Madres de marzo

Diego J. Geniz Velázquez | 8 de marzo de 2010 a las 12:15

08marzo_madres

Vienen llorando sus penas allende la capital y el área metropolitana. Traen por estas calendas una promesa por cumplir. Cargan con un paraguas como imprescindible compañero de viaje. Llegan en grupo, con hijos, esposo o en la soledad más absoluta. Visten en un desacierto de ropajes donde cuadros, rayas y flores se unen en una mezcla de estéticas imposibles. Contemplan a un Dios de manos atadas, un Dios cautivo y preso en una cárcel de velas, un Dios que no sabe de días de azahar y lunas maltratadas por el tópico de oratorias y vídeos sensibles (muy del gusto de esta época). Veneran a este Hombre de larga melena que siempre se queda a un paso de la primavera, en una cuaresma que no acaba. Rezan, cuentan sus cuitas, y después, siempre después, hacen un hueco en sus estómagos para una torrija. Mínima gloria para estas madres de marzo.

Etiquetas: ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

Los autores, en este espacio, se limitan a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hacen responsables de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber