Pervertir el 15-M

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 15 de junio de 2011 a las 18:35

Los lamentables acontecimientos que están teniendo lugar hoy en Barcelona protagonizados por supuestos integrantes del movimiento de los indignados suponen la prostitución de una idea. Así de claro. Si entre el 15 de mayo y el pasado día 10 había algo que estaba claro era que el espíritu de las protestas surgidas del clamor de la calle contra los políticos era un espíritu pacífico, positivo, crítico pero civilizado. Lo que está ocurriendo hoy en la capital catalana, lo que le pasó el otro día a Ruiz Gallardón en Madrid o lo que le ha ocurrido a Cayo Lara también en la capital de España resta credibilidad a este movimiento. (Claro que Cayo Lara podría haberse ahorrado el paseo y la búsqueda del rédito electoral). Entramos en una espiral de violencia impresentable y comienza el reto al sistema democrático que hemos elegido.

Lo que ocurre hoy ya tuvo un triste prólogo el sábado pasado durante la constitución de los ayuntamientos, cuando grupos de supuestos indignados atosigaron a las puertas de los consistorios no sólo a los políticos que allí acudían a tomar posesión de sus actas de concejales, sino también a los invitados que fuimos a presenciar la investidura del nuevo alcalde. Y digo fuimos porque yo mismo fui regalado con unas bonitas frases para el recuerdo al abandonar el edificio de Capitulares. Supongo que mi delito fue llevar corbata, trabajar en un periódico bastantes más horas de las que me gustaría y cumplir con mi labor de representación institucional. Eso da derecho a que me consideren un chorizo, un señorito y un representante del capitalismo más furibundo. En fin, que le vamos a hacer seré un chorizo.

Los impulsores del movimiento 15-M se han apresurado a desmarcarse de todas estas acciones violentas, han reiterado que el espíritu de su protesta no es poner en juego el sistema democrático sino denunciar los vicios que éste tiene y tratar de cambiarlo desde dentro sin torpedear las instituciones que los españoles nos hemos dado. No pretende el 15-M desacreditar a aquellos representantes que los ciudadanos nos hemos dado libremente hace apenas un mes, sino modificar el sistema de elección para que los resultados de las urnas sean más democráticos, más amplios y más representativos. Estoy de acuerdo, apoyo la protesta, también considero que la ley electoral castiga en demasía el voto de algunos partidos y prima en exceso el de los otros. Respaldo sin dudas una protesta ciudadana que ha recordado mucho a ese mayo del 68 que desperezó al mundo de su estado de autosatisfacción. Ésa es la belleza de la democracia, la libertad en estado puro, la protesta cívica en defensa de los derechos.

Lo de hoy, lo del lunes con Gallardón o lo del sábado ante los ayuntamientos no es democracia, no es protesta ni es libertad. Lo de hoy es el vandalismo de cuatro macarras que, ocultos tras la máscara de un movimiento reivindicativo, están haciendo lo que mejor saben: el cafre. Y lo hacen ante el Parlamento catalán, igual que lo hacen cuando el Barça o el Madrid ganan una liga o cuando se juega un derbi provincial. Lo que estamos viendo es violencia sin sentido y un intento vergonzoso de hurtar la democracia. Y ante eso no cabe más que una firme defensa de las instituciones y de la representatividad parlamentaria. Está claro que el sistema tiene muchos defectos, pero estos no se arreglan a palos.

  • Rafa

    No creo que a usted le importe demasiado la verdad de lo ocurrido, ni siquiera lo que muestra el vídeo que le copio exculpa probablemente todo lo que haya podido ocurrir en Barcelona. Es abrumadoramente unánime la apuesta por la no-violencia dentro del Movimiento 15 de Mayo y creo que usted lo sabe, pero prefiere decir lo que dice. A mí, por ejemplo, no me gusta llamar chorizo ni a un chorizo. Y le aseguro que los que más enérgicamente gritaban esta palabra frente al ayuntamiento el otro día, no eran precisamente los más involucrados en el Movimiento. Pero da igual, ahora escucharemos las críticas de quienes aplauden la rebelión en otros lugares y la condenan en este, porque claro aquí todo está bien… ¿verdad? Bueno, si tiene ganas, puede ver lo que siempre sospechamos que ocurre, pero pocas veces conseguimos grabar: que es la secreta la que provoca la violencia. Hay que tenerlo muy en cuenta y saber aislar a los infiltrados. Pero ni así podrán con el movimiento:
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=YcmvzRvsf8g#at=24
    Aunque claro también pueden ser imaginaciones nuestras.
    Que tenga usted un buen día y el domingo 19 de junio a las 19’30 todos y todas a La Corredera. Y por favor, absténganse provocadores a sueldo o no del poder. Intentaremos desenmascararlos por el bien hasta de ellos.

  • Rafa
  • Luis J. Pérez-Bustamante Mourier

    Estimado Rafa, como habrás leído en el artículo, estoy absolutamente de acuerdo con el planteamiento básico del movimiento del 15-M y coincido contigo en que la acción de unos cafres no puede desacreditar a miles de personas. Sin embargo, me mantengo en mi afirmación de que en el momento en el que los cafres se hacen con la calle el descrédito está servido. Sobre quien provoca los incidentes no sé si tienes razón o no, pero desde luego no creo que las imágenes de ayer de parlamentarios llenos de escupitajos o agua sean producto de la secreta. De todos modos, gracias por tus comentarios y tu participación.

  • Rafa

    Sí Luis, sé que declaras estar de acuerdo con los planteamientos básicos del Movimiento del 15 de Mayo, pero es que esos planteamientos son lo único real y atribuible al movimiento. La gente que participa en Córdoba en este Movimiento, no es que apueste por la noviolencia, es que son jóvenes en su mayoría mucho más que buena y pacífica gente. Ayer estuvimos de bicicletada convocando la manifestación del domingo a pleno sol y uno de los compañeros iba corriendo y megáfono en mano kilómetro tras kilómetro… y como este chaval, mil ejemplos de jóvenes sencillos y abnegados que han descubierto que no tendrán ni techo, ni curro, ni pensión, pero que tampoco tienen ya miedo. Y cualquiera que haya estado en varias asambleas sabe a qué me refiero. Trabajamos a diario para no permitir que nadie desvirtúe el movimiento, para que nadie nos arrastre a lo que el poder quiere, para que no consigan que la sociedad no nos apoye y justificar así que nos abran la cabeza y sigan con sus políticas al servicio de “los mercados”. No vamos a permitir que nadie vaya por donde no haya marcado la asamblea. Pero necesitamos todo el apoyo. Esto no ha hecho más que empezar y a todos y a todas nos conviene que el Movimiento 15 de Mayo se haga fuerte. Si no, nos aplastarán como a gusanos, a muchos de los que apoyan el sistema también. Un saludo y gracias por prestar atención a este asunto.