Archivos para el tag ‘columnistas’

La gloria del majadero

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 12 de abril de 2012 a las 14:47

El Consejo Audiovisual Andaluz (CAA) ha reclamado hoy al Gobierno que tome medidas contra Intereconomía y 13TV por los comentarios contra Andalucía vertidos en varios de sus programas después de las elecciones autonómicas del 25 de marzo. Al mismo tiempo, el PSOE cordobés ha presentado en el registro del Pleno una moción para declarar personas non gratas en la ciudad a los columnistas  Gabriel Albiac, Carmen Tomás, Fernando Sánchez Dragó, Eduardo García Serrano, Salvador Sostres, Javier Horcajo y José Javier Esparza, que también escribieron en sus respectivas columnas una serie de calificativos despreciativos de los andaluces. Entre las perlas que denuncian el CAA y el PSOE hay afirmaciones que dicen que “Andalucía es una región que parece que la han sacado del tercer mundo”; “los andaluces tienen miedo a perder el estado de subvención permanente” o “Andalucía es una sociedad con gravísimos problemas morales, una sociedad enferma”. Así, leídas en seco son, todas ellas, vergonzosas.

 

Sin embargo, no estoy de acuerdo ni con la posible actuación del Gobierno sobre las cadenas de televisión ni con la declaración de personas non gratas en Córdoba de los columnistas arriba referidos. Y no lo estoy porque creo firmemente que la libertad de expresión es un derecho básico para que una sociedad sea democrática y libre. Si alguien se siente aludido, ofendido o insultado con estas afirmaciones está en su perfecto derecho de ejercer cuantas acciones judiciales considere oportunas contra quienes las vierten, pero a título individual y no como representantes de la voluntad popular.

 

No quiere decir esto que yo comparta, ni mucho menos las frases soeces expresadas por un nutrido grupo de paniaguados y anticuados palmeros del extremismo que se definen a sí mismos en el desconocimiento e ignorancia que transmiten al expresarse así. Quienes ahora desprecian

Andalucía son los mismos que después del 20 de noviembre alababan su madurez democrática al darle 400.000 votos más al PP para gobernar con mayoría absoluta en España. En ese tiempo, los andaluces éramos un ejemplo de inteligencia, sabiduría y madurez democrática sin parangón casi en Europa. Para estos tristes representantes del odio visceral y de la caverna más oscura, los andaluces fuimos extremadamente conscientes de que nuestro futuro debía ser otro hasta las ocho de la tarde del domingo 25 de marzo. Hasta ese momento, amparados en las encuestas que atribuían a Javier Arenas una arrolladora victoria en las urnas, estos rocines de la opinión estaban a punto de mudarse a estas soleadas tierras para descubrir que aquí no sólo hay pan y circo sino también innovación, ciencia, cultura, emprendimiento y visión.

 

Por todo esto, creo que tanto el CAA como el PSOE más que hacernos un favor a los andaluces y a los cordobeses con sus mociones, lo único que consiguen es que estos tristes aspirantes a egregias figuras literarias tengan un minuto de gloria con el que adorarse ante el espejo del victimismo en aras de una libertad de expresión que ellos mismos confunden con derecho al rebuzno. No tengo nada personal contra ellos, de verdad. Ni contra sus medios, cuyas líneas editoriales, sin compartirlas en absoluto, me parecen tan respetables como cualquier otra (algo que, por cierto, no comparten muchos de ellos). Creo, definitivamente, que a quien grazna, rebuzna o vomita opiniones sin más fundamento que el desprecio, el desconocimiento o el insulto no hay que darles más medicina que la de la explicación de las verdades frente a las mentiras y la utilización de la inteligencia y el cerebro frente al uso de las gónadas y partes blandas. Y si somos tan malos, tontos, feos, gordos, estúpidos e ignorantes que nos dejen en paz, no vaya a ser que vengan por aquí y se encuentren con que el espejo les devuelve a ellos la imagen que tanto denostan.