Archivos para el tag ‘Equo’

El valor de un voto

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 25 de mayo de 2014 a las 8:27

Estoy de acuerdo en que esta campaña electoral no ha sido precisamente enriquecedora. Comparto con la mayor parte de los ciudadanos que no ha habido argumentos, que se ha hablado de todo menos de Europa y que de no haber sido porque Arias Cañete dijo lo que dijo ni siquiera nos habríamos enterado de que hoy estamos llamados a votar. Suscribo la opinión de muchos que piensan que lo que salga hoy de las urnas vale para más bien poco, principalmente porque los eurodiputados suelen ser en su mayoría viejas glorias de las políticas nacionales venidas a menos o fogosos principiantes que encuentran en Bruselas un lugar donde dar sus primeros pasos. Sin embargo, a pesar de todo ello, creo que hoy es muy importante ir a votar.

Hoy hay que ir a votar, en primer lugar, porque afortunadamente podemos hacerlo  libremente, y eso nunca debe olvidarse. Hoy hay que ir a votar porque en Bruselas se juega mucho más de lo que creemos y, aunque los eurodiputados y la Comisión poco pueden hacer frente a frau Merkel, no está de más que los ciudadanos digamos lo que opinamos. Y hoy, finalmente, hay que ir a votar porque no hacerlo es entregarle el control a los exaltados, a los ultras, a los fanáticos populistas que quieren acabar con todo. Vote usted hoy, hágalo a quien quiera, a los grandes o a los pequeños, a los serios o a los menos formales, a los animalistas o a los taurinos, conscientemente o dejándose llevar por la resaca de dos días de Feria. Pero vote.

Porque si no votamos dejaremos que cafres como Jean Marie Le Pen puedan tener fuerza en el Parlamento para mantener su afirmación de que “la mejor solución contra la inmigración es el virus del ébola”. O que los británicos antieuropeos de UKIP puedan desequilibrar aún más el frágil equilibrio que mantienen las islas con el continente. O que la ultraderecha holandesa del Partido de la Libertad de Geert Wilders campe a sus anchas con su discurso excluyente y racista. Hay que votar porque aunque seamos menos ricos y tengamos menos dinero, los europeos del sur tenemos un concepto democrático más avanzado y menos excluyente que esos que dicen en el norte que son nuestros salvadores. Y eso no nos conviene nada.

Y mañana, una vez que hayan salido los resultados y unos y otros se den por ganadores, podremos decir que nuestros votos han servido como llamada de atención de una clase política que en España está generando un odio, un enfrentamiento y unas rivalidades que no se recuerdan desde hace mucho tiempo. Después de meter el sobrecito en la urna podremos decirles a estos que se supone que nos dirigen que ya está bien de tensar la cuerda, de pensar exclusivamente en su rédito personal y en sus intereses y que ya es hora de que nos tengan en cuenta. Porque si votando nos hacen poco caso, si no lo hacemos aún nos lo harán menos. Y no está la cosa como para andar regalando nuestro pensamiento y nuestra vida a quien no lo merece.

26 puntos

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 13 de noviembre de 2011 a las 10:50

A una semana de que acuda usted a depositar su voto en la urna, arrancamos el sprint final de la campaña electoral más decantada, anodina y aburrida que se recuerda. La abismal diferencia que dan las encuestas a favor del PP –y que hoy mismo veremos si se mantiene o no- llevan a pensar que lo único que se dilucida el próximo domingo es el tamaño y magnitud de la victoria de Mariano Rajoy. Eso y saber si el resultado que obtiene Rubalcaba es simplemente una derrota anunciada o una debacle en toda regla del socialismo patrio. En función de lo que ocurra ahí veremos lo que pasará a partir del día 21 en Ferraz y aledaños. Hay otras variables que se juegan, es cierto, pero la parte del león es ésta y en ella debemos fijarnos.

En Córdoba esa pelea electoral se traduce en saber si el PP que encabezan Federico y Bea es capaz de pasar por encima del socialismo vernáculo de Rosa y Maribel. Porque, siendo realistas, los demás partidos no tienen nada que hacer en esta contienda. IU bastante tendrá con demostrar que lo que pasó en las municipales fue un castigo concreto y que sus políticas se ven desde la izquierda como alternativa al PSOE traidor. El PA, Equo y UPyD luchan por ver quien es la cuarta fuerza política de la provincia, un objetivo no menor teniendo en cuenta que los andalucistas cuentan con un buen número de concejales que el electorado casi ni identifica con sus siglas. Son votos tan personales como los candidatos que presenta la formación al Congreso y el Senado. Dos personajes que poco o nada tienen que ver con el andalucismo político tal y como éste se ha entendido hasta ahora. Los otros dos partidos bastante con saber si su apuesta tiene visos de futuro o es mejor echar la persiana ya.

La lucha de PSOE y PP será, por tanto, la que se sustancie en los resultados en cuanto a número de diputados y senadores. Para la Cámara Alta todos coinciden en que los populares darán la vuelta y pasarán de uno a tres senadores, lo contrario de los socialistas. En la Cámara Baja la cosa va a dentro color. Las encuestas hablan de un empate a tres que sería un buen resultado para el PP y una dulce derrota para el PSOE. Sin embargo, hay quien cree que el cambio va a ser mayor, que los populares se van a llevar el gato al agua y crecerán hasta los cuatro representantes frente a los dos de los socialistas. Si esto ocurre el día 21 puede ser de mucho dolor en la avenida del aeropuerto y el pánico por el resultado de las autonómicas de marzo se desataría. Es cuestión de 26 puntos, los trece por los que ganó el PSOE en 2008 y otros tantos para consolidar esa diferencia a favor del PP. Ahí radica la magnitud de la goleada, el prometedor futuro de algunos y el fracaso estrepitoso de otros. Quedan siete días.