El oído importa…Someone like you…

Alvaro Martín | 11 de abril de 2013 a las 1:02

Hace ya más de un año que lo escribí, pero no me atreví a publicarlo…se ve que he perdido la vergüenza…aquí os la dejo :D

La cata de los sentidos….vista, olfato, gusto…entonces no cuentan los otros, oído y tacto…ya….

Pero bueno, pensemos, para qué nos sirven estos en definitiva? Cada uno de ellos nos hablará de lo que será la sensación global, que nos servirá para  juzgar lo que finalmente  nos producirá un placer en mayor o menor grado, o a las malas una sensación poco agradable…

Entonces, si lo pensamos, qué diferencia hay entre una cata de vino, de carne, de turrón de agua, o yendo mas lejos, de cualquier otra cosa….de una película, de un discurso, de una canción…y he de ahí donde va mi post de hoy…

Venía en el coche de una comida con unos amigos, habiendo disfrutado de un exquisito puré de lentejas, y un magnifico pollo asado con ensalada aderezada con una salsa digna del paladar más exquisito y una extraña combinación de pimientos rojos en tempura que quitaban el sentido. Todo ello acompañado de un vino ya muy familiar para mí, vino tinto de Ronda crianza, Altocielo. Una comida la mar de agradable y una conversación aún mejor.

Pues con la sensación de haber disfrutado mucho y volver a la realidad, en el coche, camino de casa, con la radio puesta, para aún mejorar el día, me ponen “Someone like you” de “Adele” una canción que me fascina.

Quizás por la alegría del momento y por la pequeña ida de cabeza de la costumbre…no he podido evitar pensar en una cata de una canción, porque, ¿Quien dice que no se puede hacer?…y aquí os la dejo:

 Y aunque no sea una cata de vino al uso, ya que no es un vino, a  grandes rasgos podría pasar perfectamente por una de ellas:

Inicialmente, la fase visual puede echar un poco para atrás, excesivamente estructurada  lo que podría condicionarnos en el resto de los sentidos, sin embargo, no lo suficiente como para no darle un oportunidad.

Una vez en boca, tiene un inicio suave, que poco a poco te va cautivando. Su evolución es sensacional,  haciendo que te llene,  hasta que tus sentidos pierdan el norte, y cada una de las sensaciones e colmen completamente, llegando un punto en que quedas embelesado .

Francamente, sensaciones que hacen que, para mí, te emociones, y llegues a quedar petrificado, haciendo recordar y percibir multitud de cosas.

En boca no es redondo, es esférico….y el retrogusto es tan largo como tu memoria y tu entendimiento sean capaces de hacerte sentir, recomendable, no una copa, sino al menos una botella.

En fin, si fuera un vino, diría que es la sensación del momento, pero como es una canción y ha ganado 6 gramis….poco más tengo que añadir…

La maridaría con una buena copa…por ejemplo un oloroso, o mejor aún, una copa de un buen brandy…;)

 

Los comentarios están cerrados.