Córdoba es azul

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 2 de junio de 2011 a las 12:27

Mañana es el gran día, mañana viene el jurado, mañana pasamos la primera vuelta de este examen final de junio. Mañana llegan a Córdoba cuatro señores, corrijo, tres señores y una señora, para analizar sobre el terreno qué ofrece Córdoba para convertirse en la Ciudad Europea d ella Cultura en el año 2016. Vamos a ser la quinta plaza a la que acuda esté comité de selección, que ha estado esta semana en Zaragoza, San Sebastián, Brugos y Segovia y se va después a Las Palmas. Esto de ser los penúltimos tiene una cosa buena, que así tendrán más fresco lo que vean cuando tomen su decisión. También tiene una mala, y es que si ven algo que les disgusta también lo van a tener más fresco. Pero no mentemos ruina, que seguro que no hay nada que les pueda disgustar a estos señores del jurado.

Como he dicho al principio mañana nos jugamos la mitad de la vida -la otra mitad se pondrá en juego el día 27 en Madrid- y los anhelos y sueños de una ciudad que ha logrado reunirse alrededor d ella idea de la Capitalidad como nunca antes lo había hecho. Con lo difícil que es hacer que Córdoba comparta un objetivo, los cordobeses están dando una lección estos días de saber lo que está en juego, una lección de autoestima recuperada para mostrar al visitante las bellezas que esconde esta ciudad, su patrimonio, su historia, su gastronomía y sus ganas de asir con fuerza un futuro que no pueda más que ser mejor a partir de ahora. Por eso Córdoba hoy debe ser azul, ventanas, rejas y balcones han de sustituir las flores de la primavera por las banderolas de la Capitalidad. Los coches deben lucir orgullosos las tiras azules que se van a repartir. Los ciudadanos han de mostrar en sus solapas y ojales esos miles de claveles de papel que los sufridos voluntarios han fabricado con sus propias manos. Los políticos deben dejar de lado sus rencillas y disputas partidistas para aparecer los ojos del comité como la gran familia que somos los cordobeses a los que nos representan. Los artistas, empresarios, autoridades y demás personas que van a tratar con el jurado deben ponerse guapos, hablar maravillas e impresionar a los jurados.

Mañana nos jugamos diez años de trabajo, anhelos y sueños. Mañana es el primero de los grandes días que nos tocan por vivir y, precisamente por eso, mañana todo tiene que salir bien. Córdoba será Ciudad Europea de la Cultura en 2016, seguro. Mañana vamos a demostrar por qué.

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.