La vendimia

Alvaro Martín | 23 de septiembre de 2010 a las 23:50

Ya sabéis que la vendimia se ha resuelto en gran parte de Andalucía, sobre todo en las zonas donde se elaboran vinos generosos, donde, las variedades utilizadas, los tipos de suelos, el clima, los tipos de conducción…hacen que la maduración de la uva sea pronta y adquiera un grado alcohólico probable bastante elevado.

Zonas como Jerez y Sanlucar, Montilla-Moriles, Lebrija o Condado de Huelva, ya prácticamente dan por terminada la vendimia y casi la fermentación de muchos de sus mostos. Sin embargo, en zonas como la Serranía de Ronda, Almería o algunas partes de la Sierra norte de Sevilla, es ahora cuando prácticamente se comienza a vendimiar.

Son muchísimos los factores que hacen que se decida una u otra fecha para hacerlo y elaborar el vino. Las lluvias de estos días dan verdadero pánico a los propietarios de viñedos y  bodegas. Miedo a que esta comience y no termine, miedo a que se vaya por la borda el trabajo de todo un año, miedo a no conseguir la cantidad de vino necesaria para poder vender y poder pagar las deudas acumuladas para montar ese ensueño de bodega que tan a menudo quita el sueño…sin embargo, como en tantas ocasiones, son los valientes los que hacen los grandes vinos. Los valientes con cabeza, eso sí.

Solo aquellos que hayan llevado un trabajo arduo y pensado durante todo el año, y hayan conseguido tener un viñedo en condiciones para conseguir un estado de uva óptimo tanto en cantidad como en sanidad, como por supuesto en su punto óptimo de maduración -en esto último influye muchísimo la templanza y la sangre fría de no precipitarse en la decisión de la vendimia- serán los que consigan tener, o al menos intentar producir un vino de alta calidad.

Si pensamos en zonas más altas como la Ribera del Duero, o la Rioja o muchas otras zonas, aún casi ni miran al cielo, saben que aún queda tiempo para que llegue el día óptimo para realizarla, lo que no quita que estas lluvias también les asusten enormemente.

El otro día todos escuchamos en los diarios como había caído un granizo enorme en Extremadura, os podréis figurar la diferencia de sentimientos que existiría entre quienes ya habían considerado que la uva estaba madura y quienes aún pensaban que podría mejorar…este año probablemente los menos arriesgados han salido ganando…pero esto no quita que seguirán siendo aquellos que piensen en hacer sólo lo mejor los que consigan el reconocimiento de los mejores catadores,por supuesto, los consumidores.

Es complicado entender estas cosas hasta que no te metes de lleno en una vendimia, sin embargo, espero que con estos sutiles datos que os comento, al menos ahora podréis meditar a la hora de consumir un vino. Así sentiréis algo más al mirar, oler, saborear y disfrutar del retrogusto de éste. Podréis dejar volar un poco más la imaginación y tratar de entenderlo un poco más.

Una vez me dijeron “Hasta que estés dentro del vino, no podrás entenderlo”…suena casi a broma, pero si tratáis de hacerlo, puede que lo entendáis un poco mejor. Os invito a que deis rienda suelta a vuestra sensibilidad y tratéis de hacerlo, seguro que disfrutáis aún más.

Los comentarios están cerrados.