Obras son amores

Fernando Santiago Muñoz | 5 de mayo de 2018

Perroflautismo ilustrado

Fernando Santiago Muñoz | 5 de mayo de 2018

Esta tarde en Puerto Real

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Fanáticos

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

12FD69DC-DD3B-4C92-9DE8-D840B480F97DPor desagradable que resulte el mensaje de Hazte Oír nada puede conducir al uso de la violencia. Era de esperar por cómo habían calentado un acto residual y minoritario de un grupo intrascendente . Espero que la policia y la justicia haga su trabajo pero no estaría de más que el alcalde y los dirigentes de IU y de Podemos no inciten ellos también al odio.

estado en el que quedó la pizarra tras ser utilizada como arma

Anticapis. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

 

Podemos traslada su sede. La tuvo en Adolfo de Castro, luego en Corneta Soto Guerrero y ahora la va a tener en la calle San José esquina con Sacramento, más cerca del domicilio de la Primera Familia. Ocupará el local que tuvo Televok, en el edificio donde tenía su consulta Don José Álvarez. Desde allí los anticapitalistas que manejan los destinos de Podemos, travestidos para las últimas municipales en Por Cádiz Sí Se Puede, dilucidan si en las próximas elecciones irán con IU y bajo qué formato , sean estas elecciones regionales, europeas, nacionales o locales. El alcalde nos ilustra con sus soflamas revolucionarias desde las páginas de este periódico mientras pone en marcha políticas no ya pragmáticas, incluso dóciles para con la Diputación, la Junta o la Autoridad Portuaria. Suavesitas, para no molestar, pasados los tiempos de la dinamita troskista, banderas, cónsules, camisas por fuera y otras extravagancias : de vez en cuando algún pitraco a los leones con Ramón de Carranza, el PP , Ciudadanos, Hazte Oír y los fachas en general. El relato que hacía el alcalde en su artículo del 2 de mayo no era muy levantisco a pesar de que se trataba de un día apropiado para la revolución. La relación de medidas puestas en práctica por el Equipo de Gobierno (“mi equipo “ dice González) sonrojarían a cualquiera por su magnitud (200 euros, 60 trabajadores, pliegos, cláusulas) para concluir que en realidad hace falta un gobierno amigo en Sevilla y en Madrid si se quieren aplicar en su extensión las directrices de la IV Internacional en favor de “las y los de abajo” . Cádiz fue la única ciudad que el 1 de mayo hubo dos manifestaciones diferentes, una auspiciada por Podemos y los acompañantes de costumbre en la izquierda sindical minoritaria y otra de las centrales que representan a la inmensa mayoría de los trabajadores, con PSOE e IU. Arduo trabajo le queda por delante al José María González y a sus camaradas. Por cierto ¿qué dirían los Mártires de Chicago sobre el alcalde de Las Tres Cés?. Si el alcalde defiende “a la sanidad pública frente al negocio de la salud”, como asegura, ¿qué ha hecho apoyando a la empresa Pascual y su decisión de ir por libre en San Rafael? Pequeñas contradicciones. El caso es que González podía afinar sus lecturas y hacer las citas con corrección. Las que le atribuye a Paco Ibáñez forman parte del poema “España en marcha” de Gabriel Celaya. Se ve que la UCA da los títulos con facilidad .

Fernando Santiago

En el fin de ETA

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Merecido premio

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

8134431A-179A-482A-B261-4355B77E5423El que le ha concedido el Ateneo a Antonio Hernández Rodicio, Gaditano de Ley.

En la pared el grabado de Hernán Cortés hecho con motivo del centenario de la APC

¡Habla la experta!

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

CINCO SOLUCIONES PARA ERRADICAR LA POBREZA ENERGÉTICA QUE ESTÁN EN MANOS DEL OLIGOPOLIO. ALBA DEL CAMPO. EL DIARIO

Aumenta la pobreza energética en nuestro país, independientemente del indicador o la definición que se escoja. Hay más familias que no pueden climatizar su hogar a una temperatura adecuada, más familias que tienen que elegir entre comprar comida o pagar un recibo de la luz, y más familias que viven con la angustia de la amenaza del corte. Y tras él, las velas, el frío y el aislamiento social. La pobreza energética no está resuelta ni de lejos.

 Dice el 4º informe de la Asociación de Ciencias Ambientales “Pobreza Energética en España 2018”, presentado el lunes, que si tenemos en cuenta el indicador de gastos desproporcionados (más del 9% de su renta) y/o si se tiene en cuenta el indicador de pobreza energética escondida, en 2016 un 29% de la población del país estaría en dificultades relacionadas con el abastecimiento energético. Señala también que 6,8 millones de personas (15% de la población), estarían sufriendo temperaturas inadecuadas en la vivienda, retraso en el pago de recibos, o ambas cosas. De estas personas, 2,8 millones declararon tener dos o más retrasos en el pago de recibos en los últimos 12 meses (el 6% de la población).

Y es que, aunque el “nuevo” bono social podría beneficiar potencialmente a 9 millones de personas, frente a los 6 millones (2,3 millones de hogares), que disfrutaban del él antes, resulta que solamente 170.000 solicitantes han logrado acceder al mismo. Es decir, que nos enfrentamos a la caída en picado de los beneficiarios y beneficiarias de la única ayuda contra la pobreza energética existente a nivel estatal y única medida desarrollada por el Gobierno de Mariano Rajoy en esta legislatura.

El bono de Rajoy deja fuera a la mayor parte de las familias que lo necesitan, bien porque han rechazado su solicitud, debido a lo complicado del procedimiento; bien porque no entran en los muy cuestionables requisitos de acceso; bien porque no se han enterado de su existencia o  porque, sencillamente, tienen la luz contratada con una de las 662 comercializadoras de este país que NO pueden ofrecerlo, porque el Gobierno sólo ha querido que lo den las 8 comercializadoras de referencia (entre las que están las 5 del oligopolio en su versión regulada y 3 más). Eso sí, el bono social lo tienen que pagar todas las comercializadoras solidariamente en base al número de clientes, llegando algunas a tener que aportar el 40% de sus beneficios anuales, para costear un bono social que no pueden ofrecer a sus clientes. Muy bien pensado esto. ¿Imaginan a Endesa o Iberdrola aportando el 40% de sus beneficios para pagar una ayuda? Pues esto es lo que le exige el Gobierno a las pequeñas, convirtiendo el bono en un arma de destrucción masiva de la competencia, en manos del oligopolio.

Más allá de hablar de la calamidad del bono social, en estas jornadas se han compartido perspectivas, preocupaciones y propuestas. ¿De qué tipo? En algunos casos, la pobreza energética se ha planteado como un problema técnico o de procedimiento. “Las familias quieren pagar, pero a veces no pueden” dijo en Valencia la representante de Gas Natural, que habló de las medidas del plan que tiene en marcha dicha empresa (Plan de Vulnerabilidad con 4,5 millones de presupuesto, según dijo), que son: Las facilidades en el pago mediante su flexibilización o fraccionamiento, un teléfono de atención a personas vulnerables en el que se les “ayuda” y la formación de los trabajadores de dicha empresa, para que “se sensibilicen con lo que es la pobreza energética”, entre otras.

También se ha destacado en dichas jornadas el enorme desconocimiento de la población respecto a las cuestiones más simples relacionadas con la energía y la necesidad imperiosa de formación, acompañamiento e información veraz. Para ayudar, hay que empoderar a las familias, esto parece claro.

Sin embargo, por parte de organizaciones como la Alianza contra la Pobreza Energética, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, representantes de los ayuntamientos y multitud de organizaciones del tercer sector, se tiene claro que no hablamos de un problema técnico, sino de un enorme problema político y social que hunde sus raíces en el modelo de democracia. Hablamos de pobreza energética como consecuencia de un sistema que prioriza el lucro, sobre las necesidades de las personas. Y por tanto, las soluciones pasan por darle la vuelta al modelo y construir los pasos que permitan avanzar en el derecho a la energía. Hablamos de cambiar las prioridades y para ello, es imprescindible generar alianzas. Se habla, por tanto, de unión para hacer frente juntas al tremendo poder del oligopolio y su perversa influencia sobre los reguladores.

Porque, no podemos obviar que las empresas del oligopolio podrían ser corresponsables de la pobreza energética y de sus consecuencias, entre ellas, de las 7.000 muertes prematuras, que tienen lugar en España cada año por esta causa. ¿Acaso no son conscientes de la angustia que causan en millones de hogares? Si no lo conocen, no será porque no tienen medios. Los señores de sus flamantes consejos de administración pueden aprender mucho del tema, pasando una mañana en las oficinas de atención al cliente de sus empresas o en cualquier delegación municipal de Asuntos Sociales. Hay millones de familias desesperadas con la energía.

El diálogo con estas empresas es necesario, esto es cierto. Si el oligopolio facilitara mínimamente la gestión de los cambios en los contratos, la gente se ahorraría mucho sufrimiento y tiempo. De ahí a resolver la pobreza energética va un trecho. El presupuesto en publicidad y patrocinios de las empresas del oligopolio es ilimitado, por lo que es seguro que cuanto más preocupe la pobreza energética, más escuchemos sus “alternativas”.

Si realmente quisieran combatir la pobreza energética, cualquiera de estas cinco medidas sería buena para empezar. Todas ellas tendrían un impacto inmediato en la reducción de la misma:

  1. Dejar de enviar batidas de comerciales a las casas de la gente más vulnerable para sacarles de las empresas reguladas (PVPC) y contratarles servicios que no necesitan, por los que terminan pagando siempre más. Esto puede ir acompañado de informar adecuadamente de lo que sí necesitan contratar (sean vulnerables o no), (tarifa 2.0DHA, por ejemplo, en PVPC y potencias no sobredimensionadas).
  2. Dejar de cortar la luz a los clientes domésticos, sin comprobar si están en situación de vulnerabilidad. Esto sólo es obligatorio en Catalunya, gracias a la Ley 24/2015, y no la cumplen en muchos casos, pero sería un gran gesto que lo aplicaran en el resto del país. Así se evitarían muertes como la de Rosa, la anciana de Reus.
  3. Invertir el presupuesto de sus planes de RSC en condonar la deuda a las familias que no pueden pagar y no cobrar los reenganches, tras los cortes.
  4. Dejar de especular con el precio de la energía. El actual sistema de fijación de precios se lo pone muy fácil, pero podrían ponerse de acuerdo en esto entre las cinco.
  5. Dejar de hacer lobby y de presionar al Gobierno para imponer sus intereses por encima de los de la ciudadanía, así como de recurrir todas las normas que les afectan. En concreto, podrían disolver la patronal eléctrica, UNESA.

Laura se fue, Laura no está

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Solo para mujeres

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Jaime Macpherson

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

El crimen del mes de mayo

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Los mafiosos

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Cortesía

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Es un montaje pero una gran verdad

Fernando Santiago Muñoz | 4 de mayo de 2018

Día Internacional de la Libertad de Prensa

Fernando Santiago Muñoz | 3 de mayo de 2018

Alma Guillermoprieto , premio Princesa de Asturias

Fernando Santiago Muñoz | 3 de mayo de 2018

4364266F-0654-4E52-BBBE-FA29C15EE62D 390F70D4-F6FD-4C17-AAC4-7EB676B0CF83 9B48CFC7-6F8C-4DDC-AEDA-FF1576C3B209En 2012 fue Premio Merello

El nuevo ascensor de la alcaldesa

Fernando Santiago Muñoz | 3 de mayo de 2018

Mijita a mijita . Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 3 de mayo de 2018

MIJITAS2_Fotor 
MIJITAS1_FotorAsí titula Blanca Flores su nuevo libro acerca de los artículos de opinión que Fernando Quiñones publicó en Diario de Cádiz entre el 15 de enero de 1990 y el 24 de julio de 1994, en edición muy cuidada de la Editorial Cazador de Ratas. No podía presentarse en lugar más idóneo, el viejo cabaret Pay Pay, cuya nombradía entre gentes de la mar competía con el Tropicana de La Habana, donde los capos de las mafias americanas se reunían antes de la llegada de Fidel. Un amigo gallego me contaba las sorprendentes historias que escuchaba a los viejos marineros de su aldea sobre este Pay Pay de Cádiz que Fernando Quiñones conoció muy bien.
 
El acto de presentación que tuvo lugar ayer fue tan emotivo como lo es el propio libro de Blanca. La voz y la guitarra de Paco Luque abrieron la velada con la versión musical de los versos “Memorias Corporales”, que forman parte de “Muro de las Hetairas, Fruto de Afición Tanta o Libro de las Putas”, un exquisito poemario de Quiñones editado por Hiperión en 1981. Luego, Desirée Ortega condujo las amables e inteligentes intervenciones que animaron la alegre noche primaveral en el viejo cabaret del Pópulo. Mariela Quiñones contó una tierna historia acerca de un artículo que había surgido en un debate con su padre en torno a las gaviotas que ella consideraba aves carroñeras. Fernando tomó partido por las pajarracas y terminaba su texto con un cariñoso: “rata tú”. Carmen Moreno, editora precisamente con “Cazadores de Ratas”, expuso su relación con Quiñones, a quien conoció cuando ella tenia 18 años, y afirmó lo que muchos compartimos: Fernando Quiñones es ya uno de los escritores señeros de Andalucía, un clásico que habita el Parnaso de las Letras.
 
Blanca Flores presentó su obra junto a dos reconocidos personajes del Carnaval gaditano: Carlos Mení y Manolo Moreno. A Quiñones le hubiese gustado escucharles pues, como dijo Mariela, él disfrutaba con el gracejo gaditano de estos carnavaleros. Arropada por las simpáticas chanzas de sus acompañantes, la autora explicó el libro, en el cual intervenimos también un amplio grupo de escritores para mostrar ese Cádiz que ya Quiñones no pudo ver. En la línea critica del maestro, Yolanda Vallejo escribe “El mercado no es la plaza”. Y así hasta doce colaboraciones inéditas, además  de Yolanda: Tamara García, Desirée Ortega, Javi Osuna, Fernando Santiago,  Manuel Ruiz Torres, Nadia Consolani, Juanjo Téllez, Josefa Parra, Carmen Moreno, Carmen Morillo, y el que suscribe. En mi modesto texto recuerdo haber escuchado a Paco Oíza: “la ciudad no la debieran diseñar los técnicos sino los poetas”. 
 
Paloma García recitó el emotivo poema de Carmen Moreno, “Pongamos que hablo de Quiñones”, y así se cerró la presentación, para dar paso al prolongado desfile de asistentes que solicitaron a Blanca la firma de ejemplares y conversaron con la amable y sagaz escritora. Estos actos son también un lugar de encuentro para quienes amamos la literatura. Más aún tratándose de un libro muy acertado, sobre cuya descripción me quedo intencionadamente corto, y así no hurto a los lectores la gozosa aventura que para cada cual va a significar conocerlo.

Nuevos parquímetros

Fernando Santiago Muñoz | 3 de mayo de 2018