Desde la Ribera » Archivo » Hoy es el día

Hoy es el día

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 6 de junio de 2012 a las 12:53

Nadie lo pensaba a principio de temporada cuando la plantilla, el entrenador y el cuerpo directivo del nuevo Córdoba levantaban más dudas que certezas. Pocos lo creyeron cuando se llegó a la Navidad en posiciones privilegiadas, jugando bien al fútbol y con algunos chavales llamando a las puertas de la Primera División. Algunos más comenzaron a verlo cuando el Espanyol nos visitó para la Copa y El Arcángel rugió como no lo había hecho jamás. El largo invierno fue sumando adeptos y asiduos a las gradas del estadio de la Ribera y en los últimos encuentros ha sido emocionante ver cómo diez o doce mil almas entonaban unidas el himno del Queco para empujar al equipo. Ahora, hoy, ya, antes de que comience el encuentro, hay que decir que la misión está cumplida. Que el Córdoba ha hecho la mejor temporada en 40 años y que entrar en el ‘play off’ ya sirve de bálsamo para todos los domingos de lluvia, frío polar o calor sahariano que han soportado los fieles blanquiverdes. El equipo se ha ganado este año el respeto de todos sus rivales, de los grandes medios deportivos españoles que antes sólo miraban hacia aquí en busca de grandilocuentes declaraciones y bufonadas mayores. Pero el club también se ha ganado el respeto de muchos con una apuesta por modernizar y mejorar la gestión. Unos primeros pasos para quitarle caspa a las oficinas y abrir las puertas a los nuevos tiempos del deporte. Quedan cosas por hacer, muchas, pero el camino iniciado es desde luego prometedor.

Pero eso no es lo importante. Lo importante hoy, lo que nos tiene nerviosos desde primera hora, lo que hace que la sonrisa nerviosa no se retire del rostro de Córdoba hoy es el partido de esta noche. A las diez, un Arcángel lleno recibirá a su equipo y lo llevará en volandas para comenzar la recta final del camino. Porque ya que hemos llegado hasta aquí no tenemos por qué pararnos. Porque si no perdemos nada porque los objetivos estén superados, qué mejor que sentarnos a disfrutar. Que disfrute la afición cantando, los jugadores con ese estilo de fútbol alegre y de alto nivel sobre el campo y el entrenador dando las instrucciones que nos han llevado al paraíso desde la banda. Hoy es el día que muchos abuelos esperaban para sus nietos. El momento en el que las historias de sobremesa sobre viejos laureles reverdecen en boca de las nuevas generaciones. Es el momento de que los conversos firmemos la adhesión definitiva y de que aquellos que siempre han estado allí sufriendo pero sin perder la esperanza, como mi amigo Paco, puedan llorar de emoción al ver marcar a su equipo.

En el mejor de los tópicos deportivos estamos en el Día D a la Hora H. Es el momento de la ilusión, de soñar, de creer y, sobre todo, de disfrutar. Porque, como no se cansa de cantar la grada, ¡volveremos a ser grandes, volveremos a ascender!

Los comentarios están cerrados.