Dictadura 2.0

Carlos Mármol | 12 de noviembre de 2011 a las 6:05

Rubalcaba cada día tiene más cara de místico de Ávila, pero sin chuletón a la sal, que es lo propio de los pagos amurallados castellanos. El candidato del PSOE, al que todas las encuestas dan por probable perdedor (“ya estoy remontando, ya estoy remontando”, repite el hombre), fue objeto ayer dos magníficas impertinencias de campaña.

En primer lugar, no le dejaron responder a las preguntas de una entrevista digital hablando durante más de nueve segundos seguidos. En segundo, le preguntaron por Almunia y por cómo piensa gestionar el día después. Hay que ser bastante cruel. De la Moncloa, niente.

El aspirante socialista salió más o menos airoso del último trance. “¿Dimitir? Yo no soy secretario general; Almunia sí lo era”. Es cierto: la inevitable situación bélica que se abrirá en el PSOE tras el 20-N recuerda mucho a la letra del viejo tango de Aníbal Troilo, Pichuco para los amigos:“Hay quien dice que yo me fui de mi barrio. ¿Pero cuándo, si yo siempre estoy llegando?”.

Efectivamente: el viaje de RbCb –lo moderno ahora es denominarlo así– no termina en las elecciones. Más bien comienza con ellas. Se trata de la reconquista de la dirección del partido por parte de los viejos patriarcas, que no quieren otros herederos más que ellos mismos. La obstinación zapaterista les ha salido demasiado cara.

En la entrevista de twitter lo pasó algo peor. Cuentan las crónicas que el profesor resoplaba a los diez minutos de empezar porque no podía extenderse en las contestaciones. Le obligaban a concretar. Algo lógico tratándose de un político en campaña, pero injusto si lo que se espera de un candidato es que te haga reflexionar.

La dictadura 2.0 es así: si piensas en más de 140 caracteres no sirve de nada. No interesa, lo que no deja de ser absurdo. Claro que Rubalcaba no tiene motivos para protestar: los políticos han aceptado el mito de las redes sociales –importantes, pero una parte más del mundo, que es ancho y ajeno, como decía Ciro Alegría– sin rechistar, como si no hubiera vida inteligente fuera de estos canales. Y la hay. Como la hubo siempre.

Lo escribió Ortega y Gasset: “Toda opinión que se tenga por justa es larga de expresar”. Ni twitter es el universo (a pesar de estar lleno de trolls y monaguillos) ni es la calle. Adictivo, quizás.

  • borja

    Por favor pedir a amigos,conocidos,familiares que no voten ni al psoe ni al pp pasarlo por favor.Si nadie vota a estos dos partidos los que ganen tendran que cambiar las cosas sin posibilidad de no hacer nada.Estarian obligados a cambiar la justicia y la leyes electorales la clave es que psoe y pp no tengan ni un voto.GENERACION NI NI,NI PSOE NI PP PASARLO PORFAVOR,hablar de ello con familiares y amigos y que nadie les vote y TODOS A VOTAR.Que voten a quien sea menos psoe y pp gracias.

  • HASTA LOS GÜ1T05

    borja, hermano, qué pesado eres. ¿O eres “esclavo” de una estrategia para desmovilizar aún más a los ciudadanos que podrían votar a sus rivales? La verdad es que, en una situación tan de frentismo paranoicamente irracional, quien más tiene que ganar es quien tiene a sus votantes bien adoctrinados y fidelizados. En este caso IU y PP. Y no por este orden. Sobre el artículo, decir que es verdad lo que escribió Ortega y Gasset: “Toda opinión que se tenga por justa es larga de expresar”.