Archivos para el tag ‘Magdalena Álvarez’

Agarrada al cargo como una vieja a un columpio

Fernando Santiago Muñoz | 21 de mayo de 2014 a las 9:01

24 mil euros de sueldo al mes son mucha tela. Magdalena Álvarez no dimite ni a empujones a pesar de que su imputación ha sido confirmada por la Audiencia Provincial de Sevilla. Antes partía que doblá, dijo ella. Pues antes su sueldazo que la dignidad de dejar el carguete. Un mal ejemplo, otro, que le damos a Europa. En Alemania dimiten por haber copiado una tesis doctoral o haber falsificado el curriculum, en Gran Bretaña por no haber justificado los dineros que percibe un diputado. Una española en la Vicepresidencia del BEI está dando el ejemplo a los europeos que los políticos españoles nos dan a sus conciudadanos cada día. Exportamos cara dura.

Marta Meléndez recurre su imputación

Fernando Santiago Muñoz | 18 de mayo de 2014 a las 10:06

En realidad en Cádiz se dice solo Marta y ya todo el mundo sabe. El caso es que la concejal socialista y antigua candidata de su partido a la alcaldía de Cádiz ha presentado recurso contra la imputación que le realizó el juez del número 2 de Cádiz. Siguiendo el mismo criterio que en otros casos (Magdalena Álvarez, Ignacio Romaní, Mercedes Colombo) habrá que esperar a la confirmación de la imputación o la revocación de la misma por la Audiencia Provincial. Es cierto que los delitos que se le imputan (cohecho, prevaricación) son de los más graves de los que se puede acusar a un empleado público. No sé si su partido se ha precipitado en apartarla de todas sus funciones cuando tiene a otros dirigentes en idéntica situación: en la provincia a Antonio Perales, a Angelines Ortiz, a Rosa Mellado y no se conoce ninguna actuación contraria del PSOE. No vale decir que la Ejecutiva Local adopta sus propios criterios. El PSOE no es una confederación de partidos locales sino un partido nacional y como tal es valorado por los ciudadanos. No vale un criterio en Cádiz y otro en Sevilla. O peor aún: un criterio local y otro provincial. Atentos.

 

Que no fui yo, Magdalena, que fue el maldito cariñena

Fernando Santiago Muñoz | 8 de mayo de 2014 a las 8:55

Fran de la Jungla tiene la oportunidad de mostrar la coherencia de la que ha hecho alarde. Que pida el cese o la dimisión de Magdalena Álvarez. Su imputación ha sido confirmada por la Audiencia Provincial de Sevilla en un auto demoledor. Ocupa un puesto político en el Banco Europeo de Inversiones con un salario indecente. No estaría de más que dejase el cargo y ya veremos. Si dentro de un tiempo es declarada inocente que su partido la promueva a un carguete. Y si es declarada culpable, que pague la pena correspondiente. Mientras tanto los ciudadanos observaremos un poco de dignidad en el mundo de la política.

Las incoherencias de Fran de la Jungla

Fernando Santiago Muñoz | 6 de mayo de 2014 a las 16:30

Si Marta Meléndez es inocente el PSOE de Cádiz está contribuyendo a vilipendiar a una compañera de partido. ¿Habrían hecho lo mismo si fuera del sector mayoritario (susanista) del PSOE? ¿Por qué no se hace lo mismo con Pilar Sánchez? Digo más: en la bancada socialista hay un condenado en su actuación como concejal, Federico Pérez Peralta ¿por qué no le han apartado del grupo o le han pedido el acta? Digo más ¿el PSOE le va a pedir a Magdalena Álvarez que deje la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones cuya imputación ha sido confirmada hoy por la Audiencia Provincial de Sevilla? ¿ha apartado de la militancia a Antonio Perales?¿Ha separado el PSOE de sus funciones a Rosa Mellado? ¿Ha cesado a Angelines Ortiz de directora general, imputada también? Como se ve en el PSOE hay dos varas de medir.

Grandes cobazos

Fernando Santiago Muñoz | 12 de abril de 2012 a las 9:18

Los partidos políticos son expertos en dar grandes cobazos a la ciudadanía. Lo peor es que lo hacen desde las instituciones públicas, no ya sólo desde el propio aparato de los partidos. Vale que nos digan que se parten el pecho por nosotros cuando lo hacen por ellos mismos. Vale que los partidos sean sectas cerradas donde una élite se perpetúa en el poder. Pero cuando se actúa desde una institución hay que ser transparente. Desde que en 1995 Borrell y Carlos Díaz presentaron la maqueta del puente, todo a sido un rosario de cobazos. Parecía que iban a comenzar las obras en aquel momento y no hubo nada. Llegó el PP y se publicitó hasta la saciedad que Aznar y sus gobiernos (Arias Salgado, Cascos) lo iban a sacar adelante, se fue Aznar (en buena hora) y no hubo nada. Llegó Zapatero y parecía que la cosa cogía ritmo, sobre todo con Magdalena Álvarez, a pesar del infausto nombre que le puso al puente, pero hete aquí que apareció Pepiño y todo volvió a las trampas con las fechas, los plazos y los procedimientos. Ahora llega Rajoy con Ana Pastor y nos dice que si no fuera por el viento a finales del año que viene estaría listo el puente. Un mes duró la promesa: al conocerse los presupuestos del estado la finalización pasó de finales del 13 (o si hubiera ¡levante!  a principios del 14) a que estará, dios mediante, el 15. Cada paso atrás rodeado de mentiras, de engaños, de insultos, de trapacerías. Ahora resulta que no hay problema con el viento, sino con la falta de materiales y la culpa es…. de Zapatero. No sé si algún día tendremos una verdadera ley de transparencia que nos haga conocer de primera mano el estado de la administración sin necesidad de que los políticos nos vendan la moto.

La pirula

Fernando Santiago Muñoz | 24 de septiembre de 2011 a las 13:11

Básicamente la alcaldesa de Cádiz tiene razón. La ministra González Sinde hubiera hecho mejor en defender la candidatura de Cádiz para el Congreso de Cultura Iberoamericana en lugar de venir a la ciudad a repetir los tópicos de Cádiz novia del mar y toda esa quincalla poco original de quien le escribe los discursos. Y lo de La Pepa es una herencia envenenada. Primero de Gaspar Zarrías, en su intento de ensombrecer el papel del Ayuntamiento de Cádiz, que encargó ese logo espantoso y ese nombre hortera. Y luego de la Ministra Magdalena Álvarez, muy capaz como ministra, muy competente como consejera y ahora como financiera, muy hábil para otras cosas y muy decidida en casi todo, pero que bautizando puentes no estuvo muy afortunada.