Archivos para el tag ‘IESA’

La Ribera y el bien común

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 13 de enero de 2013 a las 10:25

HACE apenas un mes, el IESA hacía pública una encuesta cuyos resultados eran sobrecogedores. Más de un 58% de los sondeados consideraba que la democracia no funcionaba bien en España y nada más y nada menos que el 92,7% creía que los partidos políticos se preocupan más de sus intereses particulares que de los generales. Las cifras son alarmantes, serias y dignas de que alguien con dos gramos de cerebro activo grite un “paren las máquinas” antes de que este país se meta en una espiral de populismo de preocupante solución. Sirva este prólogo para situar al lector ante los hechos que ahora se describen y para que valore si es cierto que los partidos miran por sus intereses más que por el bien común.

Esta semana hemos asistido a la primera polémica política del año en Córdoba, desatada a cuenta de la reapertura al tráfico –autobuses y taxis sólo– del último tramo que queda por reinaugurar de la Ribera. La obra está terminada y la Junta rechaza dar el paso definitivo porque el Ayuntamiento debe dar el último empujón al asunto con la recepción del Centro de Visitantes de la Puerta del Puente. Traducido: Es como si en su comunidad se arregla la puerta de la cochera, pero no se abre porque hay que cambiar las cuerdas para colgar la ropa en la azotea. La explicación parece, y es, estúpida, pero no menos surrealista e impresentable que la decisión del Gobierno andaluz. El Ayuntamiento se ha apresurado a decir que si la cosa es porque la Junta teme perder la foto de la inauguración, él está dispuesto a cederle ésa y cuantas fueran necesarias, pero que el tráfico debería pasar por esa zona porque Aucorsa está palmando pasta a espuertas desde que dos de sus líneas no circulan por allí. Puede incluso que de fondo haya una especie de vendetta autonómica a la negativa del alcalde de arreglarle a Cultura los alrededores del inconcluso y eterno C4. Si tú no me arreglas esto, yo te dejo sin aquello, podría ser el argumento desde Sevilla. Hasta aquí los hechos. Ahora, las consecuencias.

Nuevamente, Córdoba vuelve a ser víctima del enfrentamiento infantil de dos administraciones. La ciudad, como tantas otras veces, queda en manos de una pelea de niños que olvidan por completo el bien común para centrarse en el interés político y el desgaste del adversario. En este caso, la culpa recae sin duda alguna sobre el Gobierno andaluz –en otras es al revés–, que olvida que no es una extensión del PSOE, sino que es una administración que debe mirar por usted, por mi y por su vecino. Porque eso son las administraciones: representantes de los ciudadanos para que actúen en su beneficio, no para que le pongan piedras a las ruedas y lastren sus posibilidades. Nadie en su sano juicio puede explicar en serio que este vodevil de la Ribera tenga justificación. Igual que nadie parece haber entendido aún que el bien común se encuentra mucho más allá del bien de unas siglas.

Y sólo un 58% duda de la democracia. Milagro

Ejemplaridad, esfuerzo y altura de miras

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 30 de diciembre de 2012 a las 10:32

Después de la encuesta del IESA nos lo dijera aquí en Andalucía, el Rey nos lo corroboraba en de Nochebuena: uno de los grandes problemas que sufre este país es la escasez intelectual de su clase política. El sondeo que realiza el equipo de Eduardo Moyano nos señalaba que más de la mitad de los andaluces considera que la democracia funciona mal, algo parecido a lo que decía el monarca el día 24 cuando reclamaba a los dirigentes públicos de este país “altura de miras” para sacarnos de la difícil situación en que nos hallamos.

Uno puede ser más o menos monárquico o más o menos republicano, pero creo que debemos convenir en que el Rey tiene cierta autoridad moral para decir lo que dice aun a pesar de sus yernos y sus desafortunadas cacerías. Lo escribí aquí y lo mantengo: ver al hombre que pilotó la Transición pedir perdón a la salida del hospital tras su problema africano caló hondo en mi, tanto por el desvalimiento que se veía en la mirada de una persona mayor pidiendo perdón como por lo inusual de que una institución como la Corona se dirija a sus ciudadanos para retractarse.

Pedir perdón, costumbre en desuso.

En un país en el que la crisis nos encamina a un año de más paro, decrecimiento y miseria social, el mensaje del Rey debería servir a algunos para tomar nota y aplicarse en sus deberes. España no necesita frentismos, lo que necesita es unión, trabajo conjunto y esfuerzo. No necesitamos que cada Gobierno que llegue haga una ley de Educación, lo que necesitamos es que haya un acuerdo por el cual nuestros hijos estudien inglés, matemáticas, lengua, historia, literatura y ciencias con la suficiente intensidad como para poder valerse en el futuro. Y el que quiera Religión que la coja y el que opte por la ética también. Pero lo primero es lo primero. Tampoco necesitamos este jugueteo con la Sanidad, sino que lo que hay que hacer es mantener los servicios básicos, ahorrar donde se pueda y concienciarnos a nosotros mismos de que los derechos –irrenunciables e intocables– los sufragamos todos y no caen del cielo. Finalmente, por ahora, tampoco parece que éste sea el momento en el que debamos debatir sobre si el Estado debe ser federal, centralista o mediopensionista; sobre todo porque ninguno de los que defiende cada opción tiene una idea clara de lo que postula ni le interesa la polémica más que para establecer una cortina de humo lo suficientemente tupida como para que no se hable de lo que de verdad importa.

Y lo que de verdad importa es que este 2013 que vamos a iniciar sea menos malo de lo previsto; que se luche con denuedo para llevarle la contraria a la previsión de paro y caída de la actividad y que las zarandajas queden para otro momento. Eso es lo que ha dicho el Rey, lo que sale del análisis del IESA y lo que usted y yo hablamos en estos días de familia y encuentro. Y lo demás son tonterías de quienes no viven en la realidad.