Archivos para el tag ‘Joaquín Dobladez’

Lecturas del congreso

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 5 de junio de 2012 a las 12:40

El PSOE cordobés celebró ayer su congresillo extraordinario para elegir a los delegados que representarán a la provincia en el Congreso regional que se celebrará en Almería entre los próximos 6 y 8 de julio para reelegir a José Antonio Griñán como secretario general del partido en Andalucía. La reunión transcurrió, por primera vez, en el más absoluto oscurantismo y no se dejó pasar a los medios en ningún momento a la zona donde debatían los delegados. Mala señal ésta, que demuestra que algo se querrá tapar cuando se amordaza a los periodistas y se le hurta información a la opinión pública. Pero al margen de esta nefasta decisión, hay dos lecturas que sobresalen de lo sucedido ayer.

La primera tiene que ver con el   resultado de la votación en sí. Los críticos liderados por Joaquín Dobladez acudían a la cita aupados por sus últimos éxitos previos a las autonómicas, con los que pusieron en jaque a la dirección encabezada por Juan Pablo Durán. Con el congreso provincial del 14 de julio en vista, los dobladistas repitieron la jugada de plantear una lista alternativa a la oficial pensando en medir fuerzas con los duranistas y ver quien está mejor. Sin embargo, mucho han cambiado las cosas desde el 25 de marzo y el mantenimiento del poder autonómico andaluz ha llevado a muchos de quienes antes criticaban abiertamente a la dirección a alinearse ahora con ella. Unos dicen que porque de lo que se hablaba ayer era de Griñán y ahí hay que cerrar filas. Otros sostienen que ha habido presiones y múltiples llamadas amenazadoras que han decantado no pocos sufragios. Finalmente hay quienes señalan al futuro reparto de cargos en la nueva administración y al pánico del paro como motivos claros para no embarcarse en aventuras regeneradoras antes de tiempo. Quizás, también, que la figura de Joaquín Dobladez no genera la confianza ni tiene el tirón que algunos pensaban. Sea una u otra cosa, lo cierto es que Durán logró ayer una clara victoria, aunque habrá que ver si ésta será igual en julio o las más que seguras negociaciones que se abren ahora dan lugar a sorpresas. El aspirante afirma que en la reunión provincial cambiarán las cosas. El defensor del título no lo ve así.

 

La segunda lectura del congreso es la más llamativa. Los delegados reunidos ayer aprobaron con un 98% de votos a favor, ocho abstenciones y sólo un sufragio en contra la gestión de la ejecutiva regional del partido. Es decir, que los socialistas de Córdoba creen a pies juntillas que perder la elecciones municipales, cinco diputaciones, los comicios generales y la cita autonómica está muy bien y no merece ningún reproche. No entiendo nada. Lo admito. Debo vivir en una galaxia paralela, pero si yo estoy en una organización que ha sufrido la sucesión de descalabros electorales que ha sufrido la socialista entiendo que a alguien se le deberían reclamar responsabilidades. Y no desde la cosa personal, sino desde la perspectiva de que obviamente algo se debe haber hecho mal para caer de esta manera. Los socialistas parece que han elegido dejar que Zapatero sea el chivo expiatorio de todos sus males y por ello mantienen que su Ejecutiva lo ha hecho “der dié”. Poco más o menos se viene a decir que una vez muerto el perro (con perdón) Zapatero se acabó la rabia. Nada de autocrítica, nada de análisis del descenso, ni una voz discordante. Y luego se preguntan los partidos -da igual el que sea de los grandes, ambos hacen lo mismo- por qué los ciudadanos están cada vez más alejados de ellos. ¿Se lo quiere explicar usted?

Duelo al sol en el PSOE

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 20 de mayo de 2012 a las 9:30

Han estado meses citándose, enseñándose los dientes y midiendo las distancias que les separan dentro del barco socialista y ya han dado el paso decisivo. Juan Pablo Durán y Joaquín Dobladez hicieron público el miércoles lo que ya era un secreto a voces desde que el segundo retara al primero con una lista alternativa para el congreso federal allá por los comienzos del año. El actual secretario provincial del PSOE deberá medirse al exdelegado de Cultura de la Junta si quiere permanecer en el sillón que ocupa desde hace cuatro años y la lucha va a ser muy entretenida. Los socialistas recuperan en este 13 congreso que celebrarán el 14 de julio sensaciones que permanecían desaparecidas desde el año 2000. Dos candidaturas –una tercera se antoja ahora difícil–, una formación tremendamente desestructurada internamente por la dura pérdida de poder que ha sufrido en un año –menos mal que salvaron la Junta– y cierta sensación de incertidumbre por saber hasta dónde puede abrirse la caja de Pandora en el camino electoral hasta el citado 14 de julio. Hay ambiente e, incluso, ganillas de pelea.

Y es que ambos candidatos no pueden negar que se tienen muchas ganas (lo negarán, pero no les hagan ustedes mucho caso). Ellos y sus entornos. El último año y medio ha dado para mucho en las filas del puño y la rosa y son tantas las heridas abiertas que se antoja extremadamente difícil tener anestesia para cerrarlas todas sin dolor. A Durán se le echan en cara sus dos batacazos electorales en municipales y generales y la derrota camuflada de las autonómicas. Además se le acusa de no saber llevar el partido y aplicar el puño de hierro, sobre todo con quienes no han sido de su cuerda. Enfrente a Dobladez se le critica que haya optado por mostrar sus desavenencias sólo cuando se ha quedado sin cargo junto a su dependencia histórica del sector zarriísta. Asimismo, hay quien afirma que su conexión con la provincia ha sido históricamente menor de lo deseable inmerso como estaba en responsabilidades en el IAJ en Sevilla.

En esta guerra, Dobladez y sus críticos –y el BOJA determinará quiénes y cuántos lo serán– van a tener enfrente al aparato andaluz del partido, liderado por una Susana Díaz omnipotente que ya el viernes cerró filas con Durán al destacar su “talante y talento”. Más claro, agua. El partido se va a jugar en la provincia y los candidatos llevan ya más kilómetros que el baúl de la Piquer buscando apoyos en las agrupaciones y, sobre todo, entre los alcaldes con los que cuenta el partido y cuyas baronías reverdecen tras años en los que la avenida del Aeropuerto mandaba todo lo mandable… y más. Comienza el baile. Continuismo o renovación. Ahí está el dilema.

El suicidio de la izquierda

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 12 de febrero de 2012 a las 10:13

Si nadie lo remedia, el próximo 26 de marzo es más que posible que Andalucía conozca un cambio de Gobierno histórico en sus 30 años como autonomía. Lo avanzaba el jueves el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) que publicala Universidadde Granada y alguna encuesta en la madrileña sede de Ferraz lo confirmaba ese mismo día. Los sondeos son cada vez más claros y el PP se prepara para su gran momento. La crisis, los escándalos de corrupción, el hartazgo de 30 años y la propia dinámica electoral así lo indican. Eso y el empeño de la propia izquierda andaluza en ponerle en bandeja a Javier Arenas el despacho de San Telmo. Y, si no se lo creen, vayamos a las pruebas.

Mientras el PP de José Antonio Nieto aprobaba el viernes una lista electoral de pleno consenso –tampoco le quedaba otra–, las dos fuerzas tradicionales de la izquierda cordobesa se entregaban a la autodestrucción. En IU está por ver cuántos se unen a la dimisión de su coordinador provincial después de que el regional de la formación haya decidido que lo que votaron las bases no vale de nada y haya colocado a Alba Doblas, mujer del sector duro del PCA, como cabeza de cartel para el 25-M. La coalición continúa en 2012 con el descenso en picado a los infiernos que inició en las municipales de 2011. Como dice el tuitero @ayuncordoba, cabría aplicar aquí la frase “IU no, bases fuera”.

Lo del PSOE es aún peor. El partido que lidera Juan Pablo Durán en la provincia sacó adelante ayer sus listas sólo con el 59,5% de respaldo y en medio de un cisma interno de proporciones descomunales. El secretario provincial, en una decisión altamente personal, ha apostado por dejar el futuro socialista en manos de Araceli Carrillo y de una serie de candidatos que suscitan, a partes iguales, rechazo, animadversión y un cabreo monumental entre sus propios correligionarios. Tendrá Durán el honor de ser el líder provincial más contestado de Andalucía y es más que posible quela Ejecutiva Federalsocialista le enmiende la plana esta próxima semana y le retoque la plancha para incluir a alguno de sus críticos –el más seguro, Joaquín Dobladez–. La estrategia de Durán es propia de un diván, pues tras fracasar en su intento de ser él mismo el primero de la lista se sacó de la manga una serie de normas enfocadas a vetar a todos aquellos que podían hacerle sombra. Tal ha sido la habilidad del secretario provincial que se ha encontrado enfrente una mezcla de contrarios que sólo él ha sido capaz de unificar. Y todo ello mostrando que las bases no sirven para nada y sus opiniones valen lo mismo que la de mi hijo de dos años.

Con este panorama: ¿alguien piensa que la izquierda no se está suicidando?

Cinco sillones

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 7 de febrero de 2012 a las 19:18

Como si lo del pasado fin de semana en Sevilla hubiera sido poco, el PSOE se mete ahora de lleno en la elaboración de sus listas electorales para las autonómicas del 25 de marzo. Como si las elecciones no fuesen ya de por si determinantes para los socialistas, que atisban por primera vez en su historia la posibilidad de perder el gobierno de su principal bastión, la confección de las planchas les coge inmersos en la mayor crisis interna desde hace una década, divididos y altamente peleados. Les pasa en Madrid, les pasa en Andalucía y les pasa, aunque Juan Pablo Durán se empeñe en negarlo, también en Córdoba. El caos interno es de tal magnitud que nadie sabe ya qué va a pasar si las autonómicas dan un veredicto de muerte.

Pero no nos adelantemos. La elaboración de la candidatura cordobesa nos promete dar, salvo mayúscula sorpresa, unos días la mar de entretenidos. Después de que durante el fin de semana la dirección provincial quedase por completo en entredicho al perder en su apuesta por Chacón e, incluso, el respaldo de la mayoría de los delegados provinciales -al final mas de la mitad de los votos se fueron a Rubalcaba-, a Juan Pablo Durán le toca articular una plancha en la que por primera vez no va a haber cuneros y en la que está obligado a integrar sensibilidades. El PSOE llega a estos comicios con seis parlamentarios autonómicos, aunque todo apunta que tras el 25M se quedará en cinco….. o cuatro. Griñan se ha ido a Sevilla, uno menos. Gracia no aparece por Cordoba desde que se mudó con Seneca a Sevilla, otro menos. Cebrián no parece estar en su mejor momento, otro menos. Tres puestos libres. Araceli Carrillo suscita respaldo en todos los sectores, por lo que podría repetir, y María Elulaia Quevedo y Manuel Carmona no deberían suponer mayores problemas. Así que de seis los actuales podríamos poner cinco asientos libres.

Ahora están los que optan a coger el AVE. Por el oficialismo tenemos al propio Juan Pablo Durán, que, aunque no lo diga en publico, casi nadie duda que se postulará. La bronca interna del partido, esa que dice que no existe, y su difícil reelección como secretario provincial lo sitúan en disposición de hacer las maletas para evitar males mayores. Junto a él se colocan Soledad Perez, su mano derecha, el ex subdelegado del Gobierno Jesús María Ruiz y hay quien ubica también a la ex regidora de Fernán Núñez Isabel Niñoles. En el medio de todos está Isabel Ambrosio, la delegada del Gobierno andaluz, que en todo este follón del partido aparece situada a un lado u otro según con quien se hable. Sus buenas relaciones en la provincia y su capacidad de negociación podrían devolverla a las Cinco Llagas. Y enfrente de todos esta el sector critico, sí critico, que lidera Joaquín Dobladez. Fortalecido por el buen resultado que le ha dado su reto en la confección de la lista de delegados al Congreso Federal de Sevilla y aupado porque consiguió darle la vuelta a las previsiones de voto que declaró el secretario provincial en dicha cita, lo lógico es que Dobladez reclame ir en puestos de salida y, posiblemente, acompañado de alguien más. El exdelegado de Cultura parece encaminado a optar a la secretaria general del socialismo cordobés, un puesto que necesita proyección para hacerse visible como oposición al PP triunfante y que dadas las cosas, si los socialistas puerden todo el poder que tienen, sólo será reconocible si está en Sevilla. Que le acompañe alguien más de su sensibilidad política es lógico por todo lo anteriormente referido.

Y a todo esto hemos de esperar a la actuación de las direcciones regional y federal. En Sevilla, Susana Díaz cerrará filas con Durán por mucho que Cordoba le fallara el fin de semana, y en Madrid es conocido que Gaspar Zarrias es algo mas que un buen amigo de Dobladez. Y todo ello sin contar la siempre potente presencia de los alcaldes e históricos en reclamación de un sitio para ellos o los suyos.
A todo esto se enfrenta el PSOE cordobés en cuatro días y en ello dará la medida de como de roto, o unido, se encuentra. cinco sillones en juego y muchos candidatos a ocuparlos. ¿Que pasara?