Desde la Ribera » Archivo » Ya tenemos fecha

Ya tenemos fecha

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 11 de enero de 2012 a las 18:36

Aunque era un secreto a voces que ésa sería la fecha, José Antonio Griñán esperó hasta ayer para hacer público que el próximo 25 de marzo los andaluces volveremos a las urnas por tercera vez en un año, en esta ocasión para elegir al nuevo Gobierno autonómico. El presidente de la Junta eligió Málaga para hacer su anuncio, algo llamativo y quizás enfocado a huir del interrogatorio de los medios en Sevilla, con un discurso en el que se atribuyó una dura lucha contra la crisis y una limpieza de sangre extraordinaria en la persecución de la corrupción. Estos son los dos principales rivales con los que se enfrentará el PSOE andaluz en estos dos meses que nos quedan de campaña.

El paro está desbocado y es más que posible que la próxima Encuesta de Población Activa (EPA) sitúe la cifra por encima del millón de desempleados en la comunidad autónoma. Lo de la corrupción es otra cosa y, aún admitiendo que la juez Alaya tiene un donde la oportunidad político-mediático tremendo en sus autos, no está la Junta para sacar la cabeza con orgullo en este tema. Las últimas revelaciones sobre las tendencias festivas del exdirector general de Empleo y su chófer no son precisamente ejemplarizantes.

Griñán aprovechó el día de ayer para anunciar la convocatoria electoral sabedor de que en esos momentos el Congreso de los Diputados aprobaba el inicio del inicio (Súpersoraya dixit) de los recortes del Gobierno de Rajoy. Quiere el líder socialista andaluz sacarle partido al mordisco que nuestros bolsillos van a sufrir con la subida del IRPF y del IBI para sacar rédito electoral. Si hubiera podido habría echado aún más atrás la convocatoria a las urnas a la espera de una reforma laboral que se antoja durísima y de un posible incremento del IVA una vez que el equipo económico popular termine de pulir sus reformas. La premisa es ahora la misma que se criticaba a los populares cuando estos la argüían: “Cuanto peor, mejor”.

La estrategia de Javier Arenas será exactamente la contraria de la expuesta hasta aquí, y el paro, la corrupción y el hartazgo por 30 años de socialismo se convertirán en su banderín de enganche. Además, el cabreo de los funcionarios con la reordenación aprobada por la Junta será un buen apoyo. Todo ello envuelto en un discurso duro, sin contemplaciones. Con la premisa de hacer cierta la afirmación de Beatriz Jurado hoy en este periódico: “Si la campaña es buena, los andaluces querrán que el PSOE desaparezca”. Es por esto que cabe esperar no tensión, sino virulencia durante los 65 días que quedan hasta llegar a las urnas. Y todo trufado con dos congresos nacionales que se celebran en Sevilla. Uno para intentar remontar el vuelo tras un año pésimo y otro para elevar a los altares al que las encuestas sitúan como futuro presidente andaluz. Uno marcado por un enfrentamiento interno que se calienta con el paso de los días y promete momentos gloriosos y otro que será una balsa de aceite precocinado.

Quedan 65 días para ir a las urnas por tercera vez en un año. Prepárense y abróchense los cinturones: comienza el espectáculo.

Los comentarios están cerrados.