Majaderías

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 5 de noviembre de 2012 a las 10:58

Lo más normal sería que esta columna fuera dedicada hoy a hablar de los presupuestos de la Junta de Andalucía para Córdoba en 2013. Analizar lo que se hará y lo que no se hará y contarles mi particular visión sobre el esfuerzo inversor de los chicos de Griñán en esta provincia el año que viene. Sin embargo, después de un sesudo y profundo análisis de unos dos o tres minutos y vistas con detenimiento las partidas presupuestadas mi conclusión es clara: nada. Ni un duro más allá de los mínimos de subsistencia. Nada que, unida al esfuerzo del Gobierno central para el próximo año, podemos decir que es una nada al cuadrado. Está la cosa tiesa y aquí no van a venir ni a pintar las rayas de la carretera. Así que los balances se los dejo al PP, al PSOE y a IU, que, en uno y otro presupuesto, aunque desde aceras opuestas, han concluido que la Junta y el Gobierno son muy malos, muy insolidarios y deberían tomar nota de lo que se hace en la Administración de enfrente, es decir: nada.

Tanta nada como la que asoma en las cabezas de nuestros líderes políticos y sindicales en las últimas semanas cuando hablan en público. Estamos alcanzando el segundo escalón de la crisis, el mental. Como ya no nos queda nada en la cartera ahora comenzamos a observar que hay quien comienza a tener lagunas en la azotea y se decanta por espetar unas cuantas majaderías para entretener al personal. Fátima Báñez dice que estamos saliendo de la crisis cuatro días después de presentar la peor EPA de la historia reciente de España. Al mismo tiempo, Cristóbal Montoro, afirma que estamos ante los PGE más sociales de la historia democrática española a pesar del IVA, los sueldos, las pensiones y no sé qué más. Susana Díaz mantiene que las cuentas andaluzas demuestran que las cosas se pueden hacer de otra manera a como las hace el Gobierno central o, lo que es lo mismo, que se pueden poner los casilleros de inversión en verde en lugar de en azul aunque el vacío que muestren sea el mismo. El impagable Rafael Rodríguez dice que Cáritas actúa como la mafia o los Hermanos Musulmanes (se ve que leemos las páginas de Internacional). Un día después , y con la boca pequeña, el líder sindical pide perdón consciente quizás de que alguno de los miembros de las 200 familias que se van a beneficiar del economato de las Margaritas pudiese acudir en persona a explicarle, con técnicas de la cosa nostra, cómo está de mal la cosa en su casa. 

Dice el diccionario que una majadería es un “dicho o hecho necio, imprudente o molesto”. Y tal y como está el patio me da a mi que no está la afición para aguantar tales cosas. Con lo valioso que es un oportuno silencio.

Los comentarios están cerrados.