Archivos para el tag ‘Manuel Torralbo’

Primarias de las buenas

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 28 de septiembre de 2014 a las 8:21

Lo confieso, soy un fan incondicional de las primarias. Y si son abiertas, más todavía. Creo que en un sistema democrático como el nuestro no hay nada más ejemplar que el que sean los ciudadanos, militantes o no, los que elijan a quienes les van a representar mediante un procedimiento de puertas y ventanas abiertas. Democracia en estado puro, debate, confrontación de ideas y proyectos, ejercicio intelectual de decisión entre opciones que, partiendo de una línea común, ofrecen diferentes formas de ejecutar su acción. Primarias de las buenas. A la americana o a la francesa, con sus campañas electorales, sus lobbies de apoyo, sus candidatos haciéndose fotos y poniéndolas en carteles… Vamos, todo el circo que rodea la gran fiesta de la democracia. Primarias de verdad, de las buenas.

Estos días vivimos también un proceso de primarias de calado en Córdoba. El PSOE se ha lanzado a un ejercicio de democracia abierta y participativa para ponerle rostro a quien será su candidato en las municipales de 2015 y pugnará con José Antonio Nieto, Rafael Gómez y alguien del conglomerado Ganemos por ocupar e sillón noble de Capitulares. Andan, por tanto, los socialistas deshojando la margarita, debatiendo abiertamente cuáles son sus mejores opciones, fomentando la libre competencia entre iguales para darle a sus militantes –lástima que no hayan optado por el modelo francés– la opción de respaldar a quien mejor consideren. Como hicieron en las primarias de Susana Díaz o en las de Pedro Sánchez, ejercicios abiertos de participación en los que no hubo injerencias de ningún tipo y todo fueron facilidades para quienes quisieron optar a la nominación. La dirección provincial y la regional no tienen papel alguno en el proceso y los diferentes contrincantes toman sus decisiones de optar libres de toda carga y presión y conscientes de que el proceso de “reflexión personal profunda” –tres palabras a subrayar en todos estos procesos– lleva a tomar la determinación definitiva de optar al cargo más importante de cuantos, en mi humilde opinión, puede ostentar quien quiere realmente a su ciudad. Una fiesta de la democracia, en definitiva, de la que saldrá la cara del cartel de mayo.

Pero claro, siempre hay quien quiere estropear la cosa y va por libre, se presenta sin valorar el ambiente y rompe la paz y la fraternidad. Que no hay quien entienda que haya quien no lleve a cabo ese proceso de “reflexión personal profunda” libre de injerencias que le lleve a descartarse de la carrera porque es lo mejor para el partido. Que siempre hay quien se empeña en ponerle las cosas difíciles a los militantes y obligarles a definirse en el libre e impoluto proceso de recogida de avales y se empeña en desenterrar tensiones internas olvidadas y superadas en ejercicios de diálogo, consenso y acercamiento de posturas. En definitiva, que siempre hay quien quiere llamar la atención y estropear la fiesta de la democracia.

Imperdonable esto, ahora que habíamos llegado entre todos a un acuerdo en el que teníamos claro por quien optar. Qué desfachatez.

¿Sobreviviremos al curso?

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 24 de agosto de 2014 a las 7:21

Ya estamos de vuelta. No se engañe, aunque ande aún con el bañador y las chanclas en su descanso playero, mañana comienza a fraguarse el nuevo curso político, económico y social en Córdoba y las perspectivas son de entretenerse mucho. Y no sólo porque sea año preelectoral y tengamos a nuestros políticos y aprendices de brujo con los nervios a flor de piel, si no también porque se van a ver movimientos en muchos ámbitos y organizaciones que pueden dar sorpresas.

En la cosa política el tema está claro. Con Nieto a la búsqueda de su reelección –a ver si lo dice pronto y nos ahorramos papel–, la izquierda oficial entre la deriva del PSOE e IU, la incógnita de Gómez, la irrupción de Podemos y la posible fusión de Ciudadanos y UPyD, el mejunje con el que nos podemos encontrar en Capitulares en mayo del 15 puede ser digno del mayor de los caos. El patio anda nervioso, las encuestas vuelan de un lado para otro con datos más que llamativos y los brujos y aprendices andan comenzando a utilizar esos codos que tan bien han afilado en los últimos meses. Va a estar simpático lo del PSOE con la lucha entre Ambrosio y Torralbo –parece que a Baena no la miran bien para esto desde Sevilla–, una pugna que va a destilar sonrisas públicas y empujones privados. En IU a Pedro García parece que le crecen los enanos, así que a ver con qué se presenta. En Podemos y Ganemos ya veremos qué pasa y en el PP lo sabemos por mucho que a Nieto le crezcan estos meses las voces críticas alrededor y haya hasta quien lo critique.

Pero no sólo de política vive la prensa. En CECO y en la Cámara habrá que ver qué pasa con dos perros viejos –sin ánimo de faltar– como Luis Carreto y Fernández de Mesa, a los que parece que va siendo hora ya de jubilar. Al primero le salen alternativas por doquier, aunque bien harían sus rivales en cuidarse que Carreto sabe nadar bien y no se le conoce nunca haberse hundido. El caso de la Cámara es otra cosa, pospuesto como está su futuro a la decisión del Gobierno sobre estas instituciones y demostrado que a su presidente no le afectan cuestiones de índole ética que sí remueven al resto de los mortales. Habrá lío seguro, porque aunque ambas instituciones estén tiesas a nadie le amarga un dulce por mucho que éste esté ya pegajoso y un tanto pasado.

Del fútbol no hablo, que mañana comenzamos a reencontrarnos con el sueño y eso dará por sí mismo cientos y cientos de titulares. Del Gobierno andaluz, tampoco. Que ahí se va a hacer lo que quiera Susana Díaz, cuando quiera Susana Díaz y como quiera Susana Díaz. Así que es tontería bregar. (Aunque me apuesto algo a que hay elecciones anticipadas).

Y por moverse la cosa se puede mover hasta en el sillón de Osio, que anda la cosa clerical como loca por ver quién va a Madrid a sustituir a Rouco y si ese cambio tendrá consecuencias por esta Diócesis. (Que dicen quienes saben de ella que las aguas andan algo revueltas en el mundo de las sotanas).

Así se plantea la cosa por ahora. No me digan que no se antoja entretenida. ¿Sobreviviremos?

¿Será capaz de resucitar el PSOE?

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 16 de marzo de 2014 a las 9:11

Enésima entrega de la misma historia. El PSOEvuelve a cambiar de candidato. Los socialistas siguen empeñados en no consolidar ningún rostro en la ciudad y esta semana han dicho adiós a su portavoz municipal, Juan Pablo Durán, que ha hecho las maletas camino del Senado. Dejando al margen la opinión que me merece el Senado y la utilidad de lo que allí hacen sus señorías, considero un error y una traición al electorado esto que han hecho los socialistas. Tan traición a los electores como me pareció en su momento ver cómo cogían la puerta Bea Jurado o Rosario Alarcón cuando el PP decidió que estaban mejor cogiendo el tren que en el lugar para el que habían sido elegidas. Son las cosas de los partidos, que tienen la sana costumbre de demostrarnos a los ciudadanos que aquellos a los que votamos no tienen nada que ver con nosotros ni deben respondernos de nada. Para eso están las organizaciones, para velar porque no nos equivoquemos con nuestros sufragios.

Pero no nos perdamos, que estábamos hablando del PSOE. Juan Pablo Durán ha seguido el mismo camino que Rafael Blanco, que Antonio Hurtado, que José Mellado, que Manuel Gracia, que José Miguel Salinas… y no sigo que llego hasta Pablo Iglesias. Ahora, el partido del puño y la rosa –así, en minúscula– se apresta a conformar una nueva candidatura para mayo de 2015 en la que, con suerte, no estará ninguno de los que se presentó en 2011 no vaya a ser que alguien pueda reconocer rostros en los carteles. Desde ya sabemos que las espadas se han desenvainado y, aunque no cabe esperar una cruenta lucha dada la práctica defunción del sector crítico y el frío que tienen los que llevan cuatro años comprobando que en la calle se está peor que en el despacho, tenemos por delante unos entretenidos meses en los que más de un nombre saltará a la palestra para liderar la enésima refundación. Hasta ahora han sonado Isabel Ambrosio, Maribel Baena y Manolo Torralbo, a los que habrá que sumarle alguno que otro más que seguro que se apunta a la cosa. Tendremos primarias en septiembre, aunque no sabemos si serán tan a la búlgara como las de Susana Díaz. Y después hará su peleíta para colocar a los afectos de unos y otros en las lista con la que presentar a los cordobeses el quincuagésimo “proyecto ilusionante y decidido de los socialistas por la ciudad” . Lo de siempre.

Y llegados aquí y viendo que hay gente con ganas de poner un pie en el Ayuntamiento, me pregunto yo si no será, esta vez sí, el momento de hacer una lista potente. La delegada del Gobierno andaluz, la delegada de Salud, el director general de Universidades, el portavoz extraoficial de la cosa municipal, Emilio Aumente, algún viceconsejero que está en Sevilla, alguna directora general que también campea por la capital hispalense…. El elenco suena bien, está avalado por años de gestión en la cosa pública y es bastante conocido entre los cordobeses. ¿Será capaz Durán desde su cargo como secretario general de agruparlos a todos en la lucha final? Podría haber opciones de resurrección. ¿Usted que cree? ¿Yo?… ya se lo diré.