El cuadrilátero de Esteban » Archivo » La culpa fue del 4×4