Con la venia

Carnavales

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Ese Cadi

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Voces gaditanas del 23F

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Cerrado por miseria. Por Yolanda Vallejo

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

La miseria, como la venganza, es un plato que se sirve frío, sean cuales sean los ingredientes con los que se aliñe. Sienta mal digerirla en caliente, como casi todo; como las despedidas, como las riñas, como los malos entendidos y es difícil calcular su alcance cuando está recién salida del horno. Suele pasar y usted lo sabe. Ocurre siempre que nos apresuramos a evaluar los efectos devastadores del fuego cuando todavía quedan rescoldos, sin detenernos a pensar que cuando baje la marea, después del temporal, el océano vomitará en la orilla, sin misericordia, los restos del naufragio, pedazos de vidas destrozadas. Hasta ese momento, hasta que vuelva la calma, todo son conjeturas, a pesar de las evidencias. Y, después,

todo son datos, fríos datos, porque los que cuantifican los daños no tienen indicadores para medir el dolor, la tristeza, ni siquiera para medir el fracaso y el desengaño. Y mucho menos para medir la ruina.

Lo del virus no estaba previsto en el guion; ni para nosotros, ni para nadie, evidentemente. La soberbia de Occidente nos impendía ver más allá de nuestras propias narices y nos acunaba con un «¿cómo nos va estar pasando esto?». Adanes en este paraíso, no queríamos mirar hacia atrás, tal vez para no convertirnos en estatuas de sal o tal vez para no admitir que por este camino ya habíamos pasado, o ya habían pasado nuestros antepasados, con los que habíamos roto todo tipo de relaciones. Ellos vivieron epidemias, guerras, hambre, pero nosotros somos más fuertes, somos más inteligentes, estamos más preparados y somos indestructibles. Porque solo somos aquí y ahora.

No hay nada que duela más que la evidencia de un niño señalando el vestido nuevo del emperador. Y no hay nada más cierto que el viejo dicho que dice aquello de que la miseria llama a la miseria; y es que cuando la miseria entra por la puerta, el amor sale por la ventana. Solo hay que darse una vuelta por Columela, por ponerle un nombre a la herida.

Primero fueron las franquicias, pero como nos habían dicho que las franquicias eran un invento del demonio capitalista y explotador –aunque los trabajadores de las franquicias viviesen en su misma macetilla y sus hijos fuesen al mismo colegio que los suyos–, casi aplaudimos el cierre de Zara, de Bershka, de Lefties, de Massimo Dutti, de Oysho. Luego cerraron Purificación García o Trucco, pero eran tiendas caras y tampoco nos importó mucho. Después le llegó el turno a Precchio, Inside, Todomedias, Game, NYX, Imaginarium, Las Libreras, Pampling, La Tapería de Columela, el freidor Casa Sobrina, Los Napolitanos y la herida empezó a escocer demasiado… Los abusivos precios de los alquileres –la avaricia, ya se sabe, rompe cualquier saco–, las restricciones de la movilidad que cierra las puertas al turismo y también a nuestros vecinos, la inseguridad –esta continua y densa sensación de que se está en expectativa– y el desamparo por parte de las administraciones, fueron el caldo de cultivo perfecto para alimentar la miseria y amplificarla.Antes fue LTK y ahora es Airbus –que lleva amagando el cierre desde julio del pasado año– la que se suma a la pesada cadena de cierres en nuestro entorno. Unos y otros son cierres legales, pero como decía Goethe –sé que citar a Goethe es muy cenizo por lo del efecto Werther– «la ley es poderosa, pero más poderosa es la miseria».

Poderosa y devastadora. Porque lo que vemos ahora son solo los destrozos de las embestidas del mar enfurecido, pero cuando la última ola se retire, cuando todo esto pase y la pandemia sea solo un mal recuerdo de números y letras borrosas, será el momento de cuantificar las pérdidas, y de evaluar en qué situación se queda una ciudad que vendió su alma al turismo a cambio del pan para hoy sin pensar en el hambre de mañana.

 

El voto independentista

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Plaza de España

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Corpus

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Márquez y Treviño

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Ancha

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Hoy

Fernando Santiago Muñoz | 23 de febrero de 2021

Lucha de clases. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

DEL Mayo del 68 dijo Pier Paolo Pasolini, militante del Partido Comunista de Italia, que era un reflejo de la lucha de clases: los niños ricos que jugaban a la revolución y los pobres policías que defendían la democracia. Me parece que esa atinada reflexión del cineasta es de aplicación a las revueltas callejeras nocturnas en Barcelona, Madrid y alguna que otra ciudad andaluza. Los policías suelen ser gente de origen humilde que cumplen las órdenes que reciben. Pueden ocurrir excesos, como el bolazo que hizo perder un ojo a una chica en Barcelona o los salvajes que se liaron contra unos ciudadanos en Linares, pero si hay algo evidente es que los que participan en estas revueltas callejeras con la quema de contenedores, motos y coches, destrozos en el mobiliario urbano y asalto a los comercios ni han oído jamás cantar a Pablo Hásel ni saben por qué está condenado ni han leído ninguna de las sentencias, van hacer el salvaje, amparados por una supuesta defensa de la libertad de expresión, aunque apedreen periódicos y agreden a periodistas . Un reducido grupo de niñatos que en lugar de ponerse hasta las cejas en cualquier botellón o quitarse el aburrimiento en la mansión de papá , salen a la calle a divertirse, gente pija que grita “viva la lucha de la clase obrera”. Lo sorprendente es que haya integrantes del Gobierno de España que en nombre de la izquierda defiendan este ejercicio de vandalismo. En lugar de defender a los empleados públicos que defienden la democracia, apoyan a los violentos. Su papel debería ser reformar el Código Penal para eliminar el delito contra los sentimientos religiosos o las ofensas a la Corona y afinar el de exaltación del terrorismo , lo que no se puede es apoyar a estos descerebrados si se está en el Gobierno. Qué pensarán o pensarían los que con riesgo de su vida defendieron la democracia y las reivindicaciones obreras de Podemos y sus mariachis: Eduardo Saborido, Julio Ruiz, Juan Pérez, Diamantino García, Pepe Díaz, Manolo Delicado, Ignacio Gallego, Tomás García, Gabriel Delgado, Sebastián González por citar a los andaluces. Supongo que mirarían estupefactos lo que se dice en nombre de la izquierda aquellos cuyo único interés es mantener sus generosos salarios y su estatus. No sé si quienes lucharon en defensa del sector naval de la Bahía de Cádiz, que recibieron bolazos de goma de aquellos “pañuelitos verdes” relatados en el famoso tango de carnaval “En el pasado octubre” pueden sentirse identificados con los neocayetanos que hacen el salvaje. Puede que hasta el mismo Julio Anguita hiciera una defensa de la libertad de expresión para luego despreciar a los niños pijos que queman contenedores .

El Barça

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Contra el turismo …¡cuando no hay turistas!

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Paco Alba en Zona Historia

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Punto limpio sucio

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Botones

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Nuevo libro

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

6E50B083-0597-4948-AD84-32A6540914F8A

JUICIO LETAL

Finalizar este juicio
puede acabar con su vida

Tras serle detectado un grave cáncer de pulmón, el prestigioso abogado Daniel Radler abandona su bufete y se recluye en una lujosa mansión de madera junto a un pantano para hacer balance de su vida y su oficio.

Al tiempo que fantasmas de su pasado
vuelven para reclamarle cuentas pendientes, Radler conoce a una enigmática mujer que lo arrastra a defenderla en una terrible causa
criminal por una estafa a enfermos terminales.

¿Conseguirá el abogado que se haga
justicia antes de que su enfermedad
y el juicio le roben la vida?

JUICIO LETAL es un thriller judicial
inspirado en hechos reales
que continúa la saga de La Baraka
iniciada con A la velocidad de la noche,
novela que va a ser llevada al cine.

PREVENTA A PARTIR DEL 1 DE MARZO

 

 

Fiestas Típicas

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Coros míticos

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021

Cabalgata

Fernando Santiago Muñoz | 22 de febrero de 2021