El vocabulario de la semana

Alvaro Martín | 5 de julio de 2010 a las 0:25

Aprovechando el último post, y con la intención de saber con un poquito más de detalle de lo que hablamos, en este vocabulario de la semana, especificaremos a qué grupo pertenecen los vinos finos y manzanillas entre otros.

Vinos generosos: Los vinos generosos también conocidos como fortificados, son aquellos a los que se les ha añadido alcohol vínico para protegerlos y/o aumentar su estabilidad, inicialmente para ser transportados.

En España, los vinos generosos también son conocidos como vinos Andaluces, ya que en las cuatro “antiguas” D.O.  (Montilla-Moriles, Jerez y Sanlucar, Condado de Huelva y vinos de Málaga), los vinos más habitualmente elaborados son vinos generosos.

Los más conocidos y representativos son los vinos finos y manzanillas; amontillados, olorosos y los vinos dulces naturales, encontrándonos entre estos últimos los PX y los Moscateles como variedades predominantes y afamadas. Aunque la lista de vinos generosos es mucho más amplia, por ahora serán estos con los que nos quedaremos como referencia.

Merece la pena apuntar que a día de hoy han surgido nuevas D.O. andaluzas en las que no se elaboran vinos generosos, sino vinos tintos y blancos tranquilos. Igualmente, por si me lee algún Cordobés entendido en la materia, diré que en la D.O. Montilla-Moriles, muchos de los vinos que se elaboran dentro de la D.O, no son vinos fortificados o encabezados, ya que dadas las condiciones climatológicas que allí existen y la variedad de uva que se utiliza (la Pedro Ximenez), que tiene gran capacidad para producir azúcar, se consiguen vinos generosos naturalmente.

Comentar por último que estos vinos tienen una gran aceptación en el extranjero, siendo exportados a muchos países de todo el mundo.

Los comentarios están cerrados.