Con la venia

Reflexión

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

Julio Molina Font

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

Me parecen muy interesantes los libros de anécdotas (“la historia pequeña”) sobre Cádiz que hace Julio Molina Font. He leído con placer los dos libros que ha hecho sobre la ciudad de Cádiz.Es un honor que eligiese para presentar su último libro sobre San Fernando la Asociación de la Prensa.Me hubiera interesado asistir a la tertulia que se organizó el otro día en el jardín de Veedor de la que da cuenta Ignacio Casas. Cuando me avisaron ya era tarde pero seguro que fue un momento entrañable. Dicho esto, creo que falta en los libros de Julio Molina otro Cádiz: el del sufrimiento de la gente sin recursos, de los que vivían de la caridad, los perseguidos por sus ideas políticas, la represión policial, los periódicos que entraban a escondidas en la ciudad (no sólo el Mundo Obrero, también el España de Tánger) y otro Cádiz menos feliz y despreocupado.

Asociación de Empresas Turísticas

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

Me sigue sorprendiendo que José Ramón Pages sea el presidente de las empresas turísticas. Si es por El Escenario, ya no lo tiene. Y no creo que sirva de ejemplo de empresario por los pufos que ha dejado.

Infracción

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

¿Multaría la policía local al coche del PP estacionado en el Palillero ayer?

Cádiz en Liberation

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

Etiquetas: ,

Enric González: Contra el idealismo

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

La prensa contemporánea ha fracasado en muchos sentidos. El fracaso fundamental, creo, es atribuible a la falta de auténtica investigación. Y tiendo a culpar de ello al periodismo cultural.

En este momento de cataclismo culpamos a los bancos, a los políticos, a los burócratas, a los periodistas, a los alemanes, a los griegos, a Estados Unidos, a los especuladores, a los empresarios, al consumismo, a las agencias de valoración. Pero nadie señala a los auténticos responsables, a la gente que, parapetada tras su aparente respetabilidad, nos convenció de seguir el camino más rápido y racional hacia el desastre.

Me refiero a los filósofos idealistas, en especial a los más recientes. Digamos que desde Hegel. Si sólo se pudiera acusar a uno de ellos, me quedaría con Alexandre Kojève (1902-1968), porque es el tipo que anuda Marx y Hegel, Heidegger y Sartre. Porque es el filósofo de cabecera de la Unión Europea, aunque ahora se hable poco de él. Y porque acuñó (fue él, y no Fukuyama) ese concepto tan peligroso llamado “fin de la historia”.

Por supuesto, Hegel es el gran precursor. Al afirmar que la historia de la humanidad era la historia de las ideas reemplazó una idea suprema, Dios, que había ofrecido unas prestaciones bastante discutibles durante muchos siglos, por otra, la Historia. Según Hegel, la historia tiene sentido y conduce a un desenlace feliz. Pero el desenlace propuesto por Hegel viene a constituir una especie de reconciliación con Dios, algo lo bastante teórico e improbable como para no amenazar la cordura colectiva.

Kojève actualiza el hegelianismo con un recurso perverso: disfrazándolo de materialismo. Asegura, como Hegel, que nuestro mundo comienza con la Revolución Francesa. Asegura, como Marx, que la dialéctica amo-esclavo es la clave del progreso humano. Hasta ahí nos movemos en terreno administrativo, no penal. Lo realmente grave, el auténtico crimen, se comete con la secularización del historicismo de Hegel y con la manipulación del materialismo dialéctico de Marx. A diferencia de Marx, que exigía un poco de esfuerzo (revoluciones, abolición de la propiedad privada, dictadura del proletariado, etcétera) antes de alcanzar el final feliz de la sociedad sin clases, Kojève afirma que el proceso resulta, si no indoloro, sí automático: de forma inexorable, sin que haga falta derribar lo esencial de las viejas estructuras, simplemente gracias al dinamismo del capital, a las comodidades del Estado del Bienestar y a la tutela de una burocracia ilustrada, se llega a la consumación de la historia: plena libertad y abundancia material.

De alguna forma, la sociedad ha interiorizado el idealismo de Kojève y de sus precursores. Hemos logrado convencernos de que los horrores del siglo XX fueron sólo un mal paso (algunos dicen incluso que un mal paso necesario) hacia el progreso indefinido. Nos hemos creído que la Historia es lineal, que va de menos a más, que la consumación y superación de la lucha dialéctica está en algún sitio ahí delante. Que la prosperidad no es un accidente cíclico, sino un derecho y un destino.

Un amplio sector de las élites europeas funciona desde años bajo la persuasión de que, gracias a Kojève (que trabajó en el Ministerio de Asuntos Económicos de Francia como planificador del Mercado Común) y a su idealismo materialista, existe una ruta sin sacrificios ni tragedias. Para seguirla y alcanzar el feliz destino se ha considerado legítimo prescindir de algunas formalidades relacionadas con los mecanismos de la democracia (entre los que se incluye la necesidad de informar correctamente al ciudadano) y dejar las decisiones bien lejos de los caprichos populares, en manos de mandarines con buena voluntad y pleno conocimiento de lo que hace falta. Con un truco que a Marx podía salirle gracioso pero que en manos de Kojève y los suyos hace bastante menos gracia, se ha prescindido de una legitimidad pretendidamente menor y errática (la procedente del pueblo) para basarlo todo en la legitimidad suprema e inexorable de la Historia.

Los resultados están a la vista.

Jot Down – Enric González

Hemos fallado

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

Etiquetas: ,

Un Mitch en los juzgados

Fernando Santiago Muñoz | 19 de noviembre de 2011

Hay juicios en los que te condenan antes de sentarte en la sala. El frufrú de algunos ropones ya prejuzga que te van a dar. Un ejemplo: usted es periodista y va a juicio acusado de un delito de calumnias, que es como mentar la soga en casa del ahorcado. Le acusa alguien al que los datos ciertos, contrastados y rigurosos, han situado como presunto autor de irregularidades manifiestas en la gestión de fondos destinados a la solidaridad. En concreto, para la reconstrucción de viviendas en El Salvador tras el huracán Mitch. La Unión Europea, que concedía las ayudas, había pedido a una ONG los justificantes de sus operaciones porque las cuentas no le cuadraban. Las fuentes que usted maneja le indican que ante ese requerimiento se habían dado órdenes para manipular facturas. Usted aporta la fotocopia de las facturas manipuladas. Ante la presión de la defensa (y la misma petición del juez en la fase de instrucción) rehúsa revelar sus fuentes, dar el nombre de quién le ha hecho llegar la información. El encausado se niega en pleno uso de su potestad constitucional y del código deontológico que le obliga a proteger a sus informantes. Como no revela la fuente, la parte acusatoria infiere que las facturas las ha falsificado él mismo. Con un rotring del 0,4, seguramente. Y el juez debe considerar, a tenor de la sentencia, que es cierta su incriminación en la manipulación. Ha comprado el argumento.

Ha esgrimido usted en su defensa datos veraces. Ha hecho su trabajo: las llamadas oportunas, las comprobaciones pertinentes. Presentó pruebas que demostraban inequívocamente la existencia de irregularidades. Incluso un documento de la Oficina antifraude de la UE confirmando las mismas y reclamando la devolución de una parte de los fondos. Un documento que no admitió el juez como prueba. Cualquiera sabe por qué, porque los designios de ciertos jueces son inescrutables. Pero ya decimos, hay condenados antes de ser juzgados. De hecho, el juez le ha preguntado a usted, antes de comenzar el juicio, cómo haría pública la sentencia en caso de resultar condenado. ¡Antes de empezar la vista¡ También volvió a preguntarlo, por cierto, en sus conclusiones.

Y punto y final. A usted le condenan por calumnia. Estaba en el guión que algunos jueces escriben torcido con renglones torcidos.

Al periodista Pedro Jiménez, de la Cadena SER, le han condenado por calumnias. Recurriremos, confiados en que ha de existir otra justicia en los pliegues del sistema. Pero también le han condenado a usted, que es el propietario del derecho a la información que Pedro Jiménez sólo administraba. Y por eso, cumpliendo con el pacto tácito que los periodistas tenemos con el resto de la sociedad, Pedro Jiménez y la Cadena SER contaron informaciones veraces, contrastadas y de interés público. Este es el juego que ha permitido conocer las corrupciones y los latrocinios que en España han sido y seguirán siendo. Se hace informando con rigor y protegiendo las fuentes. Si esta sentencia fuera imitada por otros jueces, se estaría poniendo en riesgo el sistema que permite que los medios controlen la acción de los poderes públicos y las desviaciones de la sociedad. Ése es el debate.

Una sentencia extrañísima. Tanto debate sobre la objetividad de los periodistas para descubrir tarde que nos hemos saltado el debate sobre la objetividad de ciertos jueces.

Respetamos la sentencia aunque no la compartimos. Recurriremos, queda dicho. Mientras, disfrutaremos del placer que proporciona trabajar codo con codo con según qué condenados.

ANTONIO HERNÁNDEZ-RODICIO (Director de Informativos de la Cadena SER) 18-11-2011

Los diarios de mayor tirada del mundo, en un mapa

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

¿Sabías que los cinco diarios de mayor tirada en el mundo se encuentran en Japón? Gracias a un mapa mundial elaborado por Mark Graham, Scott A. Hale, Monica Stephens y Corinne M. Flick se puede visualizar la distribución de los 100 diarios de mayor circulación en el mundo, así como la densidad de ejemplares por cada mil habitantes en cada país.

En el gráfico se observa cómo la mayoría de los periódicos con una circulación de más de un millón de ejemplares diarios se encuentran el continente asiático. El Reino Unido encabeza la lista en Europa y se muestra como en España se distribuyen entre 151 y 300 ejemplares por cada mil habitantes.

Según los datos obtenidos del Banco Mundial y el portal Newspapers24, no hay ningún diario en América Latina que alcance una tirada de un millón de copias. El periódico egipcio Al-Ahram, fundado en 1875, es el único que supera esa cifra en todo el continente africano.

17.11.2011 / 233 grados

Etiquetas: ,

Plaza de San Juan de Dios

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

Etiquetas:

Just the facts

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

Se reparte de manera masiva una cuartilla del PSOE en la que alardean del nuevo puente. En una cara Pelea por lo que quieres , la frase “La obra civil más importante de España , el puente de La Pepa, es una realidad gracias al PSOE” con una foto de Rubalcaba y otra de Chaves con la estructura del puente detrás. La realidad es que el puente no está, no va a estar para el 19 de marzo y, mucho me temo, tampoco para finales del año que viene. Allí no se ve obra alguna y desde el día del famoso empujón no parece que haya habido avance ninguno. Eso son los hechos. A la vuelta “Aznar, Rajoy, Arenas y Teófila prometieron el segundo puente para 2005 . Las  obras no comenzaron hasta 2007.PP el partido de la mentira”.

La realidad es que fue una idea de Carlos Díaz, un proyecto de José Borrell como ministro de Fomento (todo ellos antes de 1996 que llegó Aznar y el PP al poder). Los 8 años de gobiernos del PP tan sólo ultimaron el proyecto y toda la licitación de la obra se ha hecho en los 7 años de gobiernos socialistas. Aún así, en contra de lo que vaticinó Rafael Román, lo inaugurará Rajoy y no Zapatero, salvo que la profundidad de la crisis lo pare definitivamente. Esos son los hechos.

Opiniones: primero, el puente es un despilfarro de recursos públicos, una obra innecesaria y perjudicial. Segundo: si Teófila no hubiera apretado tanto es más que probable que no se hubiera hecho nunca. Y por mucho que insista el PP ,durante sus gobiernos no se hizo nada. No creo que ese tipo de propaganda le reporte al PSOE ni un sólo voto.

Etiquetas: , , ,

Gañoting

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

CREO que fue el inolvidable diputado de IU Antonio Romero el que confundió casting y catering. Cabe pensar, por su perímetro, que es aficionado a un croqueteo y todo le suena, al final, a una freidora crepitando. O quizás porque los americanos han popularizado todos estos gerundios del inglés: travelling, puenting, outsourcing, storytelling y así hasta el infinito. El asunto es que todavía hay gente que es capaz de confundir lo que es una selección de personal para una obra de teatro, una película, un spot o similar , con lo que viene siendo una croquetada gaditana que allá por las tierras donde domina el idioma de Shakespeare llaman catering y que los finos han importado. Catering es igual si hay mortadela de aceitunas, papas fritas y unas olivitas que si hay una deconstrucción de boquerones fritos sobre lecho de muergos dulces en su triple cocción. Una peña organiza su semana cultural y termina en un catering. Una cofradía da un pregón de un cartel o de una virgen y el broche del acto es un catering. A veces los sirve Pablo Grosso, a veces El Faro pero hay otras veces que se le encarga al cuñado del presidente que tiene un bache en la esquina. Qué más da. El croqueteo-catering (¿caterineo?) es más de Cádiz que los cangrejos moros. Hay especialistas en la materia: Sendero Luminoso, algún concejal y exconcejal, algún exasesor y gente de eso que llaman las fuerzas vivas, especialistas todos en el gañoting, en el cuelling, el valvuling. Gente que se alimenta a costa de otros, que la cosa está cortita. Como en Cádiz hay tantos actos sociales de medio pelo y tantos catering de chopped pork, hay gente que resuelve la cena a base de colarse en la fiesta, como si fueran Mecano. Cádiz es tan aficionada a no pagar que se ha convertido en tradición reciente la fiesta gastronómica patrocinada por cualquier institución en la que se reparten platos de cualquier vianda.

Así que el orgasmo para el croquetista fue el casting-catering de Cruzcampo en San Antonio. Lo de menos es la intención de buscar al gracioso de turno, que en eso también Cádiz es exportadora (ya saben, la ciudad que sonríe, una grassia pa matarse y todo lo demás). Así que con Cruzcampo llegamos al éxtasis: croqueteo, cerveza gratis, una cámara para grabar, la gracia de Cádiz, unas gordas bailando . El paquete completo. Faltaba que regalasen unas entradas para el Falla o para el Carranza, los dos templos gaditanos cuyo acceso por la cara es la ilusión de media ciudad. Qué arte hay en Cádiz, con qué age se dicen las cosas. Qué categoría más grande haciendo cola, cogiendo el vaso de cerveza, explicando ante una cámara qué es el sur o lo que sea que haya que explicar delante de una cámara, ¿cuándo salen las croquetas? A mí el arroz me gusta un poco pasaíto. Esencia del Sur, la Trimilenaria en su versión siglo XXI. Por mucho que se empeñe Jesús Maeso de la Torre o Arturo Pérez Reverte el cosmopolitismo de la tierra de la libertad se sustancia ahora acodados en una barra con unos pantalones piratas y una camiseta ceñida.

18.11.2011 Con la venia

Etiquetas:

Agua va

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

Según FACUA Cádiz es la segunda capital de España con el  agua más cara. Los ayuntamientos tienden mucho a colgar de la cuenta de resultados de las empresas de agua un montón de gastos y tirar de la caja de empresas de gran liquidez. Aparte de la cantidad de complementos que tiene lo que es el mero precio del agua(como se decía antes: “el líquido elemento”)

Stress es tres tres

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

Nuria Agrafojo tiene nuevo blog, cuenta en twitter y no sé cuántas cosas más. Qué fatiga.

Encuestas

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

En su web The Times publicó ayer una encuesta de Sigma Dos muy parecida a la que publicó El Mundo, cuyo director se hizo eco de los resultados. Una manera un poco zafia de saltarse la legislación española. El PSOE va a tener que esforzarse mucho, me quedaré sin viaje a Glasgow y alguno que otro me deberá una convidá , si los resultados son como los publicados por el centenario periódico inglés.

El mundo de la cultura

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

Siempre me han divertido mucho los manifiestos. Será por mi espíritu cotilla. No es que me parezcan mal, me parecen fantásticos aunque no sé si sirven para algo. Yo recopilé unos cuantos en su día y no sé si eso sirve para tener más votos, aparte de la relación de los colegas.  Veo con interés el de artistas que apoyan a IU. Muchos de ellos son amigos a los que quiero, algunos son artistas a los que respeto por su talento. Incluso los hay cuyas opiniones me resultan interesantes o su obra me resulta estimulante. Veo también algunos que deben ser artistas en la ducha, porque no los conoce nadie o se dan a sí mismos el presuntuoso título de tales(incluso algún político profesional hay por ahí). Otros de fuera de la provincia, añadidos para llegar a alguna cifra mágica(70). Me extraña, en cambio, que del carnaval sólo esté Faly Pastrana (¿y Paco Cárdenas y tantos otros que antaño firmaban los manifiestos de apoyo a IU?) y que no esté Javier Ruibal , que es un verdadero artista. Me encantaría ver también la lista de sindicalistas que apoyan a IU, por el mismo espíritu cotilla, nada más.

Sin noticias de Acuario

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011


Con Reyes Garcia-Doncel y su obra “Sin noticias de Acuario”, la presentara Antonio Serrano Cueto.

La moda verde

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2011

En la fila del supermercado, el cajero le dice a una señora mayor que debería traer su propia bolsa, ya que las bolsas de plástico no son buenas para el medio ambiente.

La señora pide disculpas y explica: “Es que no había esta moda verde en mis tiempos.”

El empleado le contestó: “Ese es ahora nuestro problema. Su generación no puso suficiente cuidado en conservar el medio ambiente.”

Tiene razón: nuestra generación no tenía esa moda verde en esos tiempos:

En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosa y las de cerveza se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la fábrica para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que se podían usar las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban.

Pero lleva razón, no teníamos esta moda verde en nuestros tiempos.

Subíamos las escaleras, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio ni oficina. Íbamos andando a las tiendas en lugar de ir en coches de 300 caballos de potencia
cada vez que necesitábamos recorrer 200 metros.

Pero tiene Vd. toda la razón. No teníamos la moda verde en nuestros días.

Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no los había desechables. Secábamos la ropa en tendederos, no en secadoras que funcionan con 220 voltios. La energía solar y la eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos.

Pero está en lo cierto: no teníamos una moda verde en nuestros días.

Entonces teníamos una televisión, o radio, en casa, no un televisor en cada habitación. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo, no una pantallota del tamaño de un estadio de futbol. En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hiciesen por nosotros. Cuando empaquetábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no cartones preformados o bolitas de plástico. En esos tiempos no arrancábamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el césped; usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre cintas mecánicas que funcionan con electricidad.

Pero claro que está Vd. en lo cierto: no había en esos tiempos una moda verde.

Bebíamos del grifo cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas de plástico cada vez que teníamos que tomar agua. Recargábamos las estilográficas con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las cuchillas de afeitar en vez de tirar a la basura toda la maquina afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo.

Pero,eso sí, no teníamos una moda verde por entonces.

En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o el autobús y los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o andando, en lugar de usar a su mamá como taxista las 24 horas. Teníamos un enchufe en cada habitación, no un regleta de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales desde satélites situados a miles de kilómetros de distancia en el espacio para encontrar la pizzería más próxima.

Así que me parece lógico que la actual generación se queje continuamente de lo irresponsables que éramos los ahora viejos por no tener esta maravillosa moda verde en nuestros tiempos.

Etiquetas: ,

En una tierra libre

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2011

Hoy presenta su nuevo libro Jesús Maeso de la Torre, gran persona, gran escritor y un orgulloso vecino de Cádiz desde hace años. En Público le hace Juanjo Téllez una interesante entrevista. A las 20 horas en el Ayuntamiento de Cádiz.

Etiquetas: ,

Jóvenes promesas

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2011

Me sorprendió gratamente la diputada socialista María Naval en el pleno de la Diputación de ayer. Estuvo suelta, con agresividad cuando debía y con desparpajo. Mejor que cuando estaba en el gobierno, que se limitaba a leer lo que le preparaban. Demostró capacidad y empuje y no se arredró en el debate. Hay que recordar que una de sus primeras intervenciones como diputada, en la presentación de Eduardo Galeano en el Salón Regio, se llevó un sonoro abucheo.

Etiquetas: