Chungo de papeles. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 14 de mayo de 2018

 

Hace 33 años publicó la revista “Andana” un reportaje sobre el incumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de famosas agrupaciones. La reacción fue la habitual: amenazas e insultos de algunos afectados, incluso en directo durante el programa que tenía Pepe Benítez en Radio Cádiz. Hace unos meses publiqué(perdón por citarme a mí mismo) que se había colado un inspector de trabajo en un festival de comparsas en el Momart lo que provocó que algunos componentes tuvieran que salir corriendo porque percibían algún tipo de prestación , no podían cobrar por actuar y tenían menos papeles que una liebre. La reacción fue la de siempre: amenazas con poner el asunto en manos de “nuestros abogados”(¿porqué los tontos suelen tener varios abogados en lugar de uno solo?). Ahora hemos sabido que la Inspección de Trabajo ha enviado cartas a unas cuantas agrupaciones de carnaval donde les reclama dinero y les solicita regularizar la relación laboral con quienes cantan en las actuaciones remuneradas. Lo primero que me llama la atención es el incumplimiento de la máxima “para tener la boca grande hay que tener el culo limpio”. Leo a algunos directores de agrupaciones cañeras (Los equilibristas, por ejemplo) que se sorprenden porque les piden que cumplan con la ley, lo que no les impide cantar un repertorio muy radical contra el sistema, contra el liberalismo, contra la casta, contra el Ibex ,contra el PSOE contra el PP y contra quien sea menester. Eso sí, de cumplir las leyes hablamos otro día, que eso es cosa de pringaos. Aquí a hacer caja. El Equipo de Gobierno se ofrece a asesorar a las agrupaciones, no se sabe si para que cumplan o para que no cumplan con las leyes. El colmo de los colmos es el del Comandante de los Autores que reclama un trato de favor para los grupos afectados. Es decir, todos los españoles tenemos que cumplir la ley menos los españoles que cantan en el carnaval porque es algo distinto, especial, con mucho arte y lo hacen por Cádiz y su carnaval. El Comandante de los Autores, que fue comunista y ahora es liberal- conservador, defiende a los suyos con razón o sin ella. Al final todo tiene que ver conque lo que era una afición se ha convertido en una profesión para algunos y para otros en un complemento a su salario, pero se requiere todo en negro. A Hacienda que paguen los pringaos y los papeles que los hagan los tontos. Nada impedirá que el año que viene vuelvan a dar lecciones de ética, de democracia y hagan otros repertorios radicales . Como dijo Salvi Domínguez “tengo que reconocer que vengo chungo de papeles”

Fernando Santiago

Poesía

Fernando Santiago Muñoz | 14 de mayo de 2018

La cloaca gaditana de la Junta

Fernando Santiago Muñoz | 14 de mayo de 2018

12033071_740286929414759_141637532467585125_n

 

Fernando Villén, denunciado por usar tarjeta black en un prostíbulo. La relación de enchufados en la FAFFE es larguísima con apellidos famosos y otros que dan lecciones de ética.En El Mundo el reportaje era demoledor.

Saltar la reja. Por Yolanda Vallejo

Fernando Santiago Muñoz | 14 de mayo de 2018

Hay una generación de españoles –puede que incluso sean dos generaciones- que crecimos haciendo murales y maquetas. Se suponía que era una manera de aprender visualizando los conceptos, y aplicando la cosa aquella de las escalas para las que soy, dicho sea de paso, una absoluta negada. El caso es que en nuestra tierna infancia, hicimos maquetas de casi todo, usted también, porque no contentos con hacernos recortar y pegar piezas en las aulas, en casa nos obsequiaban con reproducciones recortables de catedrales del mundo, de puentes colgantes y monumentos espantosos, con las que –encima- pretendían entretenernos. Así estamos, y así se explican muchas cosas.

Así se explica, por ejemplo, esa pulsión obsesiva por los paneles y las maquetas con los que las administraciones presentan cualquier proyecto, anteproyecto o idea peregrina. Todas bajo el denominador común de lo mismo da, que da lo mismo. Uno mira los murales y los prototipos, y luego comprende el larguísimo trecho que va del dicho al hecho, si es que alguna vez se llega a materializar alguno de los diseños que se presentan. Porque de lo que pudo haber sido y no fue, existe un catálogo enorme en esta ciudad. Proyectos que no pasaron del cartón y que forman parte de una ciudad imaginaria e imaginada por las mentes preclaras que nos han gobernado. Ejemplos hay, como le digo, muchísimos. Desde un helipuerto, a un cementerio flotante –lo de los palafitos en mitad de la bahía, ¿se acuerda?- pasando por los “hitos” que algún concejal quiso construir en la entrada de Cádiz –los hitos iban de comparsa de un Palacio Metropolitano de Espectáculos, del que nunca más se supo-, o los siempre recurrentes acuarios y la playa de la Alameda. Con los proyectos irrealizados de esta ciudad se podría confeccionar la auténtica antología del disparate urbanístico en paneles y maquetas.

No es nuevo, ya le digo. Algún alcalde tardofranquista quiso tirar la parroquia de San Antonio, por vieja, y poner en su lugar un hangar tipo Kiko Argüello, además de arrasar todo el frente isabelino de Canalejas –todavía se llamaba Canalejas- para construir rascacielos. En el Archivo Histórico Municipal están los planos, no me invento nada. Porque para invenciones, ya le digo, tenemos donde elegir. Y desechados los proyectos en torno al castillo de San Sebastián, los de la plaza de Sevilla e incluso los del recinto exterior de la Zona Franca, nuestros políticos han puesto –una vez más- sus misericordiosos ojos en esas trescientas hectáreas que según dicen serán la solución de todos nuestros males. Integración del puerto-ciudad, lo llaman. Y lo han hecho realidad –una vez más- de manera virtual en unos paneles fantásticos. Murales de toda la vida, vamos.

Porque dejando a un lado los condicionantes geográficos de la zona en cuestión –no volveré a decir que está lejos, pero es que lo está- y dejando a otro lado los condicionantes económicos, los proyectos presentados son dignos de estudio. Cada uno por separado, o los cuatro juntos, con esos muñequitos felices y esas norias y esas bicicletas de mentira, que son, en palabras de la urbanista Teresa Bonilla “una proyección simbólica de que la ciudadanía se adueña de este espacio”. El primero de ellos plantea la creación de un “centro de alto rendimiento, una escuela de buceo y la construcción de una piscina”, tres equipamientos, como todo el mundo sabe, muy necesarios en nuestra ciudad. El segundo propone un parque temático dedicado al carnaval “complementario al museo que se proyecta en la Torre Tavira” –complementario, y lejísimos, claro- y la construcción de hoteles “con casino incluido, siguiendo el modelo de Las Vegas” -ahórreme el comentario.

En el tercero, se incluye la construcción de viviendas y alojamientos para “estudiantes e investigadores” [sic] y el pelotazo de un Museo de la Navegación y Comercio de Indias “potentes” –excúseme el entrecomillado, pero la ocasión lo merece- signifique lo que signifique potente en ese contexto. Y el cuarto, que en principio me parece el más razonable pero el menos deseable, apuesta por la construcción de viviendas, convirtiendo la zona en un nuevo barrio para la ciudad. Los cuatro, por supuesto, presentados como “el mayor reto urbanístico de las próximas décadas”. Y tanto.

No es la primera vez que nos cuentan esto. Ni siquiera que lo vemos panelado. A lo de la ciudad virtual ya estamos más que acostumbrados. Y a lo que ocurre después, también. Porque los propios responsables ya apuntaban esta semana, la imposibilidad de materializar el proyecto si no hay un inversor con capacidad suficiente; es más, en un ataque de sinceridad sin precedentes, se conformaban con que el proceso haya servido “para que tres administraciones trabajen juntas; para que la gente se entere de lo que está sucediendo y participe; para que se formen técnicos que seguirán con este proyecto”. Para eso.

Y yo que pensaba que iban a tirar la verja del muelle. No tengo arreglo, ni esta ciudad, tampoco.

Un mes estropeado en el Edificio Amaya

Fernando Santiago Muñoz | 14 de mayo de 2018

Confusión

Fernando Santiago Muñoz | 14 de mayo de 2018

Vasallaje en las Cinco Llagas. Carlos Mármol en El Mundo

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

SE suponía que iba a ser un pleno general, pero a los dos minutos ya se había convertido en un general pleno. No sobre Andalucía, sino acerca de Ella. Ya saben: en la República Indígena todos los astros (subvencionados) giran en órbita alrededor de la Querida Presidenta, que sigue refiriéndose a sí misma en tercera persona, igual que el Papa. La Iglesia del Susanato en Sus Últimos Días había organizado una homilía para su lucimiento. Minutos antes de empezar colgaban en twitter una foto en la que salía repasando el discursito. Bonilla (Moreno) colgó otra imagen similar, pero con un retrato de Kennedy como atrezzo. La solemnidad de los dos próceres daba un poco de risa porque debate, en realidad, no hubo. Tampoco fue un coloquio. El último pleno general de esta legislatura bostezante consistió en un teatrillo donde la Reina administraba la democracia y se permitía el lujo de regañar a la oposición.

El vicario no osó contradecirla. Antes, muerto. Prefería callar a los demás mientras en la bancada socialista la guardería aplaudía al toque. La servidumbre de Duránes un hito del parlamentarismo andaluz, ese oxímoron. Parece de Corea (la del Norte). Fíjense hasta qué punto es útil la autonomía que la única novedad del discurso fue el anuncio de que tendremos una ley del agua. Desde el decreto que ordena a los bares dárnosla en vasos y gratis no veíamos nada similar. Cosa seria: agua por ley en un año lluvioso y en una Marisma. Bendito autogobierno. El peronismo rociero ha convertido las Cinco Llagas en una máquina de hacer leyes que son pirotecnia. La Reina nos contó -de nuevo- que piensa construir ascensores en las barriadas humildes. Bostezos full. El ArgonautaMaíllo le dijo que tenía la casa hecha unos zorros, que el SAE hay que fumigarlo -a ser posible con los pesebristas dentro- y que no tiene proyecto. Ella le llamaba “autoritario” mientras Mini-YoVerónica tuiteaba que era un “machista”. Hemos visto más nivel en los patios de colegio a la hora del recreo.

El AdelantadoMarín criticaba a sus socios de investidura porque no le hacen caso. Ni quitan los aforamientos, ni cambian la ley electoral, ni renuevan los órganos institucionales. A este paso llegarán las elecciones adelantadas sin que ni Podemos ni Cs cuenten con representación en Canal Sur, el Consejo Audiovisual o el Defensor del Pueblo. ¿Para qué? La autonomía es Ella. La democracia del peronismo rociero es orgánica: no cree en el voto, sino en el asentimiento. Con Rodríguez, la jacobina (ma non troppo), se vio claramente. La portavoz de Podemos casi tuvo que pedir perdón por tratar de hacer oposición sin recibir el amparo (obligado) del vicario, que pasará a la historia como el fiel siervo de Su Peronísima.

La patrimonalización de Andalucía es tal que la Querida Presidenta cree que basta con declarar su sueldo y el de su marido para que creamos que en la Marisma no hay corrupción. Ya. La lógica del susanato no es que sea absolutista, es que es tribal. Quien critica la gestión sanitaria es de derechas. Quien alerta sobre el deterioro de los servicios públicos es un enemigo. Y todo en este plan. Hasta el aire que respiramos lo debemos a la magnanimidad de la Querida Presidenta, cuya autoestima no es que sea mayúscula, es que es patológica. Resumiendo: Andalucía va como un tiro -eso lo sabemos todos- y estamos en buenas manos. Vivimos en la idílica autonomía del yo-yo. Así que, hermanos y hermanas, rezad conmigo: pongámonos a las plantas de Ella como vasallos suplicantes. Necesitamos seguir su ejemplo para ser buenos rocieros. Y demos gracias a Perón, el misericordioso, por habernos enviado a una líder del Antiguo Testamento para guiar al pueblo. Ya se acerca el Lunes de Pentecostés. La Marisma espera, sumida en una honda devoción (pensionada), la luz del alba.

Sigue el meritoriaje

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

Los jugadores del Cádiz viven en Jerez

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

La democracia representativa. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

 

Curiosa la diferente actuación de dos socios de gobierno: el alcalde representó a toda la ciudad en la clausura del 150 aniversario de este periódico y el primer teniente de alcalde no quiso ir y presumió de la descortesía en las redes sociales. El alcalde está aprendiendo a desempeñar el cargo con lo que eso conlleva: ha interiorizado que como alcalde representa a toda la ciudad sin distinción. José María González es alcalde antes que militante de Podemos o que miembro de la corriente anticapitalista de esta organización. Ha comprendido que cuando se está en un cargo lo importante es resolver los problemas de los ciudadanos. Quizás se hubiera sentido más cómodo en la pancarta o hubiera sido más feliz con patochadas como las de Martín Vila, pero cumplió con sus obligaciones en el cargo, parte de las cuales son recibir al presidente del Gobierno de España y asistir al acto de clausura de la empresa más antigua de la ciudad . Es alcalde de los 130 mil gaditanos, ni siquiera de sus votantes y no hablemos ya de los militantes de su partido. Martín Vila se erigió en representante de los 50 ó 100 afiliados de Ganar Cádiz en Común y declinó representar a todos los gaditanos, aparte de hacerle un feo a una empresa a la que requiere de manera habitual para que cuente sus batallitas. Quien celebraba no era Rajoy, era el Diario. ¿Piensa Martín Vila que todos y cada uno de los 300 que estuvimos en el Oratorio estamos de acuerdo con la política del Gobierno y del PP? ¿Cree el primer teniente de alcalde que el Diario de Cádiz está alineado con ese partido? Si es así, que no llame más a sus redactores a venderles su gestión.

El alcalde ha pasado de la pancarta a la representación institucional. Si uno se presenta a las elecciones lo hace para hablar en nombre de otros y en su caso lo hace en nombre de todos los gaditanos, le hayan votado o no. Cuando lleguen las próximas municipales la gente tendrá la oportunidad de renovar o retirar su confianza en José María González, mientras tanto nos representa a todos, independientemente de si le hemos votado o no, de si estamos de acuerdo con su política o no, de si nos gusta su actuación o no, de si nos cae más o menos simpático. Ya no es el sindicalista de USTEA que clamaba en manifestaciones. Ahora es una figura institucional con obligaciones para con los ciudadanos de Cádiz. González está aprendiendo el oficio y se nota mucho más cuando se comprueba el infantilismo de su primer teniente de alcalde.

Fernando Santiago

Del PCE al PP

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

La inmensa oferta turística de la provincia en San Antonio

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

Retorcido

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

Calle Ancha

Fernando Santiago Muñoz | 13 de mayo de 2018

Por la Victoria

Fernando Santiago Muñoz | 12 de mayo de 2018

Feria del libro

Fernando Santiago Muñoz | 12 de mayo de 2018

D0964067-8B50-4B2E-957D-19D2A4AB1507Y hoy lectura de poemas a cargo de Téllez , Felipe Benítez y García Montero

El alcalde y el presidente

Fernando Santiago Muñoz | 12 de mayo de 2018

DA2795F8-8B17-4E11-8B34-6984BAFCD936Tras la firma en el libro de honor el alcalde tuvo un momento con Rajoy en el que aprovechó para pedir un plan de reindustrialización de la Bahía y el arreglo urgente de los daños causados por los temporales , de manera especial el Paseo Fernando Quiñones. Rajoy se comprometió a interesarse.

El debate del estado de la comunidad

Fernando Santiago Muñoz | 12 de mayo de 2018

Abucheos

Fernando Santiago Muñoz | 12 de mayo de 2018

Panamá papers

Fernando Santiago Muñoz | 12 de mayo de 2018