Aterriza como puedas

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 21 de diciembre de 2014 a las 8:11

Si no fuera porque es algo serio, el informe del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea la gestión política de la ampliación del aeropuerto de Córdoba sería para troncharse. Ni en el mejor guión de Woody Allen o de los Hermanos Marx podría encontrarse mejor ejemplo de despilfarro, ataque a los fondos públicos y desprecio a la realidad que en este faraónico proyecto puesto en marcha hace ya no se sabe ni cuanto tiempo y que a día de hoy lo único que ofrece es una pista un poco más grande, con menos personal para cuidarla, un horario más restringido y una inexistente torre de control. Vienen a la memoria ahora aquellas ruedas d prensa en las que se decía que poco menos que Córdoba iba a ser la nueva Meca del turismo gracias a sus nuevas instalaciones. Eran tiempos en los que la bonanza y ese complejo de nuevo rico en el que nos instalamos nos hacían hablar de los euros por decenas de millones, porque todo lo que fuera de menor cuantía era algo cutre e impropio de nuestra categoría. Fueron los tiempos megalomaníacos de Rosa Aguilar y sus socios del PSOE –fueron tantos y tan variados que poner todos los nombres sería excesivo–. Fue la época en la que íbamos a tener un aeropuerto mejor en poniente, un Palacio del Sur en Miraflores y un Recinto Ferial en Levante. (Y dos huevos duros, que dirían los geniales Marx).

Luego la realidad, tozuda e insolidaria como siempre, se impuso al onirismo y poco a poco fuimos perdiendo el oído ante los cantos de sirena. La lluvia nos echó por tierra –o más bien todo lo contrario– el proyecto aeroportuario, que quedó en entredicho cuando se inundó la pista y hubo que gastarse unos milloncejos en poner un dique. Las expropiaciones de chalés ilegales a precio de mercado hicieron las delicias de sus propietarios –que hasta se atrevieron a quejarse antes de ver los cheques– y sumieron en la pobreza el bolsillo público. El fin del boom inmobiliario hizo el resto y , hoy por hoy, esa espléndida nueva terminal que nos vendieron sigue siendo una maqueta –sigo con mi idea de hacer un museo de maquetas en esta ciudad–, la nueva torre de control se sitúa en Sevilla y ni siquiera el cable de alta tensión que amenaza los vuelos ha sido aún soterrado. Qué despropósito.

Ha tenido que ser Bruselas, esa tía vieja y fea que siempre viene a reñirnos, la que ponga los puntos sobre la íes y nos explique que lo del aeropuerto no hay por donde cogerlo. Que cómo se va a ampliar un aeródromo teniendo los de Sevilla y Málaga al lado, teniendo Madrid a tiro de piedra con el AVE y, sobre todo, sin haber hecho ni un sólo estudio de impacto y necesidad de la infraestructura. En lenguaje políticamente correcto y muy profesional, lo que nos han dicho desde Bruselas es que aquí se ha hecho una chapuza de padre y muy señor mío. Ahora vienen unos y otros a ponerse parches. El PP a decir que nunca creyó en el proyecto –aunque su idea privada no dejaba de ser otro sin sentido– y tanto IU como PSOE a ponerse de lado y culpar a los de ahora de no traer vuelos. Quizás Nieto tenía que haber llamado de nuevo a Flysur para reflotar esto. Que aquella aventura sí que fue rentable. Tiene telita la cosa.

Los comentarios están cerrados.