Archivos para el tag ‘IU’

Vender Córdoba

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 7 de diciembre de 2014 a las 8:20

Pasee usted hoy por Córdoba. Transite por la Judería y dese un salto al Patio de los Naranjos. Busque un lugar en el que comer en el entorno de la Ribera. Siéntese en una terraza a disfrutar del sol y del frío prenavideño. Cuando lo haga, mire a su alrededor con atención, escuche los sonidos de la calle, preste atención a las conversaciones de los cientos de turistas que se agolparán para entrar en la Mezquita, para comer una tortilla en el Santos, para conocer los jardines del Alcázar o para perderse callejeando en busca de la Sinagoga. Disfrute del momento, de esas personas de fuera que alaban esta ciudad, que destacan la limpieza del Casco Histórico, que se maravillan ante el ingente patrimonio que desborda sus miradas. Y créaselo. Hablan de Córdoba. Sí, de esta ciudad. Estarán a buen seguro estupefactos ante la contemplación de una urbe que es mucho más de lo que les habían contado cuando prepararon el viaje. Esa es Córdoba, una ciudad que nunca deja de sorprender, que maravilla a los visitantes y que camina hacia un récord histórico de turistas que cuando vuelven a sus casas ejercen de pregoneros de esta villa. Lo dicho, disfrute de sus palabras, que ya llegará el martes. Porque cuando llegue el martes, quienes deben ejercer de mensajeros de nuestras excelencias volverán a salir a la palestra a pelearse por un sillón, una palabra o una foto. Así de claro, así de duro y así de descarnado.

Así lo dejaron de manifiesto el pasado jueves unos pocos empresarios dedicados a vender esta ciudad allende nuestras fronteras en un acto que –perdón por la inmodestia– organizó este periódico en la Diputación. Allí, los profesionales que se dedican a traer personas a esta ciudad, a llenar los hoteles, las tabernas, los restaurantes y los monumentos, volvieron a clamar en el desierto en busca de un acuerdo; de la unidad necesaria para hacer las cosas bien; de un plan estratégico que tenga menos de plan y más de estratégico; de una reunión de intereses en la que todos salgamos ganando; del fin del yoísmo imperante para que triunfe el nosotros; de la introducción de un lenguaje de diálogo y cooperación entre las administraciones y los agentes sociales, de la implementación, en definitiva, de un sistema que nos sirva a todos y del que todos salgamos ganando.

Porque Córdoba debe vender su marca. Estamos ante un momento clave, cargados de infraestructuras, explotadas y por explotar, que nos pueden situar en el mapa de una economía, la de los congresos, que no tiene más que ventajas y cuyo sonido suena a caja registradora. Organizadores de congresos, profesionales de la joyería, la Universidad, el periodismo, empresarios de todo tipo y condición reclaman a gritos el fin de este ruido insoportable que hace que nos perdamos en la lucha por sillones apolillados mientras dejamos pasar los barcos del oro camino de otras ciudades. Gentes de todo tipo que reclaman a los políticos que se sienten y tracen un plan para esta ciudad; un plan duradero que supere los vaivenes electorales, un plan de traiga pan y trabajo a una Córdoba devastada por el paro. Y si luego alguien quiere hacerse una foto que se la pida a un turista. Pero que no joda más.

IU vuelve a la Iglesia

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 30 de noviembre de 2014 a las 12:19

Me declaro fan incondicional de los estrategas políticos de Izquierda Unida. Su visión y don de la oportunidad en algunos asuntos es digna de figurar en la lista de maestros de la organización electoral. En un tiempo en el que los parados se cuentan por millones, la corrupción sitia a la política y el sistema cruje por los cuatro costados, en la coalición han descubierto un nuevo arma electoral, algo que hasta ahora nunca se había utilizado y que seguro que va a revolucionar la triste perspectiva que les atenaza. Así, después de sesudas y largas reuniones cargadas de debate de fondo, los estrategas han encontrado el mejor camino para recuperar el afecto de los que parecen decididos a optar por el señor de la coleta. No se preocupen, el peligro va a desaparecer, hemos encontrado la alternativa, parecen decir. Zurrémosle estopa a la Iglesia que eso no lo hemos hecho nunca y nos puede ir muy bien.

Así, el jueves, el portavoz municipal de la coalición daba una rueda de prensa con Córdoba Laica para reclamar que el Ayuntamiento abandone cualquier participación en actos religiosos y se abone a la laicidad. Normal que lo diga la plataforma, que lleva en ello unos cuantos lustros, pero que Francisco Tejada nos salga ahora con estas tiene su punto. Debe ser que se le ha olvidado que durante una década larga formó parte de un gobierno municipal que estiró sotanas, presidió procesiones y participó en misas como si no hubiera un mañana. No contentos con ello, el viernes, toda la plana mayor de IU –con sus Cayo Lara, Antonio Maíllo y demás– se vino para Córdoba para reclamar la propiedad de la Mezquita para “el pueblo” –el suyo, claro– desde el Patio de los Naranjos. La cosa iba básicamente de buscar la foto en la que la seguridad de los curas los echara del lugar para demostrar que las sotanas son lo peor de lo peor. Pero, claro, no contaban con que la cosa les iba a salir cucona y que los curas se habían olido la tostada. Así que allá que se fueron, dieron una rueda de prensa en la que, por cierto, a Maíllo le dio pereza hablar de las dimisiones de los suyos en Sevilla, y se fueron entre abrazos felices y contentos como el niño que roba un donut en un comercio y no le pilla el dueño. Nivelito.

Anda Izquierda Unida desnortada en estos tiempos, perdida entre el impulso de Podemos y palos como el de Ganemos Córdoba. La coalición predica un nuevo tiempo con nuevos rostros para reformar la política mientras mantiene un pacto de Gobierno en Sevilla que sus propios electores no entienden. Es cierto que Rajoy y el PP aprietan, pero no lo es menos que desde Sevilla el Gobierno andaluz no le anda a la zaga. La estrategia de atacar al clero como culpable de todos los males, además de obviar que hay votantes de IU –y muchos– que van a misa, no sirve ya ni de cortina de humo ante los problemas de verdad que nos sacuden. Si la coalición quiere seguir existiendo es hora de que se renueve a sí misma, cambie el discurso, proponga cosas concretas y escuche a la calle. Si no, me da a mí que tras las municipales va a estar la cosa jodidilla. Y no habrá donde esconderse.

Y a los curas que los dejen tranquilos, que ya hacen ellos solos todo lo posible por meterse en un montón de charcos.

Tres injusticias con la Mezquita (y Catedral)

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 16 de noviembre de 2014 a las 12:22

Córdoba es la Mezquita y la Mezquita es Córdoba. Cualquier cordobés que viva en esta ciudad tiene clara esta afirmación de perogrullo y no digamos los cientos de miles de turistas que se dejan caer por aquí a lo largo del año. Y si eso es así, ¿por qué hay tanta gente empeñada en liar la madeja? ¿Alguien me puede explicar cómo es posible que exista tal cantidad de gente dispuesta a estar todo el día poniendo en solfa algo que 799.000 cordobeses de la provincia tienen tan claro? No me lo explico. Bueno, sí. Sí me lo explico porque la torpeza, el aburrimiento, los intereses torticeros y, con perdón, las ganas de tocar los cojones, son algo consustancial al pueblo español. Y sigo.

Esta semana hemos tenido tres magníficos ejemplos de cómo no se debe actuar para proteger un monumento (quien quiera que le llame templo) que está por encima del bien y del mal. Estos días hemos tenido por aquí al presidente de VOX, Santiago Abascal, quien se ha entretenido en decir que tras el intento de retirarle la propiedad de la Mezquita a la Iglesia hay un movimiento yihadista capitaneado por la Junta Islámica que quiere imponer el rezo musulmán. Bonita forma de liarlo todo, principalmente si tenemos en cuenta que la Junta Islámica no está en la Plataforma de la Mezquita. Primera injusticia.

También esta semana, la citada plataforma ha convocado otro debate para analizar la inmatriculación del templo a nombre de la Iglesia –que lo de los 800 años como catedral es un detalle menor que no hay que tener en cuenta– de la mano de Federico Mayor Zaragoza, ex jefe de la Unesco, y Carmen Calvo, ex de todo en el PSOE. La cosa iba de debatir el tema, pero, como en casi todo lo que hace este colectivo, el debate no existe porque no hay nadie que defienda la postura contraria. Así que, como era de prever, el intenso, duro y sesudo debate concluyó con algo así como que los curas son muy malos, sólo quieren ganar dinero y jodernos la marrana. Segunda injusticia.

Pero claro no se iban a quedar los clérigos sin su parte de salida de tono. Así, el canónigo encargado de Turismo del Cabildo, Manuel Montilla, ponía de su parte en esta ceremonia de la confusión al decidir unilateralmente cobrarle a los cordobeses que quisieran ver la Torre Campanario en horario de mañana. El Cabildo, inmerso en una importante campaña de imagen, echaba humo el viernes por la mañana al leer la información publicada por el Día, y, aunque no quiso hacer sangre, por la tarde reaccionaba pidiendo perdón y anunciando que de cobrar a los lugareños, nada de nada. Tercera injusticia.

Y todo esto en sólo una semana en la que ni PSOE ni IU ni el obispo –actores principales también en este sainete– han abierto el pico. Menos mal que sigue habiendo 799.000 cordobeses que pasan de todo esto y de todos estos; que si no acabaríamos poniendo un bar en el crucero y un confesionario en las taquillas. Que jartura, de verdad. Si algún Abderramán levantara la cabeza no haría mal en darle duro en las suyas a toda esta panda de gente aburrida. Con la de cosas importantes que hay que arreglar.

IU, ante su encrucijada

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 11 de noviembre de 2014 a las 11:23

La crisis se ceba con Izquierda Unida. La otrora todopoderosa formación que gobernó Córdoba durante lustros de la mano de Julio Anguita, Herminio Trigo, Manuel Pérez, Rosa Aguilar y Andrés Ocaña sufre ahora una especie de destierro en la ciudad del Califato Rojo. El fiasco de las municipales de 2011, colofón a un mandato municipal desastroso en el que a la salida de Rosa Aguilar camino del PSOE se sumó la incapacidad de Andrés Ocaña para reorientar el rumbo de un equipo heredado, ha puesto a la coalición de izquierdas en el peor momento de su historia en Córdoba. Una situación en la que su propia supervivencia como fuerza política independiente en la cartelería de las próximas municipales aparece ahora rodeada de dudas y sombras. El colofón a una historia que venía fraguándose desde hace muchos.

Y es que la bofetada recibida el domingo en la asamblea de Ganemos Córdoba está a punto de dar con la coalición en la lona. Una abrumadora mayoría (352-175), decidió que la nueva formación política surgida al albur de la crisis, los movimientos sociales y el hartazgo ciudadano concurrirá a las urnas del 24 de mayo de 2015 constituida como agrupación de electores, es decir sin siglas de nadie en su interior y convertida en una reunión de independientes unidos por un programa común. La decisión supone un durísimo varapalo a IU, que debe decidir ahora si está dispuesta a enterrar las siglas con las que mandó en Córdoba durante décadas para diluirse en una amalgama en la que está (casi) todo por decidir. Las fuentes consultadas por el Día señalan que aún es pronto para saber cuál será la postura de la coalición y dejan para mañana, cuando se reunirá el consejo andaluz de la formación en Sevilla, una primera toma de postura oficial sobre lo acontecido el domingo. Lo cierto es que no había más que ver el rostro del coordinador provincial y candidato a la Alcaldía, Pedro García, para entender la magnitud de su derrota. Igual que bastaba observar las sonrisas de algunos de los impulsores de Ganemos Córdoba para comprender cuán dulce era su victoria.

GANEMOS CORDOBAIzquierda Unida está ante la encrucijada de aclarar qué quiere hacer en adelante, una decisión en la que hay mucho que leer. Por un lado, su disolución dentro de Ganemos le supondría una pérdida de representación en la Diputación al no poder sumar sus votos con los obtenidos en otros lugares de la provincia. De la mano iría una disminución de ingresos para una organización que necesita captar fondos si quiere mantener su estructura actual. Y, por último, un pérdida de influencia considerable. Si los resultados de la asambleas del domingo pueden servir de banco de pruebas, en unas hipotéticas primarias abiertas IU tendría muy difícil situar a sus candidatos en los puestos de salida. Antes de ayer, los votos obtenidos por la agrupación de electores fueron el doble de los logrados por la coalición que auspiciaban desde Ambrosio de Morales, toda una declaración de que hay muchos que no quieren ligar el futuro de esta nueva experiencia política con nada que se asemeje al pasado.

Existe otra clave que puede explicar la caída en desgracia de IU en su propia casa: el hastío de su votante tradicional con la formación. Ya desde hace años, la forma de Rosa Aguilar de conducirse desde Capitulares comenzó a provocar una sangría continuada de militantes y cargos medios hacia el exterior. Ese distanciamiento, que acabó con la exregidora en el PSOE, no ha sido corregido por las nuevas cabezas visibles del partido, que, paradójicamente, cuenta entre sus principales activos en Andalucía con dos cordobeses: el coordinador regional Antonio Maíllo y la consejera de Fomento, Elena Cortés. Los vaivenes en la dirección provincial y local, las purgas internas o los enfrentamientos entre la ortodoxia del PCA y visiones más aperturistas han provocado un éxodo que parece cristalizar en Ganemos Córdoba. A modo de ejemplo, el domingo se vio en la asamblea a exconcejales de la época gloriosa de la coalición como Paco Paños, Paco Muñoz o María José Moruno o a antiguos militantes destacados como Ángel B. Gómez Puerto y Pedro Antúnez.

Y luego están Podemos y Julio Anguita. El partido de Pablo Iglesias se ha hecho con la calle en la ciudad y desde la propia coalición admiten que la del domingo fue una lección de movilización en toda regla. Tras decidir el jueves pasado que apoyarían la agrupación de lectores, los seguidores del partido morado llamaron a una movilización masiva para la asamblea del domingo y tal fue su capacidad que arrasaron a las siempre bien dispuestas huestes de IU. Anguita, por su parte, hirió de muerte a la formación que dio a luz al anunciar desde su Frente Cívico el apoyo a la agrupación de electores, con lo que eso supone de capacidad de arrastre.

Con estos mimbres debe jugar ahora una Izquierda Unida que desde Madrid y Sevilla aboga por mezclarse con la sociedad, pero que a pie de campo afronta una profunda crisis. Los resultados del domingo deben leerse como un durísimo golpe a su dirección cordobesa, pero también es cierto que ésta es coherente al mantener su deseo de persistir como marca política consciente de que cualquier otra decisión supondría su disolución y, prácticamente, su desaparición de la escena política. El consejo andaluz de Sevilla marcará las pautas a seguir y durante esta semana o, a lo sumo, principios de la próxima la formación deberá exponer sus conclusiones en la ciudad. Seguir siendo Izquierda Unida o entregar la memoria histórica de la coalición a nuevas formaciones en ascenso en las que, salvo el despecho, hartazgo y cabreo social, poco más se conoce. Difícil decisión.

Limpieza de sangre

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 9 de noviembre de 2014 a las 12:00

Lo confirmó el CIS el miércoles, Podemos es hoy en día la primera fuerza en atracción de electores y nuevos votantes. Su ascenso es de  tal magnitud que incluso en el propio partido morado comienzan a lanzar mensajes de que hay que tomarse las cosas con calma no se vaya a morir de éxito. Los chicos de Pablo Iglesias son conscientes de que mucha de la grey que les sigue lo hace más por desafecto y cabreo con los partidos tradicionales que porque suscriba al 100% su programa electoral. Señal de alarma, cuidado, corremos el riesgo de pasarnos de frenada y eso tampoco es bueno. Sigamos como hasta ahora, seamos martillo de herejes, voz de los sin nada y portavoces de la utopía, pero no nos vengamos arriba que eso no lleva a ninguna parte. No cometamos el pecado de casta y comencemos a elaborar un programa de verdad, con sus propuestas y sus cositas bien puestas.

Mientras, en la acera de enfrente PP y PSOE tiemblan de nervios. Los populares no ganan para sustos, su cacareada recuperación no llega al pie de la calle y la imagen de sus líderes se arrastra por el fango. En el Gobierno sólo existe superSoraya, el gallego sigue en gallego y los demás miran hacia abajo esperando que no se les pare una nube encima y tengan que explicar nada. Según la cocina de las encuestas siguen siendo los primeros, pero la sensación de zozobra, miedo y desnorte va alcanzando cotas estratosféricas. Nadie sabe qué decir ni cómo actuar y, por ahora, lo único que parece que ha parido Arriola es que todos se dediquen a pedir perdón compulsivamente e cuantos actos y discursos se les ofrezcan. La contricción, segunda parte del pecado, cotiza al alza. Para todos menos para Monago, al que parece que sus picores le pueden costar caros.

En el PSOE anda la cosa movida. La que manda, Susana, advierte a quienes fueron sus mentores de que tendrán que coger las maletas si el Supremo les mete mano por los ERE. Se revuelve el socialismo histórico, pero la chica de Triana atiene claro que si quiere llegar a mayor en esto debe plantarse en sus reales. Susana sueña con la Moncloa y en Madrid, en los círculos del Poder –no confundir con los violetas- la ven con más que buenos ojos. El chico que dicen que manda, el joven Pedro, anda a la carrera tratando de ganarse el puesto recorriendo España. Pero le falta rotundidad, le falta claridad, le falta, en definitiva, experiencia. Que corra que le va el reloj en contra.

De los pequeños no hablamos, el terremoto se los ha llevado por delante víctimas de sus indecisiones, sus cesarismo y sus luchas cainitas.

La Podemitis se ha adueñado de España, si Torquemada reviviera seria feliz en esta especie de carrera de limpieza de sangre en la que andamos metidos. Como si fuese algo recién inventado, la decencia, la vergüenza y la honradez se han puesto de moda entre quienes ni la quisieron, ni la practicaron, ni la consideraron. Ahora toca ser castellano viejo. Pero andémonos con ojo, que la obsesión inquisitorial ya nos costó un imperio. No vaya a ser que el miedo a la coleta nos cueste un Estado.

El ojo ajeno

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 2 de noviembre de 2014 a las 8:31

Si no fallan las previsiones, la encuesta que hará publica mañana el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) situará a Podemos como primera fuerza política en intención de voto directo. El partido de Pablo Iglesias galopa sin freno hacia un espectacular resultado electoral aupado por la crisis, el hartazgo de los ciudadanos y la incapacidad de los partidos tradicionales para plantarle cara. Con un mensaje que mezcla el populismo, la utopía y algunas ideas felices, el profesor madrileño se está metiendo en el bolsillo a una ciudadanía harta de lo que ve, cansada de asistir día sí, día también a un desfile de casos de corrupción que sonroja y desesperanzada porque la recuperación, por mucho que se empeñe en decir el Gobierno, no se nota a pie de calle. El caldo de cultivo ideal para que crezca Podemos.

Y frente a esto, ¿que hacen las fuerzas tradicionales? Nada. Bueno sí, lo de siempre, gritar a voz en cuello eso del “y tú más” y tentarse la ropa en un ataque de histeria que les tiene bloqueados. Como muestra basta ver la gestión de la escandalosa operación Púnica -habría que hacer doctor honores causa a quien pone los nombres de los operativos en la Guardia Civil- durante esta semana. Hemos asistido a un rosario de gruñidos, quejidos, lamentos y bufidos que retratan a la perfección a la clase política que padecemos en la actualidad. Ignorantes de lo que de verdad piensa la gente en la calle, nuestros políticos han vuelto a tirarse los trastos a la cabeza, han vuelto a condenar sin paliativos la corrupción ajena mientras olvidan la propia y han vuelto a abochornar a una población que no cree justo estar representada por tan lamentables aspirantes a prohombre.

Porque tanto el PP como el PSOE lo mejor que pueden hacer estos días es callarse, fustigarse en público, pedir perdón a todas horas y actuar con rapidez para evitar que volvamos a sufrir comportamientos como estos. Lo de la operación Púnica les coge a ambos, pues de ambos partidos han salido presos altos cargos. Es cierto que más del PP, pero el PSOE tiene a sus espaldas ya tantos corruptos que no debería alegrarse de los ajenos. Urge un pacto de limpieza, un acuerdo en el que se impliquen todos y en el que se busque el bien común por encima del particular. Como ocurrió cuando la sociedad obligó a pactar contra ETA, el clamor de la calle es tal que mucho están tardando estos chiquilicuatres en sentarse a acordar medidas contra los golfos y truhanes que pueblan muchos despachos de este país.

Pablo Iglesias, mientras, se frota las manos y disfruta de la campaña electoral gratuita que le están haciendo. Espera tranquilo a que los jueces sigan sacando basura de las moquetas y promete limpieza de sangre y ajuste de cuentas cuando llegue al poder. Entre tanto, PSOE y PP miran la paja en el ojo ajeno obviando la enorme viga que les tapa el propio. A lo mejor mañana el CIS les hace reflexionar. Falta hace porque de lo contrario cualquier día alguien les va parar por la calle y los va a despertar de su mentira de un buen sopapo. Y entonces no habrá ojo ajeno.

El difícil encaje de Ganemos Córdoba

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 26 de octubre de 2014 a las 14:02

El pasado sábado día 18 Ganemos Córdoba decidió que concurrirá a las municipales del próximo mes de mayo como una alternativa más a las ya conocidas de PP, PSOE y UCOR. La plataforma electoral surgida a imagen y semejanza de la que lidera Ada Colau en Barcelona aprobó de forma mayoritaria constituirse como opción a los partidos tradicionales que ya ocupan asientos en el salón de plenos de Capitulares. Ciudadanos anónimos, antiguos militantes de diversas formaciones de izquierdas, Equo e Izquierda Unida se dan la mano en esta iniciativa popular que aspira a desbancar a José Antonio Nieto del Ayuntamiento capitalizando el desencanto y enfado de miles de cordobeses con la crisis económica y la pérdida de derechos durante estos años. Una amalgama muy amplia que tiene en común una serie de parámetros ideológicos de izquierdas, pero que también afronta difíciles problemas de encaje entre sus diversas corrientes. El principal, el modo de acudir a las elecciones.

En la asamblea del pasado sábado, Ganemos Córdoba decidió que concurrirá a las urnas, pero no cómo va a hacerlo: si como coalición de partidos o como candidatura ciudadana. Y aquí está la madre del cordero porque de la determinación de si se hace de una u otra manera saldrá la viabilidad de este movimiento o su propia autodestrucción por discrepancias internas. La cosa es así: Izquierda Unida sólo se plantea integrarse en Ganemos Córdoba si ésta acude a las urnas articulada como una coalición de partidos, una fórmula que le permitiría hacer valer su peso y su capacidad de movilización y organización en la ciudad. Mientras, Equo y un nutrido grupo de impulsores de la formación son más proclives a hacerlo como una candidatura ciudadana o agrupación de electores en la que no haya siglas anteriores ni repartos de poder basados en cuotas. Esto además permitiría testar el respaldo de Ganemos en la calle ya que serían necesarias al menos 5.000 firmas de ciudadanos de Córdoba para avalar la candidatura. ¿Y por qué esta discrepancia? Muy sencillo, si se va a cuotas muchos piensan que IU puede fagocitar el producto final y hacerse con el control absoluto y eso daría al traste con cuanto han venido defendiendo los impulsores de Ganemos desde el principio, muchos de ellos antiguos militantes o cargos de la coalición que ahora no quieren saber nada de ella. Además, en el seno de la formación muchos piensan que ir con las siglas de IU puede lastrarles ya que representa el sistema contra el que se ha venido oponiendo la asamblea ciudadana desde su constitución.

El debate, muy vivo en el muro de Facebook de Ganemos Córdoba, incluye otras dos variables: la Diputación y el reparto de fondos tras los comicios. Respecto a la primera, la candidatura ciudadana o agrupación de electores sería un problema a la hora de lograr las actas que dan derecho a sentarse en el salón de plenos del Palacio de la Merced. Y es que los sufragios obtenidos por esta fórmula electoral no podrían unirse, por ejemplo, a los que IU podría lograr en otras localidades del partido judicial de Córdoba, un hecho que devendría en la pérdida de representación de ésta en beneficio de otras formaciones como el PP o el PSOE. Ganemos Córdoba sólo llevaría a la Diputación aquellos diputados provinciales que obtuviera como consecuencia de su resultado en la capital, una jugada muy arriesgada que no gusta en IU.

Respecto al tema de los fondos, la constitución como coalición de partidos conllevaría un reparto alícuoto del dinero percibido tras los resultados electorales, de manera que cada formación recibiese una parte en función de su fuerza dentro del conjunto. Esto, defendido a capa y espada desde IU, levanta muchas suspicacias en ciertos sectores de Ganemos que rechazan que este dinero pueda ser utilizado posteriormente para labores de intendencia interna de cada partido en lugar de dedicarse íntegramente al mantenimiento y contratación del personal que fuera necesario tras los comicios.

La realidad es que IU se está esforzando y mucho para movilizar a sus bases y que acudan a las asambleas. Su presencia mayoritaria les garantiza vencer en las votaciones ante el otro sector de Ganemos, menos organizado y jerarquizado. Y todo ello con el fondo de ver qué va a pasar con Podemos, que aún no ha dicho su última palabra. La formación de Pablo Iglesias, metida estas semanas e su constitución y organización como partido político, ha dicho que en principio no concurrirá a las municipales, si bien no es una decisión cerrada. De su toma de posición y, sobre todo, de su participación en la asamblea del 9 de noviembre que decidirá qué será Ganemos Córdoba, depende mucho de lo que puede pasar. De momento, el debate y los contactos son constantes y febriles. Y no dejan de dejar cierta sensación de desconfianza entre quienes son ya novios antes de darse el definitivo sí quiero.

El ‘egosistema’

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 12 de octubre de 2014 a las 8:33

Si hay algo que aborrezco de una enorme mayoría de quienes ocupan cargos de relevancia, públicos y privados, en esta Córdoba de nuestras entretelas es su inagotable capacidad para criticar y desmontar todo lo criticable y desmontable en conciliábulos de todo tipo y después mantener el silencio más absoluto cuando toca hablar en público. Ya dijo Pío Baroja que Córdoba era la ciudad de los discretos. Yo diría que de algo más. Aquí todo el mundo tiene la solución a los problemas de la humanidad, pero pocos son los que los enuncian en público no vaya a ser que venga otro y se apropie de la idea o, simplemente, no vaya a ser que algo cambie y nos obligue a evolucionar. Eso se traduce en una parálisis total en el ámbito de la toma de decisiones, en la presencia perenne de los mismos en los mismos sitios y en una constante sensación de insatisfacción en la que ni unos ni otros son felices, pero en la que todos conviven sin problemas porque nadie viene a enturbiar su tranquilidad. Es triste, pero es así.

Por eso, cuando alguien recién llegado a un cargo se atreve a decir en público lo que dijo el rector el pasado martes en el foro que organizó este periódico en Bodegas Campos, es necesario levantar la voz y alabar en público la iniciativa. José Carlos Gómez Villamandos pidió delante de quienes gobiernan, aspiran a gobernar, hacen oposición o rigen los designios empresariales de esta ciudad que es necesario que Córdoba “deje de mirarse el ombligo”, que avance, que entre todos seamos capaces de sumar para hacer de ésta una provincia mejor, más próspera  y moderna. Pidió que se abandone el egosistema para que podamos poner en pie un ecosistema de apoyo y colaboración. Reclamó, en definitiva, un gran pacto por la innovación en Córdoba, que es lo mismo que pedir un acuerdo para que esta ciudad crezca. Fue un discurso con un punto de utopía, las palabras del recién llegado que no se ha contagiado aún de la atonía en la que viven los supuesto poderes fácticos de la ciudad; la declaración de intenciones de quien tiene la osadía en público de llamar la atención a los que mandan. Y lo hizo asumiendo que la propia Universidad tiene que salir de su ensimismamiento para abrirse a la ciudad y ser agente impulsor de transformaciones.

Igual es porque lo dijo en un foro de la casa o igual es porque uno no deja de ser un iluso, pero las palabras del rector se me aparecen como una bocanada de aire fresco en un entorno tan viciado que a veces es irrespirable. Irrespirable por la parálisis de quienes gobiernan; por su tendencia al enfrentamiento más que al consenso; por la fijación de quienes quieren mandar en tratar de llegar a los sitios por la vía de la demolición más que por la de la sustitución; por la insoportable condescendencia de quienes viven en contra de todo sin aportar nada; por la exasperante presencia de quienes quieren arreglarlo todo desde su pensamiento único, y, por qué no decirlo, por el acomodamiento en el que los medios nos situamos a menudo temerosos de perder nuestro sitio.

Y mientras, la que pierde es Córdoba, su futuro y nuestros hijos. Muchos dicen que el rector es un iluso al que ya se le pasará todo. Esperemos que no ocurra. Yo prefiero rebelarme contra el egosistema.

Primarias de las buenas

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 28 de septiembre de 2014 a las 8:21

Lo confieso, soy un fan incondicional de las primarias. Y si son abiertas, más todavía. Creo que en un sistema democrático como el nuestro no hay nada más ejemplar que el que sean los ciudadanos, militantes o no, los que elijan a quienes les van a representar mediante un procedimiento de puertas y ventanas abiertas. Democracia en estado puro, debate, confrontación de ideas y proyectos, ejercicio intelectual de decisión entre opciones que, partiendo de una línea común, ofrecen diferentes formas de ejecutar su acción. Primarias de las buenas. A la americana o a la francesa, con sus campañas electorales, sus lobbies de apoyo, sus candidatos haciéndose fotos y poniéndolas en carteles… Vamos, todo el circo que rodea la gran fiesta de la democracia. Primarias de verdad, de las buenas.

Estos días vivimos también un proceso de primarias de calado en Córdoba. El PSOE se ha lanzado a un ejercicio de democracia abierta y participativa para ponerle rostro a quien será su candidato en las municipales de 2015 y pugnará con José Antonio Nieto, Rafael Gómez y alguien del conglomerado Ganemos por ocupar e sillón noble de Capitulares. Andan, por tanto, los socialistas deshojando la margarita, debatiendo abiertamente cuáles son sus mejores opciones, fomentando la libre competencia entre iguales para darle a sus militantes –lástima que no hayan optado por el modelo francés– la opción de respaldar a quien mejor consideren. Como hicieron en las primarias de Susana Díaz o en las de Pedro Sánchez, ejercicios abiertos de participación en los que no hubo injerencias de ningún tipo y todo fueron facilidades para quienes quisieron optar a la nominación. La dirección provincial y la regional no tienen papel alguno en el proceso y los diferentes contrincantes toman sus decisiones de optar libres de toda carga y presión y conscientes de que el proceso de “reflexión personal profunda” –tres palabras a subrayar en todos estos procesos– lleva a tomar la determinación definitiva de optar al cargo más importante de cuantos, en mi humilde opinión, puede ostentar quien quiere realmente a su ciudad. Una fiesta de la democracia, en definitiva, de la que saldrá la cara del cartel de mayo.

Pero claro, siempre hay quien quiere estropear la cosa y va por libre, se presenta sin valorar el ambiente y rompe la paz y la fraternidad. Que no hay quien entienda que haya quien no lleve a cabo ese proceso de “reflexión personal profunda” libre de injerencias que le lleve a descartarse de la carrera porque es lo mejor para el partido. Que siempre hay quien se empeña en ponerle las cosas difíciles a los militantes y obligarles a definirse en el libre e impoluto proceso de recogida de avales y se empeña en desenterrar tensiones internas olvidadas y superadas en ejercicios de diálogo, consenso y acercamiento de posturas. En definitiva, que siempre hay quien quiere llamar la atención y estropear la fiesta de la democracia.

Imperdonable esto, ahora que habíamos llegado entre todos a un acuerdo en el que teníamos claro por quien optar. Qué desfachatez.

Política de la destrucción

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 22 de septiembre de 2014 a las 10:03

Si hay algo que siempre ha caracterizado a la vida política cordobesa eso ha sido la apuesta por la estrategia del “cuanto peor mejor”. En una ciudad de más de 350.000 habitantes con una ubicación espléndida y unas aún mejores comunicaciones, los dirigentes públicos practican un perfecto diálogo de sordos en el que lo más importante es gritar más alto que el de al lado para rechazar todo lo que este proponga. Así llevamos décadas, por no decir que casi siglos. La otra característica pasa por enumerar proyectos faraónicos que no llevan a ninguna parte para después renunciar a ellos en un ataque de súbito realismo y responsabilidad. Así hemos visto desfilar maquetas e ideas por las páginas de los periódicos sin ningún tipo de pudor.

Esta semana, José Antonio Nieto ha presentado su centro de convenciones, ferias y exposiciones con un discurso en el que recordaba esta tendencia a la marquetería y en el que reclamaba confianza y apoyo para su idea. Lo hacía con un tono duro con el contrincante y con la herencia recibida y también contra algún que otro miembro de a clase empresarial que se ha opuesto con uñas y dientes al recinto del parque joyero.

Personalmente, el proyecto de Suárez y Terrados no me parece ni más bonito ni más feo que otros de los que he escrito con profusión. Tiene, empero, una ventaja sobre los demás, que sale mucho más barato y que, si los hados no se configuran en su contra, tiene un plazo de ejecución mucho menor. Dos aspectos que no deberían caer en saco roto.

Un día después del acto del Góngora, mientras los empresarios del sector turístico aplaudían la posibilidad de que se pase de la madera y la cola al hormigón y el cemento, el coportavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Emilio Aumente, comparecía ante los medios para decir que si su partido gobierna (ejem, ejem) tras las próximas municipales se paralizaría el proyecto aunque estuvieran iniciadas las obras. Aumente le dio flojo y fuerte a la estrategia del regidor, denunció lo que creen que son delirios de grandeza y dudó de la viabilidad de que la cosa salga adelante. Y lo dijo un miembro del mismo partido que mantiene cerrado y cogiendo pulgas un museo de alto valor junto al río, que prometió que tendría abierto el centro de recepción de visitantes para tal día como hoy o que defendió un Palacio del Sur que costó 11 millones y del que sólo quedan jaramagos.

Esa forma de hacer política, esta destrucción de todo, esta negación del aire al contrincante es del todo nociva para la ciudad. Uno puede estar de acuerdo o no con un proyecto, pero lo que no puede es amenazar con echarlo abajo si llega al poder. Los tiempos en los que un gobierno se construía sobre las cenizas de otro han pasado y los cordobeses no se merecen esta forma de actuar. El PSOE debería plantearse seriamente esta estrategia de derribo, que no le ha llevado más que a convertirse en una fuerza cuasi marginal en la capital. Igual si en lugar de jugar al derribo propusieran algo alguna vez podrían recuperar el crédito electoral que una vez tuvieron. Que falta les hace.