Tarifa

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

Obras

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

6 meses en la Glorieta

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

HOY

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

Raca raca

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

En Radio Cádiz

Fotograma del documental 'El carnaval de lo invisible', dirigido por Jaime Roldán y Pedro Parrado

En el volar de mil papelillos. En el redondear de un colorete. En el cruzar de una aguja sobre la tela. En el vibrar de una garganta. En el reír de cientos de personas en una plaza. Cada momento que ofrece el carnaval de Cádiz es una película. La potencia de sus imágenes multicolor, la profundidad de sus mensajes o la intensidad de su disfrute ha propiciado ya muchas propuestas audiovisuales, a las que se sumarán tres largometrajes documentales cuyos rodajes acaban de terminar o están a punto de hacerlo. Uno analizará la trascendencia de Juan Carlos Aragón. Otro señalará a José Luis García Cossío Selu como icono nacional del humor. Y otro dará luz a la parte que menos se ve del carnaval. Tres películas que diferirán en forma y fondo pero que parten de la misma premisa: el carnaval de Cádiz es puro cine.


Rodaje del documental 'Palabra de capitán' de Nacho Sacaluga

Palabra de capitán (Benson Señora Producciones) es el título con el que el periodista Nacho Sacaluga afronta la difícil misión de condensar en un largometraje la herencia dejada por Juan Carlos Aragón, admirado autor de la fiesta, y fallecido de forma prematura el pasado mes de mayo. “Cuando murió, como la mayoría de aficionados, sentí una profunda orfandad, por no poder creerte cómo un autor tan joven y prolífico se vaya”, explica. “Yo tenía un material inédito de Juan Carlos rodado y me pareció que se podía vertebrar una historia”.

Explicó su proyecto y contó con el apoyo de los productores ejecutivos Antonio y Cristina Echévarri. “Mi mayor preocupación era construir una historia multiprismática, en la que pudiéramos analizar el personaje en sus múltiples dimensiones. Juan Carlos era un autor poliédrico, con muchísimos ángulos y eso es lo más complejo de abordar en una obra audiovisual”. Sacaluga incide en que quiere dar a conocer “la verdadera dimensión” de Aragón como “filósofo, rebelde, contestatario y autor de música, letras o columnas de opinión”, algo que, reconoce, no es fácil de trasladar a la pantalla.


Escena del rodaje del documental 'El que la lleva, la entiende'

Escena del rodaje del documental ‘El que la lleva, la entiende’ / Código Sur Producciones

El que la lleva, la entiende, verdadero nombre de la inolvidable chirigota popularmente conocida como Los borrachos, es el título escogido para el documental sobre el Selu. Es una producción de Código Sur Producciones, con Gervasio Iglesias y David González como productores ejecutivos y Rocío Martín como directora. En esta película el reto es también ensalzar una personalidad única de la fiesta, en este caso, en activo. Con más de 30 años al frente de emblemáticas agrupaciones (Los lacios, Los titis, Los ricos, Las marujas, Los enteraos), García Cossío se ha convertido en uno de los referentes del humor, la ironía y el talento gaditano en todo el país.

“El Selu siempre nos ha parecido un autor imprescindible porque unifica música, interpretación y escritura como periodismo cantado”, detalla Martín, para justificar el dedicar toda una película a un solo autor del carnaval gaditano. “Situamos a El Selu ante la página en blanco, ante el ciclo de su vida, que le hace buscar personajes y temas cada año”. La directora cree que el Selu tiene la responsabilidad de ser “leyenda” y eso conlleva la dura obligación de contentar a un público exigente.

Martín reconoce que, al principio, El Selu no quería. “Le daba apuro y vergüenza”. Pero encontraron el punto en común. “El proceso está siendo bastante divertido, y está siendo un aprendizaje para todos”, resalta la directora. En la película dialoga con gente del carnaval de Cádiz y de otras facetas artísticas como Benito Zambrano, Martirio o el actor Manuel Morón.


Fotograma del documental 'El carnaval de lo invisible' de Jaime Roldán y Pedro Parrado

El carnaval de lo invisible es el documental de Bugaloo Studio, con la firma de Pedro Parrado y Jaime Roldán como directores. Más que una película, será una carta de amor. “Todo comenzó cuando escuché a Antonio Martínez Ares dar una charla en la que compara el carnaval con el realismo mágico y hace una analogía con la obra de García Márquez. Ahí surgió la inspiración”, relata Roldán. “Yo quería contar todos los entresijos, hablar de todos esos héroes que hacen posible el carnaval como son los artesanos, las costureras, los maquilladores, el público… que son los que levantan una de las fiestas más bonitas del mundo”.

Este documental ahonda en la grandeza del carnaval que se ve (el concurso del Falla, los grandes autores…) con las bambalinas de la fiesta. “Detrás de lo que vemos en el escenario, está la vida de personas que se dedican a muchas cosas pero que, durante cinco o seis meses, se afanan en crear obras musicales espectaculares, una tras otra cada año, y entregárselas gratuitamente al pueblo”, describe emocionado Roldán. “Es una rueda donde la creatividad nunca se agota”.

La película será una oda audiovisual a la belleza de la fiesta, pero también busca reflexionar en múltiples aspectos sociales: el papel de la mujer, la falta de una industria cultural, el sacrificio o la popularidad. “Queríamos poner voz y cara a gente a la que no se le había ofrecido antes”, de ahí la invisibilidad a la que hace referencia el título.

Los tres largometrajes documentales, que se unen a un corto dedicado a Juan Carlos Aragón que se estrenará en el festival Alcances 2019, ponen el foco en la capacidad cinematográfica del carnaval de Cádiz.

“El carnaval de Cádiz es cine puro y duro”, defiende Rocío Martín. “Muchos autores hacen una película cada año. Con su historia, su música, su interpretación. Y, encima, con un tiempo limitado porque tienen que tenerla lista cada año por febrero. Es un mérito enorme”. Roldán también subraya el carácter único de la fiesta gaditana. “Si esto sucediera en Nueva York, que en un barrio de Brooklyn durante 40 días se diese un fenómeno como este, sería algo increíble, sería algo internacional”.

Sacaluga, que ya habló de la fiesta en su anterior documental Febrero, cuando la vida es carnaval, cree que la coincidencia de estas tres películas es algo bueno. “El carnaval es un diamante en bruto para las artes cinematográficas. Yo defiendo que el carnaval se ha convertido, se está convirtiendo o se va a convertir en una industria cultural. Y cuando sea una realidad, el carnaval generará música, literatura o cine”, explica Sacaluga, quien cree que estamos viviendo la cuarta revolución en la fiesta, tras los saltos que supuso la radio, la televisión e Internet.

Palabra de capitán está en fase de montaje. Su estreno se aguarda para mayo del año que viene, cuando se cumpla el primer aniversario de la muerte de Juan Carlos Aragón. El que la lleve, la entiende aún tiene algún rodaje pendiente aunque se simultanea con el montaje, de ahí que la productora confía en poder estrenar antes de que acabe el año. El carnaval de lo invisible está en proceso de montaje y sus responsables esperan estrenarlo en los próximos meses. Será una triple oportunidad para situar al carnaval de Cádiz en el espejo, reflexionar sobre él, difundir su grandeza fuera y extender la certeza de que lo que ocurre aquí es algo tan único y diferente que da para tres películas. Y para muchas más.

Problemas

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

Vida

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

Canalejas

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

Elecciones

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

Historia

Fernando Santiago Muñoz | 27 de septiembre de 2019

San Antonio 8.30

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

San Antonio

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

San Fernando

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

En fila. Foto Eulogio

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

Militar gaditano leal a la república. En Nueva Tribuna

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

RELATOS DEL FRANQUISMO. LA ARMADA (2).

Benito Sacaluga | Abril de 1939, el militar sublevado en 1936 gana la guerra y se convierte en dictador. Comienza oficialmente el franquismo. Un franquismo que aún hoy, 80 años después, aunque minoritariamente, sigue presente en nuestra sociedad civil, también en nuestros ejércitos. Nos esperaban cuatro décadas de dictadura. Desde el primer momento se impuso la política de tierra quemada, la democracia y las libertades debían quedarse sin valedores, España debía ser limpiada de los peligrosos demócratas que la defendieron del fascismo durante tres largos años.

Comienza la represión indiscriminada y empiezan las represalias. En el sector civil son eliminados los maestros, intelectuales, artistas, alcaldes, gobernadores e ideólogos encuadrados arbitrariamente en el republicanismo por la recién nacida dictadura. En las Fuerzas Armadas sucede lo mismo, desde el soldado raso hasta los oficiales de la más alta graduación y jefes.

Los militares que permanecen en España, aquellos que por diversas razones decidieron no partir hacia el exilio, o bien no pudieron, son detenidos y sometidos a consejos de guerra sumarísimos. Unos juicios que no eran más que una farsa para justificar los fusilamientos o los largos años de prisión que los tribunales militares imponían como penas. Es cierto que la acusación principal que pesaba sobre los militares que permanecieron leales al Gobierno fue la de “Rebelión Militar”, una acusación que partía de los únicos que, de forma efectiva y contundente, se rebelaron contra el Gobierno democráticamente establecido, en definitiva, una aberración jurídica. Siendo la de rebelión militar la principal acusación, ésta se acompañaba de ciertos agravantes, entre ellos el haber defendido de forma explicita el espíritu republicano y, sobre todo, haber formado parte de aquellos que con valentía divulgaban la necesidad de luchar contra los “facciosos” – así se denominaban a los ejércitos de Franco y sus aliados italianos y alemanes-.

benito sacaluga 1

Benito Sacaluga en un buque de la Armada, foto tomada antes de 1931

Benito Sacaluga Rodríguez, fue uno de esos miembros de la Armada que se negaron a partir hacia el exilio cuando la Flota salió de Cartagena rumbo a África, tenía las manos limpias y la conciencia tranquila, solo había cumplido con su deber como militar. Tomada Cartagena por las tropas sublevadas, fue apresado y sometido a Consejo de Guerra Sumarísimo (Causa 4/39). No faltó la acusación de rebelión militar, Sacaluga estaba embarcado en el acorazado “Jaime I” como jefe de máquinas el 18 de julio de 1936, en un principio fue detenido junto al resto de oficiales por la dotación del buque en evitación de la entrega del mismo a la marina sublevada, pero su conocida y probada lealtad a la República supuso que fuera rápidamente liberado y restituido en su cargo. Junto al cargo de rebelión se le acusó de varios crímenes más, todos ellos falsos según los años y los investigadores demostrarían. Se le acusó también de haber escrito numerosos artículos, publicados en los diarios de a bordo de los buques de la República y en órganos dependientes del comisariado de la Flota, esta acusación era totalmente cierta. En los artículos que Sacaluga escribía se llamaba a la lucha contra el fascismo, a al desenmascaramiento de los quintacolumnistas, a la disciplina, a la enseñanza, a la cultura, a la lealtad, al coraje…armas imprescindibles para la victoria final. Parte de los artículos fueron incluidos en el sumario como pruebas de cargo.

barco

El acorazado “Jaime I” en Sta. Cruz de Tenerife, primavera de 1936

No puedo evitar incluir aquí un párrafo de uno de sus artículos, una arenga de ánimo dirigida a los militares republicanos, escrita y publicada en septiembre de 1938. En esa fecha Sacaluga sabía que la guerra estaba prácticamente perdida, conocedor de la evolución de los “asuntos” de Europa sabía que la ayuda internacional no llegaría a tiempo. El artículo se publicó a bordo del crucero “Libertad”, y el párrafo aludido dice así:

“La sangre derramada, la que queda aún por derramar y el gigantesco esfuerzo que está haciendo la juventud española por la libertad e independencia de su Patria tiene que dar el fruto debido. Este fruto no lo recogerán los que, llenos de vida y entusiasmo caen gloriosamente, ni los viejos que sobrevivan a la lucha, tampoco lo recogerán en toda su madurez ninguno de los que hoy luchan por tan noble y sublime causa, sino nuestros hijos y nuestros nietos. Ellos serán los que, libres e independientes, lo recogerán en toda su extensión y disfrutaran la espléndida herencia, como los de aquellos que egoístas y atónitos contemplan nuestra gesta allende las fronteras; pues aparte de conseguir por nuestro propio y exclusivo esfuerzo, la emancipación social y soberana independencia, será nuestra victoria un sublime ejemplo a seguir por los proletarios del mundo entero”.

El tribunal consideró que los artículos demostraban la existencia de una actividad subversiva y agitadora, contenedores de propaganda marxista e insultos a las más altas personalidades del (sic) “Estado Nacional”, e incitadores a la violencia contra todas cuantas personas fueran sospechosas de simpatizar con la Causa Nacional.

Individuos así suponían un verdadero peligro para la dictadura y debían ser eliminados sin contemplaciones, así actuaban y actúan los franquistas.

Según documentación existente en Cartagena, un testigo presencial afirma que las últimas palabras de Sacaluga fueron ¡Viva la República!

Su sentencia no sorprendió a nadie, fue condenando a la pena de muerte por fusilamiento, sentencia que es comunicada por el Auditor Militar de la Zona Marítima de Cartagena mediante telegrama dirigido al cuartel general de Franco. La sentencia se cumplió el 29 de abril de 1939, a las 10,00 horas, siendo fusilado en el campo de deportes del Arsenal de Cartagena. Su ejecución se llevó a cabo en el Arsenal de Cartagena, según las directrices marcadas desde el Cuartel General de Franco en Burgos, unas instrucciones que entre otros denigrantes detalles incluía banda de musica, la obligación de todo el personal militar y civil del Arsenal a presenciar la ejecución, así como desfilar ante el cadáver cantando el “cara al sol” y dando vítores a Franco. Según documentación existente en Cartagena, un testigo presencial afirma que las últimas palabras de Sacaluga fueron ¡Viva la República!

Sacaluga nació en Cádiz, el 18 de octubre de 1882. Ingresó en la Armada con 24 años, en 1.906, en ella prestó servicio durante 33 años, justo hasta la fecha de su fusilamiento.

De su amplia Hoja de Servicios cabe destacar que formó parte de la comisión encargada de traer desde New York al submarino A-1, (rebautizado “IsaacPeral”),  primer submarino de combate de la Armada española, construido en USA por la Electric Boat Co.

Isaac_Peral_submarine

El “Isaac Peral” (A-1) en el puerto de New York (1917)

Jefe de Máquinas en varios buques de la Flota, en 1932, siendo ya comandante maquinista, es destinado al acorazado “Jaime I”, como Jefe de Máquinas, cargo que ocupó hasta el 2 de julio de 1.937, quince días antes de la voladura del buque en Cartagena.  El 19 de mayo de 1937 fue ascendido a Teniente Coronel Maquinista de la Armada (Gaceta de Madrid de la misma fecha) y nombrado Jefe de los Servicios de Inspección de Máquinas de la Flota. Perteneció al Estado Mayor de la Flota ubicado en su buque insignia, crucero “Libertad”, participante en la batalla de Cabo de Palos, marzo de 1938, en la que la Armada republicana hundió al crucero sublevado “Baleares”. En 1938 fue nombrado Director y Jefe de Estudios de la Escuela Naval Popular de Cartagena, donde ejerció también como profesor, compaginando esta labor con la Jefatura de Inspección de Máquinas. Es autor de varios libros y publicaciones sobre temas navales. En 1937 elabora las bases para lo que sería la Escuela Naval Popular, trabajo conocido como “El proyecto Sacaluga”, un trabajo donde se hace especial hincapié en el estudio, el esfuerzo, la lealtad y la fidelidad a los principios republicanos de igualdad entre clases.

Estaba en posesión de las siguientes condecoraciones: Cruz de Plata del Mérito Naval con distintivo rojo, Cruz de la Orden de San Hermenegildo, y Medalla de la Paz de Marruecos por su participación en la Campaña de África. Dejó esposa y nueve hijos.


Benito Sacaluga. (Nieto de Benito Sacaluga Rodríguez)

La Explosión en Zona Historia

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

Frente al chalet de Varela

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

El rompecoches de San Antonio

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019

Obras

Fernando Santiago Muñoz | 26 de septiembre de 2019