mierdas. El doble rasero lo llevan en el ADN.

Así las cosas, este plan de coordinación de los puertos andaluces no será un chiringuito separatista del tipo embajada de Puigdemont ni un acto de deslealtad institucional, sino una acción de pura eficacia empresarial y portuaria; es decir, dos más dos son cuatro, pero me llevo cinco y por el culo te la hinco.

Naturalmente, la culpa siempre es de los otros, o de las Matemáticas, claro.

No hay nada más que ver cómo al final el responsable de las protestas que sufrieron Arrimadas y sus mariachis de Ciudadanos en la fiesta del Orgullo la tiene el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska.

¿Por qué? Porque es maricón, coño, que diría Vox, socio de Ciudadanos en comunidades autónomas, ayuntamientos y comunidades de vecinos.

Y es que no hay derecho. ¡Mira que tirarles agua, latas, insultarles y cerrarles el paso con una sentada!

La próxima vez, hay que coger el manual para pitucos de Mario Benedetti y tirarles caramelos, pero unos caramelos blanditos: nubes de azúcar que hacen más daño moral que físico.

Sí, hay que empacharlos con nubes de azúcar -con sabor a fresa a ser posible- para que se les caiga la cara de vergüenza por juntarse y liarse con homófobos, racistas y xenófobos y pretender cosechar una ovación en Chueca.