Despedida y cierre

Fernando Santiago Muñoz | 17 de junio de 2019

Cádiz en el Mail on Sunday

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

Activismo vecinal. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

Carlos Díaz, en los momentos de mayor dispendio, llegó a tener dos asesores: su secretario particular(como se decía entonces) y su jefe de prensa, el primero sustituido luego por un funcionario municipal. No se notaba la diferencia con respecto a los 15 de Teófila Martínez (entre ellos Ana Peral: Roma no paga a traidores) y a los 20 de José María González. No soy capaz de apreciar diferencias notables entre unas corporaciones y otras, o al menos no noto mejoría con mayor número de asesores. Bien es verdad que los equipos de gobierno de Carlos Díaz estaban compuestos , en la mayoría de los casos, por gente competente (excepción hecha del bogavantes , el peñista de la sierra mecánica y algún otro lunar aflamencado). Teófila era en sí misma un torbellino, un secante que apenas permitía a sus propios concejales adoptar iniciativas . Más bien su aparato se dedicaba a tiempo completo a la propaganda, lo que no la salvó, en 2015, de una derrota estrepitosa. Ahora con tantos asesores no se ha notado una mejora en la gestión, por muy buenos resultados electorales que haya tenido González. El Equipo de Gobierno que terminó ayer tenía, también, 10 concejales con dedicación exclusiva. Los de Teófila, 15. Carlos Díaz se peleó con la mayoría de sus concejales porque no quiso darle la dedicación exclusiva a una concejala. La Diputación ha sido más generosa a la hora de las dedicaciones exclusivas (hasta los portavoces de los grupos compuestos por un concejal la tenían) y los asesores, camino de los 40. Todo un aparato político debidamente engrasado, en una administración y otra, con cuantiosas subvenciones a los grupos institucionales, dinero que no se justifica en contra de lo que se obliga a hacer con otras subvenciones. Esas sumas de Ayuntamiento y Diputación se destinan a financiar los aparatos de los partidos que integran cada corporación: sedes, empleados, gastos variados. Eso de que los militantes sostengan a sus organizaciones es un concepto antiguo, de la misma manera que debe serlo que haya militantes dedicados a la noble causa de trabajar por sus vecinos sin percibir ni un solo euro del erario. La austeridad de Carlos Díaz fue famosa (aquella vez que invitó a comer mortadela al equipo director de la revisión del PGOU encabezado por Eduardo Mangada), aliviada con el tiempo por los bocadillos de Teófila. Hemos llegado al punto de que no se mueve un dedo si no es retribuido. Aquello que dijo una concejala de Marbella: papel que firmo, papel que cobro.

Fernando Santiago

Ojo, pinta

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

Abandonada

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

Vera Luque sobre el Trofeo

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

Éxito en el Momart

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

La boda del siglo

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

Se fue el caimán

Fernando Santiago Muñoz | 16 de junio de 2019

El poder de lo simbólico

Corporación 2019

Esto es un blog personal y voy a escribir un artículo donde se refleja mi opinión sobre los últimos acontecimientos políticos en B-CV. Tengo algo que decir, me ampara la legislación vigente y me lo piden muchas horas de silencio, miedo y frustración. Pero insisto: es mi opinión, tan respetable como otras, que seguro las habrá en el sentido contrario. Ofrezco este blog para todo aquel que quiera expresar la suya libremente, sea cual sea.

Corporación 2015-2019

El primer round ha terminado: PSOE e IU han llegado a un acuerdo para gobernar en coalición el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas los próximos cuatro años. Hay quien está decepcionado, porque piensa que es más de lo mismo y que el mandato del pueblo era el cambio. A mí me parece que era la opción más lógica, dados los resultados y, sobre todo, la historia de este pueblo desde 1983, con especial incidencia en la última legislatura.
Ya escribí que si tuviera que haber votado, lo habría hecho por la opción de  abstenerse y dejar que gobernara la lista más votada. No obstante, entiendo (entre otras cosas porque los escuché en vivo y en directo) los argumentos de la mayoría de los miembros de la asamblea local de IU, partidarios de entrar en el gobierno de coalición y que se puede resumir en aquella vieja frase de que la política la haces o te la hacen.
En la anterior legislatura, a IU le hicieron la política y ahora no estaban dispuestos a repetir la situación. Hay que esperar a como se desarrollan los acuerdos a los que han llegado, pero me llama la atención que uno de ellos es la creación de una concejalía de Memoria Histórica;  al igual que me llamó la atención que la oferta del PP y AxSí Andalucía excluyera la memoria histórica. En ese sentido, en Facebook se pudo leer: “Con esas premisas formaríamos un equipo de gobierno de los tres partidos (PP, AxSí e IU) basándonos en los programas electorales de los tres partidos. Que coincidíamos en que eran compatibles, y dejando claro que no incluíamos en el acuerdo los temas puramente ideológicos, como pudieran ser tema aborto, memoria histórica, o similares”. 
Parece claro que, al igual que ha pasado en muchos otros municipios de España, la memoria histórica ha unido al PSOE e IU (en otros casos, Unidas Podemos) y ha posibilitado la formación de gobiernos de izquierda en los ayuntamientos. VOX, para posibilitar que se aprueben los presupuestos de la Junta de Andalucía, ha impuesto serias cortapisas a la aplicación de la ley de Memoria Histórica y Democrática. Sobre esto, dice Carey Robin en La mente reaccionaria: “Esta es la tarea del populismo de derechas: apelar a la masa sin perturbar el poder de las élites o, por decirlo de manera precisa, aprovechar la energía de la masa para reforzar o restaurar el poder de las élites”. 
 
 
 
Es una opinión muy personal, en un blog personal,  ya lo sé, pero lo de intentar llegar a un consenso o hacer un referéndum sobre el lugar en el que debe estar el monolito de los sucesos que los anarquistas de la CNT Andalucía pusieron en la Alameda es una forma de que parezca que algo cambia para que no cambie nada. Creo que sigue siendo “reforzar o restaurar el poder de las élites”.
Lo siento, pero me trae a la memoria la famosa maldición de Casas Viejas, aquella que formuló Francisco Ascaso en 1933 al asignarle a toda la clase política la mayor de las responsabilidades: “Los espectros de los campesinos caídos en Casas Viejas rondarán eternamente alrededor de todos los políticos”. En nombre de la historia, de los 86 años transcurridos y de la sensatez y la dignidad, parece que ha llegado el momento de que apartemos a los sucesos de la política con letra minúscula y los situemos para siempre junto a la política con letra mayúscula, al lado del pueblo, donde ocurrieron y persistieron, acoplados a la gente que en sus carnes y en las de sus familiares han sufrido toda la represión posterior, y ligados, pegados, unidos y anexados a esta tierra que  hace 86 años sufrió el más mediático escarmiento y el pesado peso del poder.
Una vez, en un pleno, escuché que mientras siguiera el mismo alcalde, el monolito no volvería a la Alameda. A lo mejor se están dando las condiciones precisas para su restitución, al menos a medio o largo plazo.
Entiendo, aunque no lo comparta, a los que piensan que hay cosas más importantes que las cuestiones de memoria histórica, o democrática, como se llama ahora. Y no entiendo ni comparto a los que piensan que estas cosas, como la caca, cuanto más se mueven, más huelen.
El monolito es una metáfora de muchas cosas, entre otras, del poder de lo pequeño, de lo simbólico, de lo icónico, de tanto tiempo como ha estado viviendo este pueblo con la contradicción de no querer recordar pero no poder olvidar. Su restitución es otro paso más en ese largo camino que se inició en 1983 y podría formar parte de la recién inaugurada ruta de los sucesos de Casas Viejas.
Por encima de todo, tengo claro que estamos en un Estado de derecho y que la ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, dice en su artículo 3, apartado c, lo siguiente: “El derecho a la reparación plena, efectiva, rápida y proporcional a la gravedad de la violación y al daño sufrido, que supone la aplicación de medidas individuales y colectivas, la reparación moral, así como las de restitución, indemnización, rehabilitación y satisfacción”. La restitución del monolito a la Alameda  encaja de pleno en este  artículo, y más cuando en otro apartado se establece que esta ley abarca desde la Segunda República hasta la transición democrática.
En un artículo reciente, Josep Ramoneda escribió sobre el líder del PSOE a nivel nacional: “Sánchez […] tiene que configurar una agenda que devuelva a la izquierda el horizonte emancipatorio perdido y crear un espacio propio (con un amplio espectro de aliados) con capacidad de incidencia y presión. Un lugar de encuentro para los que se resisten a la contrarreforma de la derecha”. Me parece que el acuerdo entre PSOE e IU en B-CV puede ser “un lugar de encuentro” para los que pensábamos que era posible en este pueblo un cambio desde la izquierda. Abierta la caja de pandora, queda siempre la esperanza, que es lo último que se pierde.
Dos son para mí las aportaciones de los estadounidenses a la democracia moderna; la alternancia como base de la democracia con la limitación a dos de los mandatos públicos y el pacto tácito sobre el periodo de gracia de los cien días. No sé si la crispación y la división en la que está la política de este pueblo permitirá ambas, pero hay que intentarlo, porque, como nos ocurre con el pasado, estamos condenados a aceptarlo, ya que no tenemos otro.

La despedida de un hombre decente

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Frikadas

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Constituidos los ayuntamientos

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

He oído , en parte , los discursos de los portavoces de los grupos municipales de Cádiz y el del alcalde José María González. Aquí va mi opinión:

-Lo de Domingo Villero resulta insulso. Una manera como otra cualquiera de no decir nada. Eso de “apoyaremos lo que sea bueno para Cádiz y rechazaremos lo que sea malo”: pues claro, como todo el mundo. El caso es determinar qué es lo bueno y qué es lo malo.

-Papelón de la portavoz del PSOE, Mara Rodríguez, que debía explicar que su candidato a alcalde ni siquiera recoge el acta y que va a seguir sin ser ni carne ni pescao, no gobierno ni oposición. Eso de “oposición constructiva” es lo mismo que nada: nadie se reclama oposición destructiva.

– Espantoso Juancho Ortiz, todavía con la matraca de hace cuatro años, cuando el PP perdió la alcaldía. Es una herida que no ha debido cerrar porque supura aún. Quizás en el PP no han entendido que mamá se ha ido, que ya no está Teófila, que fue bonito mientras duró. Ahora los niños tienen que hacerse adultos y hacer su propia política sin recordarnos todo el rato las maravillas de Teófila.

-José María González ha estado más institucional que hace cuatro años, vestido más acorde con la ocasión, con un tono de alcalde de todos. A mi juicio se equivoca al hablar de lo que hizo el PP e incluso en insistir en la reducción del periodo de pago a proveedores y la reducción de la deuda, ambas medidas adoptadas por todas y cada una de las corporaciones locales en virtud de la Ley de Estabilidad Prespuestaria, no fruto de una buena gestión.Está muy bien continuar o ampliar las políticas de inclusión social. Lo que no se sabe todavía es qué idea de ciudad tiene el alcalde. Esperemos.

Lo peor para el PSOE la pérdida de El Puerto y lo mejor la consecución de Pueto Real. El Puerto tiene una mayoría sociológica de derechas que ha tenido traducción natural en el Ayuntamiento. Por si fuera poco David de la Encina se vio envuelto en las últimas semanas de su mandato por el caso del email donde pedía un trato de favor para hacer la campaña a la empresa pública de la Junta donde trabajaba.  Puerto Real tiene una amplia mayoría de izquierdas. Creo que Elena Amaya era una buena candidata para el PSOE y que la gestión de Podemos en  el Ayuntamiento de Puerto Real fue muy mala, llena de extravagancias. El error de Elena Amaya fue demonizar a los andalucistas y luego firmar un acuerdo con ellos.

Patricia Cavada dice que quiera cambiar el modelo productivo de San Fernando. No está claro qué quiere decir eso.

En Chiclana José María Román hizo lo que mejor sabe:  negociar y alcanzar un acuerdo con discreción y solvencia, como el buen gestor que es.

Fernando Macías negoció por su cuenta con el PP para evitar el gobierno del PSOE en Medina, cosa que ha conseguido.

Menos gente en San Juan de Dios que hace 4 años. Y Paco Cano revoloteando por ahí a ver si le cae un carguito de asesor, que está la cosa cortita.

 

Vox

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Guerra y paz. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

GUERRA%20Y%20PAZ%2001El pasado jueves día 6 de junio, se celebró el 75 aniversario del desembarco aliado en Normandía. Tal vez seducidos por Hollywood, muchos lo consideran como el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial. No cabe duda de su importancia para el desenlace de la contienda, sin embargo, los historiadores más rigurosos coinciden en afirmar que fue en Stalingrado donde se anuncia la derrota de la Alemania nazi. La invasión de Rusia había resultado implacable; Hitler aplicó la cruel estrategia de tierra quemada, las poblaciones tomadas resultaban arrasadas y por lo común se aniquilaban todos sus habitantes, incluyendo mujeres y niños. Desde el comienzo de la invasión en junio de 1941, la Unión Soviética suplicó inútilmente a Estados Unidos la apertura de un segundo frente que aliviara la presión alemana, pero cuando Hitler llega a las puertas de Stalingrado controlaba toda Europa, solo el Reino Unido resistía heroicamente. La batalla de Stalingrado duró más de seis meses, 700.000 soldados soviéticos murieron en la heroica resistencia que canta Neruda en sus conocidas odas a la gesta: “Stalingrado, aún no hay Segundo Frente, pero no caerás, aunque el hierro y el fuego te muerdan día y noche. ¡Aunque mueras, no mueres!”. No cayó, los asaltantes fueron derrotados, sus bajas se cifran en más de medio millón; una Alemania que hasta entonces no había conocido más que victorias, ya solo va a cosechar derrotas, la retirada iniciada en Stalingrado concluyó con la bandera del Ejército Rojo ondeando en el Reichtag de Berlín. 

Tras el final de la batalla de Stalingrado, los norteamericanos intervienen en Europa; la ocupación de Sicilia en julio de 1943 fue un ensayo del desembarco en Normandía. De manera que cuando se produce éste, la guerra en Europa ya estaba decidida, aunque la operación aceleró su final. La maquinaria de guerra estadounidense fue esencial para apuntillar a Hitler, mientras que la propaganda de Hollywood consiguió convencer al mundo de que la derrota nazi fue una proeza de los Estados Unidos. La historia fue otra, la guerra en Europa había comenzado en septiembre de 1939 con la invasión arrolladora del ejercito alemán, que ya en verano de 1940 parecía destinado a controlar indefinidamente todo el continente. Cinco años más tarde Alemania conocía la derrota total, el 30 de abril de 1945 Hitler se suicidó en un Berlín ocupado por el Ejercito Rojo y reducido a un montón de ruinas humeantes, aunque ya desde la derrota en Stalingrado el pueblo alemán y el mundo entero entendieron que Alemania estaba derrotada y Rusia, el país que más había sufrido con 27 millones de muertos, finalmente había vencido al poderoso ejército alemán. Con palabras de Churchill, “Rusia arrancó los testículos a la maquina de guerra de la Alemania nazi”.

Finalizada la guerra en Europa, el lanzamiento de dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, ordenadas por el presidente Truman, fuerzan la rendición de Japón que pone punto final al conflicto en su escala mundial. La tragedia que la humanidad había vivido conduce a la adopción de una serie de garantías de paz, el 24 de octubre de 1945, en la Conferencia de San Francisco se funda la Organización de Naciones Unidas con la finalidad primordial de proteger los derechos de hombres y mujeres. El 10 de diciembre de 1948 en Paris se proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos. También la Unión Europea es consecuencia de esos anhelos de paz, hoy amenazados por nuevas ideologías radicales.

Julio Malo de Molina

Hace 35 años

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Catas

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Carril multiusos

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Aquí con una camisa discreta

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Sobre el control de las horas extras. Por Luis Ramírez

Fernando Santiago Muñoz | 15 de junio de 2019

Que no se dude. Que no se dificulte por algunos, ¿malintencionados?, su puesta en marcha, con artículos, opiniones y conversaciones contrarias. Es una buena medida. Incluso afirmo que debería haberse adoptado antes. El registro horario real de la jornada laboral que se acaba de implantar, hace escasamente un mes, como obligatorio para las empresas, nos beneficia a todos. A los propios empleadores, para evitar un posible absentismo laboral fraudulento en el centro de trabajo, y, además, dará seguridad a los trabajadores porque se totaliza su jornada y tendrán documentadas sus posibles reclamaciones horarias, ante el empresario o ante el juez de lo social o ante la inspección de trabajo.

También obligará a cotizar a la seguridad social por lo realmente trabajado y cobrado, y, se reflejarán, en las futuras prestaciones individuales (IT, desempleo, invalidez, orfandad, viudedad, vejez) la realidad de la aportación personal al sistema. O, incluso, se mejorarán, como sería el caso de las cotizaciones por horas extraordinarias, los fondos de la propia seguridad social. Si, hoy día, necesitamos, como estado moderno y solidario, no solo mantener, sino aumentar, como se quiere, las pensiones en general, tenemos que mejorar, entre otros elementos, la recaudación.

El sindicato UGT mantiene que solamente aflorando las horas extras irregulares, en España se crearían 170.000 nuevos empleos. Si además se regularizan las horas en exceso trabajadas no registradas ni remuneradas, muy habituales en determinados sectores, y por ende no cotizadas ¿no se crearían otros tantos puestos de trabajo?, ¿no se incrementarán apreciablemente las cotizaciones a los seguros sociales?.

Vuelvo al principio, para ir terminando esta reflexión. El sistema de registro de jornada, implantado como obligatorio para todas las empresas es ventajoso y posible para todos.
Distinto es que no se quiera cumplir por algunos, por diversos intereses. Ah!,las dificultades formales que se observan por “esos algunos “ para hacer un registro fiable y objetivo de la jornada laboral, como se exige en la normativa, seguro que se resolverán, en un futuro próximo, en sede judicial. La doctrina de los jueces matizará los, a mi juicio, pequeños flecos que presenta esta norma que, reitero, ya es de obligada aplicación en las empresas.

Luis Ramírez Rodrigo.
Inspector de Trabajo (jubilado)

Vanidad

Fernando Santiago Muñoz | 14 de junio de 2019

Queda feo que el propio David Navarro diga de sí mismo que lo de el Carranza Femenino se le ocurrió a él. No sé si es verdad pero si fuera así es algo que tienen que decir los demás, no uno mismo. Queda feo.