Archivos para el tag ‘Luis García Montero’

Luis García Montero sobre Willy Toledo en Público.es

Fernando Santiago Muñoz | 30 de agosto de 2014 a las 7:18

1.- Este artículo no es para defender a Willy Toledo. Este artículo no es para atacarlo.

2.- Willy Toledo es uno de los actores españoles que más me gustan. Un gran actor. Merece respeto por la calidad de su trabajo. Aunque la situación me incomoda, también merece respeto que esté sacrificando su carrera por defender ideas políticas. Y este sacrificio no es cuento. Conozco muchos poetas, novelistas, actores, profesores de Universidad y cantantes que se han acostumbrado sin pudor a decir que no tienen éxito profesional por culpa del capitalismo. Conozco también a muchas voces que van de intelectual comprometido para ver lo que sacan de la política. Más que apoyar una causa con su prestigio público y laboral, se ponen en la tribuna para alcanzar la notoriedad que no les da la poesía, o la novela, el escenario, la cátedra, la música… Este tipo de personas, más perseguidas por la falta de talento que por el capitalismo, no se pueden ni imaginar la factura real que se paga cuando uno decide defender causas poco simpáticas para el poder. Hablo de pérdida de trabajo, silencios, desprecio en los periódicos del sistema y distancias temerosas de los que no quieren codearse con personas conflictivas. Pues bien: Willy Toledo es un ejemplo dignísimo de actor grande que está sacrificando su trabajo. Los productores no se arriesgan a perder público y subvenciones. Sobran, pues, todos los desprecios e insultos que han desatado sus declaraciones negativas sobre Podemos. La verdad es que los insultos y las calumnias sobran casi siempre, más aún cuando meten a la familia por medio. Pero en este caso resultan especialmente mezquinas.

3.- Admirar como actor a Willy Toledo y respetar su militancia no significa estar de acuerdo con él. Dar la vida en una batalla o por una idea no legitima la razón de tu ejército o de tu causa. Ya nos enseñó Albert Camus que la muerte puede ser admirable, pero no hace justa por sí misma una opinión.

4.- Willy Toledo es una persona con la que se puede contar. Siempre ha dado la cara en actos sobre la República, las víctimas del franquismo, la causa palestina, la libertad saharaui y las huelgas generales convocadas por el movimiento obrero para defender el derecho a un trabajo digno. Descalificar sus opiniones como consecuencia de una falta de compromiso real es una licencia de manipulación inadmisible. Si no se está de acuerdo, basta con afirmar que uno no comparte las opiniones de Willy Toledo. Yo, por ejemplo, no comparto cosas que ha dicho sobre Izquierda Unida, CCOO y otros asuntos de “candente actualidad” con los que suele quemarse. No me gustan ahora demasiado sus declaraciones sobre Podemos. Tampoco sus críticas a la gente que opina desde un sofá. Hay gente que en su butaca, después de leer mucho, informarse de la realidad y pensar las cosas bien, es capaz de emitir opiniones muy dignas de ser tenidas en cuenta. Más angustia me provocan las personas que salen por peteneras sin pensárselo dos veces.

5.- Creo que nadie está en condiciones de ponerse a repartir carnés de verdadera izquierda. Me parece más sensato cultivar preocupaciones comunes para ver cómo nos ponemos de acuerdo y cómo inventamos una alternativa a lo que está ocurriendo en España y en Europa. El vicio de considerarse el dueño del tesoro de la izquierda sólo desemboca en el sectarismo y en la inutilidad. No se trata de repetir que somos muy de izquierdas, sino de elegir bien los lugares donde actuamos contra un poder injusto.

6.- Existen motivos para sentirnos ilusionados porque algo está pasando. Podemos es una parte importante de esa ilusión como síntoma de una sociedad que ha reaccionado frente a una rutina política sometida a la banca. Pero tenemos también motivos para estar preocupados. Sería un error que Izquierda Unida, con su tradición organizada y su experiencia histórica, se diluyera en un movimiento popular desorganizado. Sería también un error que Izquierda Unida no se tomara en serio lo que significa la irrupción de Podemos. Y sería un error más que los responsables de Podemos permitiesen en sus filas un aluvión de viejos rencorosos de la política, víctimas de las guerras internas del PSOE, el PCE y los sindicatos. Evitar el personalismo significa articular una organización, no abandonarse a una asamblea perpetua de indignados.

7.- Más preocupaciones. Es peligroso que la ausencia de la palabra izquierda abra el camino a un movimiento electoral de consumidores indignados por las carencias de una coyuntura, incapaz luego de plantearse una transformación de la sociedad. Es peligroso que la presencia de la palabra izquierda sirva sólo para conservar algunos cargos y evitar una reflexión profunda sobre los comportamientos burocráticos que han separado a los ciudadanos de la ilusión política.

8.- Una preocupación más. Me preocupa que a Willy Toledo le nieguen trabajo por su compromiso. Es una consecuencia más del descrédito de la política. Creo que nos merecemos ver a Willy Toledo en los escenarios, en la pantalla y en la calle.

9. Y una confesión. No me gusta el buenismo. Mis amigos saben que tengo muy mala leche. Pero prefiero encauzar mi mala leche contra los enemigos de verdad. Pongamos pie a tierra contra la banca y el Ministerio de Economía, por ejemplo

Campaña

Fernando Santiago Muñoz | 16 de marzo de 2012 a las 8:56

Los partidos tendrían que hacer la pausa olímpica. Como en las guerras griegas, dejadnos  unos días para pensar en la Constitución de Cádiz y para disfrutar de la ciudad y los actos programados. No nos déis más la brasa.

No obstante dos cosas: el PSOE tiene escondido a Chaves, no se sabe si a Griñán no le hace gracia que el que fuera presidente de la Junta durante 20 años y Vicepresidente del Gogierno le tape un poco. Parece que este fin de semana van realizar un acto conjunto en la provincia. Ayer Luis García Montero haciendo campaña para IU: a mí la mayoría de las cosas que dice Luis me suelen interesar, tanto sus artículos como sus poemas.

El pulsómetro de la SER da mayoría absoluta al PP en Andalucía  y le da alguna posibilidad al PA  de sacar un diputado.

Canción 2001

Fernando Santiago Muñoz | 2 de diciembre de 2011 a las 9:12

Los periódicos son
largas noches de invierno.

Mis palabras se queman en la lumbre.
Y en los televisores
llueve sobre mojado,
precisamente allí donde la tierra
no conoce la lluvia.

El frío del sermón
ha descubierto rosas, castigos y milagros
en las reglas impuras de la objetividad,
y ahora vende noticias
en vez de arena blanca en los pasos del náufrago
o libertades en los cementerios.

Son las reglas
Y el mar no las olvida.
Yo te espero a la luz del pasado imperfecto.
Tú llegas por las sombras de un futuro perdido.

Luis García Montero

(Este es el poema que ayer se dispuso en una lápida en el vestíbulo de la Asociación de la Prensa)

Pijolandia

Fernando Santiago Muñoz | 15 de julio de 2011 a las 10:30

LA costa de Cádiz tiene de bueno que está dividida según el tipo de fauna que la habita en verano, muy reconocible por otra parte. Zahara de los Atunes, por ejemplo, es la costa roja madrileña desde que Javier Krahe y el Gran Wyoming empezaron a ir por allí. No sé qué será ahora del famoso chiringuito La Gata, que tuvo problemas con la Guardia Civil y en cuya ardorosa defensa salió Eva Hache más que la hermana del propio dueño, Aitana Sánchez Gijón ¿por qué sería? Desde que Luis García Montero y Joaquín Sabina tienen casa en Rota esta zona quizás compita en parte con la pedanía de Barbate. Sanlúcar fue siempre un lugar de veraneo para sevillanos distinguidos en comparación con Chipiona, que lo era de sevillanos de barriada. Novo Sancti Petri es una mezcla de madrileños y bilbaínos con la clase media con aspiraciones de la ciudad de Cádiz. Una jet set de medio pelo, sin glamour ni papel couché. Un sitio más de apariencias que otra cosa, un poco más impostado, más de postureo que otra cosa. Mucha gente pero sin grandeza. Los Caños fue siempre muy sevillana, pero de los sevillanos enteraos (si se me permite el pleonasmo), los que no querían la masificación de Regla ni la supuesta distinción de Bajoguía. El Palmar es muy madrileño, de ese tipo de gente que se pone en un chiriguito para aplaudir la puesta de sol porque en Madrid, entre tanto edificio, no hay manera de ver una y porque eso del “cielo velazqueño” es una falacia tapada por el cemento y la contaminación.

El lugar del lujo y la distinción en la provincia de Cádiz es Sotogrande. Quizás el único sitio de los pijos de verdad, los que llevan polos que no son del Piojito, que no los han comprado falsificados en el moro o en cualquier tenderete. Los que usan Dirk Bikkenbergs, Backside, Harmont and Blaine, Hackett, La Martina y Ralph Lauren pero comprados en la milla de oro de Madrid, en las tiendas originales, a su precio real. Los que no tienen que mirar la etiqueta y les da igual llevar una marca u otra porque son ricos de varias generaciones. Los que no necesitan impostar ni llevar los caballitos de La Martina que les ocupe todo el polo porque no necesitan explicarle nada al personal: sus apellidos les avalan. Son los brokers españoles, las familias de postín, los que nos han metido en este lío económico en el que estamos pero que han dejado sus mansiones y sus yates a buen recaudo, los que usan Gibraltar para que sus empresas no paguen y los paraísos fiscales para su dinero, los que al pulsar un botón ponen a temblar a media Europa, los que salen en el Hola.

Y luego está El Puerto de Santa María, que son como los de Sotogrande pero en tieso. Los que no tienen ese dinero pero quieren que todos pensemos que lo tienen. Que se compran la ropa en Las Rozas Village o en un outlet, los que gustan que la marca del polo se vea grande, los caballitos a toda pastilla en la pechera. Los que hacen fiestas en blanco y todas ese famoseo de tres al cuarto. Son los que quisieran tener casa en Sotogrande pero no tienen dinero para ello. Se conforman con que los saque Ignacio Casas y ya han cubierto el cupo de notoriedad.

http://www.diariodecadiz.es/article/opinion/1021586/pijolandia.html

GRIÑÁN

Fernando Santiago Muñoz | 28 de mayo de 2010 a las 18:39

Bueno, Pepe Contreras, desde aquí te lo digo: hoy no hacía falta que hablaras con Pepe Griñán porque le iba a ver. Otro día quizás sí. He hablado con él tres veces en mi vida y hoy ha sido la conversación más prolongada. Le he visto suelto y divertido. Hemos hablado mucho del Atleti (cuando me manden la foto con el regalo que le he hecho, la subiré al blog). Tiene una memoria prodigiosa. No sé si para todo es igual, pero se sabe las alineaciones del Atleti de varios años. Increíble. Una especie de Maldini del Atleti en la política. Además tiene unos juicios sobre fútbol muy certeros, o al menos a mí me lo parece, que no soy ningún experto.

También hemos hablado de otras cosas, claro. Por ejemplo, de poesía. De “Vista Cansada” de Luis García Montero y de “Las grandes superficies” el último libro de poemas de Juanjo Téllez, que al presidente le ha gustado mucho. Cuando se iba estuvimos hablando con el propio Téllez del asunto.