Desde la Ribera » Archivo » Ni para fotocopias

Ni para fotocopias

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 7 de octubre de 2012 a las 10:20

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que presentó el Gobierno hace justo una semana sólo puede calificarse de manifiestamente insuficiente para Córdoba. El nivel de inversión por cabeza cae a unos exiguos 76 euros, una de las dotaciones más pobres y escasas de las que se reparten por las diferentes provincias españolas. Nadie, salvo Primo Jurado en su papel de defensor del Alcázar, puede defender estos números, que agravian a la provincia tanto por acción como por omisión. Sin llegar al extremo de la “vergüenza ajena” de la que hablaba el nunca bien ponderado Luis Carreto esta semana, sí se puede decir que con los dineros que el Gobierno destina a Córdoba no hay casi ni para las fotocopias, y eso en una ciudad tan dada al proyecto, la memoria de actuación y la maqueta es realmente grave.

Es cierto que con la que está cayendo es normal que proyectos eternos como la Biblioteca de los Patos, el nuevo Bellas Artes o el desdoble de la N-502 han de quedar en el cajón de lo deseable pero, por ahora, inalcanzable. Por no hablar del Palacio del Sur, faro guía del maquetismo cordobés que ha pasado a mejor vida entre golpes de pecho y plañideras recién descubiertas. (Ahora resulta que hay quien cree que el bueno de Koolhaas nos iba a sacar del hoyo con su edificio: como si los diez añitos que llevamos esperando ver a un albañil en Miraflores no hubiesen pasado nunca). Igual que pasa con el aeropuerto, otrora infraestructura inaplazable y hoy en día pista de pruebas de las últimas novedades del mundo de los coches teledirigidos. Ya no vamos a volar, aunque por lo menos parece que van a poner un restaurante chulo en el avión de Miraflores (el Candelario) para sacarle algo de utilidad al cacharro allí aparcado. Pero no pasa nada.

La verdad es que mirando la cuentas a uno le dan ganas de irse a Teruel o a Cuenca o de llegarse a Capitulares a pedir al alcalde Nieto que apriete un poco a sus correligionarios para que nos den algo más de parné. No dudo que el tema del Centro de Congresos se va a arreglar, que para eso está el regidor tan callado y dejando que todos nos pasemos de largo en las críticas, como tan poco creo que el Metro tren vaya a quedar olvidado. Sin embargo, me preocupa, y mucho, que cuestiones vitales para que esto marche como el potencial logístico de la provincia por carretera y tren no se mencionen ni en las cuentas ni en las declaraciones de valoración. Me preocupa que la indolencia congénita cordobesa nos deje parados (más todavía) ante unos números cicateros, escasos, tristes y casi insultantes. Por eso sí que merece la pena manifestarse, por fondos que articulen proyectos que creen empleo y generen riqueza. Lo demás son artificios florales para quien tiene tiempo libre en estos días aciagos.

Los comentarios están cerrados.