El cuidado del vino…

Alvaro Martín | 1 de julio de 2010 a las 11:38

Estaba pensando sobre qué escribir hoy por aquí, cuando curioseando un poco en el bar donde desayuno habitualmente, me dio por mirar en la cava donde conservan los vinos, cuando de repente ¡Oh, sorpresa! Pero de las malas…una copa de vino servida dentro de la cava esperando a que un consumidor despistado solicite su “recompensa” de cada día…

Más de una vez, me han servido una copa, y al catarla me he encontrado con la ingratitud de un vino que no sabe a nada, con unvino completamente apagado, e incluso he llegado a observar el ribete marcado de una copa que ha dejado el cerco al evaporarse, y aunque a veces he devuelto la copa, muchas de ellas he callado. Tampoco es plan de ir devolviendo cada copa de vino que no sepa como esperas, primero por el desagradable trago de devolverla, y segundo porque al final lamentablemente devolvería casi más copas de las que me tomo…en algunos bares de Andalucía.

Obviamente no todo el mundo puede permitirse tener en su  casa una cava fantástica donde guardar sus vinos, ni tener un sistema de nitrógeno para conservar sus botellas abiertas, ni tener un espacio reservado ajeno a los ruidos, las vibraciones y la luz. Obviamente no todos podemos permitirnos tener casi una enoteca en nuestra casa, y guardar indefinidamente los mejores vinos esperando a que mejoren con el paso de los años conservándolos en las mejores condiciones, de acuerdo.

Pero de ahí a que en muchísimos bares e incluso restaurantes donde pagamos un importante recargo por consumir un producto de un relativo lujo, nos encontremos con botellas abiertas sin ningún tipo de protección durante días, con vinos encima del fuego de la cocina donde la temperatura media no baja de los cuarenta grados centígrados, o con montañas de polvo cubriendo las etiquetas que representan el trabajo de una bodega…hay un mundo.

La restauración española, para mi es fantástica en cuanto a cocina se refiere, el servicio, según donde sea puede ser más discutible, pero si profundizamos en el mundo de los vinos en concreto en Andalucía, la verdad es que hay un trabajo importante que hacer a fecha de hoy.

En fin amigos, es difícil lidiar con estas desavenencias, pero mientras más consumidores sepamos lo que es más recomendable y más de nosotros solicitemos lo “normal” poco a poco podremos disfrutar más y mejor del placer de una buena copa de vino.

Salud, con buen vino…:-)

Los comentarios están cerrados.