Archivo de autor

Nuevas Generaciones de colaos en el Carranza

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 18:56

Estado de sitio

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 15:06

Drago de oro para Ignacio Moreno

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 8:46

El grafitero analfabeto vuelve a la carga

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 6:35

El abandono del Barrio de Santa María

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 6:18

El maestro Aguilar en La Isla

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 5:29

Excepcionales jornadas sobre periodismo en San Fernando con Carmen Torres, Marta González Novo, Juan Ochoa, Teodoro León Gross, José María Izquierdo y Ana Romero. Inmenso Miguel Ángel Aguilar, con su tono cáustico de costumbre. Muy recomendable su último libro “En silla de pista” al final del cual comenta su salida de El País.

Interesantes debates sobre la información local y el futuro del periodismo118DB35D-52A0-422F-A33A-59979771BCF2

Buba Barry, de la patera al fútbol. En Radio Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 5:16

De Guinea Conakry al fútbol pasando por Cádiz, la historia del joven Buba Barry

Con tan solo 16 años Buba Barry intenta cumplir su sueño, ser futbolista que desde los 8 años en su Guinea Conakry natal teníá pensado, quería, soñaba con ser futbolista.

A la  Asociación Cardjin,  cuenta Antonio Guerrero técnico de la misma “llega a través de un programa de atención humanitaria de personas inmigrantes que llegan desde distintos sitios” Antonio Guerrero junto a  la también técnico de la entidad Catia Verargdo, que desempeña su labor en el área de inmigrantes y nos hace de traductora cuentan su historia, no muy diferente de la de muchos que se quedan en el camino, de los que se deconocen nombres y procedencia “son personas que llegan principalmente en patera, nos lo deriva el Ministerio, Buba es uno de los 42 que tenemos allí acogidos” nos cuentan estos técnicos

Abandonando los estudios que estaba cursando decidió emprender,  junto a un amigo, el duro e incierto camino hacía Europa, pasando por Malí, Argelia entre otros países africanos hasta llegar a Marruecos, allí en Nador, en un bosque junto a la playa,  esperó una noche poder dar el salto del Estrecho que le ayudara a cumplir su sueño.

Reconoce que pasó miedo en el mar “porque el mar asusta” pero con sus compatriotas de Guinea, con la ayuda de todos, porque Buba se marchó sin dinero y sin el consentimiento de sus padres ha conseguido llegar a Cádiz.

Actualmente está entrenando en el Cádiz CF juvenil C pero sin poder disputar aún partidos de competición oficial por no estar a tramitada la documentación que le regularice en su situación deportiva.

Mis padres son pobres y salir de mi país puede ayudarles” cuenta el joven e ilusionado Buba que se confiesa seguidor del FC Barcelona

El salvaje oeste

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 3:28

Escaparate gaditano

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 3:26

La España del siglo XIII en la Casa Pemán

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 1:50

QJ6MSOLQ

Amena y divertida charla entre Jorge Molist y José Máría Pérez Peridis moderada por Lourdes Acosta. Molist es autor de “Canción de sangre y oro” sobre el Aragón del siglo XIII y Peridis “La reina sin reino” sobre Castilla en la misma época. El coloquio fue muy ameno, con una importante carga de humor acerca de las costumbres sexuales de la realeza medieval y los pleitos entre los reinos ibéricos y de estos con los almohades. La expansión de Aragón al Mediterráneo. Lourdes Acosta propuso el tema de dos mujeres fuertes, Berenguela y Costanza de Sicilia, aunque luego el humor se apoderó del debate.

Aconsejo la novela de Jorge Molist, premio Fernando Lara. La anterior, “La reina oculta” no me pareció gran cosa, casi una copia de la trilogía del grial de Peter Berlign , la idea de que la estirpe de Jesucristo llega a la Edad Media.

¡Por fin!

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 0:38

Los jueces también lloran. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 10 de noviembre de 2018 a las 0:13

serviciodecorreo.esCuando los poderes públicos no garantizan suficientemente los servicios y bienes que los ciudadanos necesitan para vivir dignamente, éstos constituyen objeto de negocios privados muy lucrativos. Si la sanidad pública no funciona, eso representa una buena noticia para las aseguradoras privadas que normalmente pertenecen a los bancos; si las pensiones resultan insuficientes, los mismos pueden vender planes de jubilación, y cuando la enseñanza pública parece deficitaria florecen los colegios y universidades privadas, cuyo coste es inasequible para la mayoría de la población. Por esta razón, el desinterés por los programas de construcción de viviendas sociales en nuestro país, junto a la debilidad de los sistemas públicos de alquiler social, y la liberalidad en el control de los contratos de arrendamiento, ha extendido en España el negocio hipotecario hasta extremos inusuales en el resto de los naciones europeas próximas. Bastantes dramas se han producido entre la población a causa de la esclavitud de las hipotecas, hasta el punto de llegarse a dar instrucciones a la prensa para que no publicasen noticias sobre suicidios y otros dramas personales, padecidos por familias que en algún momento no pudieron hacer frente a unas obligaciones engañosamente contraídas. En este escenario ha producido notable desencanto la resolución del Tribunal Supremo revocando tres sentencias que favorecían los intereses de los ciudadanos frente a los del poder financiero.

 

Resulta chocante escuchar a algunos políticos pregonar el derecho a la vida cuando se trata de la interrupción voluntaria del embarazo, a la vez que desoyen el clamor popular para reformar una Constitución que no garantiza el derecho al cobijo, sin el cual no es posible una vida digna. Aunque el artículo 47 del actual texto constitucional reconoce el derecho que asiste a todos los españoles a disfrutar de un techo adecuado, queda en principio meramente enunciativo si leemos el punto 53-3 de la Carta Magna, en virtud del cual este derecho no puede ser reclamado ante la jurisdicción ordinaria. En reciente conferencia del profesor Diego López Garrido, acerca de las reformas necesarias que deberían introducirse en un texto  redactado en tiempos durante los cuales era prioritario salir de la dictadura y abrir el sendero de la democracia, se habló de la necesidad de recoger eficazmente los derechos humanos, y también de garantizar la plena independencia del poder judicial, limitada por el actual sistema de nombramientos.

 

Muchas personas se sienten enojadas porque la banca haya presionado al Alto Tribunal para que modifique un rumbo favorable al usuario, poniendo en entredicho la independencia y el prestigio de los magistrados, empleando un mensaje de asombrosa rudeza: “si perdemos acabarán por pagarlo los ciudadanos”. Algunos comentaristas indican que ningún país puede progresar con un sector financiero que piensa así: una banca miope que no invierte en bienestar sino en ladrillos. Y no olvidemos que nuestro Estado gastó la mitad del producto interior bruto de la Nación, en rescatar a unos bancos que pertenecen a sus accionistas, y no se trata por tanto de un sector estratégico, sino de un negocio privado. Se han leído artículos muy críticos acerca de este triunfo de la banca que desacredita al Tribunal Supremo, el cual parece que ha atendido a razones más de política que de justicia; no es la primera vez, lo hizo con la cláusula suelo, hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea revocó su sentencia. Al menos no se podrá decir que la justicia es lenta, en esta ocasión ha sido rápida y eficaz.

 

JULIO MALO DE MOLINA.

Dios dijo hermanos. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 6:38

Cuentan que hace 30 años estaba de cónsul de EEUU en Sevilla un tipo de Baltimore que quería hacer méritos en su ciudad para cuando volviese a su país y así hacer carrera política. Se le ocurrió que Baltimore se hermanase con Cádiz aunque no tuviese la menor relación. Los actos de hermanamiento comenzaron con la visita a nuestra ciudad de un gran velero propiedad de su ayuntamiento llamado Pride of Baltimore que naufragó al poco de dejar el puerto de Cádiz, con lo que hubo de construirse el Pride of Baltimore II . Visitó EEUU una delegación de Cádiz aunque no se volvió a saber nada más del asunto y no ha habido otra relación entre la ciudad americana y la Trimilenaria. Tiempo después Cádiz se ha hermanado con Rochester, Brest, La Habana y Cartagena de Indias (¿qué fue de aquel micrófono que nos comunicaba con la ciudad colombiana?). Ahora nos vamos a hermanar con Quito desde donde vino el elocuente diputado Mejía Lequerica, ardiente defensor de la libertad de prensa en las Cortes de Cádiz, y a donde fueron Antonio de Ulloa y Jorge Juan de Santacilia para medir el arco del meridiano, cuya gesta ha quedado reflejada en un monumento a las afueras de la capital ecuatoriana llamado La Mitad del Mundo, porque por allí pasa el ecuador . Según parece David Navarro, en una de sus múltiples correrías por el mundo como enviado municipal, estableció amistad con alguien del consistorio quiteño y quieren consumar relaciones. Aparte del vínculo cultural, no muy intenso por otra parte, no se sabe muy bien el motivo de este hermanamiento tan azaroso. Si Navarro no hubiera viajado por ahí en representación de la ciudad igual no se habría establecido . Por otra parte ¿qué gana Cádiz con esta declaración?¿Cuánto le va a costar al erario público los viajes que tengamos que hacer y la hospitalidad que debamos ofrecer? Aparte de que David Navarro quede bien ¿hay algún beneficio para las clases populares?¿el proletariado gaditano va a mejorar sus condiciones de vida?¿Ya comen los niños que tan necesitados estaban?¿no hay ningún desahucio previsto?¿se ha resuelto ya el lío del bono social eléctrico?¿Ha vuelto Pakito? En resumen , que igual hay otros asuntos donde gastar el dinero antes que pagar viajes a nuestros políticos para hagan turismo.

Nada quita que Quito (perdón por la cacofonía) sea una ciudad preciosa habitada por gente amable y generosa y que Ecuador sea un país amigo y hermano, aunque ya Rafael Correa no sea la luz que ilumina a la izquierda española .

Fernando Santiago

Escandaloso

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 5:14

Más del Supremo

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 5:13

Nueva cocina

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 4:12

La extrema a la izquierda

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 2:25

Bancos

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 1:24

Y hace 16 años también

Fernando Santiago Muñoz | 9 de noviembre de 2018 a las 0:23

Ha estallado la paz

Fernando Santiago Muñoz | 8 de noviembre de 2018 a las 16:46