El porqué de la barrica

Alvaro Martín | 22 de junio de 2010 a las 9:02

Casi todo el mundo sabe que muchos vinos pasan por barrica, y casi todo el mundo sabe que estas barricas pueden ser de roble americano o francés…de 225, 230, 500 litros, mucho mayores o también más pequeñas. Será la D.O quien opinará sobre qué es lo más apropiado para cada vino y el enólogo quien tomará la decisión final

Será pues la barrica uno de los factores que influirá de manera decisiva en la calidad final del vino. En ella, se podrá realizar desde la fermentación alcohólica, la fermentación maloláctica, o simplemente la crianza…durante ella, el enólogo podrá realizar movimientos sobre lías finas, trasegar más o menos a menudo, cambiar de edad de la barrica para aportar mayor o menor cantidad de aromas. Podrá comprar barricas de grano fino, de grano grueso, de tostado medio, medio plus, plus…francés, americano, francés con tapas de americano…..y un sin fin de variantes que todas en su conjunto,  harán que ese vino termine siendo él mismo.

Y esto de la barrica no es más que otra diferencia dentro de la elaboración de un vino, que no será ni la más importante ni la menos, sólo una más.

Lo cierto es que el mundo de las barricas es bien complejo, y solo con el paso de los años y la cata de muchísimos vinos de una misma bodega, se sabrá con certeza qué barrica es la más apropiada para cada vino. Y como según se haya producido la vendimia, como se hayan realizado las fermentaciones, como encuentre el vino al catar y como sean los resultados de los análisis, el enólogo podrá tomar una decisión acertada.

Los comentarios están cerrados.