¿Qué importa?

Alvaro Martín | 5 de junio de 2010 a las 22:35

He estado leyendo unos blogs por comparar, a ver qué se escribe por ahí, y lo que está claro, es que no están escritos para un público sin estudios en viticultura, una pena…y digo una pena porque considero que no se puede saber de todo, y sin embargo, disfrutar de mucho. Esa es la idea de este blog, no me voy a pasar el día escribiendo palabrejas ininteligibles para la mayoría de los lectores, ya que así lo único que conseguiría es aburríos y probablemente poco más. Así que en sentido completamente contrario, aquí utilizaremos un vocabulario cercano y sencillo, y si alguna vez me equivoco al utilizar un término, estaré encantado de que me digáis que lo he hecho. Y bueno, tras esta discreta introducción, quiero que tratemos alguna de esas palabras para que así podamos entender un poco más.

Para empezar os diré que es imposible hablar de vino sin hablar de viñedo, ya que por si alguien nunca se lo ha preguntado (que aunque sea una obviedad, puede que para alguno no lo sea), el vino se extrae de la uva, y la uva se encuentra en el viñedo. Y es ésta la que nos proporcionará un tipo de vino u otro. Pero los factores que condicionarán, ese tipo de vino, antes siquiera de que llegue a la botella, es más antes siquiera de que sea vino, e incluso antes de que sea una uva formada, son muchos. Son muchos que combinados entre si, se convertirán en muchísimos, y básicamente estos son: El tipo de terreno, el clima, la variedad de la uva, el tipo de patrón (parte radicular de la planta sobre la que se injerta el clon) y del clon que lleve el viñedo, la orientación que tenga la plantación, el marco de plantación (separación entre plantas en los  líneos y calles), el tipo de poda que apliquemos a la viña, si regamos o no lo hacemos y en qué cantidades, si abonamos o no….y bueno, un sin fin de tareas, que se conocen como prácticas culturales que se realizan en el campo de explotación.

Pero bueno, no lo vamos a ver todo de una vez, así que mejor poco a poco iré contando muchas de estas técnicas, para que así con el paso del tiempo seamos capaces de entender un poco más esas etiquetas de los vino, esos artículos que a veces se nos hacen arduos en la prensa dominical e incluso esos blogs tan interesantes que podemos encontrar en internet. No os aburro más por hoy…

Los comentarios están cerrados.