Qué cosas más raras

Fernando Santiago Muñoz | 18 de noviembre de 2018

El hombre que susurraba a las caballas

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Una serpentina para Basilio. Por Antonio Burgos

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Iba a decir que tener en Cádiz el Antifaz de Oro es como tener en Francia la Legión de Honor, pero no: es más todavía. Es por lo menos como tener la Laureada en la Academia Militar de Zaragoza, como tener el Cervantes en el Café Gijón, como tener el Pulitzer en la redacción del “New York Times”. Un premio sin dotación económica alguna, más que una insignia de solapa de oro, que representa un antifaz y que significa que quien la lleva es camisa vieja del Carnaval, vieja guardia de los tangos, socio fundador de las chirigotas, veterano victorioso de cien guerras de cuartetos. Lo del antifaz de oro siempre me ha inquietado mucho. A pesar de este carácter simbólico de homenaje a las grandes figuras, el antifaz no es característico del Carnaval gaditano, donde no se llevan los disfraces costeados y lujosos, sino las máscaras de mamarracho, improvisadas genialmente con lo que se tiene a mano y vámonos que nos vamos, y donde tampoco se llevan los antifaz, pues en el supremo arte de la ficción, el mejor antifaz es, en todo caso, el que va pintado sobre la cara, nunca el que se compra uno en una tienda. Nunca me expliqué esto del antifaz, aunque fuera de oro. Hombre, si fuera un plumero de los antiguos de los de hacer el juego erótico con la amada quitándole papelillos, si fuera una serpentina, si fuera un pito de caña…El antifaz de oro se lo dan a viejos comparsistas, no sólo a autores de letra y música, sino a componentes de agrupaciones, a todos los que con su esfuerzo anónimo hacen la fiesta a lo largo de los años. Años que tiene sobrados el Antifaz de este año: Basilio Ruiz, corista de la cuerda de tenores del coro de La Biña. A sus 77 años, Basilio, el bueno de Basilio sigue con la misma ilusión que un chaval formando parte del coro del que es un símbolo. Salir de corista no es lucirse el domingo en la plaza delante de la batea, ni llorar en el Falla por un primer premio… o por un cajonazo. Salir de corista es ir todas las noches, de octubre a febrero, al colegio de La Salle en el Corralón, llueva, ventee o den partido de fútbol por la tele. Aguantar al director metiendo la voz del tango o del cuplé. Aprenderse una tras otra todas las letras del repertorio. No desafinar en esa puñetera cuarteta del popurrí. Una noche y otra, hay centenares de hombres que evangélicamente lo dejan todo en Cádiz, familia y trabajo, y se van al local de ensayo de su coro, su comparsa o su chirigota.

Basilio viene haciendo esto hace más de veinticinco años, y sin perder nunca la sonrisa del temple que le dan sus diarias caminatas por la playa, en invierno y en verano. Teniendo que cantar letras de broma cuando la tragedia, lo sé, se cebaba en su familia. Restablecido el Carnaval en febrero y en libertad, salió en el primer coro de La Viña. Para mí que fueron de “Los liberales de 1800″ porque le copiaron el tipo a este verdaderomcaballero doceañista que en el Carnaval de cada día se disfrazó de zapatero o de recovero. Echo las cuentas de los repertorios y desde 1978 Basilio ha cantado en el concurso y en la calle más de 300s letras distintas de tangos, más de 300 cuplés distintos, más de 25 presentaciones y popurrís. Desde el tango del Paraíso del Falla de “Los Liberales”, pasando por el “Tengo dos novias bonitas” de “La plastilina” o por el del “Juan Sebastián Elcano” de “Cuarenta en bastos”, Basilio no es solamente la historia del coro de La Viña, sino del Carnaval gaditano. Es el decano de comparsistas y coristas. Un ejemplo de gaditano y de señor. Que va diciendo maravillas de alegría desde la batea del coro, cuando algunos sabemos las amarguras de la vida que tiene que llevar por dentro. Hoy que su coro viñero de usted abre el Carnaval, permítame, Basilio, que le tire como homenaje esta serpentina en forma de artículo.

 

Ufff

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Expresión del Defensor del Pueblo y antiguo párroco del Cerro del Moro, Jesús Maeztu, como si ya hubiera terminado la rehabilitación del barrio,cuya última fase acaba de ser presentada. Lleva 30 años para ejecutarse, prueba evidente de la buena gestión de la Junta. No me extraña que resoplase el exsacerdote.

Collage. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

serviciodecorreo.esSi la abstracción fue la gran aportación estilística del siglo XX a las artes plásticas, ésta se desarrolla con especial coherencia en la técnica del collage, pues respira una libertad que conduce a las sorpresas, los juegos y la improvisación. Pocos artistas se han desenvuelto en el collage con el embrujo de Henri Matisse, a quien se le tiene por el primer pintor moderno, ya que él prescinde de la perspectiva, es decir del afán de representar las tres dimensiones que percibimos en el espacio euclidiano, y ciñe sus creaciones a las dos dimensiones del lienzo o de la tabla que maneja. Juan Gris y Picasso recurren al collage en sus cuadros cubistas. David Hockney sostiene que el collage es el arte de nuestra época y lo entiende como capas en el tiempo. Algunos autores emplean el collage en maridaje con la pintura, con creaciones de técnica mixta. No es extraño que un diseñador grafico como Emilio Gil realice su producción puramente artística mediante el collage como técnica exclusiva, ya que antes de la implantación de las tecnologías digitales en el diseño editorial, el “corta y pega” era forma habitual de trabajo por parte de los creadores de esa generación, como: Alberto Corazón, Enric Satué, Cruz Novillos y Roberto Turégano.

En la ciudad de Cádiz, los amantes del arte disponemos de una excelente ocasión para disfrutar una refinada muestra de esta técnica plástica. Emilio Gil (Madrid 1949) y José María Cortés (Sevilla 1954) presentan una sugestiva selección de trabajos producidos entre ambos tras cuatro días de encierro en el taller del conocido diseñador en Alcuneza (Guadalajara). En esto Emilio se parece a Le Corbusier, a quien se considera padre del Movimiento Moderno, el maestro suizo trabajaba por las mañanas los proyectos de arquitectura en su despacho de Paris, para disfrutar las tardes en otro lugar, un estudio más reservado para pintar. Él decía: “El arte no es adorno, su único objeto es suscitar emociones”. La exposición de Emilio y José María en Cádiz, en la sala del colegio de arquitectos, viene a demostrar esto, a través de una serie de collages realizados en cadena, donde uno ha comenzado, el otro continua. Cada uno ha trabajado un cuadrado de 30 x 30 cm, fondo gris para José María, mientras que Emilio ha pegado sus retales sobre cartulinas negras, un encadenado del trabajo de los dos creadores, donde uno llega, el otro prosigue.

La exposición se titula mediante una frase de Paul Klee: “Dibujo un punto y lo pongo a viajar”, ésta es la manera a través la cual Emilio y José María han desarrollado sus trabajos de creación libre, sin encargo y sin cliente, como oposición a sus quehaceres respectivos, uno como diseñador grafico, el otro como arquitecto. Emilio declara que siempre comienza colocando una pieza sencilla en el centro del formato para que se ponga a viajar. Así enlazan retales que proceden de otros tiempos y otros lugares, a la manera que los dadaístas denominaban “cadáver exquisito”. Emilio Gil fundó en 1980 Tau Diseño, una de las empresas españolas pioneras en este oficio, él mantiene una intensa actividad en tiempos turbulentos con su sonrisa de tipo grandullón y bueno. Fue comisario de la muestra “Cien años de diseño grafico en España”, es un amable maestro y agradezco la gentileza de haber reseñado alguno de mis modestos trabajos. La amable sensibilidad artística de José María Cortés le cualifica como el optimo compañero para esta aventura.

JULIO MALO DE MOLINA.

Manipuladores en Catas con Arte

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Otra pamplina

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Chaquetillas del mundo

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Carlos

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Paradoja

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Para ofendiditos

Fernando Santiago Muñoz | 17 de noviembre de 2018

Había estado nevando toda la noche. Y así fue mi día:

8:00 Hice un muñeco de nieve.

8:30 Un feminista pasó y me preguntó por qué no había hecho una mujer de nieve.

9:15 Hice una mujer de nieve.

9:37 La canguro de los vecinos se quejó del voluptuoso perfil de la mujer de nieve diciendo que era sexista y un menosprecio a la mujer.

10:20 Una pareja gay que vivía cerca protestó porque no estaba dando visibilidad a la homosexualidad y debía haber hecho dos hombres de nieve.

10:45 Los vegetarianos de la calle se quejaron de la nariz de zanahoria diciendo que las verduras son comida y no para decorar figuras de nieve.

11:28 Me denunciaron anónimamente a “SOS Racismo” porque el muñeco de nieve era blanco.

11:51 El musulmán que vive al otro lado de la calle exigió que la mujer de nieve llevara un burka.

12:40 La policía llegó diciendo que había una denuncia, alguien había sido ofendido.

12:53 La vecina feminista se quejó alegando que la escoba de la mujer de nieve debía ser retirada porque encasillaba a las mujeres en un papel doméstico.

13:10 Un fiscal llegó y me amenazó con iniciarme una causa.

13:25 El equipo de noticias de la TV apareció. Me preguntaron si sabia la diferencia entre hombres de nieve y mujeres de nieve. Respondí: “Sí, las bolas (de nieve)” y ahora me llaman sexista.

15:00 Aparezco en las noticias como presunto terrorista, racista, machista, delincuente con sensibilidad homofóbica, empeñado en provocar problemas durante el mal tiempo.
Hasta se dice que soy banquero.

16:40 Me preguntaron si tenía algún cómplice.

17:00 Hicieron un programa especial en TV para hablar del caso.

17:29 Organizaciones ecologistas me acusaron de contaminar la nieve.

18:00 Podemos ha convocado una manifestación contra los muñecos de nieve y sus reminiscencias navideñas. En Venezuela eso no ocurre, dicen.(en parte porque no nieva).

18.05. El Gobierno de Sánchez ya ha anunciado un decreto ley que prohibe los muñecos de nieve.

18.10 Los independentistas catalanes afirman que en Cataluña los muñecos de nieve son una imposición del estado español.

Moraleja: Esta historia no tiene moraleja, sólo es la España en la que vivimos hoy en día.

A las 19 horas en la Diputación

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

Hazte oír

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

Jubiletas. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

 

En contra de la opinión del Gobierno soy un firme defensor de que se amplíe la edad de jubilación a los 70 años . En algunos empleos penosos pudiera adelantarse (la construcción, la agricultura, el régimen especial del mar) y en otros ampliarse (la sanidad, la docencia, la justicia).  Hay miles de razones: España es uno de los países con más bajo índice de natalidad y con mayor esperanza de vida, una mezcla perversa que  hace imposible tener un sistema económico que permita  las cotizaciones necesarias para que la Seguridad Social sea viable , salvo que se incorporen muchos inmigrantes. Encima cargamos al sistema con un generoso mecanismo de bajas incentivadas,  regulaciones de empleo,  pensiones de invalidez de cualquier naturaleza. Va a ser más cierto que nunca la frase de que todo tiene un límite, hasta la seguridad social. No puede ser que haya gente con 20 años cotizados que van a tener 35 años de  vida subsidiada. En todos los parámetros sobre calidad asistencial estamos a la cola (gasto en sanidad,  en educación,  en dependencia, en I+D+i ) menos en pensiones, que estamos a la cabeza de la OCDE. Lo siento por el gimnasio Santa Gadea, que verá mermar su asistencia por las mañanas, llenas de jubilados que quieren llevar una vida sana, lo siento por los innumerables talleres y cursos de todo tipo que hay por Cádiz (escritura creativa, pintura, inglés, música, alfarería, teatro) porque sin los pensionistas no serán viables. Es que, digámoslo pronto, los pensionistas se aburren,  La gente se jubilaba antes con 60 ó 65 años y estaban  hechos polvo. Ahora cuando  se jubilan están como una rosa. Se dedican a todo tipo de actividades físicas y artísticas, a viajar sin parar y a asistir a toda convocatoria que haya en la ciudad . Lo siento de manera especial por Podemos y las múltiples movilizaciones que convocan : las mareas verán reducir su asistencia, compuestas de manera principal por jubilados ociosos. Si usted contó el otro día los escasos asistentes a la  movilización frente a la puerta de los juzgados vería que en sus ¾ partes eran jubilados. Cada vez que Podemos convoca alguna movida se llena de jubiletas.  Son inasequibles al desaliento. Sea lo que sea lo que se convoca, ahí están los jubilados gaditanos gritando las consignas de rigor. Supongo que da igual perderse ese día el gimnasio y  pensarán que en lugar de ir a pasear por el Campo del Sur , se  manifiestan por cualquier causa noble. Comprendo que es una medida drástica  y que en la Podemia, que diría Arcadi Espada, causará urticaria.

Fernando Santiago

Mañana se cumplen 20 años de la muerte de Quiñones

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

Medina con luz propia

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

De Don Jorge a Don Javier

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

Qué raro que no se le dé importancia a los dos casos más importantes de vejaciones o abusos habidos en la diócesis de Cádiz. Al menos que conozcamos. Se ocultó de manera premedita el caso de Jorge Oroz hace 45 años en el colegio San Felipe Neri, dada la influencia que  la congregación marianista tiene en la ciudad. Oroz, condenado en firme, no pisó jamás la cárcel. La última vez vivía en la calle Doctor Esquerdo de Madrid, en un piso de los marianistas. Fue condenado por abuso de menores y por pornografía infantil. Javier López Luna fue condenado por vejaciones y ahora es juzgado por abusos. Cuenta con el apoyo de los Salesianos y el silencio cómplice de Zornoza. Estos dos casos son los conocidos. Habrá que ver algún día cuando alguien se atreva a contar otros casos. La Conferencia Episcopal Española no podrá esconderse.

Ortografía

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

Hace 10 años

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018

Noticias

 

15/04/2008 LA JUNTA DE ANDALUCÍA ADJUDICA LAS OBRAS DEL TRANVÍA METROPOLITANO A SU PASO POR SAN FERNANDO POR 52,8 MILLONES DE EUROS

La UTE Sacyr-Prinur ejecutará el tramo por la Calle Real en el plazo de 18 meses

El consejo rector de Ferrocarriles de la Junta de Andalucía, empresa pública de la Consejería de Obras Públicas y Transportes, ha adjudicado hoy a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Sacyr-Prinur la ejecución de las obras de infraestructura y superestructura de vía del Tranvía Metropolitano de la Bahía de Cádiz correspondientes al tramo Caño Zurraque-San Fernando. La oferta económica asciende a 52,8 millones de euros y el plazo de ejecución es de 23 meses. La oferta establece un plazo inferior, de 18 meses, para la finalización del tramo que discurre por la Calle Real, al objeto de que las obras puedan estar culminadas en 2010, año que en el que se celebran los actos de conmemoración del bicentenario de las Cortes de 1810.

El tramo Caño Zurraque-San Fernando discurre, fundamentalmente, por el término municipal de San Fernando. Tiene una longitud de trazado de 5,8 kilómetros, en los que se localizan ocho paradas.

El inicio del trazado, que es la continuación del tramo Chiclana-Caño Zurraque, se localiza en las proximidades del Caño Zurraque, y discurre paralelo a la autovía CA-33 (San Fernando-Cádiz) hasta el enlace con el polígono de Tres Caminos, donde su ubica la primera parada. El recorrido continúa por el Caño de Sancti Petri y el entorno del Puente Zuazo, donde concluye el tramo interurbano, de 2,5 kilómetros de longitud. La continuación, ya en el tramo urbano de San Fernando, se inicia en la calle del Puente Zuazo, donde se ubica la segunda parada de este tramo, y discurre por Venta Vargas y la Calle Real, que será objeto de un proceso de reurbanización de fachada a fachada, que incluye su semipeatonalización. En la zona peatonal de la Calle Real se ubicarán cuatro paradas.

Reurbanización

Este proyecto de reurbanización, que abarca también a las plazas anexas a la Calle Real, tendrá una terminación final con losas de granito para la solería, e incluye la renovación de todos los servicios afectados (redes de saneamiento y suministro urbano) situados bajo la plataforma del tranvía, así como la retirada de todos los cables aéreos o en fachada, que serán soterrados. Asimismo, se prevé la instalación de un servicio de retirada de neumática de basura.

El trazado continúa por la calle Santo Entierro y Plaza de la Fuente, en cuyas inmediaciones se ubica la séptima parada de este trazado. El tranvía cruza posteriormente la rotonda de Gómez de Pablo hasta alcanzar el intercambiador de la Ardila, donde se encuentra la última parada y el final de este tramo, que tiene su continuidad en la estructura de conexión (viaducto) que permitirá la prolongación del trazado hasta Cádiz por la línea ferroviaria, y que se encuentra en fase de ejecución.

Entre las estructuras singulares de este tramo figuran el puente sobre el caño Zurraque y el puente sobre el Caño Sancti Petri para salvar el entorno natural en ambas localizaciones. Otra actuación singular será la inclusión de un carril bici en la plataforma tranviaria del tramo interurbano.

Todas las actuaciones relativas a la ocupación del viario público por parte de las obras en el término municipal de San Fernando serán coordinadas por la empresa adjudicataria, el Ayuntamiento de San Fernando y la Junta de Andalucía.

El Tranvía Metropolitano de la Bahía de Cádiz es el sistema de transporte promovido por la Junta de Andalucía para mejorar la movilidad en la Bahía de Cádiz, bajo los parámetros de eficacia (en tiempos de recorrido y frecuencia de paso), sostenibilidad ambiental, seguridad e intermodalidad. Este tranvía conectará las poblaciones de Chiclana y San Fernando, prolongando su recorrido hasta Cádiz, a través de la Línea Ferroviaria Sevilla-Cádiz, gracias a la estructura de conexión que se está ejecutando en el entorno de la Ardila (San Fernando).

El trazado consta de 24 kilómetros, de los que 13,6 kilómetros discurren a través de una nueva plataforma tranviaria, y los 10,5 kilómetros restantes a través de la línea ferroviaria Sevilla-Cádiz. El número de paradas previsto es de 22, de las que 17 se ubican en el tramo tranviario entre Chiclana de la Frontera y San Fernando, y las cinco restantes son las estaciones ferroviarias de la prolongación hasta Cádiz. El tiempo de recorrido entre los dos extremos será de algo más de media hora y la población servida (situada a una distancia no superior a 500 metros de una parada) es de 233.500 personas.

Avances del proyecto

Actualmente, se encuentra en fase de ejecución la estructura de conexión del tren-tranvía con la línea ferroviaria Sevilla-Cádiz, lo que permitirá prolongar el recorrido del tranvía hasta la capital. Por otra parte, se encuentra en fase de evaluación de ofertas el concurso para la adjudicación de las obras del tramo interurbano entre Chiclana y Caño Zurraque.

Recientemente, la Consejería de Obras Públicas y Transportes y El Ministerio de Fomento suscribieron un convenio para la integración de una plataforma tranviaria en el nuevo puente de acceso a Cádiz. Asimismo, la Consejería de Obras Públicas ha licitado los proyectos de los ramales de conexión de esta plataforma con el núcleo urbano de Cádiz y la línea ferroviaria Sevilla-Cádiz. Estas dos actuaciones, en coordinación con el Tranvía Metropolitano, contribuirán a prolongar los servicios ferroviarios en la Bahía de Cádiz.

Cerro del Moro hace 50 años

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2018