Archivos para el tag ‘Carlos Díaz’

Desahucios

Fernando Santiago Muñoz | 28 de mayo de 2014 a las 10:10

La vivienda es un grave problema en la ciudad desde hace 50 años o más. Ya dijo  el obispo en una homilía lo del chabolismo vertical, expresión que luego utilizó el alcalde Emilio Beltrami en la primera visita de los Reyes a la ciudad. Fue uno de los grandes olvidos de Carlos Díaz, que prefirió invertir el dinero el rescate del puente en un paseo marítimo y el de Andalucía 92 en una piscina, el Museo del Ná o la Ciudad del Ná (abandona 20 años después). Solo Luis Pizarro se tomó el asunto con interés y obligó a la Junta de Andalucía a poner en marcha un programa de rehabilitación de viviendas, hoy paralizado. Pasa el tiempo y la vivienda es un eterno gaditano. Aysha Elmortada, Milagros Arzúa, Michinina y ahora esta mujer que amenazó con quemarse a lo bonzo. Todo ello en dos años. Han llamado la atención de la ciudadanía de su grave problema, de su desesperación. Tengo por una gran persona a Pablo Román, atento, educado y afable. Seguramente desbordado por la situación. Estoy convencido de que no es insensible a los problemas que se le plantean cada día. Lo cual no obsta para que estemos ante casos gravísimos que conmueven la conciencia de todos.

El Caso Meléndez

Fernando Santiago Muñoz | 6 de mayo de 2014 a las 10:06

La actuación del PSOE en este asunto  tiene la apariencia de la prudencia y la sensatez. Al menos la decisión tomada ayer. Mientras se confirma o no la imputación se le quita la representación del PSOE en empresas, consorcios y patronatos.  Otra cosa es si es verdad que Marta Meléndez denunció en su partido lo que ocurría en el ISE y  nadie le hizo caso, lo que sería grave. Pero también conviene pensar qué ocurriría si Marta Meléndez se hubiera hecho susanista. Un ejemplo: Pilar Sánchez, susanista de primera hornada, sigue en su puesto a pesar de estar acusada formalmente en más de una causa. No imputada, no: acusada. Pero estaba en el grupo fundacional del susanismo gaditano y sigue blindada en su carguete. A Marta la han despedido del ISE y la han apartado en el Grupo Municipal. Suena todo a sectarismo más que a ética política en realidad.

Hay  una maldición sobre los candidatos socialistas a la alcaldía de Cádiz. Desde que quitaron a Carlos Díaz a todos los que pasan por el puesto les ocurre algo. María de la O y Fermín Moral tuvieron problemas de salud y ambos, incluso, dimitieron de sus puestos de concejal al poco de perder las elecciones. Rafael Román fue descabalgado de la presidencia de la Diputación nada más perder las elecciones con Teófila y al tiempo ha sido también apartado de las listas del Congreso. El que vaya a concurrir al frente de la lista socialista que se lo piense. Por si acaso. Y mientras tanto que se haga susanista por lo que pudiera ocurrir. Como la maldición de Bela Guttman

Dicho lo anterior Marta Meléndez está por morir matando. En plan Sansón: “muera yo y los filisteos”

Preconsejero

Fernando Santiago Muñoz | 25 de marzo de 2014 a las 11:18

Dice Javier Rodríguez en la competencia que Pedro Valdecantos fue “preconsejero de ganadería”. En realidad fue consejero de Agricultura y Pesca en la Junta de Andalucía  presidida por Plácido Fernández Viajas. La gente le llama la preautonomía, porque era un organismo previo a la configuración del gobierno de Andalucía que se configuraría despues a partir del referéndum del 28 de febrero de 1980 y de la aprobación del nuevo estatuto de autonomía para Andalucía. Pedro Valdecantos fue el consejero. Tenía su oficina en el mismo despacho que luego ocuparía la audiencia provincial y que ahora usa el Servicio de Vídeo. Carlos Rosado fue el secretario general de la Consejería , con las incipientes compencias que iba transfiriendo el Gobierno de España. Era una especie de gobierno de concentración con la participación de todos los partidos con representación parlamentaria.

De la ponencia estatutaria formó parte en representación de UCD el gaditano Carlos Rosado, con bastante más pelo que ahora, por cierto.

Interesante artículo de Paco Zambrano c0n los recuerdos de la época.  Estuve en el acto de constitución del primer ayuntamiento democrático  como corresponsal de ABC de Sevilla. Allí se dio a conocer la alianza PCE-PSA-PSOE que llevó a la alcaldía a Carlos Díaz frente a la mayoría minoritaria obtenida por UCD.El pacto se habí alcanzado la noche anterior. El acto terminó con los asistentes cantando La Internacional jaleados por Jesús Bernabé y Chico Coto. Un Ayuntamiento con gente de un gran nivel político e intelectual, muy representativo de la ciudad de Cádiz.

Los integrantes de UCD que quisieron seguir en la político se pasaron con el tiempo al PP y al PSOE. En este último caso Carmen Pinedo, Luis Mario Aparcero, Pedro Valdecantos y Pepe Mier, que tuvieron cargos públicos en administraciones socialistas. Tuvo cargo público con el PP José Ramón Pérez y Díaz Alersi. Fue concejal del Ayuntamiento de Cádiz por la UCD el hoy director del Columela Paco Vaca.

Alberti

Fernando Santiago Muñoz | 7 de abril de 2012 a las 8:09

Cádiz, 15-1-1993. Entrega de los Premios Nacionales Unicaja de artículos periodísticos “José María Pemán” y de  poesía “Rafael Alberti” en el salón de actos de esta entidad bancaria. En la imagen, el presidente de Unicaja, Braulio Medel (izda.); el alcalde de Cádiz, Carlos Díaz (2º izda.); el premio de poesía “Alberti”, José María García López (2º dcha.); y premio periodístico “Pemán”, Luis García Berlanga (dcha.). Sentado, el poeta Rafael Alberti. EFE / A. Movellán

Felipe en Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 6 de abril de 2012 a las 8:13

Cádiz, 23-4-1982. El secretario general del PSOE, Felipe González (4º dcha.), posa con el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Rafael Román (4º izda.), el alcalde, Carlos Díaz Medina (centro), y los concejales de su partido en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento, durante su visita a Cádiz. EFE

Un lío

Fernando Santiago Muñoz | 4 de abril de 2012 a las 13:32

Cada vez que alguien me cuenta algo del nuevo puente (se llame como se llame) me hago un lío. Primero Borrell y Carlos Diaz con la maqueta, luego los ocho años baldíos de Aznar, luego con Magdalena todo iba como un tiro, entonces llegó Pepiño y volvieron los enredos: que sí, que no, quizás. Luego vino Ana Pastor y dijo que para el año que viene si no hay viento. Ahora dice el PP que para el 14. Si se inaugura a final del 15 nos podemos dar por contentos. Los partidos se echarán la culpa unos a otros. Tos al saco y el saco al suelo.

Museo del Mar

Fernando Santiago Muñoz | 17 de febrero de 2012 a las 8:48

Hace 25 años todos éramos ingenuos y felices. El dinero parecía que no se iba a acabar nunca, en España iba a haber unas Olimpiadas en Barcelona y una Expo en Sevilla y el presidente de la Junta de Andalucía, Rodríguez de la Borbolla, se paseaba por Andalucía repartiendo millones para lo que el personal gustase hacer. Se habló incluso, no es cachondeo, de poner una especie de arcos o puertas simbólicas en las principales entradas de las capitales andaluzas. Borbolla llegó a Cádiz con 6 mil millones y Carlos Díaz decidió usarlos en una piscina, un acuario y un museo. La piscina está en uso, menos mal. El acuario es lo que se denominó Ciudad del Mar, copia de un centro que había visto Carlos Díaz en Brest llamado Acuópolis. Se hizo un edificio diáfano porque no estaba claro del todo a qué se iba a dedicar. Se usó para la Gran Regata Colón 92 y allí quedó, pasto del olvido, las meadas y los graffittis. De esa tacada llegó el Museo del Mar. Había en Cádiz por entonces incluso una Asociación de Amigos de los Museos de Marina. Carlos Díaz consiguió la cesión-compra a Defensa del Baluarte de Candelaria, abandonado entonces, y se procedió a su rehabilitación. Se hizo una inauguración por todo lo alto con la plana mayor del socialismo gaditano de la época, algunos futuros concejales repartiendo atún encebollao y una exposición sobre las almadrabas. Desde entonces ha ido cayendo en el olvido de manera paulatina . Ha servido de almacén o de lugar para fiestas , pero 20 años después de terminado no tiene un uso claro. En otros países cuando se va a hacer un museo es porque hay objetos que exponer, un proyecto museístico y luego una instalación adecuada en la que se hacen las obras necesarias. En la España de atar los perros con longaniza primero se arregla la instalación y luego ya veremos.

Ahora , en cambio, la historia se ha cruzado en nuestro camino. Gracias a una empresa de desaprensivos cazatesoros (Odyssey) , a la independencia de la justicia de los EEUU y a la tenacidad de las autoridades españolas, el tesoro del Nuestra Señora de las Mercedes está a punto de llegar a España. Aunque sea repetitivo: La Mercedes venía para Cádiz , como la mayoría de los galeones que traían los caudales de las Indias. Es un magnífico momento para disponer de un museo marítimo que recuerde el papel de España en la historia de la navegación y la centralidad que tuvo Cádiz en la epopeya americana a los largo de 250 años. Por si fuera poco, tenemos el Bicentenario ante nosotros que es , no ya una excusa, sino un argumento de primer orden. Nadie le ha quitado a Sevilla, Zaragoza o Barcelona las inversiones que hizo el Estado en sus ciudades cuando llegó su momento. Esta es una ocasión maravillosa para mostrar el tesoro y restituir la deuda que tiene el Estado con Cádiz. Tendríamos un equipamiento del nivel del museo del Vassa, del Mary Rose, del Nuestra Señora de Atocha y tantos otros que hay por el mundo. Sería un acicate para el turismo y un nuevo atractivo para nuestros visitantes , a la vez que serviría para conmemorar 200 años de mar y libertad.

Diario de Cádiz

Plenos municipales

Fernando Santiago Muñoz | 1 de noviembre de 2011 a las 11:48


Hasta la peculiar fiesta gaditana de los Tosantos ha llegado el debate sobre la forma de hacer los plenos en Cádiz. Tengo el dudoso honor de haber sido el único concejal que le ha hecho oposición a Carlos Díaz y a Teófila Martínez, al PSOE y al PP. En ambos casos el partido del gobierno con mayoría absoluta. Y tengo que decir que no noté muchas diferencias, si soy sincero. Es verdad que Teófila es vehemente y eleva el tono de voz en los plenos y Carlos Díaz era más pausado a la hora de hablar. Pero yo recibí de unos y otros negativas al acceso a los documentos municipales y abusos en el reglamento. No creo que haya cambiado mucho el reglamento orgánico del Ayuntamiento de Cádiz que le concede al alcalde-alcaldesa la posibilidad de cerrar todos los debates, cosa que hacían los dos. Llevo sin ir a un pleno municipal 12 años y no sé cómo habrán cambiado las cosas. Recuerdo que cuando nosotros llegamos al Ayuntamiento de Cádiz en 1987 no había despachos y tuvimos que amenazar con sentarnos en el patio con una silla de playa para que nos dieran uno. No nos daban ni un sólo papel por mucho que lo pidiéramos. Los funcionarios estaban asustados si les pedíamos algo(con la excepción del Interventor Municipal, Miguel Braojos) por las consecuencias que podía tener para ellos. En algunas ocasiones se nos negaron acceso a documentos urbanísticos que cualquier ciudadano tenía derecho a ver. No creo que haya cambiado mucho, sólo que ahora es el PSOE el que se queja.

En la primera parte de su propuesta sobre el tono de voz de la alcaldesa están ocurrentes e irónicos. Ya luego se pierden en el lenguaje barato de la política y en el lloriqueo habitual del que está en la oposición.

El Pópulo

Fernando Santiago Muñoz | 29 de agosto de 2011 a las 11:33

Reportaje hoy en este Diario sobre el barrio de El Pópulo. En él sale un nuevo bar, “El bache del bohemio” cuyo propietario hace unas declaraciones. ¿El Luciano que habla es Luciano Albarrán que fuera secretario particular de Federico Pérez Peralta? Le deseo que tenga suerte en su nueva andadura.

Habla también Antonio Gallardo, uno de los impulsores de la reforma del Barrio, como reconoce el propio Melchor Mateo en el Diario. Antonio, desde la Asociación de Vecinos, impulsó el Plan Urban que promovió la última corporación de Carlos Díaz y que dirigió José Ángel González. Ahí está el origen de la regeneración de un barrio que hace 20 años estaba sumamente degradado.

Pirulí

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2011 a las 11:43

No conviene olvidar que el verdadero objetivo de Teléfonica cuando hizo la torre de telecomunicaciones conocida por Pirulí pero llamada pomposamente por Carlos Díaz TaviraII era el edificio de oficinas situado en la base. Ocupa el 100% de la parcela, sin ni siquiera una pequeña concesión para la acera. Un negocio inmobiliario de primer orden, por muy bonitas que sean las vistas desde lo alto.

Asientos reservados

Fernando Santiago Muñoz | 12 de agosto de 2011 a las 10:18

ESTA ciudad tiene unas constantes que se han mantenido a los largo de su historia. Hace tres mil años no había Sálvame de Luxe ni camisetas del Bicentenario ni carteles de pescaítos. Pero el espíritu gaditano se mantiene a lo largo de los siglos, inmutable. No sé si fueron los fenicios, que eran todos así. O los que aquí se quedaron, que salieron de Tiro y Sidon porque allí no había la más mínima posibilidad de un gañotazo. En ese caso se ha ido transmitiendo a través del ADN el carácter gaditano. Puede ocurrir también que el microclima de la isla gaditana convierta a la gente que vive en la ciudad en fanática del valvuleo. No puede ser el agua, ya que los romanos la traían del Tempul y luego llegaba de Los Hurones. En caso de que el agua tuviese algún tipo de mineral que alterase el comportamiento humano les ocurriría lo mismo que a nosotros a otras poblaciones del entorno. Puede que sean las mojarras, las lisas mojoneras, los cangrejos moros, los bugaíllos, las lapas o cualquier otro manjar de la zona que ha sometido a una alteración química las neuronas gaditanas. Puede ocurrir que el exigente régimen de vientos suponga una alteración en el comportamiento gaditano. Sea la genética, sea el ambiente, sea la alimentación, sea el clima o sea una combinación de todos esos factores, el asunto es que en Cádiz, desde tiempos remotos, ha gustado el valvuleo. Quien se piense que hemos inventado el gañotazo en las últimas décadas es que no ha estudiado nuestra historia. Lo más sorprendente de los últimos hallazgos en las ruinas del Teatro Romano no han sido grafitis, ni cáveas, ni columnas ni el tiempo que estuvo en uso. Lo más significativo ha sido descubrir que había una zona de asientos reservados, lo que es el cuello de toda la vida. Si alguien se pensaba que eso se inventó en tiempos de Mariscal y Beguiristáin, o que incluso el precursor fue Vicente del Moral, quien se piense que ha sido el gran Gorgue o cualquier otro dirigente popular, quien piense que el actual dirigente de los autores de carnaval, el singular Sendero Luminoso, ha sido quien ha puesto en marcha el reparto de entradas de cortesía, de protocolo o como se le quiera llamar, está muy confundido. Ya Balbo lo inventó, de ahí que apareciese lo de Balbo Latro, que era uno al que no le habían pasado unas invitaciones para acceder por la cara al teatro.

El Falla, al fin y al cabo, tiene una historia corta si se compara con la de la ciudad. Lo que allí ocurre no es más que el fiel exponente de una rancia tradición. El cuelo es atávico. Si se puede uno colar ¿para qué pagar? Así que junto con los carteles, las camisetas, los pines, las erizadas, las ostionadas y demás costumbres gañotiles, de toda la vida en Cádiz ha gustado un entrar por la cara. Los que mandan porque piensan que es el signo del poder en la ciudad: presumir en las barras de los bares de tener pases de favor para el fútbol, el carnaval, tener pases VIP para cualquier recital. Y los que no mandan que le dan el cobazo al que manda. En la época romana, en la fenicia, en la mora y en la castellana, mandando César Augusto, Carlos Díaz o Teófila Martínez. En Cádiz hay que trincar.

Con la venia

Pantalones piratas

Fernando Santiago Muñoz | 24 de junio de 2011 a las 10:21

El Ayuntamiento de Barcelona ha regulado de manera muy específica la indumentaria de los ciudadanos cuando transitan o permanecen en los espacios públicos. De la misma manera que no se puede ir ni total ni parcialmente desnudo, tampoco se puede usar el burka o el niqab, prendas con que algunas musulmanas se cubren el rostro. Ni muy tapados ni enseñar mucho. La medida tiene una larga tradición en cuanto a ordenanzas municipales, lo cual no evita el tufillo puritano que encierra señalarle a los vecinos cómo tienen que vestir. En Cádiz, durante mucho tiempo se reguló la manera de bañarse: el tipo de bañador que debían usar hombres y mujeres, siempre cubriendo la mayor parte del cuerpo. Incluso se determinaba a qué horas se podían bañar las mujeres y a cuáles los hombres, para que no coincidiesen, o se especificaban zonas concretas de baño según los sexos (la playita de las mujeres). En los Baños del Carmen y en los de la Palma se usaban esteras que llegaban hasta el agua para no ser visto a la hora de tomar baños de mar. Carlos Díaz quiso regular el uso de los uniformes del SAS en los alrededores de la Residencia, imagino que porque no veía adecuado la abundancia de pijamas sanitarios y batas por la avenida. Hasta Teófila quiso regular el tránsito peatonal aconsejando circular por la derecha.

Viene todo esto a cuento porque el martes llegó el solsticio de verano y ayer por la noche fueron los Juanillos: ha llegado el verano, la época del año de mayor mamarracho indumentario. No voy a decir que las mujeres tienen que vestir de falda largo y los hombres con canotier, pero es verdad que resulta raro ver a los chavales en calzonas por la calle. Cuestión de costumbres, el signo de los tiempos. Uno, que ya es pureta, lo ve raro aunque ni siquiera propongo que se regule, me limito a constatar mi extrañeza. Hemos llegado a tal laxitud de costumbres que ya nadie se asusta por casi nada. Debe ser bueno porque supone tolerancia frente a las costumbres de otro. Cosa distinta es que el verano es la época más fea del año a la hora de ir por la calle. Y eso que todo el mundo se preocupa de estar moreno para enseñar el cobre al vecindario. A mí, si les digo la verdad, el cénit del mamarracho son los hombres que visten ‘fresquitos': quiero pensar que lo peor en esta vida es un hombre vestido por una mujer, aunque puede que sea la naturaleza masculina, nunca se sabe. Es la época de la camiseta (de gañote) ceñida en la barriga cervecera, de las gafas de sol en la cabeza, de las calzonas y los tenis. O aún peor, de las bermudas, las chanclas ‘de deo’ o los ‘gargajillos’. Incluso puede ser peor: los pantalones piratas y las chancletas o sandalias ‘frailunas’. El catálogo de indumentarias masculinas no es muy amplio y va de lo feo a lo detestable y en mi (quizás injusta) clasificación los pantalones piratas ocupan el top ten del mamarracho de los mamarrachos. Suelen ser usados por puretas que pretenden ir modernos y fresquitos y no se dan cuenta de que van completamente fuera de lugar. Si no se prohíben, se debería poner una tasa municipal que compensase a las arcas públicas tamaño desatino.

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1006399/pantalones/piratas.html