Archivos para el tag ‘Magna Mariana’

Isabel ya tiene perfil

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 25 de octubre de 2015 a las 6:57

Poco más de cuatro meses después de llegar a la bombonera de Capitulares, parece ser que Isabel Ambrosio al fin se ha decidido a buscar y definir un perfil público. Asesorada por su escaso círculo de consejeros, la regidora, en apenas tres días, ha optado por darle una vuelta de calcetín a su presencia pública para dejar atrás polémicas estériles y aparecer ante la ciudadanía como lo que es, su alcaldesa. Una visita a San Andrés para entregar la medalla de oro a la hermandad de La Esperanza –con levantá, besos y abrazos incluidos–, un baile por sevillanas con las peñas en las setas de Noreña y una rueda de prensa arremetiendo contra los “manifiestamente mejorables” presupuestos de la Junta de Andalucía, han sido el vehículo para vestir de largo esta estrategia

Parece ser que Ambrosio por fin se ha dado cuenta de lo que muchos comentan por lo bajini en la ciudad, que su socio de gobierno Pedro García le ha comido la tostada y está ejerciendo de facto como alcalde a ojos de la ciudadanía. La regidora sabe también que debe cubrir la escasa, siendo generoso, presencia de su equipo en la vida cordobesa. A excepción de Emilio Aumente, perro viejo en estas lides, ninguno del resto de sus concejales parece haber encontrado todavía su sitio en la ciudad. La falta de experiencia de unos y la falta de ganas por salir de casa de otros, estaba ofreciendo como resultado la ausencia del PSOE de la ciudad que ha logrado conquistar tras 40 años de democracia.

Con su acercamiento a las cofradías, la regidora deja atrás sus errores de novata con el cuadro de San Rafael –ahora le falta ponerlo encima de su cama para demostrar su entrega al Custodio– o sus ausencias sonadas en la Magna Mariana o en La Fuensanta. Al tiempo, parece que por fin se da cuenta de que entre sus votantes hay también cofrades por mucho que a algunos les pueda sorprender. En el otro lado de la balanza, este gesto calienta las relaciones con sus socios de gobierno de IU y, sobre todo, con sus “padrinos” en el pleno de Ganemos. El partido verde, de hecho, ha tardado muy poco en reaccionar para recordarle que existe un acuerdo de gobierno en el que la laicidad es punto irrenunciable y exigirle la revisión de las relaciones con las cofradías. De este primer envite, Ambrosio ha salido diciendo que no debe dar explicaciones a nadie. Veremos si eso es así y no debe pagar facturas.

Pero de este cambio de imagen, lo más relevante es el órdago a la Junta por los lamentables presupuestos previstos para Córdoba. La alcaldesa cumple su promesa electoral de poner a la ciudad por delante de su partido. No han sido pocas las llamadas que han recibido tanto ella como su entorno para preguntar que qué pasa aquí. La regidora, pese a todo, permanece firme ante cualquier presión. Siendo una decisión acertada (e inédita) anteponer Córdoba a los colores, la alcaldesa corre el riesgo de sufrir el desafecto de los suyos y verse víctima del ninguneo por parte de una dirección en Sevilla que no está acostumbrada a que nadie le plante cara y mucho menos un cargo público.

Ambrosio al fin parece haberse encontrado, algo de lo que todos debemos alegrarnos por la parte que nos toca como cordobeses. Veremos si este cambio de piel es duradero o si son sólo gestos de cara a la galería. Esperemos que no sea así porque si hay una lección que se deben aprender todos los alcaldes es que sus votantes les permiten errores y deslices en sus primeros días, pero que andar jugando con las cosas serias durante todo el mandato es algo que luego se paga muy caro cuando se opta a la reelección.

Gestos y decisiones

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 28 de junio de 2015 a las 10:12

Una vez que ya conocen el camino de sus despachos y pueden ir solos al baño, los miembros del cogobierno que va a regir Córdoba los próximos cuatro años han comenzado a mostrarnos cómo va a ser su forma de actuar a partir de una serie de gestos y decisiones tomadas en esta semana que hoy termina. Aún estamos en los prolegómenos de este noviazgo que veremos si en 2019 acaba en boda, pero en estos días los ediles con mando en plaza han comenzado a mostrar cuáles serán sus armas de seducción para terminar de cortejar a una Córdoba que aún anda un poco sorprendida por la elección tomada el 24-M. Es por ello quizás que la cosa va despacito, sin prisas y sin forzar la máquina, no vaya a ser que esa noche loca de Feria que ha dado lugar a la pareja pueda frustrarse por un paso mal dado.

Como en toda relación incipiente, lo primero que se hace es estar muy pendiente de los gestos, de esas señales que hacen que la pareja se sonría con cara de pavo nada más cruzarse la mirada. Son los pequeños actos los que consolidan los amores y en esos se han dejado caer los chicos de Ambrosio cediendo el Rey Heredia a la Acampada Dignidad; repartiendo sueldos y liberaciones con un poquito -tampoco demasiado- de recorte económico; reuniéndose con los agentes sociales -que faltó el portero del Puga-; renunciando a las entradas oficiales en la Noche Blanca, o acudiendo anoche a Las Palmeras a la clausura del curso deportivo. Son esas carantoñas que a todos les gustan, ese guiño de ojos que te hace derretirte, esa apuesta segura que garantiza un besito en el cachete y un paseo de la mano. Cuestan poco, no arriesgan nada y dejan a todos satisfechos. Es cumplir con la expectativa creada, como cuando uno paga el primer café o la primera caña con su novia recién estrenada (aunque no sé si esto será políticamente correcto).

Después de los gestos vienen las decisiones, esos momentos en los que cada enamorado debe poner los límites que marquen hasta dónde está dispuesto a llegar. No es decidir si te casas o cuántos hijos tienes, pero sí dejar claro cuántos días se sale con cada pandilla o cómo de cerca quieres a la familia política. Hay decisiones valientes, como la anunciada por Pedro García en el Día para dejar claro que el 40% de las naves de la Colecor va a ir al suelo. Minipunto para el de IU, que le gana la mano a la alcaldesa y la hace ir a su saga en el primer anuncio importante. Hay decisiones polémicas, como la de retirar los cargos a los que ocuparon el Rey Heredia; peligroso precedente para todo aquel que considere que dar una patada en la puerta ajena puede salir gratis. Y hay decisiones erróneas, como la de la alcaldesa de no acudir anoche a la Magna Mariana y obviar a las decenas de miles de personas que profesan una fe de manera devota. No se apure doña Isabel, que esos pecadillos se curan a medida que se acerquen las ahora lejanas urnas.

Córdoba asiste expectante al cortejo al que la someten sus nuevos gobernantes. Mira entre ilusionada y prevenida cada acto y cada paso de quien quiere llevarla al altar. Va la cosa despacio, sin prisas, con tiento y delicadeza. La pareja se está conociendo, se gusta, se mira con arrobo e incluso se hurta algún beso en algún rincón poco iluminado. Son momentos de tanteo. Ya llegará la hora de decidir si el piso se compra o se alquila, si la cama es de matrimonio y si el coche es de cinco o de siete plazas. Toca ahora hacerse ojitos, pero que tampoco sean demasiados que hubo quien de tanto arrumaco y piropo acabó de vuelta a casa por pegajoso.