Archivos para el tag ‘Alá’

Ante la estrategia del odio

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 11 de enero de 2015 a las 8:34

El lenguaje de la barbarie no entiende de medias tintas. No hay posibilidad de ponerse tibio ante la crueldad extrema y el asesinato a sangre fría. No cabe buscar explicaciones alambicadas ni justificaciones históricas. Ante esta forma de actuar cobarde y traidora solo vale la firmeza, la denuncia clara y el rechazo rotundo. No cabe más. Cualquier otra cosa es hacerle el juego y ceder ante quienes no tienen en el cerebro –si es que lo tienen– más que odio, degeneración y depravación.

charlieLos crueles asesinatos de esta semana en París nos han vuelto a poner ante los ojos hasta qué punto el fanatismo religioso puede nublar la mente de las personas. La ejecución sumaria de los periodistas del semanario Charlie Hebdo y del agente que los custodiaba, el asesinato de la Policía municipal un día después en plena calle o la muerte sin sentido de los rehenes del supermercado judío el viernes no hacen si no exponernos de frente ante la degradación moral de quien se dice defensor de una fe y no es más que un asesino cobarde. Porque lo ocurrido en Francia, como lo que sucede cada día en esos países olvidados como Siria, Iraq, Nigeria o Somalia, no es más que la demostración de la exaltación enfermiza de unos preceptos religiosos que sólo entienden quienes hacen del odio, la intolerancia y la muerte su lenguaje diario.

El yihadismo islamista ha vuelto a intentar que el mundo civilizado claudique a sus pies. Lo ha hecho de la única manera que sabe, ejecutando sin sentido a unos cuantos periodistas, policías y ciudadanos anónimos. Ha intentado minar los pilares del Estado de derecho en la cuna de la Ilustración, en el país que primero separó razón y fe, en el que más claro tiene que la esfera pública y la privada son totalmente independientes. Ha atacado en una venganza delirante la redacción de una revista que desafió a la intolerancia, que se plantó ante el miedo y que dio ejemplo de solidaridad con sus compañeros cuando el fanatismo apuntó a la cabeza de una revista danesa. La masacre de Charlie Hebdo es un monumento a la locura y un tributo a cuanto de bueno tiene la civilizació occidental. Las víctimas de la revista, como los policías y los rehenes, representan la resistencia del mundo civilizado a ceder un solo milímetro ante quienes no entienden la vida más que desde el miedo, la prohibición, la amenaza y el odio.

Europa ha reaccionado unida ante el desafío. El mundo ha gritado basta al salvajismo. Cristianos, judíos, musulmanes, budista o hindúes han condenado una acción que no sirve para nada. Unidos, como seres civilizados, cientos de miles de franceses marcharán hoy para reclamar que los dejen vivir en paz y para gritar bien fuerte que la civilización no cederá ante chantajes ni amenazas. Ante la estrategia del odio sólo cabe plantarse firme y alzar la voz en defensa de quienes sufren el castigo de estar en manos de un Islam que no es ni el de Alá ni el de Mahoma, sino el de unos orates que buscan en la marginalidad mártires para su delirio. Ante la estrategia del odio sólo cabe denunciar bien alto que ni el yihadismo ni su lenguaje de muerte podrán con nosotros. Porque no le tenemos miedo.