Archivos para el tag ‘Felipe González’

Hace 35 años

Fernando Santiago Muñoz | 3 de mayo de 2014 a las 7:29

Felipe en Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 6 de abril de 2012 a las 8:13

Cádiz, 23-4-1982. El secretario general del PSOE, Felipe González (4º dcha.), posa con el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Rafael Román (4º izda.), el alcalde, Carlos Díaz Medina (centro), y los concejales de su partido en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento, durante su visita a Cádiz. EFE

Yo estuve en un piquete

Fernando Santiago Muñoz | 30 de marzo de 2012 a las 8:20

CREO que los sindicatos cumplen una función esencial en la sociedad y que han contribuido a mejorar la vida de los trabajadores, aunque tengan una estructura arcaica. Creo que la reforma laboral que ha aprobado el actual Gobierno de España es lesiva para los trabajadores a los que recorta derechos. Creo que la crisis la están pagando aquellos que no la crearon y que los sacrificios recaen sobre los sectores más débiles de la sociedad. Creo que una parte de la derecha política y mediática de España ha iniciado una campaña despiadada e injusta contra los sindicatos. Creo que las Centrales Sindicales se han convertido en el último baluarte en la defensa del Estado del bienestar y las conquistas sociales ganadas con siglos de lucha. Creo que había motivos de sobra para ir ayer a la huelga y, de hecho, yo mismo la secundé. Hay que buscar otra manera de salir de la crisis sin cargar sobre la espalda de trabajadores y jóvenes el peso de una crisis creada por especuladores y alentada por diferentes gobiernos. Creo que hay empresarios que coaccionan a sus trabajadores para que no vayan a la huelga mediante amenazas de despidos.

Una vez dicho lo anterior: los piquetes llamados informativos ejercen la intimidación sobre muchos ciudadanos que no quieren o no pueden secundar la huelga. No conviene utilizar eufemismos: un nutrido grupo de personas apostadas ante un centro de trabajo (muchas veces un pequeño bar o comercio) profiriendo gritos y amenazas, a veces lanzando objetos y dando golpes, tiene un efecto coactivo. Lo sé porque yo estuve en uno. Fue el 14 de diciembre de 1988, la primera huelga general de la democracia española, hecha contra el Plan de Empleo Juvenil de Felipe González. Quedamos de madrugada en el salón de actos de los sindicatos en la Avenida de Andalucía. Se organizaron distintos grupos (los piquetes) que recorrieron la ciudad. Algunos ya habían salido hacia las cocheras de autobuses y otros centros de trabajo. En el que yo iba fue por Acacias, García Carrera, García de Sola y Avenida Marconi instando en algunos casos, informando los menos y obligando en la mayoría a bares y comercios para que cerrasen sus puertas. Me arrepiento ahora de haber formado parte de aquel piquete. Aunque yo no gritase ni insultase ni amenazase ni lanzase objetos, mi mera presencia en un grupo así contribuía a la intimidación, a que alguna gente hiciese algo que no quería hacer. Mi silencio de aquel día como parte de la masa ayudaba a aquel objetivo. A eso se dedican los piquetes, no hay que darle más vueltas. En todo grupo humano numeroso siempre actúan los fanáticos y los violentos amparados en la masa. Es preciso reconocer que hay empresarios que ejercen la violencia y la amenaza sobre sus trabajadores al objeto de que no secunden la huelga,pero es bueno llamar a las cosas por su nombre. Han pasado más de 23 años y los gobiernos han aprendido a ser más hábiles para no alimentar la reacción popular, aunque los piquetes se dedican a lo mismo. Creo que deben hacer huelga en libertad aquellos que voluntariamente así lo decidan.

Diario de Cádiz

Auditorías

Fernando Santiago Muñoz | 17 de septiembre de 2011 a las 14:20

La palabra auditoría impone un montón. Luego no sirven para nada, pero al principio tienen un valor moral elevado, una carga justiciera: llega alguien nuevo al poder y encarga una auditoría. Es una manera de señalar al predecesor como en un escalón inferior o como una suerte de presunción inicial. Felipe González tenía sus auditorías de infarto, como las calificó, al poco de llegar. El PP de Cádiz va a encargar una sobre el puente y otra sobre al AVE. Unas auditorías sobre la marcha de las obras. No se sabe si los auditores son los mismos que auditaban a los bancos que nos han metido en la crisis, los arturos o quienes. El Cádiz hacía auditorías cada dos por tres, para meterse más y más en el boquete a cada paso que daba. Eso sí, todo lo anterior muy auditado.

En vigor 25 años después

Fernando Santiago Muñoz | 2 de septiembre de 2011 a las 20:15

Cuando he leído que ¡por fin! se retira Fraga, me he acordado una letra, que si se cambian los nombres, estaría en vigor. Creo que era de Los Cubatas:

“Ya tenemos elecciones a la vista

me pregunto por quien vamos a votar

no se aclara el repartido comunista

y de Fraga, mejor me voy a callar.

Luego queda Felipe que nos dirá con mucho descaro

que tratará los sueldos que tratará de arreglar el paro,

que tratará la OTAN que tratará de los astilleros

pero después tratará, trataratatarátachero”

¿De verdad hacía falta la reforma?

Fernando Santiago Muñoz | 30 de agosto de 2011 a las 10:48

Felipe González, hoy en El País, dice que  reformar la Constitución es el reconocimiento de un fracaso. Jordi Sevilla, en su twitter, que si para el 2020 estaremos ya por debajo del 0,4% de déficit ¿para qué hacía falta la reforma? y que él votaría que no. Mientras tanto los sindicatos hacen frente a la reforma. El día 1 a las 19.30 hay convocatoria frente a la sede de la Subdelegación del Gobierno de Cádiz. En Público se echan las cuentas y faltan seis diputados o cuatro senadores para sumar los necesarios para el referéndum. ¿Algún diputado socialista será capaz de votar como piensa? Ah, no, que en política no se dice lo que se piensa.

Para mí lo importante no es el referéndum, aunque no está de más. El fondo de la cuestión es lo preocupante, llevar una coyuntura a la Carta Magna. Antes del 9 de mayo de 2010 se hacía una política diferente de la que ahora se quiere poner en la Constitución. Y la hacían todos los países sin excepción. Incluso ahora EEUU no aplica una política de esa naturaleza, sobre la que no hay un consenso general.

Diputaciones

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2011 a las 10:49

Ahora resulta que los problemas de España se van a arreglar suprimiendo las diputaciones. Si es así, adelante con los faroles. En  algún sitio nos colocarán a los funcionarios de las diputaciones. Mientras que sí y mientras que no las diputaciones se siguen llenando de diputados y de asesores, así que no debe andar el final muy cercano. O eso parece.

Vale que Rubalcaba plantee asuntos que no se han hecho ni en los 14 años de gobiernos de Felipe González ni en los 7 de gobiernos de Zapatero. Nuevos tiempos, nuevos retos. Nada que objetar a nuevas ideas. No sé la obsesión de ahora con las diputaciones, será alguna fijación personal del candidato. Vale que se diga que vamos a replantearnos su papel, pero para que desaparezcan hace falta modificar la Constitución y los dos grandes partidos no han sido capaces de ponerse de acuerdo ni siquiera para igualar hombres y mujeres en la sucesión a la Corona. Pero todo puede ocurrir.

Soy capaz de entender que en la Diputación de Cádiz se puede pensar que hay un instituto de empleo como el de la Junta y como los que tienen los ayuntamientos. Que en el Patronato de Turismo trabajan 28 personas y la Junta tiene también su oficina. Que en el Hogar Infantil de Puerto Real para cubrir una competencia que no es propia hay cerca de 30 empleados para 5 niños. Que en alguna de las residencias de ancianos de Diputación (tiene 4) hay 100 trabajadores para 20 ancianos y no es una competencia propia. Así que no es que me parezca mal que se reformulen pero pronostico que eso no ocurrirá. Todo poder es celoso de su función y no se dejará arrebatar competencias y atribuciones. El tiempo lo dirá.