Con la venia » Fernando Santiago Muñoz

Archivo de autor

Majorettes

Fernando Santiago Muñoz | 26 de mayo de 2020 a las 0:26

Genial Pedro Simón en El Mundo

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 7:59

RESCATEN A LOS BARES

En este país, los sucesivos gobiernos han salido al rescate de bancos, televisiones privadas, avifauna política de uno y otro plumaje y hasta de la Casa Real. Ya va siendo hora de que alguien acuda al rescate de esos lugares que nos atañen más de cerca: el bar.

Un país que rescata las autopistas de pago pero deja en la estacada a sus bares no es un país de fiar. Es que no hay comparación posible: en el peaje de la AP-6 te cobran 12,50 euros y no te ponen ni aperitivo. Con ese mismo dinero gastado, en mi bar te invitan a otra.

Así están las cosas hoy en la España asimétrica: en esa taberna tuya de toda la vida que nadie rescata te han fiado más que en el banco restacado.

Viene el caso el alegato porque muchos han cerrado para no abrir y a otros les va a costar una barbaridad volver a hacerlo. Hasta 40.000 establecimientos peligran, calculan en el sector. Por eso este llamamiento líquido. Todos tenemos una madre, un dolorcito que viene de vez en cuando y un lado de la cama. Pero también tenemos un bar.

Yo puedo permitir que en mi pueblo no haya peluquería. O incluso que no haya peluquería canina. Pero lo que no me puedo permitir es que no haya un sitio donde los amigos nos tomemos el pelo y la penúltima.

No echo de menos que vuelva la actividad parlamentaria, ni otra campaña electoral, ni una primera comunión en mayo, ni un gol de Ramos en el descuento. Echo de menos el taburete, la caña helada bien tirada y los palillos.

Cuando eres joven matas por tener un amigo pediatra. Cuando alcanzas cierta edad, te das cuenta de que lo importante es tener un amigo camarero.

El bar es el único sitio del mundo donde dos personas pueden estar muy juntas aunque estén a dos metros de distancia. Cuenta Caballero Bonald que se podía tirar una tarde entera sin mediar palabra con su amigo Ángel González. «Podíamos estar horas acodados en la barra de un bar sin hablar, muy callados, el silencio es también una buena palabra. A cada rato yo le decía: ‘¿Qué hay, Ángel?’ Y él: ‘Aquí, Pepe’. Asentíamos. Estaba todo dicho”.

Luego tomaban un trago.

Habrá un día no tan lejano en que volvamos a brindar y a contar botellines en vez de malas noticias. En que perdamos la cuenta y las llaves de casa, pero nos encontremos de nuevo.

Porque no venimos a esta página a apoyar a nuestro bar (o no sólo). Venimos a salvarnos a nosotros mismos.

Recomendaciones para cuando acabe el apocalipsis. Hawai. FSM

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 7:47

Ir a Hawai es tan complicado que solo conozco a cuatro personas de Cádiz que han ido, una es mi hija  y las otras tres venían conmigo. Fuimos vía Los Ángeles, por culpa de las medidas de control policial perdimos el vuelo a Honolulu y tuvimos que esperar al día siguiente, encima nos extraviaron parte del equipaje que encontramos de casualidad tirado en un  remoto aeropuerto. El que vaya a Hawai que no se piense en ciudades bonitas, sino en paisajes espléndidos. Esa tierra negra con el verdor de las selvas o las plantaciones de piña, son los colores del estado  de  los EEUU más lejano del continente americano. Una sociedad que parece vivir feliz , paraíso de los surferos. Waikiki es una playa tan famosa como poco interesante. Es el estado natal de Barak Obama. Está la famosa base de Pearl Harbour que tantas películas ha dado al cine, varias con ese mismo nombre y otras como “De aquí a la eternidad” con uno de los más famosos besos de la historia . Para el que le guste la naturaleza, es importante ver los volcanes en actividad como el Kilauea. Los mormones tienen un parque de atracciones dedicado a las culturas polinesias, para el que le gusten esas cosas.  Ahora los madrileños y los hipsters han puesto de moda el poke, la ensalada hawaiana a la que yo no le veo la gracia por ningún lado. Cosas mías.

Un lugar  donde ir para los que ya  han ido a todos lados.

Crónicas asociales. España. FSM

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 7:33

Hay una situación que se retroalimenta: la extrema derecha usa los símbolos nacionales de manera partidista y  un sector de la izquierda los rechaza porque piensa que son símbolos de la derecha. Así vemos los coches de Vox  con la  bandera y otra gente que sacan todo tipo de banderas solo para provocarles (sea la republicana o la arco iris). España debe ser el único país del mundo donde una parte importante de la población no se identifica con su bandera y otra parte cree que solo les representa a ellos. Digo más: hay algunos a los que ni siquiera les gusta decir España, se inventan lo de “este país” o “el Estado”. Incluso cambian a su gusto la letra del himno andaluz para decir “sean por Andalucía libre, los pueblos y la humanidad” todo por no decir España.  Me parece una anomalía española. El  otro día decía Javier Aroca en la SER “los trabajadores del Estado” lo que te lleva a pensar en los funcionarios, aunque él quería decir los trabajadores españoles. Es mucho más progre no  llamar a la gente español no vayan a confundirte con un facha.  En realidad la primera vez que se usó lo de “Estado Español” fue en la Junta de Burgos porque era una manera de legitimarse ante el mundo, hasta se hicieron sellos así. Ya digo, a mi modesto entender tanta culpa tiene la derecha española ( costumbres heredadas del franquismo) como la izquierda, que ha permitido que le arrebaten los símbolos. Lo ideal sería que bandera, himno y demás fueran neutros, que representasen por igual a unos y a otros lo que quiere decir, a todos salvo aquellos que desean separarse de España, único caso en el que está justificado que no se identifiquen.

Recomendación: todo  Javier Reverte, de manera especial “El sueño de África”  y en un segundo lugar los otros libros de su trilogía africana “Vagabundo en África” y  “Los caminos perdidos de África”. Por supuesto ha publicado muchos otros libros de viajes sobre Irlanda, Grecia, Alaska, hizo uno sobre al Amazonas “El río de la desolación” donde cuenta que estuvo a punto de morir. También ha publicado alguna novela interesante (“El médico de Ifni” está muy bien). Es un autor muy interesante, a mi gusto mejor que su hermano Jorge, aunque tiene menos fama. Cuestión de gustos.

Montañas nevadas, banderas al viento. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 6:58

Cuando pensábamos que estábamos en un mundo 2.0 , 3.0 ó 4.0 , que ya he perdido la cuenta, resulta que hay una vuelta a lo analógico : papel higiénico , levadura, guantes. Faltan los sombreros, que fueron promovidos con el famoso eslogan “los rojos no usaban sombrero” , no comprendo el motivo por el cual en la calle Núñez de Balboa de Madrid   no han puesto sombrererías. Ese retorno a las esencias coincide en el tiempo con las manifestaciones promovidas por PP y Vox : personas   de clases acomodadas expresan su rechazo al Gobierno de España . Lo curioso es que se utilizan métodos de la izquierda tradicional : gritos de “¡libertad, libertad!” , “abajo la dictadura” , ajenos a las normas de distanciamiento social y a la comunicación previa que establece la ley, los “cayetanos” hacen kale borroka. Personas de orden contravienen leyes para mostrar sus rechazo al presidente y al vicepresidente sin que les pase nada, lo que no les impide decir que vivimos en una dictadura bolivariana . Paradoja. .En Cádiz no íbamos a ser menos que en Madrid. Si ellos tienen ONU, nosotros tenemos DOS. Si ellos Barrio de Salamanca, nosotros Bahía Blanca, con el añadido de que un descerebrado pidió que los integrantes del gobierno fueran quemados vivos, suponemos que después de tal alegato fue a la parroquia de San Severiano a comulgar .   Ayer los de Vox se manifestaron en sus coches de alta gama, ya se sabe que marca y modelo de vehículo sirven para señalar la categoría social. La Avenida de Bahía Blanca, la calle Tamarindos y Acacias colapsaron.

De todas las medidas para expresar el rechazo empleadas por los simpatizantes de los partidos de derechas la que más me llama la atención es el uso de la bandera española. No sé el motivo por el cual la bandera roja y amarilla pueda expresar el repudio al Gobierno. Más bien diría yo que al contrario, el Gobierno es el representante de todos los ciudadanos , en tanto tal debe utilizar los símbolos constitucionales. En mi casa la única bandera que hay es la del Atleti pero me parece bien que la gente ponga en sus balcones la enseña nacional, con crespón o sin crespón. Me resultaba raro que hubiera en balcones gaditanos banderas griegas o cubanas, supongo que algo querría decir. Veo normal que algunos cadistas pongan la de su equipo. Es un ejercicio de nostalgia poner la de la Segunda República al nivel que la de la Cruz de San Andrés. Lo que no comprendo es que la bandera española sea expresión de rechazo al Gobierno. Rarezas mías.

Fernando Santiago

Lo que hay que hacer por un sueldo

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 6:51

El Estado Mayor del Generalísimo

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 6:26

Cosecha del fin de semana

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 6:25

Desescalada del blog

Fernando Santiago Muñoz | 25 de mayo de 2020 a las 6:16

Durante el sábado y el domingo no se ha podido acceder a este blog por un problema en el servidor que ya se ha resuelto. Siento haber faltado a la cita con los lectores estos días . Volvemos a la vieja normalidad

El partido de mi vida por Hugo Vaca

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 6:00

Desde pequeño, mi hermano gemelo Carlos y yo teníamos una

pasión, el fútbol. A los 12 años pasamos de los “potreros” al fútbol organizado en el equipo del barrio; el C.D. Las Rosas, que vestía con los colores azul y amarillo a rayas(Foto 1), donde deseábamos que llegara el fin de semana para jugar nuestro partidocon toda la ilusión del mundo. A los 15 años una parte de nuestros sueños se hicieron realidad, fichamos por Belgrano de Córdoba en sus escalafones inferiores, el mejor equipo de nuestra ciudad en esa época. El esfuerzo de compaginar los estudios con el fútbol y ayudar en la pequeña fábrica de lámparas que tenía mi padre, tuvo sus frutos cuando debuté en el primer equipo en el Campeonato Nacional de 1973 con 17 años acabados de cumplir, marcando un bonito gol desde fuera del área (Foto 2).

En el año 1978, estando cedido en Huracán de Córdoba por Belgrano, me tocó disputar “el partido de mi vida”, poco después de disputarse el Mundial en nuestro país, justamente frente a Belgrano en su cancha, marcando el primer gol de la victoria de Huracán por 1 a 3, porque ese día mi vida dio un giro de 180º, ese día dejaba a mi familia, dejaba a mis amigos, dejaba a mis compañeros, ese día viajaba para España, el Cádiz C.F. era mi destino. En ese día 20 de agosto de 1978 tenía una rara sensación de alegría e ilusión, pero también de tristeza y desolación. (Foto 3)

En Cádiz, otra vez mis sueños se volvían a hacer realidad, se puede decir que entré con el pie derecho, al debutar con el Cádiz C.F.en el Bernabeu frente al Castilla al marcando un gol apenas comenzado el partido.

Años mas tarde llagó la mayor alegría de mi carrera deportiva, cuando junto a un grupo de amigos gaditanos pusimos a la ciudad de Cádiz en la cumbre del fútbol nacional, consiguiendo el ascenso a 1ª división en el “memorable partido” ante el Elche. Dos meses más tarde, seguíamos de festejos con la obtención del primer Trofeo Carranza para las vitrinas del Cádiz C.F., con el gol de Dieguito al Sevilla F.C.. (Foto 4)

En esa misma temporada hubo otra serie de partidos extraordinarios frente a los equipos más granados de la élite del fútbol español, a los que logramos vencer. Por Carranza hincaron las rodillas: el Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Real Sociedad (campeón esa temporada), Athletic de Bilbao y Sevilla.

Todos estos buenos momentos son gracias al “partido de mi vida”, el que me condujo a la “madre patria”.

 

98D05BD9-1383-41DD-9228-A041DFC420B1 C2AA1851-B1A0-4ADC-8B99-FB6AD4DC4219 A76AFE55-FBF2-445C-BB7D-D88A5E02B9CC F650B762-E9AC-487B-A0CC-EFCCB8F382A9

Albita se va de compras

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 4:59

Cine

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 2:04

Aduana

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 2:02

Antiguo comercio

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 1:02

Woody.Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 0:01

WOODY 01_FotorMe lo contó una amiga tan aficionada al cine como yo, de los que preferimos pantalla grande, sala oscura y en las primeras filas. Nunca olvidará cuando vio de muy joven “La rosa púrpura del Cairo”. Ahora sabe que esa película inocula el amor al cine; la acción se desarrolla durante la Gran Depresión de 1929, coincidente con una de las etapas doradas del celuloide que sirve de refugio frente a una realidad inhóspita. La elegante fragilidad de Mia Farrow queda atrapada por las seductoras imágenes que en blanco y negro describen un mundo feliz distinto a las colas para recoger comida ante las dependencias del Ejercito de Salvación; una serie de peripecias cómicas enlazan secuencias entre dos ficciones, la opulencia de la pantalla frente a los tristes colores de New Jersey; ambas historias comienzan y terminan con la melodía “Cheek to Cheek” de Irving Berlin para Fred Astaire y Ginger Rogers. En “Días de radio”, la vida de un niño judío en el Brooklyn de los años cuarenta se sustrae a la humilde cotidianidad a través de las melodías de Carmen Miranda o The Andrew Sisters, entre otros atractivos radiofónicos de su mejor época. “Balas sobre Broadway” introduce el mundo del teatro con el encanto de un tierno personaje, el rudo gánster que liquida a la amante de su jefe para evitar que estropeara una obra a la cual había cogido cariño. Son tres películas de Woody Allen, el gran director de comedia de la segunda mitad del siglo XX.

Sin embargo, yo prefiero las películas que él protagoniza. Al modo de Charlot, Woody Allen es arquetipo de payaso e icono de la comedia de final de siglo: bajito, pelirrojo, con gafas y nariz hebraica. “Sueños de seductor” dirigida por Herbert Ross, nos familiariza con su personaje, frágil neurótico adicto al psicoanálisis y obsesionado con ideas relacionadas con el sexo y la muerte, una cierta caricatura de la burguesía judía de Nueva York. Umberto Eco ya dijo entonces que era “el más genial de los cómicos”. Su etapa madura arranca con “Annie Hall” en 1977, para convertirse en el director más apreciado en Europa, tal vez porque a los modos del cine clásico americano añade fórmulas inspiradas en la frescura de la comedia italiana y en los recursos narrativos de Joyce.

 

Obras como Zelig, Desmontando a Harry y La maldición del escorpión de Jade, aportan un repertorio muy imitado por la cinematografía de nuestra época. Pese a su avanzada edad y el acoso de la opinión pública, por problemas en su vida privada de los cuales los tribunales de justicia le han considerado inocente, conserva suficiente maestría para construir comedias capaces de provocar risas y sentimientos. Tras una serie de películas en diversos escenarios europeos regresa a Manhattan para demostrar su amor por Nueva York en todo momento y descubrir la poética de la lluvia. Sus incondicionales sienten vértigo a un cine en el cual no esté ya presente un Woody Allen que en cualquier caso nos ha legado cuarenta y cinco películas, buena parte de las cuales pueden calificarse de obras maestras. Algún día nos dejará un cómico que contagió sus preocupaciones por el más allá. En “Cafe Society”, su personaje mafioso condenado a muerte se convierte al catolicismo por la promesa de una vida eterna, mientras la madre proclama que no lamenta tanto sus crímenes como que al final de su vida abandone la religión judía en la que fue educado.

 

 

JULIO MALO DE MOLINA

Cañamaque

Fernando Santiago Muñoz | 23 de mayo de 2020 a las 0:00

Esta mañana

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2020 a las 12:34

Los señoritos no tienen guardeses

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2020 a las 9:12

El Casino Gaditano es una muestra clara de la decadencia de la ciudad. En lugar de decir simplezas tendrían que saber gestionar su patrimonio. Recibieron un edificio histórico que tuvieron que vender al Ayuntamiento por 700 mil euros. Le dieron coba a la Zona Franca para que les pagase los gastos de mantenimiento, entre otros los salarios de sus tres empleados . Ahora han querido pasarse de listos y colar un ERTE para darle salida a los tres empleados que no pueden costear y que tenían sin cobrar. Ni siquiera se sabe muy bien para qué necesitan esos tres empleados. El colmo es llamar bolivariano al Ayuntamiento porque ha cambiado la cerradura de un edificio de su propiedad. De aquí a nada desaparecerá la entidad, a no ser que Vox gane las próximas elecciones y venga al rescate de sus conmilitones.

Ha muerto Lorenzo Perdigones

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2020 a las 9:03

El que fuera arqueólogo jefe de la provincia y candidato del PCE a la alcaldía de Arcos en 1979. Descanse en paz.

Recomendaciones para cuando acabe el apocalipsis. Kiev. FSM

Fernando Santiago Muñoz | 22 de mayo de 2020 a las 7:16

Cuando fuimos nosotros la península de Crimea todavía pertenecía a Ucrania y no había guerra en el Dombass. Kiev era una ciudad moderna y ordenada, con muchas manifestaciones en sus calles pero con una vida apacible entre sus gentes. O eso se apreciaba a simple vista. Es posible que debajo de  la superficie corría ya el germen de la guerra entre las zonas con mayoría rusa y el resto del país. Diría que estaba de presidente Víctor Yanukovich,  o quizás Yulia Tiomochenko, no recuerdo bien. Habían envenenado a Víctor Yushchenko los  servicios secretos rusos. Dicho lo cual, no pudimos ir a Odessa ni ver las famosas escaleras del puerto donde Eisenstein rodó la famosa escena que cambió la historia del cine. Hay quien dice que el origen de Ucrania está en migraciones de poblaciones nórdicas, por eso la población parecen suecos o nuruegos. La plaza de la Independencia es el lugar donde se manifiestan los ucranianos, primero fue el Maidan y luego el Euromaidan. Las iglesias son impresionantes: Santa Sofía, Volodomyr y sobre todo el monasterio Lavra, donde se alojó Francisco Miranda(que murió en el penal de las Cuatro Torres de La Carraca) cuando llegó a Kiev en busca de Catalina la Grande. El Dnieper es el gran río que atraviesa Kiev, en cuyas orillas hay  hermosos parques e incluso hoteles en barcos adaptados. Ucrania sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, luego Stalin la sometió a una hambruna espantosa y ahora los rusos no paran de entrometerse en su política. Por si fuera poco no ha consolidado un sistema político, ahora han elegido presidente de manera abrumadora a un antiguo cómico, Zelenski. No se sabe muy bien cómo terminará la cosa. Habrá que dar por hecho de que ni Crimea ni el Dombass van a volver jamás a formar parte de Ucrania, por muchos aspavientos que haga la comunidad internacional.

Se come razonablemente bien. No sé el motivo pero a mí Kiev siempre me suena a fútbol,  al Dinamo de Kiev. Friki que es uno.