Campaña y Capitalidad

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 3 de mayo de 2011 a las 11:13

Apenas quedan 72 horas para que comience oficialmente la campaña de las elecciones municipales y los partidos afinan sus argumentarios. PP, PSOE e IU confían en este empujón final para afianzar o modificar lo que presumen las encuestas en Córdoba. A saber: una amplia mayoría absoluta popular y un hundimiento sin precedentes de la coalición de izquierdas.  De fondo, la esperanza de que la candidatura de Rafael Gómez termine de desinflarse y las dos actas de concejal que le auguraba el sondeo de Commentia para El Día se repartan de otra manera. Cierto es que ya casi no queda tiempo para nada y que, a diferencia de otros años y otros candidatos, el tirón del Mayo Festivo no parece que vaya a servir a Ocaña  para remontar el vuelo.

Hay que decir que hasta el momento la precampaña ha sido bastante limpia, con pocos insultos y ataques muy medidos. Sólo me apena que IU y PP se hayan lanzado a jugar con un elemento que nunca debería haber sido objeto de polémica: la Capitalidad. Parece que al alcalde alguien le ha dicho que si arrea a Nieto por ahí puede rascar más apoyos y Ocaña insiste cada dos días en que los populares no apoyaron claramente el proyecto hasta que cayó Málaga en el primer corte y en que el recurso contra los actos de la Semana de Europa demuestra su poca implicación con el proyecto. Cierto es que el PP, Nieto en particular, se ha equivocado llevando a la Junta Electoral este asunto -algo que ha quedado claro con el rechazo al pleito en apenas 24 horas-, pero no lo es menos que Ocaña yerra al utilizar este asunto como arma arrojadiza en la arena preelectoral.

Ambos, IU y PP, PP e IU, deberían tomar nota del comportamiento de Juan Pablo Durán. El candidato socialista no ha enmierdado (con perdón) el sueño de 2016 de ningún modo, consciente de que toda la basura que salga ahora puede influir negativamente en la decisión final del jurado. Un acierto.

Quedan apenas 72 horas para empezar la campaña y un mes justo para que el jurado de la Capitalidad venga a Córdoba. Esperemos que alguien advierta a los candidatos de que tenemos entre manos una cuestión de Estado con la que no se puede jugar. Que no se olviden de que las urnas dictan sentencia cada cuatro años, pero que el jurado que analizará a Córdoba no volverá a pasar por aquí en décadas. Y este tren no puede perderse.

P.D.: Perdón por las dos semanas de ausencia, me fustigo por ello y prometo enmendarme.

Los comentarios están cerrados.