Desde la Ribera » Durán

Archivos para el tag ‘Durán’

Un circo en Capitulares

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 24 de febrero de 2013 a las 9:40

Si no fuera porque han florecido los trajes de chaqueta cofrades por las calles, pensaría que todavía estamos en Carnaval. Y si no fuera porque lo que suena ahora en la calle son marchas procesionales creería que lo vivido esta semana en el Ayuntamiento de Córdoba era parte del popurrí o la parodia de un cuarteto obra de la avezada y ácida pluma de algún autor carnavalesco. Pero, lamentablemente, no es así. Lo vivido esta semana en el Ayuntamiento de Córdoba ya no es un homenaje a don Carnal, más bien es una pantomima en toda regla que habremos de purgar durante estos días de ayuno y abstinencia.

Entre el miércoles y el jueves hemos vuelto a comprobar que en Capitulares existen inhibidores de frecuencia que no sólo bloquean las señales de los teléfonos móviles, sino que también causan interferencias cerebrales en algunos de nuestros concejales. Porque de otro modo cuesta entender que a un hombre como Rafael Gómez se le siga permitiendo expresarse a gritos y en lenguaje patibulario en un lugar en el que se defiende la soberanía popular. Sus voces, imprecaciones y gestos aturullados en el pleno del miércoles retratan a un hombre sin más discurso que el de construir pisos, saltarse la ley y no responder más que ante Dios de sus hechos. Una vergüenza ante la que al fin parece que hay unanimidad para trasladar al fiscal la sarta de acusaciones vertidas en tan serio edificio por quien hace unos años fuera uno de los empresarios más respetados de la ciudad. Va siendo hora de poner a este hombre en su sitio, de exigirle que demuestre lo que dice y de reclamarle de una vez la compostura propia de quien representa a 25.000 cordobeses.

Como hay que exigirle compostura a la oposición a la hora de cumplir sus obligaciones. Su pantomima de plante en el pleno extraordinario del jueves para tratar –por enésima vez– la liquidación dela Davises sencillamente impresentable. Y lo es porque no se puede decir que no llegó la convocatoria cuando todos los medios habían publicado que había pleno; y lo es porque no se puede decir que el día después de una sesión se llega más tarde a trabajar –algo que insulta a los demás trabajadores–, y, en definitiva, lo es porque no uno no está en Capitulares para defender intereses personales sino colectivos. Es cierto que el equipo de gobierno se marcó una chulería bastante impropia con tan veloz convocatoria, pero ante esto se reacciona como un hombre serio, yendo y expresando el malestar donde debe hacerse. Con luz y taquígrafos, con actas. Y luego, si uno quiere, se va.

El Ayuntamiento se está convirtiendo en lo más parecido a una ópera bufa. Las querellas, insultos y faltas de respeto se mezclan con infantiles debates sobre el uso de las redes sociales en los que se pierden horas inútilmente. (Sonroja ver a hombres hechos y derechos actuar en twitter). En una sociedad en la que los ciudadanos denuncian lejanía y falta de representación, lo que estamos viviendo en el Consistorio no es de recibo. La ciudad quiere más soluciones y menos peleas de cara a la galería. Un gobierno que actúe, decida y ejecute y una oposición que trabaje y plantee alternativas. Lo que no quiere nadie es un circo.

Carnaval en Capitulares

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 17 de febrero de 2013 a las 9:59

Hemos tenido preliminares, semifinal y final. Como en el concurso de agrupaciones del Gran Teatro, en el Ayuntamiento de Córdoba hemos tenido en estas últimas semanas actuaciones de gran nivel que han servido para solazar a los cordobeses. Como en los mejores repertorios, la cosa ha ido in crescendo y de un primer pase por la tablas de gran nivel, pasamos a otro de enorme calidad para finalizar con uno desternillante que ha hecho las delicias del jurado. Pelotazo el que ha dado este año Rafael Gómez en el escenario municipal con sus parodias sobre las cenas con Rosa Aguilar o sobre la propiedad de los terrenos del Arenal de la Fuensanta. Magníficas intervenciones que levantaron al público de sus asientos en una atronadora ovación. Sin embargo, lo mejor estaba guardado para el día de la final, una parodia espléndida en la que primero se le quita el sueldo a una edil  díscola, luego se insulta y agrede al marido de la susodicha y después se finaliza diciendo frases de profundidad como que “eso es cagar corchetes en la puerta de un sastre”. Increíble, tremendo, ovación de gala, triunfo asegurado, pelotazo –no urbanístico–, der díe. La afición está que se sale y ya no se cantan más estrofas y estribillos que las del autor de otras gloriosas frases como “esto es de mi menda lerenda que come turrón de almendras” o “eso lo va a pagar mi prima la pelá”. Me rindo ante semejante humor.

Si no fuese por lo grotesco de la situación y por la patética imagen que ofrece la ciudad cuando suceden cosas como las de las últimas semanas, uno pensaría que ni Azcona y Berlanga en sus mejores momentos habrían sido capaces de parir el guión de lo  que se vive en estos momentos en la ciudad. Rafael Gómez se ha desatado definitivamente y, no se sabe por qué razón –apunten ustedes algunas que si yo las digo acabo ante un señor de negro– ha decidido que es hora de protagonizar la vida municipal. Lo dijo el portavoz de IU, Paco Tejada, el viernes –“es lamentable que Rafael Gómez lleve dos semanas marcando la agenda”– y no le faltaba razón. La misma que tienen quienes opinan,u opinamos, que el protagonismo se lo dieron a Gómez hace muchos años los Tejada, Ocaña o Aguilar cuando tratar con el empresario no estaba tan mal visto como ahora.

Rafael Gómez es en estos momentos quien pone el orden del día en la vida municipal y ello con el permiso de un PP que ha utilizado a UCOR como marca blanca durante dos años y al que la jugada podría salirle mal si no se anda con ojo. Porque en estos tiempos de hartazgo de políticos profesionales, corruptelas variadas y miserias aireadas con la técnica del ventilador, alternativas como la de Rafael Gómez le pueden parecer a más de uno menos lamentables que las que ofrecen los partidos tradicionales. Porque puede haber quien piense que Gómez vive en la ilegalidad, pero al menos dio trabajo mientras pudo y no se muerde la lengua para denunciar las oscuras prácticas de los profesionales de la política. Y eso da mucho miedo. Tanto que ni el humor que sale de las letras carnavaleras consigue quitarme el regusto amargo que tengo instalado en mi garganta.

La vergüenza de las naves

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 2 de diciembre de 2012 a las 18:44

Dice Rafael Gómez, desafiante y retador, que las naves dela Colecorson suyas –“ustedes creéis que son de mi prima la pelá”– y que no las va a demoler porque “sería absurdo y contraproducente”. Y se queda tan pancho. El histriónico propietario de UCOR y líder de Arenal 2000 –¿o es al revés?– vuelve a lanzar su enésimo reto a sus compañeros de corporación, ala Juntade Andalucía, a la ley y a quien se le ponga delante para dejar claro que él hizo lo que hizo por que le dejaron –algún día debería decir claramente cuándo y cómo se sentó con Rosa Aguilar y Andrés Ocaña si es que esto es cierto– y que su intención no era más que crear empleo para Córdoba, por lo que no hay motivo alguno para modificar ni un ápice de su construcción. Además, el empresario afirma que a él no le han dejado hacer lo que a otros  y vuelve a denunciar una especie de cacería en su contra. Dicho con sus palabras: “Aquí vienen los franceses y les ponemos el culo”. Y se queda tan pancho, otra vez.

Que Rafael Gómez tiene una concepción laxa de la legalidad no es algo que nos sorprenda a estas alturas y por eso es inútil intentar explicarle que él construyó40.000 metrosde naves en un espacio con protección, que lo hizo sin papeles y que debería afrontar las consecuencias. Lo que es más grave es la lamentable actitud de los restantes grupos municipales del pleno cordobés. Empezando por el PP, que ahora que es gobierno apoya el mismo plan ante el que se abstuvo en 2010 _–“no podemos dejarlo dormir eternamente”, Luis Martín dixit–, y pasando por IU y PSOE, que llevan años intentando sacar adelante esta ilegalidad con argumentos poco creíbles y menos serios. Es una auténtica vergüenza que desde el Consistorio se amparen estas conductas ilegales al mismo tiempo que a cualquier hijo de vecino le meten un paquete de no te menees si pone más mesas de las debidas en su bar, aparca donde no le corresponde o se retrasa quince días en abonar el IBI. Es una vergüenza que desde el Consistorio se ampare esta ilegalidad y encima se encojan los hombros y se ponga cara de pez para justificar la decisión.

Ahora toca ver quién recurrirá el plan de las naves, seguro que algún vecino lo hace, y contemplar sila Juntaes capaz de mantenerse en sus postulados de siempre o cede a los deseos del partido –apuesto por esto–. Vivimos por momentos en una ciudad de cachondeo en la que se practica la ley del embudo y se pretende hacer ver a los ciudadanos que legalizar lo ilegal es el mejor camino. Una vergüenza.

Por cierto, no se olvide usted de ir a pagar su multa, que, como la de Gómez no va a llegar a la caja, hay que tapar con su dinero los agujeros presupuestarios.

El número uno de Nieto

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 30 de septiembre de 2012 a las 10:37

El PP reeligió ayer por unanimidad aplastante a José Antonio Nieto como presidente del partido para los próximos cuatro años. Normal, el también alcalde de Córdoba tiene en su haber los mejores resultados de la historia de su partido en la provincia, un éxito que ni él mismo podría imaginar cuando accedió al cargo por primera vez hace ocho años. Los populares disfrutan en la actualidad de mayoría absoluta en la capital y en la Diputación –el otrora fortín inexpugnable del socialismo–, gobiernan en localidades de la relevancia de Montilla, Cabra o Priego de Córdoba y han ganado posiciones en Baena, Lucena o Puente Genil. Lo dicho, todo un éxito.

Sin embargo, un año y medio después de las municipales o, mejor dicho, a dos años y medio de la próxima cita local con las urnas, la presidencia de Nieto no se antoja fácil y las medidas tomadas en este congreso son el primer paso para reactivar a un partido que ha caído en cierta sensación de adormecimiento. Dos años y medio, y más con la que está cayendo, no son prácticamente nada en política y hay que comenzar rápido a sembrar las semillas que garanticen la reedición del éxito. En la capital, Nieto no tiene grandes problemas. Me explico. La práctica inexistencia de oposición en la izquierda, por su reducido tamaño y falta de proyecto definido, y el desmoronamiento del mesiánico proyecto de Rafael Gómez en Unión Cordobesa (UCOR) le garantizan al regidor una etapa tranquila en lo político y poder centrarse en asuntos de relevancia como el paro o la salida de la crisis.

En la provincia la cosa cambia. Primero en la Diputacion, que se tomó por sorpresa y donde hace falta poner orden. No son pocos los cargos del PP que la dan por perdida en 2015 y el excesivo protagonismo del multifuncional Salvador Fuentes amenaza con fagocitar hasta a los vigilantes de la puerta. Nieto necesita que La Merced dé más juego por los pueblos cordobesespara animar a los electores a pasarse a la gaviota y dejar la rosa o el solecito. El chasco de las autonómicas encendió la señal de alarma y, por eso, ayer se decidió establecer un sistema comarcal en el partido que le permita ganar votos al PP en las localidades de entre 5.000 y 15.000 habitantes, donde hace aguas seriamente. Además le hace falta consolidar pueblos como Montilla, donde Cabello de Alba vive un difícil equilibrio, y mantener otros como Lucena, donde Manuel Gutiérrez está dando menos juego del esperado. Nieto sabe que los suyos deben fajarse más en los bares y menos en los casinos si quieren ser la primera fuerza provincial y está decidido a conseguirlo. Porque quiere ser el número uno en Córdoba y porque eso vendería muy bien en Sevilla cuando el PP empiece a ponerle cara al rival de Griñán. ¿Podría ser el número uno allí también?

Carrillo, Cañero y la demagogia

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 23 de septiembre de 2012 a las 10:41

El mismo día en que España se despedía de un hombre clave para su historia reciente, la izquierda cordobesa dejaba plantado Cabalcor. El mismo día en que se incenaraban los restos de un político que fue capaz de evolucionar en sus ideas, unos aprendices de brujo demostraban en Córdoba que la involución aún es posible. El mismo día en que los restos Santiago Carrrillo descansaban para siempre, la cortedad de miras de los líderes políticos volvía a resucitar los fantasmas de la vieja España en nuestra ciudad cuando, los mismos que horas antes glosaban la trayectoria de un hombre que supo dejar atrás extremismos sin sentido y odios atávicos, se plantaron con silbatos y banderas en Caballerizas por el homenaje a Antonio Cañero.

Santiago Carrillo, a quien siempre recordaran unos por sus concesiones en la Transición y otros por la matanza de Paracuellos, demostró en sus 97 años que el ser humano es capaz de pasar de la ortodoxia estalinista al europeísmo democrático. Antonio Cañero, maestro del rejoneo y patriota para unos y sádico asesino genocida para otros, también demostró su humanidad legando a Córdoba los metros suficientes para construir un barrio que hoy lleva su nombre. Ambos tienen luces y sombras y a ambos se ha utilizado esta semana como excusa de feria para hacer política barata y populismo de tres al cuarto.

Carrillo y Cañero representan las dos caras de esa España a la que cantó Machado cuando el país se desangraba camino de la catástrofe impulsado por la intransigencia de unos y el odio de otros (da igual el orden). De aquella contienda que sumió a España en 40 años de dictadura tenebrosa, miedo, atraso y persecución hay quien quiere hacer hoy argumentario político. Del dolor de hace ya 75 años se sigue haciendo pancarta hoy día ante la incapacidad de articular discursos contemporáneos, soluciones a la crisis y alternativas económicas. Del mismo modo que Mas aventa el nacionalismo exacerbado en Cataluña para tapar sus fracasos, en Córdoba se ha querido hacer de un homenaje bandera de guerra entre los buenos y los malos, entre los demócratas y los fascistas, entre los obreros y los señoritos.

Desconozco si Cañero se dedicaba a alancear rojos desde su caballo tanto como si Carillo dio la orden de fusilar a varios miles de personas en Paracuellos. La historia y los historiadores son los que deben narrar, que no juzgar, aquello que pasó más de siete décadas atrás. Lo que sí sé es que en estos tiempos de desesperanza y oscuridad económica, la demagogia no debería ser la línea argumental de quienes están llamados a dar soluciones; no a crear más problemas. Nos desangramos mientras los médicos deciden si el color de la bata para operar debe ser verde o blanco. Pena de país.

Nieto tiene un plan

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 16 de septiembre de 2012 a las 10:06

Flotaba en el ambiente la sensación de que este primer año de José Antonio Nieto al frente de la Alcaldía no es que hubiera sido muy productivo. Las labores de encaje al llegar, unidas a las de poda y reacomodación de la estructura municipal habían trasladado a la ciudadanía cierta impresión de que su alcalde estaba haciendo por sacar a la ciudad de este agujero poco más que gestionar la ruina municipal –que tampoco es poco–. Al mismo tiempo, y en el ámbito político, el cierre de la sempiterna crisis del PSOE local y la presencia cada vez más visible de IU en el Gobierno de la Junta empezaba a obligar al Partido Popular a ponerse las pilas para que nadie les distraiga la atracción de los focos y la primera plana informativa. No está la cosa para regalar espacio y titulares a la competencia por mucho que ésta esté diezmada y se disfrute de una mayoría absoluta. Visto esto, el alcalde anduvo rápido y a la vuelta de las vacaciones dio el golpe de efecto.

José Antonio Nieto convocó la semana pasada por sorpresa el debate sobre el estado de la ciudad, con apenas cuato días para que la oposición ahormase su discurso y preparase un frente de batalla. El regidor ganó por la mano a la hora de citar y, después, lo hizo en los argumentios al sacarse de la mano una completa batería de ideas para relanzar la ciudad. El plan Córdoba 10 es el nuevo mantra municipal, el libro sagrado de los chicos del PP para desarrollar su gestión en los próximos años. Es una iniciativa buena. En el sentido literal porque tiene mucho de buenismo de actuación. En el sentido político es tan amplio y difuso que en él caben todas las piezas que se quieran meter. Vamos que cabe hasta el ascenso del Córdoba.

Está bien que Nieto enseñe sus cartas, marque su rumbo y ponga negro sobre blanco cuáles son sus objetivos. Nos saca así de la atonía en la que estábamos metidos y nos da a los periodistas material para escribir unas cuantas veces. Le falla un poco al tema la concreción, un verbo poco conjugado en Córdoba. Esta ciudad ha vivido ya unos cuantos planes de actuación y ha sido la meca de los maquetistas de medio mundo por lo que en esos planes se ponía. (De este mal se libra el programa nietil porque la maqueta del centro de congresos está ya construida a tamaño real). Ahora sólo falta que el regidor cordobés, una vez impulsado su ideario, le dé el mismo impulso a gran parte de su equipo. Porque al alcalde le hace falta un número dos que salga y dé vidilla casi tanto como que sus concejales salgan a la palestra y nos cuenten exactamente qué es lo que hacen. Salvando honrosas excepciones, lo cierto es que no está muy claro qué se está gestado en Capitulares. Y no estaría de más saberlo.

Lecturas del congreso

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 5 de junio de 2012 a las 12:40

El PSOE cordobés celebró ayer su congresillo extraordinario para elegir a los delegados que representarán a la provincia en el Congreso regional que se celebrará en Almería entre los próximos 6 y 8 de julio para reelegir a José Antonio Griñán como secretario general del partido en Andalucía. La reunión transcurrió, por primera vez, en el más absoluto oscurantismo y no se dejó pasar a los medios en ningún momento a la zona donde debatían los delegados. Mala señal ésta, que demuestra que algo se querrá tapar cuando se amordaza a los periodistas y se le hurta información a la opinión pública. Pero al margen de esta nefasta decisión, hay dos lecturas que sobresalen de lo sucedido ayer.

La primera tiene que ver con el   resultado de la votación en sí. Los críticos liderados por Joaquín Dobladez acudían a la cita aupados por sus últimos éxitos previos a las autonómicas, con los que pusieron en jaque a la dirección encabezada por Juan Pablo Durán. Con el congreso provincial del 14 de julio en vista, los dobladistas repitieron la jugada de plantear una lista alternativa a la oficial pensando en medir fuerzas con los duranistas y ver quien está mejor. Sin embargo, mucho han cambiado las cosas desde el 25 de marzo y el mantenimiento del poder autonómico andaluz ha llevado a muchos de quienes antes criticaban abiertamente a la dirección a alinearse ahora con ella. Unos dicen que porque de lo que se hablaba ayer era de Griñán y ahí hay que cerrar filas. Otros sostienen que ha habido presiones y múltiples llamadas amenazadoras que han decantado no pocos sufragios. Finalmente hay quienes señalan al futuro reparto de cargos en la nueva administración y al pánico del paro como motivos claros para no embarcarse en aventuras regeneradoras antes de tiempo. Quizás, también, que la figura de Joaquín Dobladez no genera la confianza ni tiene el tirón que algunos pensaban. Sea una u otra cosa, lo cierto es que Durán logró ayer una clara victoria, aunque habrá que ver si ésta será igual en julio o las más que seguras negociaciones que se abren ahora dan lugar a sorpresas. El aspirante afirma que en la reunión provincial cambiarán las cosas. El defensor del título no lo ve así.

 

La segunda lectura del congreso es la más llamativa. Los delegados reunidos ayer aprobaron con un 98% de votos a favor, ocho abstenciones y sólo un sufragio en contra la gestión de la ejecutiva regional del partido. Es decir, que los socialistas de Córdoba creen a pies juntillas que perder la elecciones municipales, cinco diputaciones, los comicios generales y la cita autonómica está muy bien y no merece ningún reproche. No entiendo nada. Lo admito. Debo vivir en una galaxia paralela, pero si yo estoy en una organización que ha sufrido la sucesión de descalabros electorales que ha sufrido la socialista entiendo que a alguien se le deberían reclamar responsabilidades. Y no desde la cosa personal, sino desde la perspectiva de que obviamente algo se debe haber hecho mal para caer de esta manera. Los socialistas parece que han elegido dejar que Zapatero sea el chivo expiatorio de todos sus males y por ello mantienen que su Ejecutiva lo ha hecho “der dié”. Poco más o menos se viene a decir que una vez muerto el perro (con perdón) Zapatero se acabó la rabia. Nada de autocrítica, nada de análisis del descenso, ni una voz discordante. Y luego se preguntan los partidos -da igual el que sea de los grandes, ambos hacen lo mismo- por qué los ciudadanos están cada vez más alejados de ellos. ¿Se lo quiere explicar usted?

Duelo al sol en el PSOE

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 20 de mayo de 2012 a las 9:30

Han estado meses citándose, enseñándose los dientes y midiendo las distancias que les separan dentro del barco socialista y ya han dado el paso decisivo. Juan Pablo Durán y Joaquín Dobladez hicieron público el miércoles lo que ya era un secreto a voces desde que el segundo retara al primero con una lista alternativa para el congreso federal allá por los comienzos del año. El actual secretario provincial del PSOE deberá medirse al exdelegado de Cultura de la Junta si quiere permanecer en el sillón que ocupa desde hace cuatro años y la lucha va a ser muy entretenida. Los socialistas recuperan en este 13 congreso que celebrarán el 14 de julio sensaciones que permanecían desaparecidas desde el año 2000. Dos candidaturas –una tercera se antoja ahora difícil–, una formación tremendamente desestructurada internamente por la dura pérdida de poder que ha sufrido en un año –menos mal que salvaron la Junta– y cierta sensación de incertidumbre por saber hasta dónde puede abrirse la caja de Pandora en el camino electoral hasta el citado 14 de julio. Hay ambiente e, incluso, ganillas de pelea.

Y es que ambos candidatos no pueden negar que se tienen muchas ganas (lo negarán, pero no les hagan ustedes mucho caso). Ellos y sus entornos. El último año y medio ha dado para mucho en las filas del puño y la rosa y son tantas las heridas abiertas que se antoja extremadamente difícil tener anestesia para cerrarlas todas sin dolor. A Durán se le echan en cara sus dos batacazos electorales en municipales y generales y la derrota camuflada de las autonómicas. Además se le acusa de no saber llevar el partido y aplicar el puño de hierro, sobre todo con quienes no han sido de su cuerda. Enfrente a Dobladez se le critica que haya optado por mostrar sus desavenencias sólo cuando se ha quedado sin cargo junto a su dependencia histórica del sector zarriísta. Asimismo, hay quien afirma que su conexión con la provincia ha sido históricamente menor de lo deseable inmerso como estaba en responsabilidades en el IAJ en Sevilla.

En esta guerra, Dobladez y sus críticos –y el BOJA determinará quiénes y cuántos lo serán– van a tener enfrente al aparato andaluz del partido, liderado por una Susana Díaz omnipotente que ya el viernes cerró filas con Durán al destacar su “talante y talento”. Más claro, agua. El partido se va a jugar en la provincia y los candidatos llevan ya más kilómetros que el baúl de la Piquer buscando apoyos en las agrupaciones y, sobre todo, entre los alcaldes con los que cuenta el partido y cuyas baronías reverdecen tras años en los que la avenida del Aeropuerto mandaba todo lo mandable… y más. Comienza el baile. Continuismo o renovación. Ahí está el dilema.

De bomberos, vergüenza y virginidad

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 6 de mayo de 2012 a las 10:06

Doce millones de euros. Dos mil millones de las antiguas pesetas. Eso es, nada más y nada menos, el montante del agujero –aunque podríamos hablar de socavón– que el PP se ha encontrado en el Consorcio Provincial de Bomberos. De esos doce millones de euros, una parte principal corresponde el impago de las cotizaciones ala Seguridad Socialde la plantilla desde 2003, 8 millones, mientras que otros 3,5 son por el impago del IRPF de la plantilla en los años 2009 y2010. Aella hay que sumar irregularidades en la adjudicación de las  obras del cuartel deLa Carlota. Elescándalo de los Bomberos es mayúsculo. Así, sin anestesia. Según lo que sabemos hasta ahora, durante casi una década, allí se ha hecho lo que se ha querido y se ha pagado lo que ha venido en gana.

En la denuncia del PP, cuya primera parte ya está investigandola Fiscalía, no se habla de nombres concretos, si bien ni el antiguo gerente, ni los antiguos presidentes, Francisca Carmona y Fernando Expósito, salen lo que se dice libres de pecado. Eso en la s responsabilidades directas, que en la indirecta el expresidente Francisco Pulido debería tentarse la ropa por aquello de la subsidiariedad y de que él puso ahí a sus compañeros de partido. Para esclarecer este desastre, ha tenido que ser UCOR la formación que haya reclamado la creación de una comisión de investigación en la institución provincial a través de la que se pueda determinar hasta qué punto la bazofia de las cloacas había ascendido en los escalones del Palacio dela Merced.

Como digo, el escándalo me parece impresentable, indecente y fiel reflejo de una época de vacas gordas y manga ancha de la que ahora nos toca ser paganinis a todos porque quienes entonces dilapidaron ahora miran para otro lado. Pero también me escandaliza que el PSOE, el partido que durante 30 años mando enla Diputación, diga por boca de su secretario provincial que ellos no sabían nada. Vamos que durante diez años se hace de todo y no se paga casi nada y nadie pregunta. Juan Pablo Durán ha dicho que su partido apoyara todas las investigaciones, pero nada ha referido de aplicar la misma limpieza interna que se le exigió al PP con el caso Gürtel. Me parece indecente que no haya una investigación interna, que no haya suspensiones de militancia y que no se salga en público, si no haciendo acto de contricción, al menos demostrando que aún hay vergüenza torera en la formación suficiente como para asumir los errores del pasado. Porque hay que ser muy cándido para pensar que nade supo nada del tema en diez años. Muy cándido y virginal. Y desde luego no conozco ya a nade así en los despachos del poder.

La gloria del majadero

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 12 de abril de 2012 a las 14:47

El Consejo Audiovisual Andaluz (CAA) ha reclamado hoy al Gobierno que tome medidas contra Intereconomía y 13TV por los comentarios contra Andalucía vertidos en varios de sus programas después de las elecciones autonómicas del 25 de marzo. Al mismo tiempo, el PSOE cordobés ha presentado en el registro del Pleno una moción para declarar personas non gratas en la ciudad a los columnistas  Gabriel Albiac, Carmen Tomás, Fernando Sánchez Dragó, Eduardo García Serrano, Salvador Sostres, Javier Horcajo y José Javier Esparza, que también escribieron en sus respectivas columnas una serie de calificativos despreciativos de los andaluces. Entre las perlas que denuncian el CAA y el PSOE hay afirmaciones que dicen que “Andalucía es una región que parece que la han sacado del tercer mundo”; “los andaluces tienen miedo a perder el estado de subvención permanente” o “Andalucía es una sociedad con gravísimos problemas morales, una sociedad enferma”. Así, leídas en seco son, todas ellas, vergonzosas.

 

Sin embargo, no estoy de acuerdo ni con la posible actuación del Gobierno sobre las cadenas de televisión ni con la declaración de personas non gratas en Córdoba de los columnistas arriba referidos. Y no lo estoy porque creo firmemente que la libertad de expresión es un derecho básico para que una sociedad sea democrática y libre. Si alguien se siente aludido, ofendido o insultado con estas afirmaciones está en su perfecto derecho de ejercer cuantas acciones judiciales considere oportunas contra quienes las vierten, pero a título individual y no como representantes de la voluntad popular.

 

No quiere decir esto que yo comparta, ni mucho menos las frases soeces expresadas por un nutrido grupo de paniaguados y anticuados palmeros del extremismo que se definen a sí mismos en el desconocimiento e ignorancia que transmiten al expresarse así. Quienes ahora desprecian

Andalucía son los mismos que después del 20 de noviembre alababan su madurez democrática al darle 400.000 votos más al PP para gobernar con mayoría absoluta en España. En ese tiempo, los andaluces éramos un ejemplo de inteligencia, sabiduría y madurez democrática sin parangón casi en Europa. Para estos tristes representantes del odio visceral y de la caverna más oscura, los andaluces fuimos extremadamente conscientes de que nuestro futuro debía ser otro hasta las ocho de la tarde del domingo 25 de marzo. Hasta ese momento, amparados en las encuestas que atribuían a Javier Arenas una arrolladora victoria en las urnas, estos rocines de la opinión estaban a punto de mudarse a estas soleadas tierras para descubrir que aquí no sólo hay pan y circo sino también innovación, ciencia, cultura, emprendimiento y visión.

 

Por todo esto, creo que tanto el CAA como el PSOE más que hacernos un favor a los andaluces y a los cordobeses con sus mociones, lo único que consiguen es que estos tristes aspirantes a egregias figuras literarias tengan un minuto de gloria con el que adorarse ante el espejo del victimismo en aras de una libertad de expresión que ellos mismos confunden con derecho al rebuzno. No tengo nada personal contra ellos, de verdad. Ni contra sus medios, cuyas líneas editoriales, sin compartirlas en absoluto, me parecen tan respetables como cualquier otra (algo que, por cierto, no comparten muchos de ellos). Creo, definitivamente, que a quien grazna, rebuzna o vomita opiniones sin más fundamento que el desprecio, el desconocimiento o el insulto no hay que darles más medicina que la de la explicación de las verdades frente a las mentiras y la utilización de la inteligencia y el cerebro frente al uso de las gónadas y partes blandas. Y si somos tan malos, tontos, feos, gordos, estúpidos e ignorantes que nos dejen en paz, no vaya a ser que vengan por aquí y se encuentren con que el espejo les devuelve a ellos la imagen que tanto denostan.