Archivos para el tag ‘Chacón’

La profecía del voto nulo

Carlos Mármol | 5 de febrero de 2012 a las 6:10

El cónclave de los socialistas puso ayer sobre la mesa una certeza: el fondo de comercio del PSOE sigue siendo de la vieja guardia. Y dejó dos incógnitas. Una: ¿cuánto tiempo les queda a algunos en su cargos orgánicos? Dos: ¿de quién es el voto que ayer fue declarado nulo en el recuento definitivo?

Empecemos por la segunda cuestión. El voto indeterminado fue invalidado porque dentro del sobre alguien incluyó a conciencia dos papeletas. Una para Rubalcaba. Otra de Chacón. Decisión salomónica. Ni uno ni otro. Los dos. Evidentemente, el sufragio no podía ser aceptado porque era indefinido. Neutral. Algo inadmisible cuando de lo que se trata es de elegir. Griñán, casualmente, dijo antes de acudir a las urnas que él pensaba a votar “por los dos candidatos”. ¿Era una frase retórica? ¿Una broma? ¿No será el voto nulo de Griñán?

Si así fuera, la verdad es que su neutralidad in extremis, además de estéril, llega a destiempo, después de semanas de una campaña a todo lo que da –como dice un amigo, socialista subjetivo casi siempre– en favor de la candidata Chacón cuya apoteosis fue aquella pancarta en los Jardines de la Buhaira. Sevilla, con Chacón. Pues no. El arrepentimiento de Griñán, si es que es sincero, ya no tiene mérito ni remedio. Hubiera podido ser el ganador del congreso con independencia de por quién hubiera apostado. Ahora es el gran perdedor. A semanas de pedir a los andaluces el voto.

Sus afines dicen que se ha dejado llevar hacia el abismo (con una extraña sonrisa en el rostro) por la ambición desmedida y la osadía de la ignorancia. Malas consejeras. Desde Madrid suena ya una sinfonía de reconquista que viene hacia el Sur y que, salvado Despeñaperros, pasa por Jaén y se alimenta con las periferias (Cádiz, Almería) y con la envolvente sevillana. Lo cual nos lleva a la segunda cuestión: ¿cuánto tiempo les queda a algunos? Depende de las andaluzas.

Zapatero ya dio por terminado su tiempo en Sevilla. No sólo el suyo. El órdago de esta guerra era demasiado zafio para no provocar una revuelta a pie de urna. “O me votas o al paro”. Tiene gracia. Los muertos vivientes de hace una semana ahora están algo más vivos. Y ciertos cadáveres lucen una tez juvenil.

La reconquista

Carlos Mármol | 4 de febrero de 2012 a las 18:46

Comienza la reconquista. Desde el Norte bajará hacia el Sur. La rotunda victoria de ayer de Alfredo Pérez Rubalcaba, o su honómimo electoral –RbCb–, en el congreso socialista de Sevilla pone fin a la incógnita: el fondo de comercio de la marca PSOE pertenece a la vieja guardia y los efectos renovadores tendrán que integrarse –si les dejan– o comenzar una nueva vida, se desconoce aún si con visos de éxito.

A pesar de los gestos y mensajes a la unidad, obvios cuando el último reducto socialista –Andalucía– está en juego, las consecuencias del resultado congresual no tardarán en notarse. Don Pelayo se va a quedar corto. Lo único que puede salvar al aparato regional del PSOE, que apostó por Chacón pregonando una neutralidad que nadie creyó sincera, sería una victoria electoral en marzo. Se antoja difícil, dadas las encuestas. Si San Telmo cae, todo va a estallar. Si, en realidad, no ha estallado ya.

Los exiliados –el clan de Chaves y Zarrías– van a exigir la reparación de los desplantes que, por propia supervivencia, hace tiempo se convirtieron en la tónica del griñanismo, probablemente con razón: los viejos amigos ni se hablan y se sabe, desde antiguo, que no hay nada más cruel que un conflicto familiar.

La reparación consistirá en bajar hacia Despeñaperros: primero, en el futuro congreso regional; después, en los provinciales. Los movimientos serán telúricos. Terremotos. Sobre todo porque los temblores que vienen pueden producirse sin que la dirección regional –que es la gran perdedora del congreso federal– tenga en su mano la gran baza: una cuota suficiente de poder que poder compartir. El órdago del congreso se basó justo en esto: en las cosas de comer. No ha funcionado. El voto es como la dignidad: secreto. Y se usa sólo cuando hace falta. Ante la urna.

El nuevo liderazgo socialista, en todo caso, no garantiza, en términos electorales, nada. Se vio en noviembre, cuando RbCb encabezó el cartel electoral. El poder reciente de los socialistas queda cada vez más lejos. Andalucía está en el alambre. Y lo único que asoma por el horizonte, si los peores augurios se cumplen en las andaluzas, es un colosal ajuste de cuentas. No había nada más que ver la cara de Chaves el primer día del 38 congreso. Un témpano de hielo. Con ganas de venganza.

La guerra del 38 ©ongreso

Carlos Mármol | 4 de febrero de 2012 a las 6:05

Quizás todo se deba a una casualidad. Un mero capricho gráfico. De diseño. La imagen corporativa –nunca mejor dicho– del 38 congreso de los socialistas tiene como motivo principal el logo del copyright, la nomenclatura de los derechos (legales) de autor. Casi una involuntaria declaración de principios. Lo que se dirime en Sevilla estos días en realidad es la propiedad de la marca PSOE. Un fondo de comercio. El conflicto irresuelto entre los derechos morales y los patrimoniales. Los dos sectores enfrentados –la vieja guardia y el zapaterismo reinventado– aseguran querer representar los primeros pero sus hechos expresan que más bien persiguen los segundos.

La política es un negocio. Una guerra sucia. Y en los negocios no existe el copyleft: derechos de autor de libre circulación. No se comparte nada. Ni siquiera el odio. La guerra púnica federal –a la que seguirán la regional y las provinciales, mucho más crueles por ser a cuchillo entre gente de casa– comenzó ayer con posturitas, fotos, besos, abrazos impostados y algunas caritas (como la de Chaves) que decían todo lo que los discursos negaban. ¿Unidad? Ni en broma. ¿Cordialidad? Escasa.

Si alguien pensó que un congreso federal en Sevilla sería la catapulta para conservar la Junta que Dios le conserve la vista. El PSOE que se vió ayer en el Hotel Renacimiento (curioso nombre ahora que entramos en la Edad Media, lo que supone que para llegar a la Florencia de los Médicis aún tenemos que pasar por la Alta y la Baja edad de las tinieblas) parecía todo menos una organización cohesionada, capaz de dar respuestas, justo lo que promete el lema congresual. Se trata de un duelo, pero no entre los dos aspirantes, sino de difuntos. Un sepelio a la vista del mundo.

El histórico dirigente Pepe Caballos leía ayer en un auditorio vacío las esquelas de un periódico. Horas después el rey destronado (Zapatero) se despedía con sobriedad e involuntaria melancolía. Los próceres pudieron permitirse ser generosos con él porque hoy el senado socialista elegirá al cónsul que regirá la travesía de Roma por el desierto. El Imperio, incluso en proceso de derribo, siempre se ganó y se perdió por las armas.