Archivos para el tag ‘Manuel Chaves’

El C4 y la novia abandonada

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 1 de marzo de 2015 a las 8:00

Hay una tendencia en esta ciudad a dejar los proyectos inacabados o a no empezarlos nunca que realmente reconozco que me apasiona. Tiene su punto de estudio antropológico esto de que entre que se pare una idea y se pone en práctica deban pasar en Córdoba un mínimo de diez años para atisbar algún avance. No sé si será el pasado árabe, romano o judío o simplemente una incapacidad manifiesta de quienes nos gobiernan, pero lo cierto es que aquí no hay quien sea capaz de hacer algo y ponerlo en marcha en un plazo razonable. Ejemplos hay múltiples y distintos y diferentes, que diría Rosa Aguilar, pero esta semana me ha seducido especialmente el nuevo frenazo al Centro Andaluz de Creación Contemporánea, vulgo C4.

Prueba de iluminación de los paneles exteriores del C4 con la mirada de una mujer, realizada en agosto de 2013Recuerdo los tiempos en los que se hablaba de la manzana cultural en la margen izquierda del Guadalquivir, ese diálogo de infraestructuras –no se puede ser más cursi– que iban a reflotar el Sector Sur y el Campo de la Verdad e iban a hacer sombra a la mismísima Mezquita. El C4 alternaría con sus nonatos hermanos Palacio del Sur y Museo de Bellas Artes, para vertebrar un eje cultural –otra buena moñería–que impulsase a la ciudad. De los trillizos hoy en día solo sobrevive el C4, obra arquitectónica más que destacada de esa pareja de maestros, Nieto y Sobejano, que también nos regalaron el centro de interpretación de Medina Azahara. Dos edificios multipremiados que han tenido la mala suerte de topar con la crisis y la mayor de las ineficacias. Al menos, el del yacimiento está abierto y puede disfrutarse.

El C4 ha sido desde su nacimiento una especie de niño de orfanato, un edificio sin padres reconocidos que nunca ha sabido muy bien si ha venido a este mundo para penar o para ser, simplemente, carne de cañón. Lo que en su momento fue una gran idea, lúcida y atractiva, es hoy en día una especie de ballena varada a la que nadie quiere ayudar a volver al mar. Es como una novia con gran boda concertada a la que en el último momento dejan plantada en el altar vestida del blanco más impoluto y que se aja allí incapaz de aceptar que el novio no vendrá y además se ha llevado la dote. Y aquí, el novio y los suegros son los mismos.

Una técnico muestra el interior de la sala principal del C4 a un grupo de visitantes durante la jornada de puertas abiertas que se realizó en otoño de 2014.A la Junta debería darle vergüenza ofrecer el espectáculo que está ofreciendo con este edificio. A estas alturas nadie quiere saber de él y nadie quiere recuperar de las hemerotecas las decenas de compromisos de fechas, inauguraciones y horarios que, desde que Manuel Chaves asumiera el compromiso allá por los inicios del siglo, han dado a su paso por aquí consejeros como Plata y Alonso o presidentes como Griñán o Díaz. El C4 no tiene proyecto, ni director, ni accesos, ni contenidos, ni absolutamente nada de nada. No tiene responsables que digan lo que van a hacer con él quizás porque ni ellos mismos saben cuáles son las potencialidades del edificio. La demora, desidia y desilusión con la que se trata a este edificio desde su Administración impulsora (es un decir) azorarían al más pintado y deberían ser motivo de más de una dimisión. Pero no se preocupen que eso no pasará. El C4 seguirá ahí plantado, viendo cómo le salen arrugas, como esa novia abandonada que quedó para vestir santos. Con lo bonita que fue de joven.

La lección de José

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 12 de enero de 2014 a las 9:06

Sev.Andaba Felipe (González) repachingado en un confortable sillón de la Fundación Tres Culturas de Sevilla escuchando más bien aburrido cómo iba la presentación de su último libro –una cosa sobre liderazgo– cuando algo vino a sacarlo de su sopor. En su ciudad, ante su público, rodeado de compañeros de partido y de una clac con tendencia al aplauso fácil –no se imaginan ustedes la adoración que ejerce el mandatario entre sus fieles–, poco podía esperar el expresidente que alguien iba a osar romper la paz del acto para recriminarle, en la parte que le toca, la crisis, el paro, el descrédito de los políticos, en definitiva, el desastre moral que vive este país. Pero ocurrió.

De repente, sin que nadie lo esperase, José se levantó de la silla y lo que iba a ser una pregunta se convirtió en todo un alegato en favor de la recuperación de los valores ciudadanos y en contra de una clase política cada vez más desprestigiada y alejada de la realidad. José tuvo para todos, especialmente para un Manuel Chaves que aguantó desde la primera fila cómo le decían que se fue porque le obligaron porque sino se habría muerto en su sillón de presidente de la Junta. Fue un discurso corto, contundente y expresado con las palabras que salen del corazón. Si no lo han visto, háganlo porque el protagonista pone voz a lo que se dice en todas las tertulias, en todas las conversaciones de barra de bar, en todas las reuniones de amigos o familiares. El monólogo de José expresa lo mismo que otro de un médico en un programa de televisión que circuló por la red hace no demasiado y que también ponía a parir a la clase política por su incapacidad para hablar de las mismas cosas de las que hablamos el resto de seres humanos.

Sev.Generalizar nunca es bueno, pero estos años de agonía y apreturas nos están obligando a hacerlo cada vez más a la vista de que pasan los meses y quienes tienen que dirigirnos siguen caminando por una vía paralela a la nuestra, preocupados por ver quién lleva la corbata más larga o el pelo más corto mientras los demás hacemos malabarismos para cubrir todos los gastos sin que la cuenta se ponga más roja que colorada.

Corrupción, tráfico de influencias, indultos escandalosos, servilismo partidista, leyes confiscatorias o directamente contra los derechos básicos, discursos guerracivilistas que avivan odios ancestrales, estrategias nacionalistas que ocultan problemas globales, jueces politizados y políticos judicializados, escándalos sindicales y patronales, vergüenzas reales, trinconeos municipales y, sobre todo, demagogos de todas las condiciones y edades. Ése es el panorama público que día a día servimos en estas páginas, vemos en la tele o escuchamos en la radio entre indignados, impotentes y asqueados.

La lección de ética que José le dio el jueves a Felipe,como la del médico citado, como la de muchos otros que se levantan y han levantado en plenos municipales de medio país, demuestra que la gota que colme el vaso está cada vez más cerca. Y demuestra, también, que los que se verán empapados aún siguen lejos de haberse dado cuenta de la que se les viene encima. Cambien ustedes señores, porque el pudor ya se ha perdido y los ánimos están más que caldeados.

 

Estreno sin crisis

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 8 de abril de 2011 a las 13:00

Me estreno en este proceloso mundo de los blogs pidiendo de antemano perdón a todos aquellos expertos en la materia que encuentren fallos en su contenido. Esto de las nuevas tecnologías me tiene loco, pero me falla la proverbial pereza a la hora de leer tutoriales e instrucciones.

Dicho esto quiero que mi primer post nos lleve al Foro Joly que protagonizó el jueves en Sevilla Susana Díaz, secretaria de Organización del PSOE andaluz para más señas. No hablaré de ERE, ni de pizarros, ni de chaves, ni de mercasevillas ni de nada de eso. El que quiera encontrar información de todo eso que se pase porla web o el kiosco -mejor lo segundo- y lea la información que firma Juanma Marqués.

No, mi intención rápida es señalar la sorpresa que me causó que Susana Díaz llegara a negar en un momento que su partido esté en crisis. Es más, pidió que esa palabra se retirara de una pregunta puesto que lo que está pasando estos días responde únicamente a la normalidad democrática y no hay que asustarse por ello. Es más, para la secretaria de Organización de lo que hay que estar pendientes es de temas tan candentes y socialmente relevantes como la gestión delGuadalquivir. Tiene gracia este tema, algo recurrente entre el socialismo dirigente pero queaún no ha dado con ningunapancarta reivindicativa en toda la geografía andaluza. Para Susana Díaz el PSOE está mejor quenunca, va a lograr las alcaldías deHuelva y Almería, además de mantener los acuerdos en Sevillay Córdoba, y en las diputaciones puede dar más de una sorpresa.

Después de todo esto no es de extrañar que algunos de los asistentes al acto, socialistas delarga tradición y mando, actual y pretérito, en plaza se preguntaran a la salida si ellos están viviendo en una realidad paralela. Que una cosa es arengar a las masas en los mítines y otra muy distinta hacerlas comulgar con ruedas de molino.

De todos modos sólo quedan 44 días para comprobar si existe la crisis. Ya veremos lo que pasa el 23 de mayo.