Archivos para el tag ‘Palacio del Sur’

El C4 y la novia abandonada

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 1 de marzo de 2015 a las 8:00

Hay una tendencia en esta ciudad a dejar los proyectos inacabados o a no empezarlos nunca que realmente reconozco que me apasiona. Tiene su punto de estudio antropológico esto de que entre que se pare una idea y se pone en práctica deban pasar en Córdoba un mínimo de diez años para atisbar algún avance. No sé si será el pasado árabe, romano o judío o simplemente una incapacidad manifiesta de quienes nos gobiernan, pero lo cierto es que aquí no hay quien sea capaz de hacer algo y ponerlo en marcha en un plazo razonable. Ejemplos hay múltiples y distintos y diferentes, que diría Rosa Aguilar, pero esta semana me ha seducido especialmente el nuevo frenazo al Centro Andaluz de Creación Contemporánea, vulgo C4.

Prueba de iluminación de los paneles exteriores del C4 con la mirada de una mujer, realizada en agosto de 2013Recuerdo los tiempos en los que se hablaba de la manzana cultural en la margen izquierda del Guadalquivir, ese diálogo de infraestructuras –no se puede ser más cursi– que iban a reflotar el Sector Sur y el Campo de la Verdad e iban a hacer sombra a la mismísima Mezquita. El C4 alternaría con sus nonatos hermanos Palacio del Sur y Museo de Bellas Artes, para vertebrar un eje cultural –otra buena moñería–que impulsase a la ciudad. De los trillizos hoy en día solo sobrevive el C4, obra arquitectónica más que destacada de esa pareja de maestros, Nieto y Sobejano, que también nos regalaron el centro de interpretación de Medina Azahara. Dos edificios multipremiados que han tenido la mala suerte de topar con la crisis y la mayor de las ineficacias. Al menos, el del yacimiento está abierto y puede disfrutarse.

El C4 ha sido desde su nacimiento una especie de niño de orfanato, un edificio sin padres reconocidos que nunca ha sabido muy bien si ha venido a este mundo para penar o para ser, simplemente, carne de cañón. Lo que en su momento fue una gran idea, lúcida y atractiva, es hoy en día una especie de ballena varada a la que nadie quiere ayudar a volver al mar. Es como una novia con gran boda concertada a la que en el último momento dejan plantada en el altar vestida del blanco más impoluto y que se aja allí incapaz de aceptar que el novio no vendrá y además se ha llevado la dote. Y aquí, el novio y los suegros son los mismos.

Una técnico muestra el interior de la sala principal del C4 a un grupo de visitantes durante la jornada de puertas abiertas que se realizó en otoño de 2014.A la Junta debería darle vergüenza ofrecer el espectáculo que está ofreciendo con este edificio. A estas alturas nadie quiere saber de él y nadie quiere recuperar de las hemerotecas las decenas de compromisos de fechas, inauguraciones y horarios que, desde que Manuel Chaves asumiera el compromiso allá por los inicios del siglo, han dado a su paso por aquí consejeros como Plata y Alonso o presidentes como Griñán o Díaz. El C4 no tiene proyecto, ni director, ni accesos, ni contenidos, ni absolutamente nada de nada. No tiene responsables que digan lo que van a hacer con él quizás porque ni ellos mismos saben cuáles son las potencialidades del edificio. La demora, desidia y desilusión con la que se trata a este edificio desde su Administración impulsora (es un decir) azorarían al más pintado y deberían ser motivo de más de una dimisión. Pero no se preocupen que eso no pasará. El C4 seguirá ahí plantado, viendo cómo le salen arrugas, como esa novia abandonada que quedó para vestir santos. Con lo bonita que fue de joven.

‘Sic transit gloria mundi’, palacio

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 14 de octubre de 2012 a las 10:00

He de confesarles que antes de la crisis iba al supermercado, casi siempre al mismo, y compraba la leche y los batidos de mis hijos sin pararme a mirar los precios. (No es que me sobrara, pero sí que andaba uno más sobraíllo). Ahora, sin embargo, puedo hacerles un máster de lugares y precios en los que encontrar los mismos productos a precios bastante menores. (No es que falte, pero tampoco sobra). Y es que la crisis ésta que nos machaca nos ha hecho a todos un poquito más conscientes del mundo en que vivimos y un muchito menos caprichosos. Toca mirar la cartera a cada paso que se da y sustituir la botella de vino por una caña más cuando se sale de tapeo.

Con los palacios de congresos nos ha pasado en esta ciudad lo mismo que con los lácteos. Hace unos años nos compramos el mejor y más moderno edificio posible y ahora nos conformamos con unas pailas de ladrillos y unos cuantos sacos de cemento para mejorar el mejorable Palacio de Congresos que tenemos. Vamos, que hemos pasado del jamón 5 jotas al york de oferta en el súper barato sin solución de continuidad. Son las cosas de esta ciudad, que tiene la fea costumbre de habitar en los extremos.

De los 170 millones en los que llegó a estar presupuestado el Palacio del Sur del amigo Koolhaas, el PSOEnos traslada ahora a los tres que costará darle una capa de chapa y pintura al centro de la calle Torrijos. Vaya por delante que a mi me parece el mejor palacio de congresos que conozco, no por sus instalaciones sino porque todos los congresistas –rara especie en extinción en estos días– que por aquí caen tienen la bonita costumbre de pasearse por las tabernas, restaurantes y tiendas de souvenirs que rodean a la Mezquita. Acierta la Junta, que al fin da un paso adelante en esta ciudad y propone algo, y todos nos veremos satisfechos si es cierto que a finales del próximo año la cosa está funcionando. De paso, Susana Díaz le mete un gol a Nieto en su campo y se lleva a su lado a los empresarios de CECO –cosas del nunca bien ponderado Luis Carreto–.

El susodicho Nieto debe estar aún digiriendo la jugada con los suyos, supongo que con un cabreo descomunal. Ha hecho bien, creo, en aceptar la propuesta de la Junta, aunque apostillando que su Centro de Convenciones y Exposiciones es el futuro. Supongo que por ahí vendrá el contraataque: con una partidita del Gobierno que eche una manilla al proyecto estrella del mandato y ponga al Ejecutivo andaluz entre la espada y la pared. Veremos.

Y mientras, Miraflores se queda como novia despechada en el altar. Ni Koolhaas, ni su hermano pequeño. Abandonada por “una solución transitoria”. O, como diría el otro, sic transit gloria mundi.

La perdiz de Nieto

Luis J. Pérez-Bustamante Mourier | 19 de febrero de 2012 a las 8:49

Ocho meses depués de alcanzar el gobierno, el equipo de José Antonio Nieto ha anunciado que va a lanzarse a una campaña informativa de reuniones con colectivos, asociaciones, vecinos y otras hierbas para explicarles lo hecho en este tiempo, lo previsto en el futuro y, sobre todo, la pésima herencia recibida de sus predecesores. Amenazados por cierto run-run en la ciudad relativo al escaso peso de las decisiones tomadas hasta el momento y conscientes de que ya queda menos para que las elecciones del 25-M los sitúen al mando de Andalucía, los populares quieren sacar partido y aprovechar, de paso, para hacer un poquito de campaña electoral a coste cero.

El PP se lanza ya a mostrar su gestión sin tapujos y esta semana ha sido el propio alcalde el que ha salido a la palestra a poner puntos sobre varias íes que andaban pendientes. En primer lugar, Nieto ha dejado claro que la reforma del convenio colectivo en el Ayuntamiento se va a hacer la quieran los sindicatos o no “porque hay algunos que todavía no han sufrido las consecuencias de la crisis”. Sabe el regidor que éste es un argumento de mucho peso entre unos ciudadanos que viven atenazados por un paro galopante y unas apreturas aún mayores. No parece que nadie vaya a salir a la calle a denunciar que los funcionarios municipales trabajen 37,5 horas a la semana o que tengan más controlado su rendimiento y bajas laborales. Dejémonos de demagogias, que todos conocemos bajas y bajas.

El mismo día que habló de convenio también habló Nieto del Palacio del Sur, ese recinto de congresos que apenas lleva diez años sobre la mesa. Y lo hizo al mismo tiempo que el portavoz de IU, Francisco Tejada, le apremiaba a tomar una decisión sobr el tema con una energía inversamente proporcional a la que él mismo puso sobre el proyecto cuando llevaba el urbanismo –hace quince días, como quien dice–. El alcalde ha dicho que “no hay que marear la perdiz” y que si este año no se inician las obras no habrá obras. Se pone así la venda antes de la herida, pues no parece que el panorama económico esté para que su partido le satisfaga las eternas reclamaciones de más fondos de Gobierno y Junta para este proyecto. Nieto toma ejemplo del alcalde de Puente Genil, Esteban Morales, quien esta semana ha decretado la muerte por inanición del centro de congresos previsto para su ciudad a cambio de algo de oxígeno para sus arcas.

Comienza a imponerse la lógica y comenzamos a ver algo de lo que el PP va a hacer en la ciudad. Ahora sólo queda que otras perdices como Cruz Conde, las líneas de Aucorsa o las inversiones empresariales salgan a la luz. No vaya a ser que se demoren mucho y se vuelva a levantar la veda.