Con la venia

Anochece . Foto Hans

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

Amapola

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

Humor

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

Polisemia

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

El pesao de los carteles podía abrirse una cuenta en Facebook

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

El Reina Regente

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

Hace un siglo

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 25 de julio de 2020

De qué se trata que me opongo. Beneficios penitenciarios. FSM

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

En España las penas  están destinadas a la reinserción de los condenados. No se trata de que las víctimas, sus familiares o sus amigos puedan tomar venganza o sentirse vengados. Se trata de que los condenados puedan reinsertarse en la sociedad para no volver a delinquir. Por eso hay segundo y tercer grado, reducciones de condena por buen comportamiento y toda una serie de beneficios penitenciarios. Nadie cumple su condena al 100%. Y para que se obtengan esos beneficios conducentes a la reinserción  , los presos tendrán que reconocer  su error. Si los condenados por el 1-O en Cataluña dicen que lo volverían a hacer, a mi juicio, no han efectuado el primer paso necesario para poder iniciar sus beneficios penitenciarios. Si un violador dice que volvería a violar no creo que le dejasen salir de la prisión hasta que cumpliese el 100% de la condena. Si unos condenados por sedición dicen que volverían a cometer tales delitos, no deberían salir de la cárcel. No conozco la ley general penitenciaria ni el Código Penal pero sí  soy capaz de aplicar el sentido común. No se reinserta aquel que quiere volver a cometer el delito. Por lo tanto, en la cárcel hasta el fin de la condena o hasta que reconozca su error. A los presos de ETA ni siquiera se les acerca a cárceles del País Vasco hasta que no piden perdón, por poner un ejemplo un poco  radical. O imagínense ustedes que los condenados de La Manada dicen que cuando salgan de prisión volverán a cometer abusos sexuales.

El documental de Varela visto por Juan Bouza en La Voz del Sur

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

CONOCIMIENTO Y MEMORIA(HISTÓRICA)

Ayer se cumplió un nuevo aniversario de una de las fechas más trágicas de la historia contemporánea española. Ayer fue 18 de julio, y ese mismo día, en el año 1936, se puso en marcha un golpe de estado que desembocó en la Guerra Civil. De entonces a nuestros días ha llovido mucho, simplificando: la guerra, la dictadura franquista de 40 años, la Transición de la dictadura a la democracia y el periodo democrático en el que nos encontramos ahora mismo. Es mucho simplificar desde luego y, como toda simplificación, sobre todo en términos históricos, refiere, al fin y al cabo, una elusión, una cierta amputación de la verdad. ¿Es la verdad histórica la de los hechos?, o como casi todo, ¿la mera relación de acontecimientos no supone más que la elusión también de los motivos, de las circunstancias, de la mirada de todos y cada uno de los que vivieron esa historia?

Hay una corriente que opina que la historia es la historia de los hechos y que, por tanto, todo lo que sea añadir o interpretar forma parte de otras disciplinas que, alguna vez me lo han dicho, envenenan la verdad. Por otra parte están ―y no sé si dentro de este grupo― los que creen que la evitación del conocimiento de hechos desagradables favorece el porvenir. Y la guerra y sus consecuencias son hechos, realmente, muy desagradables, y aunque quisiéramos hacer como los monos esos que se dibujan y se tapan los oídos, la boca y los ojos, o como los niños pequeños que se cubren la cara para hacer desaparecer al “monstruo” que les da miedo, el monstruo no deja de existir, lo que no queremos escuchar o ver o decir, sigue ahí, porque todo eso ocurrió y fue tan grave que más nos valiera conocer bien para que no volviera a suceder.

El viernes pasado tuve la oportunidad de asistir a la presentación del documental realizado por el servicio de vídeo de la Diputación Provincial, dedicado a la figura del general Varela. Mi aplauso a los gestores de tan buen material: investigadores, guionistas, cámara, equipo de producción…porque de eso se trata, no de hacer un documental donde las tripas, el dolor o eso tan manido y falso que dicen de “abrir heridas”, más bien al contrario, se trata de un ejercicio de conocimiento de una figura histórica y muy relevante en el golpe, en la guerra, en la represión y en definitiva en lo que fue el franquismo de guerra y posguerra. El documental sobre un militar de La Isla que fue pieza clave en todo el entramado preparatorio y en las propias acciones bélicas y de retaguardia (represión). Un documental que nos sirve para el conocimiento, sin más. Y esa es otra parte de la llamada Memoria Histórica que muchos no quieren entender, la que nos hace ser conocedores de una época de este país, de sus protagonistas, y por más que duela, de los que la sufrieron. Es memoria, es conocimiento.

La guerra, la represión, el franquismo, no son solo hechos históricos que se cuentan como quién recita la tabla de los reyes godos, se quiera o no, esa cercana historia de nuestro país es la historia de todos y su recordatorio, su investigación y su conocimiento no abre heridas, las cierra. Ayer estuvieron en el Palacio de Diputación ―la antigua Aduana― algún nieto y otros familiares del general Varela. No tengo ni idea de qué les pareció el documental; estoy seguro de que algunas de las cosas que se dicen en el mismo (todo en boca de un magnífico plantel de historiadores), no debió de gustarles, pero allí estuvieron, dando una especie de plácet al conocimiento de la figura del militar bilaureado. De hecho, por voluntad de la propia familia, hoy día el archivo personal del mismo se encuentra depositado en el Archivo Histórico Municipal de Cádiz para consulta de cuantos investigadores quieran.
 No se trata de opinar sobre lo conocido, se trata de conocer lo que no se sabe, y en esto, el documental ofrece una panoplia de opiniones diversas que nos sirven para hacernos una idea del personaje. Esto es Memoria Histórica.

Tampoco creo (en realidad no tengo ni idea) que a los familiares del bilaureado le atraiga la eliminación del monumento ecuestre que luce en la plaza del Rey en San Fernando, no obstante, es la Ley, y por más que se quiera buscar elementos sentimentales o ese tan manido de las heridas, es poco razonable que todavía ese monumento siga donde está, por lo que espero que más pronto que tarde el Ayuntamiento de San Fernando haga lo que tiene que hacer y hará. Por otra parte, no voy a decir ni una palabra más alta que otra sobre Varela o sobre cualquier otro militar franquista participante en el golpe, guerra y represión, ayer fue el aniversario del hecho y hoy lo que tenemos que hacer es sabiendo lo que sabemos, proteger nuestra democracia de los que todavía insisten en demolerla, como hicieron aquellos fascistas del 36.

Dislexia

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

Errata

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

Calle Medina Sidonia

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

Nuestra Andalucía

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

Viena

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

Ciclo de cine

Fernando Santiago Muñoz | 24 de julio de 2020

Airbus

Fernando Santiago Muñoz | 23 de julio de 2020

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 23 de julio de 2020

Ejemplaridad. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 23 de julio de 2020

Estoy muy de acuerdo con Ana Mestre en que quienes se dedican a la política deben tener una conducta ejemplar. No puede administrar el bien común una persona que ha perpetrado algún delito o que haya cometido irregularidades en su vida privada, la probidad debería ser condición inexcusable para ocupar un cargo público. En España nos tragamos a gente que falsea sus títulos universitarios o copia tesis doctorales como si no pasara nada. En Cádiz aceptamos como bueno que un político   dé positivo en un test de alcoholemia de la Guardia Civil como si no fuera importante. En Alemania dimitió un ministro de Defensa porque no estaba claro cómo había hecho su tesis, en EEUU un senador porque tenía una empleada de hogar sin dar de alta. Aquí aceptamos que un concejal le pague una generosa cantidad de dinero público a su director de tesis por hacer un trabajo que tiene un título sospechosamente similar al de la tesis. No pasa nada, su partido le busca un cuelo en otro lugar y con toda la desfachatez del mundo en lugar de pedir perdón va por la vida perdonándonos a nosotros. Del partido de Ana Mestre, que defiende la ejemplaridad. Veo bien que Antonio Saldaña fuera obligado a dimitir como portavoz del PP en la Diputación aunque no comprendo que por el mismo motivo, la fiesta del amontillado, pueda seguir de portavoz del partido en Jerez, salvo que al PP le dé igual esta ciudad o que la presidenta provincial no tuvo el poderío suficiente para imponer sus puntos de vista, por mucho que El Lavadora se agarrase al cargo y la liberación . De Andrés Núñez solo se puede decir que se fue con mucha más elegancia que Saldaña, aunque las acusaciones que pesaban sobre él en ese momento eran mucho más graves. Queda Ramoní que te vi, al que le prepararon un proceso de selección para que el resultado fuera el predeterminado. Si el presidente nacional del partido engaña con su curriculum, de ahí para abajo no se puede esperar un exceso de coherencia. No pensemos, desde luego, que es privativo del Partido Popular, no olvidemos que el Vicepresidente del Gobierno ha colocado de ministra a la madre de sus hijos, por no hablar la cantidad de asesores que nombran todos y cada uno de los partidos para consolidar su poder interno, asesores sin formación ni conocimientos que parasitan la administración donde algunos ni siquiera comparecen. Camaradas, compañeros, novios, amantes, gente que han prestado servicios a la causa de cualquier líder de cualquier partido, muchos de los cuales no tienen pudor en ofrecer lecciones de moral. El Ingreso Mínimo Vital en la política es una paguita gracias al líder de turno, favores que se devuelven en asambleas, comités y congresos . Aquí la ejemplaridad espera en la puerta de la sede mientras se gestiona el salario .La ejemplaridad se usa para cortarle el cuello al adversario interno. Del Campari hablamos otro día.

Fernando Santiago

Hoy en Onda Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 23 de julio de 2020