La marmota se preocupa más

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 27 de mayo de 2012 a las 10:00

A medida que pasan los días y los meses de esta crisis en la que los bancos se hunden al ritmo en que se crecen sus primas y el horizonte se ennegrece a la misma velocidad a la que el pasado se aclara, uno no puede más que mostrarse desolado por quienes están llamados a gestionar nuestra salida del agujero. Mientras que el Gobierno de Rajoy sigue dando preocupantes muestras de que no sabe si lo que viene es peor de lo que se fue y la oposición rubalcabiana navega en los argumentos de la demagogia más barata, a nuestro recién nombrado Gobierno andaluz se le ha ocurrido suspender su plan de recortes 15 días para ver si hay manera de evitar las manifestaciones sindicales. No se engañen, no hay otro motivo tras los anuncios de Valderas y Griñán del viernes (lamentable, por cierto, que ambos se hicieran en sede partidista y no en una oficial). A IU y el PSOE les da autentico pánico que aquello que están azuzando contra Madrid se les reverdezca en Andalucía y deje en evidencia que su discurso de recortes sin tijera es una entelequia. Y si para ello hay que saltarse a la torera lo acordado en Madrid con el Gobierno se hace, que para eso los ciudadanos estamos para aguantar.
 
Y es que el cogobierno no se esperaba que hasta CCOO y UGT le hayan amenazado con echarse a la calle para protestar contra los ajustes. Unos sindicatos, por cierto, que se manifiestan porque tras el fracaso de su gestión contra el decretazo de los funcionarios están más contestados en Andalucía que nunca y están perdiendo espacio ante centrales profesionales como Simec, Satse, CSIF o Ustea. Porque los profesionales, por ejemplo de la medicina, están hartos de ver como se les recortan sus sueldos mientras se les exige mantener la eficiencia; de ver cómo se les quita dinero mientras se mantienen subvencionadas intervenciones absolutamente innecesarias. Igual que los maestros pierden dinero mientras la  Junta sigue dando ordenadores de dudosa utilidad a todos los alumnos. Igual que usted y yo estamos cansados de sufrir subidas de impuestos y tasas de todo tipo mientras vemos que la administración -da igual la que sea- sigue gorda, gordísima, y con privilegios como los de disfrutar de nosecuantas horas de libre disposición porque es Feria.
 
Y mientras todo esto ocurre, los mercados esperan a mañana o pasado para darnos el siguiente palo, las cifras del paro siguen creciendo desmesuradas, las líneas de crédito perecen víctimas del hambre y nuestros próceres se bufan desde sus tribunas cada vez más alejadas de la realidad. Vivimos en el día de la marmota, aunque creo que la marmota se preocupa más por nosotros que aquellos que están mandatados para hacerlo. Y perdonen ustedes el pesimismo, pero es que hay días en los que uno tiene ganas de acostarse dos minutos después de haber saltado de la cama.

  • Juan A. Vega

    Acostarse para no dormir de la que nos está cayendo encima. Ya estamos cansandos de irnos a dormir cada vez mas empapados y ahora quieren quitarnos las toallas, y a la vez, que no tiritemos.

    Todo tiene un fin, y espero que almenos sea justo y no paguen mas los mismos.

    Excelente post y un saludo.