Nos tienen manía

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 21 de octubre de 2012 a las 10:15

A medida que avanza esto de la crisis me doy más cuenta de que no es que nosotros o, mejor dicho, nuestros gobernantes hayamos hecho nada mal, lo que ocurre es que nos tienen manía y por eso nos van las cosas así. Ángela Merkel nos tiene manía porque ella tiene cara de llevar toda la vida pasando frío y no soporta que aquí vayamos a la piscina del cuñao a mediados de marzo; las agencias de calificación nos tienen manía porque ellas lo hacen todo muy legal y aquí hemos hecho del chapú y el primo manitas toda una teoría vital; los mercados nos tienen manía y nos desprecian porque ellos pagan puntualmente y nosotros hicimos de la hipoteca con todo incluido una especie de asunto de Estado. Todos nos tienen manía porque en el fondo envidian nuestra capacidad de supervivencia y la calidad de nuestros líderes.

Por tenernos manía nos la tienen hasta los que hacen los informes sobre la situación de la educación en nuestro país. Sabíamos que esos que hacen el informe PISA son unos antipáticos que sólo se fijan en lo malo, pero ahora hemos descubierto que en la Unesco también nos miran mal. A decir verdad esto en Córdoba ya lo sabíamos, que no hay más que recordar la que nos jugó con la Capitalidad el tal Manfredo. A lo que iba: que resulta que la Unesco se ha sacado de la manga un informe sobre la situación de la Educación en el mundo en el que se dice que España es el país de Europa al que le va la cosa peor. Que resulta que no hay quien nos gane en abandono y fracaso escolar en la ESO, el Bachillerato y los ciclos formativos de la FP. Vamos, que somos una ruina.

Yo la verdad es que no me explico cómo se pueden pensar estas cosas y por eso estoy totalmente de acuerdo con la huelga que esta semana han realizado los estudiantes de Secundaria y Bachillerato para denunciar los recortes. Incluso me parece genial que los padres la hayan apoyado y que el rector de la UCO, José Manuel Roldán Nogueras, la haya visto con buenos ojos. Y lo digo de verdad. Porque nosotros tenemos una educación puntera. De hecho, cada vez que llega un Gobierno la mejora y hace una nueva ley para incrementar las capacidades de nuestros alumnos. En las universidades dicen que hubo una vez en la que se dio una asignatura que tenía que ver algo con la realidad laboral que se iban a encontrar los alumnos. Es más, a mi eso de que los maestros sean un colega más en las clases me parece perfecto y altamente democrático. De hecho, estoy con los que piensan que ponerles notas a los niños es de fascista, retrógrado y abusón. Lo dicho, que nos tienen manía. Que para qué queremos nosotros mejorar nuestra educación si podemos tener al 50% de los jóvenes disfrutando de su tiempo libre. Con lo que le gusta a una madre tener a sus hijos en casa. 

Los comentarios están cerrados.