Archivos para el tag ‘caso Bárcenas’

Pantomima

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 21 de julio de 2013 a las 9:11

La política siempre ha tenido mucho de teatro, de representación ante los ciudadanos y votantes. A los políticos se les enseña desde pequeños a actuar en público, a ponerse bien en las fotos, a decir lo políticamente correcto, a besar y ser besados, a abrazar y ser abrazados siempre con la mejor cara. No verán ustedes jamás a un político poner mala cara en público cuando se está jugando algo. Ya sea esto la Alcaldía de su ciudad o la designación como pregonero de la verbena del sol caliente el 12 de agosto. Da igual lo que sea, ellos saben cómo deben comportarse y para ello están entrenados.

Sin embargo, en los últimos tiempos esa teatralización de la vida está llegando a límites insospechados. Ya no se trata de mantener la pose o el rictus sonriente, sino que lo que se busca es que delante de cada decisión haya mucho teatro. Hay que escenificar que todo va bien, que todo está consensuado, que todo está controlado, en definitiva. Da igual que el país esté hecho unos zorros, que la comunidad tenga más parados que algunos países de Europa o que la ciudad languidezca. Eso da igual, lo importante es aparentar que todo va bien y está bajo control. Es el reino de la apariencia.

Porque apariencia, y sólo eso, ha sido el proceso de primarias del PSOE. No ha habido primarias porque nadie ha logrado los avales, ni ha habido lucha igualada porque el aparato estaba decantado, ni ha habido posibilidad de debatir porque como no ha habido campaña no debía haber debate. Tampoco han hablado los afiliados y los avales que se consideran ahora como votos no son más que expresiones de respaldo con mayor o menor interés detrás. Es todo una farsa cuyo final era para todos conocido por mucho que nos quieran decir lo contrario.

También es puro teatro lo que está haciendo el PP con Bárcenas. Es puro teatro que el presidente responda a las preguntas, supuestamente desconocidas, de los periodistas con un texto escrito. Es puro teatro toda esa impostada indignación que recorre los pasillos populares entre caras de escándalo y sorpresa ampliamente estudiadas ante el espejo. Digno de premiar es hacernos creer que tras los mensajes de móvil sólo había una llamada a la calma y nada más.

Vivimos en una pantomima de proporciones espectaculares. Somos víctimas de una ópera bufa en la que los protagonistas nos creen tan ingenuos, por no decir lerdos, que llevan al extremo su actuación convencidos de que nos tragaremos todo cuanto nos cuentan. Es la representación del absurdo, esa que dice que yo te cuento una mentira que sabes que lo es pero pongo cara de que no lo es para convencerte de lo contrario. Es el homenaje póstumo a Gila, a Berlanga, a Ciges o a Saza. La España de la pandereta política, en la que se nos pretende hacer comulgar con ruedas de molino, pero ya sin ruedas ni molino. Porque es verdad que el PSOE ha hecho unas primarias limpias y puras, tanto como que Rajoy y los suyos no se cruzaron en 20 años con las cosas de Bárcenas. Esa es la verdad. Lo demás es mentira y usted es un malpensado. Arrepiéntase, hombre.