Desde la Ribera » Archivo » Nieto y sus cuentas de verdad

Nieto y sus cuentas de verdad

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 22 de diciembre de 2013 a las 9:04

Después de dos años en los que ha estado centrado en las labores de demolición y arreglo del Ayuntamiento, el PP ha aparecido radiante esta semana con unos presupuestos municipales que, en palabras del alcalde, “son los primeros que responden verdaderamente al modelo del PP”. Ahora que parece que comienza a atisbarse cierta luz al final del túnel, que los gastos se han contenido y que las empresas municipales han frenado la sangría de gasto que arrastraban de los años dorados, José María Bellido ha articulado unos presupuestos que e el partido del gobierno consideran que serán definitivos para dar un impulso a la ciudad y ya de paso, no lo olvidemos, afrontar el año electoral con algunos deberes hechos y las calles algo más escamondadas. Así se quieren vender las cuentas, como la constatación de que lo realizado hasta aquí ha servido para salvar al Consistorio de la intervención y que lo que se haga de aquí en adelante va a hacer que la primavera vuelva a la ciudad. Vamos, el mensaje de Rajoy y Moncloa trasladado a este pueblo con semáforos.

Las intenciones del equipo de gobierno son loables y llegan justo cuando la campana estaba a punto de anunciar el final del combate con derrota a los puntos. Porque a Nieto y los suyos les hace falta ya de una vez por todas comenzar a mostrar en el 2014 que va a iniciarse en apenas una semana cuál es verdaderamente su proyecto de ciudad. Más allá de varias acciones puntuales y de buen resultado ligadas al turismo, los populares necesitan transmitir que tienen una idea clara de lo que van a hacer con Córdoba a medio plazo. Es cierto que se ha salvado una situación muy compleja en Capitulares, pero los 300.000 cordobeses largos que no viven de las nóminas municipales necesitan tener mensajes claros de qué va a pasar en el corto plazo y cómo se va a articular el modelo productivo de la ciudad a medio. Ésa es la labor del gobernante, más allá de que le haya tocado tapar no pocos agujeros heredados.

Como labor del gobernante es reconocer errores y replantear proyectos. En una situación como la actual cada día se comprende menos el empecinamiento del regidor en mantener su apuesta por el centro de congresos del Parque Joyero, más aún cuando la Junta al fin ha movido ficha y está arreglando el la calle Torrijos. Y no porque no sea buena idea, sino porque quizás esos 5,5 millones previstos para la magna  iniciativa acababan descansando mejor en otros lugares más productivos y tangibles a corto plazo. Nieto a demostrado tener cierta mano en Madrid para retorcer las partidas presupuestarias, así que no estaría mal que diese otra vuelta, parase la idea –que no es que sea mala– y buscase nuevos territorios a explorar. Territorios como el metrotren, iniciativa necesaria que debería sobrevivir al boicot de la Junta. Iniciativas que busquen inversiones industriales que fijen empleo estable y agreguen conocimiento. Iniciativas que aclaren de una vez qué es eso de la Agrópolis.

Nieto se juega su crédito y buena parte de su futuro en estos presupuestos y en su gestión del año 2014. Hasta aquí ha salvado bien la papeleta, veremos qué pasa ahora.

Los comentarios están cerrados.