Rico, rico, rico!

Alvaro Martín | 25 de junio de 2010 a las 0:18

Normalmente nunca bebo solo, lo intenté por el hecho de que tomar un par de copas de vino al día es equivalente de salud, así que mientras estudiaba en la facultad de enología probé una temporada, pero no lo conseguí. Además soy un convencido de que una de las mejores satisfacciones que proporciona un buen vino en buena compañía, es la calidad de las conversaciones que entraña, cosa que solo… Pero bueno, esto no quita que os recomiende el consumo de un par de copas de vino al día, si es en compañía mejor que mejor.

Sin embargo, las ocasiones hay que aprovecharlas, y resulta que tenía media botellita de un Chardonnay fermentado en barrica que abrimos anteayer para catar y no terminamos, y la verdad, llevaba un día bastante intenso. Así que, lo miré, él me miró, y ambos miramos a una dorada que tenía en la nevera…no hubo más que decir… Dorada a la espalda, y Chardonnay de la bodega Descalzas Viejos maridándolo…una delicia!

Este vino, es de la D.O. Málaga, específicamente de la Serranía de Ronda, donde su enólogo, Vicente Inat, lleva ya años trabajándolo, tratando de encontrar su máxima expresión. Es una vino que fermenta en depósitos de acero inoxidable con temperartura controlada, y después una parte de él  realiza la fermentación maloláctica en barricas de roble frances de 500 litros, donde también  es sometido a  una crianza de varios meses. En realidad esta sería la introducción, porque de hecho sé que es un vino al que Vicente  ha dado muchas vueltas hasta encontrar lo que actualmente es. Un vino muy complejo, donde se puede encontrar una expresión varietal muy buena y una acidez correcta junto con unos aromas de barrica  muy bien emsamblados. Es un vino que os recomiendo probeis de veras y comenteis, seguro que os sorprende gratamente. Lo podéis encontrar en muchos bares y restaurantes de casi todas las provincias de Andalucía y también en muchas tiendas, ya que es una bodega que  a pesar de tener una producción muy limitada trabaja duro para llegar a muchos puntos de venta.

Y bueno, el maridaje que os he recomendado, a mi me ha encantado, pero siempre hay que pensar que éste tiene una parte objetiva y una subjetiva. La dorada no es un pescado especialmente graso, pero este vino tampoco es excesivamente ácido, y la complejidad del vino, junto con la expresión pura y simple de la dorada a la plancha, a mi me ha parecido fantástica.

Si se os ocurren otras mejores, no dudeis en comentarlo.

Salud!

Los comentarios están cerrados.