Susana ‘superstar’

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 24 de noviembre de 2013 a las 10:31

Bienvenidos al Susanato, la era del hiperliderazgo en el socialismo. Nace un nuevo tiempo, casi desconocido en Andalucía, y nos aprestamos a comprobar hasta dónde es capaz de llegar la nueva estrella del puño y la rosa en su ascenso interestelar. Susana Díaz es, desde ayer, la persona con más poder que jamás haya habido en el PSOE andaluz: presidenta de la Junta de Andalucía, secretaria general del partido en Andalucía y única baronesa con poder real de su formación en toda España. La política sevillana ha logrado lo que nadie había conseguido jamás bajo sus siglas en la comunidad, ganar un congreso por abrumadora mayoría sin tener que haber negociado antes nada en ningún despacho y tener a sus pies a todo el que hoy en día quiere ser algo dentro de su formación. La conversión al susanismo es total y no hay alma en el partido capaz de ponerle ni media falta en voz alta .

susanaEn menos de seis meses, Susana Díaz ha conseguido lo impensable. Ha sacado al Gobierno andaluz del marasmo y el ko técnico en el que vivía a causa de los ERE, ha insuflado ánimos en su partido, muerto tras las últimas luchas internas y carente de cualquier tipo de norte y dirección, y ha conectado con el electorado a base de un discurso buenista en el que ha insistido machaconamente en que hay que luchar contra la corrupción, hay que reconocer que Zapatero fue un desastre y hay que gobernar pensado en el ciudadano de a pie. Mensajes sencillos, cargados del contenido de cualquier conversación de barra de bar de los últimos años, pero que nadie entre los suyos había sabido ni podido articular hasta el momento. Hay que reconocer que la señora está muy bien asesorada. Susana reina ya Andalucía y se encamina a hacerlo en España entre los suyos. Personalmente, tengo la impresión de que si ve la cosa bien no dudara en adelantar elecciones, pelearse con IU (algo que a la vista de las últimas propuestas de la coalición tampoco parece complicado) y medir sus posibilidades de asaltar sin violencia el liderazgo nacional de los suyos. Porque los suyos Despeñaperros arriba la quieren con locura, se rinden ante su discurso y su medido tono didáctico-catecumenal. Ven en ella casi al nuevo Felipe del siglo XXI.

Pero antes de que todo eso ocurra, el Susanato deberá demostrar de verdad que todo lo que dice es cierto y dar muestras de que además de armar discursos fáciles a la vez que cargados de sensatez es capaz de gestionar un Gobierno andaluz que debe hasta de callarse, que tiene en pie de guerra a medio mundo y que tiene que rebajar, sí o sí, ese lamentable 37% de paro que machaca Andalucía.

Susana Díaz s ela juega de verdad en los primeros meses del 14, ahí donde los exiguos presupuestos de la comunidad tienen que funcionar, ahí donde las deudas con todos se deben pagar, ahí donde su equipo de consejeros se debe fajar. Ahí donde el PP fía a la mejora económica el primer paso de su recuperación. Si lo hace, si gana esa batalla, Susana será imbatible. Si naufraga, el fenómeno Díaz tomará forma de taponazo de champán y bajará a mayor velocidad aún de la que subió. Y lo hará sola. Como las estrellas fugaces. Bienvenidos a la época de Susana superstar.

Los comentarios están cerrados.